domingo, 20 de marzo de 2011

INTERVENCIÓN MILITAR EN LIBIA: ESPAÑA ENTRA EN GUERRA CONTRA LIBIA

Los dirigentes de los países occidentales como Nicolás Sarcozi, Cameron, Obama o Zapatero se congratulan sobre el resultado de la resolución de Naciones Unidas en cuanto a la Intervención militar de exclusión aerea en Libia. Lo curioso de todo es la hipocresía de José Luís Rodriguez Zapatero, llamado en su día "Pancartero", un individuo vinculado al "No a la Guerra" que no ha sido capaz de hacer una mínima crítica: ni a la lentitud resolutoria de Naciones Unidas, ni de reunir al Congreso de los Diputados para obtener mínimamente la legitimidad interna que requiere este asunto, ni de consultar la voz del pueblo, la voz de la calle, muy utilizada en sus años de oposición; ha demostrado ser un falso, mentiroso, cínico e hipócrita. En un sistema parlamentario la última palabra la tiene la dictadura partidocrática, expresada por el partido mayoritario que ejerce el gobierno, mientras que en un sistema democrático el parlamento es una institución más, pero no tiene la última palabra, sino que atendiendo al consenso con el resto de instituciones como la Corona, y al proceso de referendum vinculante, atiende en última instancia a la reivindicación popular expresada democraticamente. Hoy día, en este sentido, España es una dictadura partidocrática, donde al pueblo español, ni se le consulta, ni se le tiene en cuenta, porque se le prefiere mantener en la más absoluta ignorancia.


A Libia también han llegado las olas de protesta contra el régimen autocrático de Gadafi. Este sátrapa dictador, en lugar de tratar las reivindicaciones sociales con respeto y equidad, se ha dedicado a lanzar misiles contra parte de su propia población. Los rebeldes, contrarios a Gadafi, enarbolaron la antigua bandera monárquica del reino unido de Libia. La rebelión se había extendido prácticamente por todo el país, sin apenas respuesta por parte de los seguidores Gadafistas. Sin embargo, durante los días sucesivos, la situación en Libia se tornó en verdadera guerra civil, azotada por el propio Gadafi y sus partidarios, de manera que el país se dividió en dos zonas a grandes rasgos. El oeste con Trípoli, partidaria más o menos de Gadafi, y Bengasi en el este, partidaria de la rebelión.

No ha quedado muy claro de donde ha salido el bando rebelde y de donde obtiene los recursos: alimentos, etc, pero si es cierto que Gadafi se ha deslegitimado con sus actuaciones criminales contra parte de la población Libia.


En principio, el Gobierno del PSOE trató de pasar también por encima de la legalidad internacional, si hubiese salido una resolución de Naciones Unidas contraria a la intervención militar. Y quedó muy plasmado, por los aires militares de grandeza de la ministra Carme Chacón, partidaria de dicha intervención, demostrando ardor guerrero.

El apoyo de la legalidad internacional de Naciones Unidas contra el régimen gadafista llega un tanto tarde; cuando ya casi Gadafi controlaba la mayor parte del país. Sin embargo la puesta en marcha de la exclusión aerea significará un recrudecimiento de la guerra y de la anarquía en el país, muy lejos de la paz perseguida por Naciones Unidas y los propios Libios.

El hecho de aniquilar la aviación y los carros blindados gadafistas, no significa terminar la guerra, porque los partidarios de Gadafi y los rebeldes deberán pelear calle por calle, manzana por manzana, barrio por barrio en cada una de las ciudades libias, donde hay detractores y simpatizantes de cada bando. La exclusión aerea seguramente alimentará la inestabilidad en la zona, y ya veremos si consigue los objetivos de democratización del país, pues no lo hemos conseguido en realidad en Occidente, porque vamos a ver!!! ¿A mi me han preguntado a través de un plebiscito si considero necesario o no enviar los Aviones de guerra F18 Españoles a la zona del conflicto? ¿Nos han preguntado a través de un referendum, si la población española estamos a favor de la intervención militar? ¿por qué nos tratan como a borregos? ¿Acaso el dinero de nuestros impuestos no va destinado también al presupuesto militar? ¿por qué es más importante quedar bien con los Aliados de la OTAN y la ONU pasando por encima de nuestros derechos democráticos para decidir nuestra presencia militar en la zona?


