viernes, 26 de marzo de 2010

MIGUEL SANZ, PRESIDENTE DE U.P.N.; Y EL MUSEO DE HISTORIA DEL CARLISMO NAVARRO: ¿RECONOCIMIENTO IMPLÍCITO DEL REY LEGÍTIMO?

S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón, Rey de las Españas, junto a su hijo Don Carlos Javier de Borbón, Príncipe de Viana, con motivo de la inauguración del Museo del Carlismo en Estella, Navarra.

El Presidente de U.P.N. Miguel Sanz saluda cordialmente a su invitado de honor, S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón, Rey de las Españas, lo que claramente implica por parte de Sanz y la cúpula de U.P.N. un reconocimiento tácito e implicito de Don Carlos Hugo como Rey Legítimo de Navarra. Entre ambos, se encuentra la Infanta de España, Doña María Teresa de Borbón, hermana de Don Carlos Hugo.






La invitación oficial al Museo de Historia del Carlismo, en Estella, Navarra, realizada por la plana mayor del gobierno de Navarra a S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón, como representante histórico y legítimo de los derechos sucesorios a la Corona de España por la rama carlista, tiene toda una simbología real y política tácita, e implicita.



El presidente de U.P.N. es decir, Unión del Pueblo Navarro, Miguel Sanz, y toda la cúpula del gobierno de Navarra, invitó oficialmente al Rey de España, Don Carlos Hugo de Borbón, con motivo de la futura inauguración del Museo de Historia del Carlismo. Algo que esperábamos ansiadamente todos los carlistas.



¿Por qué un Museo de la Historia del Carlismo? ¿Por qué un museo en honor de los Carlistas? ¡Se preguntan algunos!. Otros afirman a la ligera: ¿Tiene ésto que ver con la Ley de Memoria Histórica?. Lo curioso de todo es que quienes se sorprenden, defendían con ahínco la Ley de Memoria Histórica de ZP, cuando deberíamos saber que la historia no comenzó el 14 de abril de 1931, sino mucho antes. Porque antes que los socialistas, los comunistas, y los anarquistas se enfrentaran al régimen liberal burgués capitalista uniformista, fueron los carlistas quienes se enfrentaron al mismo, debido al yugo e imposición que una casta burguesa y plutocrática quería imponer en las Españas, hasta reducirla a la nada, pervirtiendo su historia.



No necesitan más reverencias, honores y halagos los vencedores de la historia de España, no las necesitan tampoco los liberales, ni los progresistas, porque ya tienen sus espacios, porque el propio sistema que salió vencedor en las tres guerras carlistas, fue el capitalismo liberal burgués de conservadores y progresistas constitucionalistas, quienes ganarían la guerra a los carlistas, quienes ganarían la economía de los rendimientos crecientes de escala aniquilando el medio natural, hasta tal punto es cierto lo que digo, que hoy día está mercantilizado absolutamente todo, porque el capitalismo es el sistema que hace perder la dignidad del ser humano, y lo disuelve en el rechazo permanente y constante a sus tradiciones ancestrales. La vida comunitaria, primitiva y campesina que los carlistas defendieron de hecho, a parte del cristianismo y Fe Católica, junto con la monarquía de derecho divino, que ya defendieron los realistas durante el antiguo régimen, fue evolucionando hasta hoy dentro de la ideología política que se conoce con el nombre de tradicionalismo, el cual intento explicar en mi blog. Sin embargo, deseo insistir, en que no necesitan de más reconocimiento quienes dominan hoy la vida política, los mercados, los edificios oficiales y los museos. La partidocracia liberal burguesa, la plutocracia capitalista y financiera, ya nos ha dejado bien claro que no son ellos quienes necesitan más honores inmerecidos, más reconocimientos injustificados. Ellos, los liberales, ganaron por la fuerza de las armas, se sublevaron contra el legítimo rey Don Carlos María Isidro de Borbón, instrumentalizando a una niña, Isabel "II", para imponer el capitalismo de casta burguesa.



Los Carlistas se enfrentaron contra el uniformismo liberal burgués constitucionalista, que rechazaba la vigencia de las constituciones históricas de los antiguos FUEROS de los Reinos, Señoríos y Principados de las Españas. Los Vascos, y los Navarros principalmente salieron en la defensa de Dios, la Patria, los Fueros, y el Rey Legítimo para combatir el yugo burgués capitalista que los "grandes de España" quisieron imponer, y consiguieron imponer a los "pequeños de España", (campesinos, jornaleros, braceros, labradores, pequeños propietarios, pequeño artesanado, ganaderos, bajo clero rural, y baja nobleza de aristocracia hidalga). La Ley del Mercado se nos impuso a todos en las Españas, pero los carlistas lucharon con denuedo, seguimos luchando contra la usurpación liberal burguesa, hoy reconvertida y reconocida como neoliberal burguesa expandida por su globalización neoliberal capitalista.



-------------------------------------------------------------------------------------------



Pero lo curioso de todo ésto, es observar que el presidente de un partido político oficial, del expectro político constitucionalista oligárquico burgués, ha decidido invitar y hay suficientes fotos y testimonios de ello, nada mas y nada menos que al descendiente legítimo de los Reyes de la Dinastía Carlista, al legítimo depositario de los derechos sucesorios a la Corona de España, o las Españas, como antiguamente se le conocía.



¿Por qué el presidente de Unión del Pueblo Navarro ha invitado a S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón al museo de historia del Carlismo?



¡Pobres monárquicos liberales defensores de la rama isabelina, alfonsina y juanista! ¡Consternados están porque el Miguel Sanz, presidente de U.P.N. no ha invitado a ese evento a Juan Carlos, actual representante legal, pero no legítimo, de la Jefatura del Estado Español, usurpador de la Corona de España.



¿Es posible que exista por parte de U.P.N. un reconocimiento tácito y táctico de la rama y dinastía carlista con este hecho de la invitación oficial al legítimo Rey de Navarra, y a su hijo Don Carlos Javier, Principe de Viana?.



Y es que este hecho histórico de hace no tanto días, resulta un verdadero protagonismo para la Dinastía Carlista, la Dinastía Proscrita en el exilio, para los príncipes legítimos exiliados, para quien fue el príncipe Rojo, que había trabajado como minero en la mina del Sotón, en Asturias.







Resalta a la vista que lo de Miguel Sanz y la cúpula de U.P.N. es un reconocimiento tácito a la Dinastía Carlista. En pocas palabras, con hechos, le han dicho a Juan Carlos: ¡Como no hagas lo que tienes que hacer, aquí tenemos otro Rey, que por cierto, nos gusta más!



Pero, ¿por qué les gustará más a los de U.P.N el Rey Don Carlos Hugo? ¿Por qué lo prefieren a Juan Carlos? ¿Por qué han movido ficha de esta manera en este terreno de lucha política frente a crisis económica, social y política, que vuelve a representar finalmente un "Juego de Tronos"?







Miguel Sanz y la Cúpula de U.P.N. quiere sacar rédito electoral de todo ésto, cuando no partió nunca de ellos la idea de habilitar un marco, un museo histórico del carlismo en Navarra. Y era lógico, porque U.P.N. representa la facción del liberalismo conservador, y no del carlismo, aunque pudieran tener en común la defensa de los Valores Cristianos, y el Derecho a la Vida, e incluso su monarquismo. Pero U.P.N. no es legitimista, aunque traten de engañarnos a los carlistas. Ellos fueron siempre monárquicos de Juan Carlos, y de Juan de Battemberg, ellos defendieron y defienden a la oligarquía plutocrática de los negocios. Pero otros casos en la historia hubo muy similares al respecto. Miguel Sanz presidente de U.P.N. juega a ser el Duque de Argyll. Si, señores, si. Ésto nos retrotrae a la época de la Guerra Civil Inglesa del año 1642-1649, al siglo XVII, y a su Rey Carlos I de Inglaterra.



Resulta que, el Duque de Argyll, era un potentado escocés, jefe y lider del Covenant Escocés, ¡si, si, como hoy lo es Miguel Sanz, con respecto a U.P.N. y al Reino de Navarra!. Éste potentado quería adueñarse del Reino de Escocia. Tenía una misión, o mas bien una visión del Reino de Escocia. Para el Duque de Argyll, Escocia debía ser un país protestante calvinista presbiteriano, él mismo era líder del COVENANT, partido que representaba los intereses económicos y burgueses de la oligarquía capitalista en las tierras bajas de Escocia. Curiosamente, y no tiene nada de particular, este Argyll y su Covenant estaba aliado al partido de los Santos, representado por Oliverio Cromwell, durante la guerra civil inglesa. Los potentados del Covenant Escocés de Argyll eran aliados de los plutócratas burgueses de la City de Londres, liderados por Cromwell.



Y en esta trama política del XVII inglés podemos hacer una analogía respecto a Miguel Sanz, como Duque de Argyll, representante y lider de U.P.N. o mismamente del COVENANT ESCOCÉS, partido oligárquico y plutocrático representante de los negocios financieros, y por tanto aliado de la oligarquía y plutocracia de la City de Londres a la que servía. Pero en lugar de Edimburgo, pensemos en Pamplona, o mejor en Iruña, en lugar del Reino de Escocia, pensemos en el Reino de Navarra, y en lugar del Covenant Escocés pensemos en U.P.N. y en lugar del Duque de Argyll, pensemos en Miguel Sanz. Ellos y solo ellos tenían un solo proposito: hacer su Escocia a su manera, o lo que es lo mismo, hacer Navarra a su manera.



Para el Duque de Argyll y los potentados de la oligarquía del Covenant escocés a quienes representaban, únicamente existían los intereses comerciales y financieros, sólo existían los presbiterianos; se esforzaban por anular la vida campesina y comunitaria de los habitantes de las tierras altas, se esforzaban por usurpar las tierras a los habitantes de los clanes, por desterrarlos por ser católicos. No todos los escoceses estaban de acuerdo con el COVENANT ESCOCÉS del Duque de Argyll, del mismo modo que no todos los navarros estan de acuerdo con U.P.N. y Miguel Sanz, su presidente.



Así, en Escocia, surgió el Partido Realista dirigido por el Marqués de Montrose, y los realistas escoceses, habitantes de las zonas de las tierras altas, cuyos herederos serían los Jacobitas, partidarios de Jacobo II de Inglaterra, hijo de Carlos I de Inglaterra, pero aquello sería en 1688, y ahora estamos hablando de 1646 y 2010.



En Navarra, surgió por lo mismo el Partido Carlista, ya en 1833, y hasta hoy mismo sigue luchando contra los intentos de instrumentalización de la historia del Reino de Navarra que trata de hacer U.P.N.



¡Seguimos, porque no ha terminado la analogía, la comparativa histórica!



El duque de Argyll, como el presidente de la Comunidad Foral de Navarra, se dio cuenta que en Londres, comenzaba a dominar la facción de los independientes; facción que acompañaba al Partido Presbiteriano de los Santos liderado por Oliverrio Cromwell y los parlamentarios ingleses. Pensó que había llegado la hora de entenderse con el Rey Carlos I de Inglaterra, que era también Rey de Escocia. Los potentados del COVENANT liderados por Argyll, le habían estado convenciendo de la necesidad que tenían de que Su Majestad aceptara el pacto, aceptando las condiciones del COVENAN ESCOCÉS. Aquello significaba, entre otras cosas, la aceptación de la visión unilateral que tenían los plutócratas que formaban dicho ente político-religioso: una Escocia presbiteriana y capitalista, donde los intereses de la plutocracia financiera quedasen bien respaldados, dejando de lado a los clanes escoceses, premiando la usurpación de tierras, la privatización de las mismas, la desamortización, en perjuicio de los habitantes y el campesinado de los clanes escoceses. Además el Rey Carlos I de Inglaterra, como representante y símbolo de ese poder, como la voz de quienes no podían defenderse de la usura y la injusta usurpación, tampoco podría convenir a la negación de su poder absoluto, símbolo de la monarquía de derecho divino. Los miembros del Covenant, muy disgustados, finalmente vendieron a su Rey a los Ingleses, por un puñado de libras.







Miguel Sanz y la Cúpula de U.P.N. intenta imitar lo que ya tuvo lugar en la Inglaterra de la Guerra Civil Inglesa de 1642-1649. Como si fuera el Duque de Argyll, con sus potentados ha tratado de convencer S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón, Rey de las Españas; que como Rey Legítimo de Navarra, y aunque no haya quedado constancia, si quedan las malas intenciones por parte de Miguel Sanz y de U.P.N. de absorver al carlismo político navarro. Miguel Sanz, del mismo modo que el Duque de Argyll y sus compinches, trataron de convencer al Rey Carlos para que aceptara el Covenant Escocés, es decir, U.P.N. como cauce legítimo de las reivindicaciones políticas del carlsimo. Pero S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón no iba a renunciar al significado y trayectoria histórica y presente del carlismo, y mucho menos a lo que éste representa tanto políticamente, como dinasticamente, y sobretodo porque se trata de los derechos históricos sucesorios que recaen sobre su real persona, como legítimo heredero de la dinastía histórica a la Corona de España, o las Españas. Así de simple, del mismo modo que el Rey Carlos I de Inglaterra se negó a aceptar el Covenant Escocés, por usurpador a sus derechos y a los derechos del campesinado y clanes escoceses; S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón, Rey de las Españas tampoco aceptó el otro día el intento de instrumentalización y manipulación que U.P.N. intenta hacer sobre el Carlismo Navarro. En una frase muy inteligente y muy significativa quedó la afirmación del Rey Carlos Hugo de Borbón, al decir: "La retrospectiva está muy bien, pero falta algo", por ejemplo, concretó, referencias a la ideología carlista, aunque opina que «eso no es muy difícil corregirlo». Advertía, además, de que el museo no puede quedarse en «un cementerio del pasado».



Y es que, al igual que los realistas escoceses, futuros jacobitas, los carlistas defenderían, como defendemos la sociedad y vida comunitaria, en el reflejo representado por una vuelta del Comunal de los Municipios, frente a toda usurpación capitalista, contra cualquier tipo de mercantilización de la vida.



El Duque de Argyll, y el Covenant Escocés no logró la instrumentalización que querían llevar a cabo para con el Rey Carlos I de Inglaterra. Miguel Sanz, presidente de U.P.N. y sus colaboradores, tampoco podrán instrumentalizar ni usurpar la memoria histórica y política del Carlismo. De hecho el carlismo nació como respuesta contestataria a lo que U.P.N. y el liberalismo conservador o progresista, representan, por ello, no pueden ir de carlistas. Su intentona, es una retrospectiva histórica. Su juego es "hacer que reconocen a S.M.C. don Carlos Hugo", bajo la maniobra de creer degeneradamente, que el carlismo va a ponerse al servicio de U.P.N. cuando eso jamás va a ocurrir.



Ya lo intentó Argyll y su Clan, el de los Campbell, quienes finalmente, se lanzaron en brazos reconociendo como rey a Guillermo "III" de Orange, como Rey de Inglaterra en el año 1688, cuando la "Gloriosa Revolución"



Sanz y su clan de potentados de U.P.N. sinceramente están perdiendo el tiempo: ¡Que se vayan a reconocer a Juan Carlos y su Constitución!, porque no han aprendido ni del duque de Argyll, ni de la historia de Inglaterra.

jueves, 25 de marzo de 2010

El carlismo ya tiene su museo en Estella

Carlos Hugo de Borbón-Parma, primero por la izquierda, observa el cuadro de su antepasado Carlos VII, acompañado de izquierda a derecha, de Elena Torres, Miguel Sanz, Carmen Valdés, Begoña Ganuza, José Andrés Burguete y Amelia Salanueva.
Autor: DN
Publicada el 24/03/2010 a las 03:09h.


FUENTE: DIARIO DE NAVARRA
El carlismo ya tiene su museo en Estella
- Un centenar de invitados, entre ellos Carlos Hugo de Borbón-Parma, acudieron ayer a la apertura
- La red de museos navarra añade una nueva perspectiva al incorporar un espacio dedicado íntegramente a la historia
Miércoles, 24 de marzo de 2010 - 04:00 h.
CLAVES
412 piezas integran los fondos del museo
Material del Partido Carlista, de instituciones y de particulares
El movimiento que marcó dos siglos en Navarra
Estella estrenó ayer el Museo del Carlismo, un proyecto que ve la luz después de diez años y 7 millones de euros de inversión. Hasta el próximo 2 de mayo sus puertas se abrirán de par en par a los visitantes con un programa de visitas guiadas gratuitas que ayudarán promocionar el que es el segundo museo de Estella tras el Gustavo de Maeztu. Pero Navarra también estrenó ayer el primer museo dedicado íntegramente a la historia, en este caso, a un fragmento de ella. En su jornada de apertura, el museo recibió la visita de unas 450 personas.

Unos cien invitados fueron los primeros en descubrir la adaptación del Palacio del Gobernador, un inmueble restaurado del siglo XVII, a un proyecto museográfico donde la historia y los fondos se engarzan para llevar al visitante por un recorrido por la evolución del carlismo desde el surgimiento de la disputa sucesoria de Fernando VII (representado temporalmente en el museo por un lienzo de Goya que pertenece al despacho presidencial) hasta 1939.

La personalidad más destacada ayer fue Carlos Hugo de Borbón-Parma, jefe de la casa ducal de Parma y heredero de la dinastía carlista, que llegó acompañado por su hermana, la princesa María Teresa Borbón-Parma, y su hijo Carlos Javier. "No es un cementerio del pasado, sino la cuna del porvenir", opinó el duque en relación con el museo y ante las preguntas de la prensa. "La historia de la humanidad es el constante redescubrir del pasado y su adaptación al presente", añadió. "Se trata de una retrospectiva muy bien hecha", comentó, aunque señaló como crítica que echaba en falta la visión de la ideología carlista y en consecuencia, la etapa más reciente y contemporánea del carlismo.

La vertiente científica

El catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense de Madrid, Juan Pablo Fusi, que representa al comité científico del museo, había presentado momentos antes el proyecto. " Es la evocación de un pasado no olvidado que forma parte de la historia de España, de Navarra y de Estella, que es además uno de los lugares paradigmáticos del carlismo. [...] No se trata tampoco de la única historia, aunque fue una parte decisiva e interesa desde múltiples perspectivas", matizó. "No sabemos lo que somos si no sabemos cómo hemos llegado a ser lo que somos", parafraseó a modo de conclusión.

El presidente del Gobierno, Miguel Sanz, utilizó ideas similares en el cierre de la inauguración. "Es un museo que habla del pasado, pero con las técnicas museográficas más avanzadas del presente", puntualizó. La alcaldesa de Estella, Begoña Ganuza, presidió también el acto junto con el consejero de Cultura, Juan Ramón Corpas, cuyo departamento ha llevado a cabo la ejecución de este proyecto y la consejera de Administración Local, Amelia Salanueva.

El edificio que el noble Juan de Echávarri y Larráin mandó construir en la calle de La Rúa se ha transformado en un espacio expositivo con tres partes diferenciadas: la colección permanente (primera planta), la exposición temporal (planta baja) y una pequeña muestra sobre el edificio en el sótano, donde también se dispone de una sala de usos múltiples.

Visita a un Carlismo sin fuero ni Montejurra

Don Carlos Hugo de Borbón y Parma, Rey de las Españas, Señor de Guipuzcoa, Señor de Vizcaya, y Señor de Álava

FUENTE: GARA.NET
Inaguración del museo del Carlismo en Lizarra


Visita a un Carlismo sin fuero ni Montejurra


Ayer fue un gran día para los veteranos militantes carlistas, que lucieron la boina roja en la inauguración de un museo largamente reclamado. Pero Carlos Hugo de Borbón Parma, máximo símbolo de este antiguo movimiento político, admitía una sensación agridulce: «Le falta algo». El Gobierno de UPN ha reproducido el carlismo de «valores religiosos» y requetés, pero no el que defendió los fueros, se enfrentó a Franco y fue vetado en 1977.


Ramón SOLA
El viejo carlismo ya tiene su museo. El viejo, porque en el edificio inaugurado ayer en Lizarra no se hallará ninguna referencia posterior a 1939, cuando el movimiento abrió distancia respecto al franquismo y acabó derivando en una propuesta muy diferente que actualmente encarna el Partido Carlista-EKA. Fue éste quien decidió legar su patrimonio al Gobierno navarro, y UPN ha hecho lo que cabía temer: acotar ideológica e históricamente un movimiento político que ha dado muchas vueltas en dos siglos.


Para la mayor parte de los historiadores, el valor que caracterizó auténticamente las guerras carlistas en Euskal Herria fue el combate por los fueros, por la soberanía en otras palabras. Para las generaciones más jóvenes, el carlismo es la víctima del ataque ultraderechista de Montejurra, en mayo de 1976, que ocasionó dos muertes. Y a otros aún más jóvenes quizás sólo les suene porque se publicó que en las últimas elecciones las listas de EKA fueron investigadas por si habían sido «infiltradas» por la izquierda abertzale. Nada de esto se pudo hallar en el discurso de Miguel Sanz. Para el presidente navarro, el carlismo es otra cosa: «Referencia de guerras y de sufrimiento, de defensa a ultranza de los valores religiosos, de integridad moral y de generosidad personal para mantener la esencia de las tradiciones».


Todos los intervinientes saludaron efusivamente la presencia de Carlos Hugo de Borbón y Parma. Pero resultó significativo que no se le diera la palabra en el acto final. Cuando los periodistas se le acercaron, el veterano líder carlista -que vivió in situ la matanza de Montejurra- admitió una satisfacción a medias. «La retrospectiva está muy bien, pero falta algo»; por ejemplo, concretó, referencias a la ideología carlista, aunque opina que «eso no es muy difícil corregirlo». Advertía, además, de que el museo no puede quedarse en «un cementerio del pasado».


En resumen, que los carlistas están muy contentos de tener por fin un museo, pero no quieren ser catalogados ya como «pieza de museo». «El nuestro es un pasado que sirve a los hombres para el futuro», subrayó Carlos Hugo.


Fusi, Marx, Sanz


Las razones de fondo de las dos guerras carlistas del siglo XIX, por ejemplo, apenas asoman en la muestra. En nombre del Comité Científico del museo intervino el historiador donostiarra Juan Pablo Fusi, que subrayó que aquellos conflictos dejaron huella «decisiva» hasta el presente, debido a los posteriores decretos de 1839 y ley de 1876 que imponían la abolición de los fueros. Es una realidad incontestable que hasta Carlos Marx subrayó en su día: «Los carlistas defendían las mejores tradiciones jurídicas españolas, las de los fueros. Tenían unas bases auténticamente populares, en tanto que el liberalismo estaba encarnado en el militarismo, el capitalismo, la aristocracia latifundista y los intereses secularizados». Pero si alguien pensaba que Sanz -como representante de un partido que se declara a sí mismo defensor de los fueros- destacaría otro tanto, se equivocó. El presidente navarro prefirió subrayar, por ejemplo, que en la muestra hay un cuadro de Goya.


Las dos plantas del museo, ubicado en el antiguo Palacio del Gobernador de Lizarra, sí incluyen materiales muy curiosos de aquellas refriegas armadas. Desde un ejemplar en inglés del trascendental Abrazo de Bergara hasta la proclama con que el general Zumalakarregi arengaba a sus tropas en 1833. No faltan mapas de las batallas, ni armas de la época, ni uniformes (incluido uno de los zuavos, soldados argelinos que se alinearon con los carlistas). Tampoco banderas, carteles, pinturas de los protagonistas, monedas con la efigie de Carlos VII...


Llegados ya al siglo XX, el museo repasa las tensiones internas del carlismo, su toma de posición contra la «revolución» de la Segunda República y su implicación sangrienta en la guerra del 36. Una historia centenaria a la que se pone punto final -nadie explicó exactamente por qué- en el año 1939, cuando el régimen franquista hizo tabla rasa e integró a todos aquellos grupos de «margaritas», «requetés» y «pelayos» en Falange Española y de las JONS.


Quedan fuera del foco, por tanto, acontecimientos claves como el del 3 de diciembre de 1945, cuando simpatizantes carlistas y policías franquistas se enfrentaron a tiros en Iruñea, lo que consagró la ruptura con el régimen, con centenares de detenidos y locales clausurados. También se obvia el modo en que el carlismo fue retomando vigor como movimiento popular y democrático a finales del franquismo, cuando llegó a reunir a 20.000 personas en la cita anual de Montejurra. No se cita la matanza de 1976 -con Manuel Fraga como ministro de Gobernación- ni la legalización tardía que impidió a EKA estar en las urnas en 1977 y que marcaron el inicio de su curva descendente.


«Resolver rencillas centenarias»


Pese a todo, para los militantes carlistas el de ayer fue un día para celebrar, porque por primera vez ven la historia de su movimiento representada en un museo. No ha llegado a tiempo de verlo, por ejemplo, José Angel Pérez-Nievas, que fue quien promovió la donación del legado al Gobierno de Nafarroa. El Ejecutivo de UPN se implicó finalmente después de no haber contemplado con demasiado entusiasmo los primeros emplazamientos.

Desde el Partido Carlista recuerdan que los recelos iniciales se convirtieron en prisas cuando el Gobierno de Lakua apuntó su interés por el tema. En el Parlamento navarro, todos lo consideraron interesante. Así que ayer no faltó casi ninguna autoridad, ni siquiera el comandante militar español en Nafarroa, Jesús Joaquín Val, cuya conversación privada con Carlos Hugo era también una foto más que curiosa. A todo esto, Sanz repartía abrazos, deseoso de que este museo «sea un elemento para aproximarnos y para resolver rencillas centenarias».
Carlos Hugo: «La legitimidad política no es sólo votar»

El museo y las intervenciones oficiales prestaron cierto interés a la disputa dinástica que está en el germen del carlismo. «¿Si soy `pretendiente'? Eso no me interesa», respondía por contra Carlos Hugo de Borbón Parma cuando los periodistas se interesaron por la cuestión. En su opinión, lo interesante de este movimiento es la ideología, «la constante adaptación de valores». Dijo que en este momento histórico la máxima carlista es que «la legitimidad política no es sólo votar cada cuatro años, empieza en los pueblos y se apoya en el principio de subsidiariedad». Dice buscar que «la gente pueda ser libre» y que se respeten los derechos humanos en todo el planeta. R.S.

martes, 16 de marzo de 2010

LA UNIÓN EUROPEA APROBARÁ CULTIVOS DE PATATAS TRANSGÉNICAS


La orda capitalista que domina los gobiernos de los países de la Unión Europea no se hace esperar para seguir agrediendo la salud de los habitantes y ciudadanos. Ahora pretenden llevar a cabo lo ignomioso y atentatorio contra el ser humano y la naturaleza. Únicamente el gobierno de Austria vetará el cultivo de patatas transgénicas, aplicando la salvaguarda contra la siembra de la patata transgénica, recientemente aprobada por la Comisión Europea.

La empresa alemana BASF, será quien la comercialice, con el objetivo de conseguir almidón y demás productos industriales, aunque afirman que no se destinará al consumo humano. ¡Y aquí reside la trampa principal para su aceptación!; pues la población en general pensará que con eso basta, pero el hecho de destinar tierras para el cultivo de transgénicos, sean los que sean, y aunque no estén dirigidos a la alimentación, sirve precisamente para garantizar que la tierra quedará contaminada por dichos transgénicos, porque la propia tierra absorve esas imperfecciones derivadas de la manipulación genética para convertir en anormal los frutos de la naturaleza. Aunque Francia, Grecia y Hungría también tienen vetadas diversas variedades de maíz, ésto, nos sirve para recapacitar que la propia UE y el gobierno de la Comisión son, ni más ni menos que la plutocracia de los negocios capitalistas en el poder, y por consiguientes el autoritarismo más recalcitrante comparable a cualquier dictadura, con la salvedad, que ésta es mucho más eficad engañando a los seres humanos, porque cuentan con el beneplacito de unos medios de comunicación que al transmitir la misma, jamás critican los posibles efectos negativos y consecuencias que pudieran derivarse de la utilización de transgénicos.

viernes, 12 de marzo de 2010

¡GRANDE, MIGUEL DELIBES!

Manifiesto para la Supervivencia, un programa que, pese a sus ribetes utópicos, es a juicio de los firmantes la única alternativa que le queda al hombre contemporáneo. La industria se nutre de la Naturaleza, y la envenena y, al propio tiempo, propende a desarrollarse en complejos cada vez más amplios, con lo que día llegará en que la Naturaleza sea sacrificada a la tecnología.
Según el manifiesto, el hombre debe retornar a la vida en pequeñas comunidades autoadministradas y autosuficientes, ...
"¡Curiosamente resalta ser una meta en la que estamos empecinados los Carlistas!"








Recordaremos todos a Miguel Delibes por su defensa de la naturaleza y el medio ambiente. Yo lo conocí intelectualmente en uno de sus libros que me impactaron mucho llamado "Un mundo que agoniza" donde explica muy coherentemente que "no todo lo que en apariencia es progreso, lo es verdaderamente, porque en realidad resulta ser un auténtico retroceso". Y gran razón tenía Delibes al afirmar tal cosa. Lo hacía sobretodo en todo aquello relacionado con la ecología, la naturaleza, el medio ambiente, las tradiciones rurales, resaltando el punto de conexión espiritual entre el Hombre y la Tierra. ¡Era muy grande Delibes!. En la portada trasera del libro y con ocasión de su ingreso en la Real Academia, Miguel Delibes transmitió un recado de parte de sus personajes de ficción: "si el progreso moderno, el de la técnica y el consumismo, equivale a la destrucción de la naturaleza, ellos, todos ellos renuncian a ese progreso. Así de sencillo y contundente, porque eso no es verdadero progreso, confirmará Delibes, sino retroceso, y con razón.







Nadie ha denunciado con tanto énfasis "la dorada apariencia del progreso" como lo hace Delibes en esta obra "Un mundo que agoniza". Diría más ante la Real Academia: "Todo cuanto sea conservar el medio es progresar; todo lo que signifique alterarlo esencialmente, es retroceder".














Y es que como en el reinado de Luís XIV de Francia, el "reinado" de Juan Carlos es el reinado de la "Vil Burguesía". Esto afirmaban los preceptores de Luís, Duque de Borgoña, hijo del citado monarca francés, que jamás reinaría en Francia. Se tratataba entre otros del marqués de Saint-Simon (1675-1755) y Fénelon, defensores a ultranza del mundo rural y natural.


Marqués de Saint-Simon (1675-1755)



Fénelon (1651-1715) tenía un temperamento romántico y soñador, fue preceptor del duque de Borgoña, fallecido en 1712. Fénelon pertenece, como Saint-Simon, al grupo que participa y cuenta con Luís, duque de Borgoña y descendiente legítimo de Luís XIV de Francia. Sin la prematura muerte del duque de Borgoña, la obra de Fénelon habría podido constituir la doctrina política del sucesor de Luís XIV.







Delibes y Fénelon o Saint- Simon, se parecen en la defensa a ultranza de la naturaleza, del mundo rural y sus tradiciones junto con el punto de conexión existente y espiritual entre el ser humano y la Tierra, la naturaleza. Son conservacionistas, que no conservadores, porque no tratan de justificar algo que han robado, como haría posteriormente la "Vil Burguesía". Son anticapitalistas, porque todos ellos ensalzarán ideas de austeridad, y criticarán severamente el mundo financiero y capitalista que destruye y es agresivo exponencialmente con el medio ambiente y la naturaleza. Sueñan con una sociedad que viva de la agricultura y sea respetuosa y consciente de la dependencia espiritual existente entre el Hombre y la Tierra.














Políticamente e intelectualmente todos ellos son hombres derrotados a pesar de sus grandes discursos. La muerte de Luís, duque de Borgoña es el réquiem de sus esperanzas, de la misma forma que para nuestro gran escritor y literato Don Miguel Delibes lo es toda su obra y trayectoria escenificada en "Un mundo que agoniza". Para Saint-Simon, después de la muerte de Luís XIV, únicamente le quedaría para desempeñar un papel "secundario". Su gran éxito será de etiqueta en la sesión solemne del Parlamento (lit de justice) de 26 de Agosto de 1718. Pero este vencido, este honestísimo hombre sin perspicacia ni doblez, ha dejado un inolvidable cuadro de la corte de Luís XIV. Saint-Simon, gran escritor -dice Stendhal- . Gran escritor, pero pobre político". Al igual que Don Miguel Delibes, ¡gran discurso fue el de su entrada en la Real Academia!, pero los dejaron con un sillón. Un sillón emblemático, un sillón de poder, de puertas adentro, pero sin trascendencia alguna para los asuntos políticos y públicos. ¡Es la suerte que corren los grandes hombres en la historia!; ¡no cuentan con los apoyos económicos de los intereses creados, porque los combaten!



Fénelon (1651-1715)



Fénelon y Saint-Simon eran aristócratas que se pronunciaron contra la monarquía absoluta de Luís XIV, a la que consideraron el reinado de las finanzas y las transacciones comerciales de la "Vil Burguesía", como ellos decían. Denunciaron la miseria popular de las clases más humildes campesinas, que soportaban la ruina del estado. A nuestro gran Don Miguel Delibes, lo ocurrió algo por el estilo, combatiendo el franquismo, defendiendo a los más humildes, protegiendo con una labor pedagógica la naturaleza y el medio ambiente. Pero tristemente a todos ellos ¡les dieron un sillón!, una silla para que de allí no se movieran, para que sus ideas no recalaran, no tuvieran trascendencia, para que envejecieran y dejasen de existir. Muchos de sus enemigos reales en la práctica de sus ideas, hoy irán a despedirse de él, del mismo modo que fueron a despedirse de Fénelon y de Sain-Simon, los mismos que permitieron entregarles las sillas, para ver si se callaban, para ver si ya no hablaban, ¡pero no!. Aquellos enemigos ideológicos tenían, tienen otra concepción, la imperante, la capitalista, la neoliberal. Fénelon, Saint-Simon, al igual que Don Miguel Delibes, no!. Por ello, con este texto, pretendo recordarlos, denunciando también el "reinado" de la "Vil burguesía!

miércoles, 10 de marzo de 2010

LEGITIMISMOS DINÁSTICOS Y MONÁRQUICOS DE LA "IZQUIERDA" TRADICIONALISTA: SOCIETY OF THE RED CARNATION

"Society of the Red Carnation" o Sociedad del Clavel Rojo fue una de las sociedades políticas jacobitas de Gran Bretaña que defendió los principios monárquicos legitimistas combinandolo al mismo tiempo con las reivindicaciones de un socialismo cristiano, a finales del siglo XIX. Sus principales dirigentes fueron E.L.L. Foakes y Gavin Scott." Recordando las insignias de la guerra de las dos rosas que habían enfrentado a los Plantagenet durante la Edad Media, y cuando posteriormente Jacobo Estuardo, Duque de Yorck, se atribuye como emblema dinástico la Rosa Blanca ante todo el legitimismo que lo apoya; aparece finalmente una facción jacobita con una interpretación cristiana y socialista de un legitimismo jacobita, cuyo símbolo sería el Clavel Rojo.


Anteriormente dediqué un post a la trayectoria de los movimientos monárquicos legitimistas hablando principalmente de los partidarios del Lirio Rojo o "Lys Rouge" en Francia. Fue un resurgir significativo en el seno del movimiento realista francés de una corriente decididamente monárquica legitimista, cristiana católica y socialista, desde una perspectiva podríamos decir e indicar como de "izquierda" tradicionalista, de un socialismo cristiano particularmente blanco que compartía muchas cosas con el propio y llamado movimiento obrero de socialistas, comunistas y anarquistas.

Esta trayectoria del monarquismo legitimista europeo fue compartido por la propia evolución del Partido Carlista durante los años 70 del siglo XX.

Algunos opinan que esa explosión evolutiva y contestataria de una interpretación socialista de los movimientos llamados contrarrevolucionarios por la historiografía oficial, resultan simplemente pretencioso, ya que estos mismos historiadores de derechas, ofrecen en bandeja la exclusiva del socialismo a los herederos del movimiento obrero, movimiento nacido y engendrado como respuesta al capitalismo, y por tanto todo el socialismo obrero marxista es POSTCAPITALISTA. Toda respuesta, y reacción contestataria frente al capitalismo resulta ser postcapitalista. Éstos historiadores oficialistas, ya anivel mundial y nacional pretenden ignorar los que ERIC HOBSBAWM destaca como REBELDES PRIMITIVOS. La rebelión campesina que trata de enfrentarse al feudalismo y a sus malos usos por un lado, alidados por otro con las instituciones tradicionales como lo era la Corona y Monarquía defendida por JACOBITAS INGLESES, ESCOCESES E IRLANDESES, VANDEANOS LEGITIMISTAS O REALISTAS FRANCESES Y CARLISTAS DE LAS ESPAÑAS. Ante la inminente llegada del Capitalismo que imponía la burguesía capitalista mediante los golpes de estado que significaron un proceso de revolución liberal burguesa, o revolución de la derecha ideológica conservadora contra el tradicionalismo político que significaban usos y formas comunales de las sociedades primitivas y campesinas, éstas se sublevaron contra la usurpación, contra la instauración de un nuevo régimen liberal burgués, y por ello son considerados movimientos monárquicos legitimistas dinásticos de signo tradicionalista que esgrime un socialismo campesino y cristiano PRECAPITALISTA. Por ello se trata de SOCIALISMOS distintos, tanto en Origen, como en Evolución, porque uno nace de la respuesta alargada en el tiempo al capitalismo, porque la masa obrera prueba los efectos que supone la vía capitalista salvaje. El proletariado se organiza y hace la revolución a la derecha burguesa. Sin embargo el socialismo campesino y cristiano precapitalista es anterior al capitalismo y se subleva contra la entromisión de la burguesía y la oligarquía capitalista en el poder político, pues hasta ese mismo instante solo detentaba el poder económico.



En los movimientos Contrarrevolucionarios, o Contra derecha liberal burguesa, surge una forma de socialismo legitimista y cristiano. Es decir, que en el seno del tradicionalismo monárquico legitimista surgió un socialismo precapitalista, liderado por hidalgos de la baja nobleza, por clero rural, formado en su gran mayoría por pequeños campesinos, propietarios agricolas, incluso por labriegos y ganaderos defensores del comunal de los municipios, del sistema de clanes, y de las libertades concretas características y vinculadas a ese mundo campesino tradicional. Se trata de una especie de socialismo campesino al que Eric Hobsbawm se refiere como "rebeldes primitivos" y que no es de extrañar pero esa misma terminología hace referencia a la palabra Tory: campesino rebelde católico irlandés, aun antes que dicho término se utilizase para denominar a los conservadores británicos, pues no tendría nada que ver el nombre original con sus postulados liberales conservadores. Aquí queda explicada la diferencia entre dos tipos de socialismo, uno tradicional campesino y precapitalista referenciado a los "rebeldes primitivos" de Hobsbawm, y que serán la masa principal protagonista de los movimientos realistas legitimistas, ya sean Jacobitas ingleses, escoceses o irlandeses, Vandeanos franceses y su chouanerie o los Carlistas de las Españas. La contestación, la reacción al pretencioso liberalismo burgués capitalista fue el grito de los habitantes de una sociedad de sociedades, de unos estados de estados, de redes sociales arcaicas pero para nada antidemocrática, que decidieron enfrentarse a la revolución conservadora burguesa de derechas que pretendía introducir el capitalismo y la mercantilización de la vida como normas supremas constitucionales y "democráticas".


Así aparece en la escena social y política "The Society of the Red Carnation". La "Sociedad del clavel rojo" fue una de tantas Sociedades jacobitas que se crearon para defender la Causa Legítima de los herederos legítimos de la Dinastía de los Estuardo al Trono de Inglaterra, Escocia e Irlanda. Floreció a finales del siglo XIX. Y se distingue principalmente de otras sociedades jacobitas, porque combinaba el socialismo cristiano con la defensa de la Restauración de la Familia Real en el exilio, heredera legítima de la Dinastía de los Esuardo. Sus líderes en realidad, no son bien conocidos, y muchos historiadores los han ignorado completamente incluso aquellos que estudian los movimientos contrarrevolucionarios para tratar de enquistarlos como fenómenos de extrema derecha, cuando no es así. Los líderes de la Sociedad del Clavel Rojo fueron E.L.L. Foakes y Gavin Scott.


Podemos decir que el movimiento jacobita inglés, irlandés y escocés es el primer movimiento realista legitimista. Su temprana aparición le llevó a una larga vida dilatada a lo largo del tiempo, y no es de extrañar que existieran interpretaciones socialistas de este movimiento, ya que se el legitimismo del partido jacobita se desarrolló en el siglo XVIII, tiene como resultado al final del siglo XIX una evolución socialista cristiana y legitimista en lo dinástico. Igual que el Carlismo español o el legitimismo realista francés se desarrolla en el siglo XIX y tiene como resultado al final del siglo XX, una evolución socialista cristiana y legitimista en lo dinástico. Así que el caso socialista del Partido Carlista ni es único, ni es una invención sacada de la manga, ni es contrario a la doctrina tradicionalista, porque es más, surge de la misma, ya que es un socialismo que no tiene nada que ver con el socialismo postcapitalista, ya que se trata de un socialismo blanco precapitalista.


La Sociedad del Clavel Rojo defendió incluso en sus políticas, la nacionalización de los ferrocarriles y las minas, junto con las pensiones de vejez, medidas socialistas de la época que a los liberales del siglo XIX les irritaba profundamente. Finalmente se fusionaron con la Liga legitimista jacobita, una especie de formación política legitimista que trata de integrar a todo el legitimismo monárquico inglés, escocés e irlandés, del mismo modo que Alianza Realista intenta llevar a cabo con todo el monarquismo legitimista donde Nueva Acción Realista está integrada como corriente monárquica legitimista, aunque de orientación socialista.
Cuestiones que hacen del movimiento realista o legitimista un haz de reivindicación socialista, son por ejemplo: la negación a la deuda nacional y a la creación e instalación de la banca, el hecho que la propiedad de la tierra no pueda comprarse ni venderse porque ésta es un bien intergeneracional o transgeneracional, medidas nacionalizadoras que tratan de sujetar a la plutocracia burguesa en interés de la rex-publica y el bien público, son medidas que ponen en evidencia el comun denominador socialista de estos movimientos precapitalistas comunitarios, que han sido muy maltratados por la historiografía oficial, la cual siempre ha estado al servicio de la oligarquía y la plutocracia burguesa, es decir, la clase dominante que monopolizó el poder cuando consiguió dar el golpe de estado contra las Coronas Legitimistas de Carlos I y Jacobo II de Inglaterra; Luís XVI y Carlos X de Francia; Carlos V y Carlos VII de España.

martes, 9 de marzo de 2010

TAUROMAQUIA SI, PERO SIN SANGRE, NI MUERTE DEL TORO







Olvidamos muy a la ligera, los seres humanos, que somos animales, pertenecemos al mundo animal. Somos animales que propugnamos en su día los derechos únicamente de los seres humanos, simplemente porque somos seres humanos, marginando al resto de la naturaleza, especificamente al resto de animales, como es en este caso el toro.



Los seres humanos somos animales, y todos los animales tenemos sentimientos; la exclusiva de los mismos, no la vamos a tener únicamente los seres humanos. Pero el egoísmo que muestran ciertos seres humanos, afirmando que sólo se trata de instinto en el caso de los animales, es una muestra de atisbo de superioridad, que ha servido al hombre para postrar a la naturaleza, apartándose de la misma, pretendiendo así el dominio total del mundo. El ser humano ha demostrado así ser un ser engreído al creerse todopoderoso negando a Dios, negando y aniquilando la naturaleza.






La tauromaquia sin la muerte del toro, y sin ningun tipo de derramamiento de sangre, si es arte y cultura. El traje de luces de los toreros, su elavoración, el manto y el capote, la plaza de toros, su colorido rojo, nos recuerda que las antiguas plazas de toros no eran tales, porque no existían. Los soldados borgoñones de la Casa de Austria, uniformados de rojo, formaban en circulo cerrado, delimitando una "plaza" de toros. Incluso podemos ver ciertas reminiscencias en los circos romanos, donde seres humanos mandaban matar a otros seres humanos por mediación de combates de gladiadores, o utilizando una serie de las llamadas fieras: tigres, leones, osos y hombres. Es en este sentido en el que se ha de entender una necesaria y humana transformación de la "FIESTA NACIONAL", cosa a la que se oponen los puristas. Estos responden amparandose en la palabra TRADICIÓN, sin querer observar, que la propia fiesta ha ido transformándose a lo largo de la historia, porque al principio, como digo, eran soldados quienes formaban, lo que hoy es la plaza roja de toros, de madera. ¿Cuántos soldados llegaron a morir en cada encierro?, sin embargo existió una transformación, incluso el caballo del rejoneador salía completamente desprotegido y era muy desagradable contemplar como los intestinos y tripas del animal se desparramaban por aquella plaza improvisada formada por aquellos valientes soldados borgoñones.



Por ello, es de gran y fuerte exigencia tratar de transformar la fiesta negando a los puristas, que se amparan la TRADICIÓN, cuando simplemente son INMOVILISTAS, que buscan la desaparición en realidad de la FIESTA DE LOS TOROS. Igualmente pretenden la desaparición aquellos que no abogan ni por la pervivencia de los puristas, ni por la de quienes nos sentimos transformadores.



El campo de la política ha recogido recientemente las proclamas de taurinos y antitaurinos, así tenemos por un lado, una falsa identificación entre ser español vinculado con ser partidario a muerte de los toros, y ser català vinculado a ser plenamente abolicionista de una fiesta que "¿jamás fue catalana?". A ésto se han apuntado ciertos nacionalistas catalanes y sobretodo Esquerra Republicana de Catalunya, un partido que trata de sacar partido de cualquier cosa que distancie al Principat Foral de Catalunya con respecto al resto de las Españas. ¡Mira que lo intentan, una y otra vez! ¡Pero a mi no me la dan!



No creo que a estos secesionistas e independentistas les importe mucho la muerte del toro, simplemente quieren sacar rédito electoral. En cambio, si veo honestos los planteamientos del grupo antitaurino, pues, aunque no los comparto del todo, si estan comprometidos con la abolición de la "Fiesta Nacional".



Hemos visto en estos días como han acudido al Parlament de Catalunya una serie de "personalidades" de la cultura, etc; para argumentar y convencer a los políticos catalanes sobre los toros: ¡TOROS SI, TOROS NO!, pero nadie aboga por la transformación de la fiesta, porque en realidad, ni puristas, ni abolicionistas la quieren conservar. Los puristas inmovilistas mantienen sus criterios y les da igual que los jóvenes no quieran vincularse a la fiesta de los toros, ni sientan ningun tipo de simpatía a la misma. Con ellos se morirá la tauromaquia y el mundo del toro, que pasará en todo caso a los museos. Los abolicionistas, afirman que los toros son una tradición y como otras muchas a de ser eliminada de la faz de la tierra. Pongamos por caso la institución de la monarquía tradicional y la fiesta de los toros.






Ambas instituciones, cada una en su ámbito, política y festera respectivamente son un fenómeno derivado de un resultado de la TRADICIÓN histórica, pero ambas se han transformado. Los Carlistas de hoy no defendemos la monarquía absoluta, es más jamás la defendimos, pero si identificamos que la institución de la monarquía se ha transformado, nosotros defendemos la transformación dentro de la tradición histórica, lo contrario es ruptura, y en esencia abolición y desaparición.






Paradójicamente encuentro gentes de izquierda, si si se puede llamar izquierda a gentes del PSOE vinculadas al mundo de la tauromaquia, porque viven de ello. Nos responden que se trata de una tradición. ¡Manda huevos! ¡La Monarquía Absoluta era una institución muy tradicional y nadie se ha vuelto loco para reclamar una institución así!. Y es que estos de la progresía, son progres para lo que quieren y tradicionalistas para lo que les interesa, eso si, prostituyendo el nombre de la TRADICIÓN.






Sigamos, porque es muy interesante analizar también todos estos comportamientos y reclamaciones de los ABOLICIONISTAS, muy sensibles y comprensivos con los derechos de los animales, ¡como yo!, ¡pero al contrario que yo!, son salvajemente PROABORTISTAS, porque mantienen posiciones favorables a canalizar la vía del aborto libre. ¡Vaya unos progres!. ¿Pero no habíamos quedado en que todos los animales, incluido el ser humano merecen un respeto y dignidad y tienen derecho a nacer? Esto es lo que pasa cuando cuentas con los progres.






Fíjemonos ahora en el comportamiento de todos los PURISTAS INMOVILISTAS de la "FIESTA NACIONAL" y encontraremos, que en su mayoría son ANTIABORTISTAS, porque lógicamente todos los niños gestados tienen derecho a nacer. ¡Anda mira, piensan igual que yo!. Sin embargo terminan defraudando cuando escuchas eso de que el toro no tiene sentimientos, que ha sido criado para matar, y esas cosas que mantienen lo más escandaloso de todo: " hacer un espectáculo del derramamiento de sangre y asesinato público, de un animal completamente acorralado, que su unico modo de defenderse es envestir, y todo ello retrasmitido por TV". ¡Ésto señores, es como si pusieramos de nuevo los circos de gladiadores en pleno rendimiento!. ¡Que en parte ya lo estan con tanto programita del corazón y el cotilleo, destripando al personal de otro modo!.






Los políticos en lugar de poner termino a este circo mediático, quedan envueltos completamente en el mismo, hasta yo mismo he de salir al paso y posicionarme para dejar muy claras las cosas, sin embargo aquí nadie habla de una posible transformación de la fiesta de los Toros, que no es para nada la "FIESTA NACIONAL", porque es una de tantas, ni más ni menos, que mueve también muchos millones.



El reflejo más inmediato de los puristas inmovilistas es afirmar que la flora y la fauna, nuestro ecosistema se vería degradado, ya que existen las dehesas gracias al toro bravo. ¡Pero es que en este país no va a perdurar nada que no redunde en un beneficio económico y lucrativo! ¡Ya está bien de tanto mercadeo! ¡Nos hemos vuelto usureros!, ¡Tendría que venir Cristo y tratarlos a todos a latigazos, expulsándolos del Templo y de nuestro ecosistema!. Ésto se solucionaría con leyes que pusieran en prisión a todos aquellos que cometen LESSA ECOLOGÍA. En lugar de limitar los espacios protegidos, desperdigándolos como gotitas de agua, se saca una ley donde exija que todo es espacio protejido, y no construye NADIE!



Pero cuando ya no les quedan argumentos, comienzan con gilipolleces: "Es que no es posible entender el PICASSO sin los toros". Un triste y lamentable argumento falaz, pues también podría haber esgrimido como argumento, uno de esos iluminados que se presentaron en el Parlament de Catalunya: "Es que no es posible entender muchas obras de autores conocidos sin la vigencia de la prostitución". ¡Señor@s ! ¡Un Gran y efectivo argumento!. ¡Entró definitivamente la luz en el Parlament de Catalunya!






El circo mediático continua y las gilipolleces también, así que yo desde mi sincera y modesta opinión defiendo la TRANSFORMACIÓN DE LA FIESTA DE LOS TOROS.



¿Y eso como se hace? Tenemos muchos ejemplos de transformación, si señores, no se asusten, por ejemplo en Portugal, ¡nuestro misterioso y desconocido vecino! ¡Nos podría enseñar muchas cosas!, incluso hoy día existen numerosos avances para reducir la fuerza del animal y que sin derramamiento de sangre y sin tener que matarlos y asesinarlos publicamente, se los pueda torear pacificamente, dando a la fiesta de los toros un nuevo aire, y fortaleciendo que muchos jóvenes nos podamos sentir identificados con la misma.

sábado, 6 de marzo de 2010

¡FORMACIÓN DE UN PARTIDO POLÍTICO MUSULMÁN EN LAS ESPAÑAS!

El pueblo Saharaui sufre una gran opresión represiva del gobierno de Marruecos y su Rey ilegítimo Mohamed VI. Para que los políticos españoles y la opinión pública española no critique estos aspectos de los gobernantes marroquíes, los mismos han pensado poner en marcha un partido político musulman en España, con el fin de echar más leña al fuego y dividir todavía más a la sociedad española. El pueblo Saharaui tiene derecho como todos a la autodeterminación y ver un Sahara Libre es el objetivo moral de los habitantes de las Españas y de los Carlistas y el Rey Legítimo Don Carlos Hugo de Borbón, Rey de las Españas.


En nuestra sociedad capitalista y mercantilizada, donde la vida de cada ser humano se compra y se vende con dinero sin límite alguno, observamos la fuerte necesidad que tiene el ser humano de vincularse a referentes morales, políticos, etc. Símbolos referenciales que sirven al ser humano poder contruir su realidad sin tanto relativismo moral y tanta insensatez.
Mohamed VI Rey ilegítimo de Marruecos; Comendador de los Creyentes para los marroquíes, aunque se hayan nacionalizado españoles.

Curiosamente nos viene al caso la formación de un nuevo partido político que raiz islámica, aunque sus miembros aseguran ser tolerantes y moderados con la interpretación que realizan del Islam. ¡Y no les queda otro remedio! Porque con malas formas y palabras escandalosas no iban a poder conseguir mucho de lo que pretenden.


¿Y que pretenden éstos señores? ¡la "Unidad de España"!, explican con el nombre de su formación política, o más bien un nuevo intento de reproducir lo que ya ocurrió en el año 711, cuando la desgraciada caída del Reino Hispánico Visigodo.


El simple hecho de la aparición de un nuevo partido político nos brinda una posibilidad política, pero el que ésta sea de raiz islámica implica la reaparición del islám político en España.


Este blog no prtenede hacer propaganda de dicho partido político islámico musulman, pero si concienciar que ni siquiera sus miembros son de origen hispano o hispánico, sino de origen marroquí. Se trata de miembros musulmanes, seguidores y fervientes del Rey Mohamed VI, como "Comendador de los Creyentes", por mucho que digan respetar la "Constitución Española", cosa que ni los propios carlistas hacemos. Estos tratan de introducirse, como ya lo han hecho en nuestra sociedad, por varias vías, la económica, que ha implicado transferencias y sumas Saudíes para la construcción de mezquitas con sus respectivos minaretes, cosa imposible de llevar a cabo si quisieramos nosotros los cristianos hacer lo mismo en sus respectivos países. ¡Tendremos que democratizar a todos estos países y sobretodo a sus gentes, para que nos dejen formar partidos políticos de inspiración cristiana católica en sus países musulmanes!


Tengo lógicamente, mis razones para sospechar y recelar sobre la implantación recientisima de este partido político musulmán "...,por la Unidad de España". Se refieren naturalmente a Al-Andalus. Pero yo no le hecho la culpa a la ciudadanía de religión islámica, sino a nuestros políticos liberales españoles al no darse cuenta que todo esto forma parte de una extratajema del Gobierno de Marruecos. ¿Y por qué apunto al gobierno de Marruecos, incluso a su Rey Ilegítimo Mohamed VI? Pues porque tratan de menoscavar y disolver como un azucarillo en agua a toda la sociedad Española. Por un lado se ha conseguido desde posiciones integristas anticlericales de un ateismo exacerbado, que dejemos de consideranos a si mismo como Cristianos Católicos. El referente religioso por razones de vinculación con la Dictadura del tio Kiko, ha hecho que una gran mayoría de españoles esté acomplejada por el hecho de ser Cristianos Católicos, cosa que no ocurre en el terreno de la población musumana que viene de los países como Marruecos, y se consideran musulmanes de pro y sin ningun complejo.


No considero que los marroquíes que lideran el mismo partido, por el hecho de estar nacionalizados como españoles, lo sean verdaderamente, porque pesa más la fidelidad y la lealtad al Comendador de los Creyentes (Mohamed VI) que a la España sociológicamente cristiana de la que ellos mismos se consideran totalmente ajenos por el hecho de ser Musulmanes.


Ese respeto que dicen tener a la Constitución española de 1978, no es más que puro pragmatismo para poder intervenir en la política interna de las Españas, y aquí radica el objetivo político de la maniobra de Rabat, dividir y dar problemas a nuestra sociedad peninsular con la entromisión de un partido musulman dirigido por marroquíes nacionalizados como españoles y fieles en realidad al gobierno de Rabat, que por mucho que aparezcan con buenas intenciones en realidad esconden lo que les permite la hipocresía de la Taquilla: hacer pasarse por lo que no son. Y políticamente no son defensores de una península sociológicamente cristiana, sino de un bloque totalmente opuesto al inspirarse en el Islam, lo que no quiere decir que podamos tener cosas en común.


Pero, volviendo al tema, existe una maniobra por parte del gobierno Marroquí y su ilegítimo rey Mohamed VI para tratar de dividir todavía más a la ya dividida sociedad española.


Mi pregunta es, si el gobierno de Marruecos y su Rey ielgítimo Mohamed VI, permitiría presentarse para las elecciones en Marruecos a un partido político de inspiración cristiana, porque si ellos, los musulmanes consideran que España debe ser islámica, yo considero por razones históricas, por ejemplo que el norte de Africa fue Cristiano Católico antes de la llegada de los musulmanes en tiempos del Imperio Romano de Occidente, y por tanto sería igualmente legitimo exgrimir tal derecho.


Pero aquí hay mucho más de fondo, porque repito que se trata de una extrategia del gobierno Marroquí para dividir a la sociedad española.


El Reino Alauita de Mohamed VI lleva bastante tiempo con la pretensión de querer quedarse con el Sahara, y aplastar aniquilando a la minoría Saharaui, y para hacer desaparecer cualquier intención política española que vaya en la dirección de apoyar a los Saharauis, el Rey ilegítimo de Marruecos y su gobierno han determinado lanzar más leña al fuego con la aparición legal pero ilegítima de un partido musulman en España. Es ilegítimo la aparición de este partido porque se impide a las formaciones de inspiración cristianas presentarse a las elecciones en el Reino de Marruecos, donde hay una falta de libertades y democracia real asombrosa.


Las leyes españolas actuales son las que son, leyes capitalistas, al servicio del poder del dinero, que dejan nuestro suelo y a nuestra gente al servicio de la burguesía capitalista y los intereses comerciales. Así funciona de mal occidente, y así nos va. Y muchos inmigrantes procedentes de otras culturas ya se han dado cuenta de nuestra debilidad: "¡Nosotros hemos venido en patera, veremos vosotros por donde os marchais!". No se trata de criminalizar a nadie, pero si criticar la verdadera intencionalidad de la presencia de ese partido político musulman que ha hecho su entrada de manera inesperada en España, en las Españas, cosa que desde el año 711, y desde 1492 y 1609 no se ha vuelto a producir.


La intención expresa de esta decisión del gobierno de Marruecos es pretender que la sociedad española sigamos sumida en la división permanente para que no denunciemos lo que ocurre en el Sahara, para que dejemos hacer al gobierno de Marruecos y a su ilegitimo rey lo que le de la gana para con la población Saharaui. La intención es pretender esto, ya no sólo con el Sahara, sino con Mauritania, otro de los objetivos del rey ilegitimo de Marruecos Mohamed VI y su coya. Y no solo Mauritania y el Sahara, sino también las Islas Canarias, Ceuta y Mellilla que curiosamente no disponen de la seguridad de la OTAN, ni de la Unión Europea.


¿Qué debe hacer el gobierno español? ¡Dejarse impresionar con la amenaza marroquí de que seguirá permitiendo la entrada de droga en España, droga que ellos mismos se la venden a los jovenes españoles para corromperlos más!, o ¡dejarse impresionar por la amenaza de que no van a impedir las abalanchas de habitantes africanos, y por tanto tenemos que estar muy agradecidos a la intervención del gobierno marroquí sobre este particular!.


Pero si nos salimos de la línea política a seguir, entonces, se cumplirán finalmente las amenazas del rey ilegítimo Mohamed VI y su coya gubernamental.


El gobierno español lo que tiene que hacer es fortificar sus relaciones con Argelia y Mauritania aislando a Marruecos. Comprometerse mucho más seriamente con la Causa Saharaui. La solución podría ser por ejemplo apoyar la Causa Legítima de otro hijo de Hassan II, difunto Rey de Marruecos, un príncipe, que por cierto es Comunista, y que no está nada de acuerdo con su hermanastro Mohamed VI, rey ilegítimo de Marruecos.


Hay muchas formas de dividir a la opinión pública marroquí, y es un objetivo de obligado cumplimiento poder hacerlo. Los políticos españoles y los servicios secretos debieran ponerse manos a la obra, en lugar de estar espiando a los españoles con el Sistema de Espionaje SITEL.

martes, 2 de marzo de 2010

LEGITIMISMOS DINÁSTICOS MONÁRQUICOS Y CATÓLICOS DE LA "IZQUIERDA" TRADICIONALISTA

El Lirio Rojo o "Lys Rouge", convertido en emblema de los monárquicos legitimistas franceses que son defensores del movimiento realista considerado socialistacristiano al ser identificado como pensamiento de"izquierda" tradicionalista.


Los movimientos legitimistas dinásticos como el carlismo, el legitimismo francés o el jacobitismo tuvieron una especial evolución hacia posiciones socialistas. Ello no quería decir que los mismos, como movimientos políticos contracapitalistas, contralatifundistas en clara referencia a un fuerte antiliberalismo económico y político, que hubiesen surgido del propio movimiento obrero y la internacional socialista del siglo XIX.





Cuando la burguesía capitalista copó el poder político atribuyendose toda la autoridad de los Estados, como Francia, Inglaterra o España, la sociedad antiliberal de los distintos países no se quedaron con los brazos cruzados, sino que se enfrentaron incluso con las armas contra la revolución liberal burguesa y capitalista. Esa es la razón por la cual se denominan a estos movimientos legitimistas dinásticos como contrarrevolucionarios, durante el siglo XIX.





Pero una vez quedó instaurada la burguesía capitalista en el poder, la misma procedió a una serie de privatizaciones y desamortizaciones, así como la destrucción de todo vestigio feudal, gremial que pudiera favorecer a quienes no eran de su misma casta. La burguesía capitalista llevó a cabo aquello de "divide y vencerás", aplastando todos y cada uno de los cuerpos sociales y estamentos que no eran de su agrado, quedando tan sólo ellos, por encima, como el aceite.





Esta situación hizo emerger al movimiento obrero y la internacional socialista, diversificada también anarquista y comunista. La situación lamentable en la que vivían los obreros hacinados en sus hogares y casas en aquellas urbes pestilentes, que nos recuerdan a la Inglaterra victoriana burguesa capitalista, financiera, mercantil e industrial donde la libra era la mayor expresión de la vida vinculada al oro de la piratería mercantil, y todo ello plasmado como objetivo universal para que así se extendiera aquella globalización liberal capitalista de desgobierno y opresión, tuvo como consecuencia las respuestas de las revoluciones socialistas, comunistas y las revueltas anarquistas.





Sin embargo aquel movimiento obrero se presentaba como anticristiano, y para muchos oligarcas y burgueses convenientemente debían señalarlo como anticristiano, antisocial y antifamiliar. Cuando simplemente se trataba de el clamor de una buena parte del pueblo que reivindicaba el fin de la injusticia y la tiranía. Aquel odio se canalizó contra el tradicionalismo católico, cuando se debiera haber canalizado como una severa crítica al capitalismo liberal burgués que había impuesto la burguesía de los negocios financieros.





La fuerza de los movimientos legitimistas dinásticos como el Jacobita, el legitimismo francés o el carlismo habían perdido fuerza por las nuevas corrientes políticas que llegaban en nombre del movimiento obrero, y sobretodo debido a la proletarización de la masa poblacional que habían pasado de trabajar en el campo a trabajar en la ciudad.





Como bien indica el historiador del Carlismo Josep Carles Clemente el Carlismo ha sido poco y mal estudiado, incluso desde una sola y única perspectiva interesada, sin embargo el carlismo es un movimiento político mucho más plural de lo que pueda asemejar a primera vista.





Podríamos llegar a pensar lo que tienen en común Católicos Integristas y los Ecologistas actualmente, y resulta para la sorpresa de muchos que comparten programa ideológico al rechazar firmemente la manipulación genética y las prácticas biológicas que para unos son anticristianas y antimorales y para los otros son y significan la vulneración de los derechos de los animales. Algo así ocurrió en el seno de los movimientos legitimistas dinásticos europeos, exactamente en el Jacobitismo, el legitimismo francés y el carlismo.





El intento de instrumentalización de estos movimientos monárquicos legitimistas por parte de la extrema derecha a lo largo de los años 30 del siglo XX fue un auténtico hecho, cuando realmente somos conscientes que la extrema derecha es por naturaleza republicana al adorar a su líder indiscutido, hombre y ser surgido de las huestes de un pueblo, y elegido precisamente por ese mismo pueblo. Ahí tenemos a Hitler y a Mussolini, quienes fueron los elegidos de sus respectivos pueblos.





El monarquismo legitimista impide precisamente esa vulneración de la Jefatura de los Estados, ya que la misma está vinculada a la persona del Rey.





Pero, siguiendo con lo anterior una serie de personas del seno del movimiento realista y legitimista dinástico en los países de Europa, como en Inglaterra, España o Francia entendieron que llegaba la hora de plantar cara a quienes pretendieron instrumentalizar el monarquismo legitimista en beneficio de posiciones de la extrema derecha anticristiana y republicana, así como centralista y uniformadora.





Lejos de polemizar atendemos a la formación o reformulación de las antiguas formaciones políticas legitimistas monárquicas, que han sido calificadas de "originales" tras la defensa de vindicaciones y posiciones socialistas. Les resultara como originales de éste devenir de los movimientos legitimistas, ya que el socialismo que entienden ellos, los críticos, es el mismo que el surgido aposteriori del desarrollo del capitalismo y el movimiento obrero, sin querer pensar que ya existieron movimientos precapitalistas de las distintas comunidades campesinas que gritaban: "Viva el Rey sin la Gabela!", o "Viva el Rey, y muera el mal gobierno!". Rebeliones campesinas que apostaban por la defensa y vinculación con la Corona frente al abuso y malos usos feudales, y frente al capitalismo feudal que empezó erigirse destelleando ultracapitalismo salvaje como se está pudiendo comprobar actualmente. A quienes les parece original este devenir, sinceramente, quiere decir que ignoran la historia, ya que tratan de vincular la institución de la Corona, o bien a la Aristocracia, cuyo resultado fue revolución francesa, o bien a la Burguesía, cuyo resultado fue revolución bolchevique en Rusia. ¿Por qué, entonces, no vincular la institución monarquica legitimista al pueblo? Una institución que nació para el pueblo, fue defendida por el mismo, pero tristemente manipulada por los grupos de poder, en concreto aquel que tiene y goza de un poder totalmente abstracto y ficticio como es el poder del dinero.





No es por tanto original el recelo y el desprecio de los estamentos como Nobleza y Clero al poder del dinero que obstentaba la burguesía, no es original la crítica y condena por parte de la Iglesia Católica a los prestamos de dinero con interés de usura durante la Edad Media e incluso la Moderna. Lo que podría ser considerado como comunista al limitar la librecirculación de capitales era un hecho en la Europa de los Grandes Reinos. Es cuestión de pensar un poco, para darse cuenta que esas ideas que pueden parecer tan originales en realidad son muy antiguas, incluso más antiguas y tradicionales que aquellas ideas que los pretendidos y autodenominados tradicionalistas creen defender con mejor intención, pues no se dan cuenta que en ocasiones con esos postulados pueden respaldan la globalización neoliberal capitalista de los neoconservadores, creyendo todavía, que lo hacen en defensa de nuestra Fe Católica.





Después de estas consideraciones y críticas vamos a pasar a destacar los distintos legitimismos políticos que como el Carlismo han seguido coexistiendo con él. El Partido Carlista de los años 70 del siglo XX, era un partido político monárquico legitimista integrado por Cristianos Católicos, defensor de la vertebración Federal de las Españas, y socialista autogestionario.





Sin embargo no es el único caso. En Francia, por ejemplo el movimiento realista, durante los años 70, impregnado todavía de maurrasianismo, como lo refleja la existencia del Mouvement Socialiste Monarchiste (MSM) y su periódico Lys Rouge en los inicios de la IVRepública Francesa o la orientación maoísta liderada por Christian Masson, junto al movimiento encabezado por Bertrand Renouvin, Nouvelle Action Royaliste (NAR), nombre que recibió Nouvelle Action Française, escindida en 1971 de Restauration National y sigue publicando el boletín Royaliste, son un ejemplo de la trayectoria socialista cristiana y monarquista que ha tenido el movimiento realista en Francia. De esta forma se llegó a constituir un auténtico símbolo con el llamado "Lirio Rojo", la flor de lys francesa, emblema de la monarquía de los Capetos, desde los Merovingios y los Carolingios. El mismo se ha vinculado historicamente incluso a la propia Casa de Borbón, no sólo en Francia, sino también en Italia y en España, e incluso en la Inglaterra de los Plantagenet, los Tudor, y los Estuardo. El Lirio Rojo no solo sería una publicación política monárquica legitimista de los realistas franceses, representantes de una "izquierda" tradicionalista o socialistacristiana, sino todo un estandarte emblemático histórico del papel político de la monarquía francesa vinculada, no a la burguesía capitalista que establecía el gobierno unilateral del absorvente mercado y la alienación del ser humano con respecto al poder del dinero, sino al pueblo francés representado por los Cuerpos Sociales intermedios de la sociedad francesa y al mismo tiempo por las distintas nacionalidades del antiguo Reino de Francia, como la Bretona, la Borgoñona, o la Provenzal, entre otras.





----------------------------------------------------------------------------------------------





La NAR quiere que el establecimiento de una monarquía constitucional en Francia. De hecho, los reyes representan la continuidad, el arbitraje y la unidad que las naciones democráticas necesitan. Sus miembros dicen rechazar la distinción tradicional entre la monarquía y república. Ellos creen que el monarca es el mejor situado para defender el "bien común" (res publica) y el interés general, ya que su poder no está sujeto a las vicisitudes de la elección y la oposición partidista. Él encarna la independencia y la continuidad de la dinastía del Estado. Los miembros de la NAR quieren ser a la vez los herederos de Jean Bodin (teórico del siglo XVI se llamaba República, es decir, en el sentido del tiempo, el estado de las obras capitales que habían dedicado a la monarquía), y los monárquicos de 1789.
En sus orígenes en 1940, las preguntas gaullista que fortalece la legitimidad de la monarquía democrática, como lo demuestran las numerosas declaraciones que el General De Gaulle y el proyecto tendría que restaurar la monarquía a través de la la figura de Henri de Orleáns (1908-1999), conde de París. " El movimiento de protesta de mayo de 1968 también afecta el movimiento realista, anquilosado después de la Segunda Guerra Mundial por la prohibición de la Acción Francesa de Charles Maurras y el asfixiante liderazgo enredado por los intentos de justificar un pasado Pétainista.


Jóvenes manifestantes, incluyendo Yvan Aumont, Gérard Leclerc Bertrand Renouvin deciden dejar la Restauración Nacional, que sucedió a la circulación de Charles Maurras en 1971 para fundar la Nueva Acción Francesa que en 1977 se convirtió en la Nueva Acción Realista. La fuerte resistencia pasada de Jacques Renouvin y este pequeño grupo de reformistas proyectarán su movimiento realista legitimista. Los miembros de la NAR se denominan a veces realistas de izquierda, o izquierda tradicionalista. El movimiento se dirige de manera colegiada por un comité directivo de 12 miembros y publica un boletín político realista bimestral, una revista de ideas, de la ciudad, y una reseña histórica titulada "El lirio rojo. Debido a su política de apertura, el movimiento ahora funciona principalmente como una sociedad filosófica, usando su famosa conferencia-debate "el miércoles de la NAR". En Francia, la NAR es parte del movimiento realista. Internacionalmente, la NAR es un miembro de la Conferencia Internacional del monárquico (CMI). Las raíces de la monarquía y la democracia en Inglaterra, España, Bélgica y el regreso de los ex jefes políticos o de los herederos de las dinastías en otros países europeos (Rumanía, Bulgaria, Serbia), y en Francia ha provocado interminables debates sobre el papel de jefe de Estado, y confirmado la Nueva Agenda en el debate político de los realistas franceses.




En la década de 1970, las luchas ideológicas opuestas, han involucrado el Nuevo Programa de los realistas franceses a la nueva derecha y su expresión parcial, el Frente Nacional, que también alberga a los realistas, pero ya en menor medida, debido a la aparición en la escena política del partido Alianza Realista. Esto motiva en parte la presentación de una solicitud, la de Bertrand Renouvin en las elecciones presidenciales de 1974.




Nueva acción realista defiende las instituciones de la Quinta República, que significa "corona" y permanencia. Es anti-liberal y crítica también en parte la economía keynesiana, porque favorece ese capitalismo de sociedad de consumo, que al mismo tiempo rechaza. Se distingue por su oposición a los Estados Unidos en la política exterior.


------------------------------------------------------------------------------------------------