jueves, 24 de febrero de 2011

SOBRE EL 23 F: ¡¡¡QUE NO NOS CUENTEN MÁS MENTIRAS!!!

Tejero, Armada y compañía fueron instrumentalizados por los servicios secretos españoles, los cuales sabían de la intentona golpista. El presidente Suarez, el "Rey" Juan Carlos y el resto de Capitanías Generales sabían que tendría que producirse dicho golpe de estado. Lo que no sabían era el día exacto, pero si tenían conocimiento del ruido de sables, y quienes eran los promotores. Todo aquello sirvió para apuntalar una monarquía que no había sido elegida democraticamente por el pueblo.


Le preguntaban los periodistas ayer mismo a Juan Carlos, actual jefe del Estado Español: ¿Se sabe todo del 23 de Febrero de 1981? Y contesta: "Sobre el 23 F ya se sabe todo y lo que no se inventa".


Y es que hay que recordar que los españoles, al menos de momento no hemos podido votar democraticamente por una Republica o por una Monarquía.

La monarquía no había sido elegida democraticamente y había que legitimarla. Se matarían dos pájaros de un tiro.

Por un lado la monarquía de Juan Carlos, se legitimaría democráticamente con la puesta en escena de Juan Carlos, Rey por Franco, y por otro se aplastaba a los conspiradores ultras que había en el seno del ejército español, que no eran leales al nuevo régimen liberal constitucionalista.


El CESID, es decir, los Servicios Secretos Españoles estaban detrás de todo, aunque no quieran reconocerlo, porque fueron ellos los instigadores del golpe de Estado del 23 de Febrero de 1981. Había que preparar un teatro creible a la operación golpista. Desde Juan Carlos hasta los propios militares sabían que iba a ver un golpe de Estado. Hasta el mismo gobierno tenía conocimiento de ello. No sabían cuando iría a ocurrir, pero si sabían que se estaba gestando a iniciativa de los servicios secretos. La trama y puesta en escena, además de lamentable y triste, fue patética. Quienes peor lo pasaron los políticos del emiciclo y el pueblo español que tenía puestas sus esperanzas en la democracia y en la libertad. ¡¡¡Todos cayeron en el engaño!!!. Pero aquella operación había sido orquestada para apuntalar la monarquía franquista.

Juan Carlos, el heredero de Alfonso el trece y de Juan de Batemberg había sido educado por Franco como príncipe del movimiento nacional. La monarquía no tenía pues, ninguna legitimidad democrática, aunque tampoco histórica. Además el Carlismo y la Dinastía Borbón Parma con Don Carlos Hugo de Borbón a la cabeza habáin planteado la ruptura más absoluta y total con el régimen anterior y daba pruebas de ejemplo de que la monarquía tenía que estar vinculada y asociada al voto electoral de libre decisión de todos los españoles. Así la monarquía carlista heredera de la Tradición Histórica Foral y el Legitimismo Dinástico se vinculaba a una decisión electoral de los ciudadanos, mientras que la monarquía franquista en la persona del príncipe Juan Carlos, había sido determinada por designación del Dictador Franco. Y aquello había que arreglarlo, porque una vez fueran entrando en el poder las fuerzas de izquierda replantearían el tema de la República, ya que la monarquía había sido restablecida por Franco y no por el pueblo.


Los servicios secretos en parte, promocionando de forma oculta a los posibles golpistas: Armada, Tejero y compañía, lo que hacían en realidad era orquestar toda una operación que tenía como objetivo la legitimación de la monarquía del príncipe Juan Carlos, sucesor de Juan de Batemberg y heredero por designación de Franco el Dictador.

El 23 F 1981 fue la maniobra mejor orquestada desde los servicios secretos españoles e internacionales para apuntalar la monarquía neoliberal de Juan Carlos, actual Jefe del Estado Español y por tanto Rey por la Gracia de Franco.



Las izquierdas que se creyeron el golpe totalmente, trataron de descubrir por qué Juan Carlos tardó tanto en posicionarse en favor o en contra del golpe militar.

Se ha dicho que estarían estudiando el número de Capitanías Generales que se sumaban al golpe, decubriendo que era la de Valencia y poco más y entonces fue cuando se decidió a salir.
Para los actores de primer plano el golpe fue tan real como la vida misma, aunque verdaderamente fuera una trama para apuntalar y legitimar a la Monarquía de Juan Carlos.

2 comentarios:

aecio dijo...

puede que tengas parte de razón en lo que dices, pero se te olvida que la monarquía constitucional fue votada por el pueblo español en el referendum constitucional, por tanto es democrática. por otro lado a ningun carlista se le preguntó nunca si que ría la monarquía o no, eso de la monarquía democratica fueron inventos de Carlos Hugo, señor que no hay que olvidar hacía la pelota a Franco y hablaba de cruzada y monarquía tradicional hasta que Franco eligió a juan Carlos. Por cierto la república tampoco fue votada por nadie y se instauró ilegalmente.

M. Fernández dijo...

La monarquía constitucional actual no es una monarquía democrática, sino parlamentaria, porque la democracia la ejercen los partidos políticos y no el pueblo mediante referendos.
Además se condicionó votar Dictadura o Democracia, y si se votaba Democracia (Proyecto de Ley para la Reforma política), entonces nos teníamos que tragar la Monarquía de Juan Carlos, y eso que yo sepa no es para nada democrático. Es decir no hubo un referendum entre monarquía o republica, ni tampoco se explico, ni dejaron explicarse las propuestas carlistas, porque las abortaron desde el Ministerio del Interior en Montejurra 1976.
Don Carlos Hugo de Borbón era el heredero primogénito de Don Javier de Borbón y tenían ambos muy claro lo que era un sistema antidemocrático y fascista como lo fue el régimen franquista, el cual ni de broma pretendieron defender.
En cuanto a las reuniones con Franco, Don Javier de Borbón no las tuvo, y sobretodo después que Franco le condenara, no sólo al exilio, sino también a muerte cuando Hitler le apercibió que tenía en su poder al Rey-líder de los Carlistas, condenándole al campo de exterminio de Dochau, sin que Franco hiciese nada al respecto para salvarle la vida, diciendo: "a ese señor no lo conozco".
Franco jamás valoró la candidatura carlista, porque decía que los carlistas queríamos poner en el Trono de España a un príncipe Francés, sin saber que los Borbón-Parma desde Felipe V, son todos Infantes de España.
Hay que leer los discursos de Don Carlos Hugo y ver exactamente lo que pretendían explicar a los Carlistas y a los Españoles con los términos de Cruzada y Monarquía Tradicional, y le puedo asegurar que no tenían ningún sentido "retrógrado", "cavernicola" o "guerracivilista". La II República se instauró legalmente después de un plebiscito electoral que daba mayoría y victoria republicana en las grandes ciudades. La Monarquía Carlista fue condicionada al voto popular en las elecciones a las que pudieron presentarse libremente los carlistas, ya que a las primeras de 1977 no se les permitió presentarse porque en realidad no había ninguna clase de democracia, ya que los enemigos del carlismo interpretaron que era peligroso dejar presentarse a un Partido político que planteaba una verdadera alternativa para las Españas, entre otras cosas la Monarquía Foral y Federal si lo prefiere. El Carlismo tiene mala prensa por los partidarios del sistema capitalista y su neoliberalismo económico, pero este blog está precisamente para aclarar muchas cosas.