Por otro lado deberían agilizarse los trámites y reuniones del Consejo de Seguridad de la ONU, porque han tardado mucho tiempo en pronunciarse, cuando ya practicamente la guerra estaba ganada por Gadafi, quien se jactaba diciendo que entraría como Franco en Madrid: ¿Es este el lider de izquierdas, socialista, panarabista heredero de la revolución izquierdista que tuvo lugar en Libia destronando la antigua monarquía títere de Gran Bretaña y Francia, que quieren volver a restaurar? ¿Es acaso una guerra, que obedece su inmediatez a causas económicas de petroleo y gas, en comparación con otros conflictos lamentables que estan teniendo lugar como en el Emirato de Barhein donde también la población Chiita exige reivindicaciones sociales, y que ha sido abortada por tropas saudíes, aliadas de los EEUU?


No digo que Gadafi no se merezca la deposición política e incluso el exilio por actuar como ha actuado criminalmente contra parte de la población Libia, pero hay que destacar la hipocresía occidental, porque países como España, Francia o Gran Bretaña le han vendido armamento al sátrapa que tanto ahora aborrecen. Incluso su hijo y el mismo Gadafi tenían en Londres una "casita" y gozaban de un cierto prestigio social.


Insisto, hemos vuelto al despotismo ilustrado de Federico II el Grande Rey de Prusia. Ya no sólo es la famosa frase de "Todo para el Pueblo pero sin el pueblo", donde las decisiones sociales, o las opiniones sociales de la población española no se tienen en cuenta a través de ningún plebiscito, porque de otro modo el sistema de monarquía parlamentaria tampoco permite que los hipotéticos referendos sean vinculantes, porque todo lo decide el parlamento que está controlado por el Partido del Gobierno Socialista en este caso, y que fue elegido en su día para que nos gobierne dictatorialmente durante 4 años, hasta llegado el momento de las elecciones. Pero, es que además la famosa frase de Federico II el Grande era la siguiente: "Que el pueblo no sepa nunca cuando estamos en guerra". Esta última frase dice mucho, porque el actual "Reino de España" ha entrado en guerra contra el gobierno legal de la Libia de Gadafi. Esto es una realidad aunque lo intenten negar y rechazar. Estamos en guerra y no lo hemos decidido, no se nos ha consultado, ni siquiera el Parlamento Español se ha reunido, y si se reune para tomar una decisión, la decisión ya está tomada de antemano por este gobierno, y Juan Carlos, el Jefe Legal del Estado, tampoco se ha hecho eco declarando la guerra, Juan Carlos, nunca dice nada, solo tonterías. Se ha vulnerado hasta la propia Constitución Española de 1978, que tanto dicen defender estos constitucionalistas de pacotilla, se han pasado por el pie todos los pasos y requisitos que deben cumplirse para poder estar al lado de nuestros "hipocritas aliados de la ONU". ¿Pero no se suponía que este Zapatero iba a revitalizar las instituciones democráticas? ¿No dijo una vez ZP que primero reuniría al Parlamento para que en consecuencia tomaran sus miembros una decisión y que posteriormente se actuaría de acuerdo a esa decisión? ¡¡¡El proceso finalmente ha sido al contrario!!! Primero se han sacado los aviones de Guerra, y se han puesto nuestras bases militares a disposición de la "Alianza Hipócrita", y posteriormente decidirá reunirse el Parlamento para tomar una decisión ya realizada de antemano. ¡¡¡Vamos ni en el Antiguo Régimen!!!


Añadir que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que es lo que viene a ser el heredero de la antigua Sociedad de Naciones, tiene inconvenientes agudos. Primeramente hay sólo 15 sillas para los representantes que tienen obción al voto. Y de esas 15 sillas, 4 o 5 pertenecen a los países que ganaron la II Guerra Mundial. Es decir EEUU, Francia, Gran Bretaña, Rusia y China, tienen el sillón permanente, y pueden tomar las decisiones que les de la gana. España por ejemplo no está, porque no es miembro permamente de ese consejo de seguridad que dice representar a todas las Naciones Unidas, excluyendo a todas las Naciones Unidas. Pero es que además estos miembros permanentes pueden vetar cualquier propuesta de resolución, aunque la inmensa mayoría esté a favor de una resolución favorable a la exclusión aerea. Aquí lo que ha pasado es que China y Rusia no se han negado a la propuesta de resolución Franco-Británica por la persuasión del ministro Alan Jupé. Otra casa hubiera ocurrido si los interlocutores diplomáticos hubiesen sido anglosajones y distinto su contenido respaldando el desembarco de tropas de la Alianza Atlántica; seguramente China y Rusia se hubiesen negado a suscribirlo.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas debe cambiar inmediatamente, eliminando el derecho de veto de esos países "privilegiados" que se tienen por dueños del mundo, y por otro lado deben de dar cabida inmediata a todas las representaciones de todos los países del mundo. Porque no me vale 15 sillas donde dicen estar representados todos los países del mundo para tomar decisiones de seguridad y guerra, que nos conciernen a todos.

No hay comentarios: