martes, 5 de octubre de 2010

CARLISMO EN INTERECONOMÍA

La noche del domingo 3 de Octubre de 2010 en el programa del canal Intereconomía diversos carlistas vinculados a la Comunión Tradicionalista Carlista hacían su aparición patrocinando el famoso libro "Requetés de las Trincheras al olvido", publicado por la fundación Hernando de Larramendi.
En líneas generales se ha de felicitar la presencia carlista en programas de televisión y espacios semejantes para dar a conocer el carlismo y su trayectoria histórica y actual, entre otras cosas porque la dictadura franquista ya se dedicó y con mucho empeño en anular a los carlistas y al carlismo. Asi es que no es como decía el periódico "El País" en referencia al fallecimiento de S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón, cuando afirmaba entre sus líneas lo siguiente: "que Don Carlos Hugo intentó convertir el carlismo, una formidable fuerza política de derechas que apoyó a Franco en la guerra civil, en un movimiento político de izquierdas". Quien decía esto en este periódico no tenía ni puñetera idea de historia, queda claro, porque el carlismo no apoyó a Franco, sino el golpe contra la IIRepública, y porque el carlismo no era ni conservador, ni de derechas, sino Tradicionalista hasta la médula. En cuanto a lo referente "hacerse de izquierdas, o convertir al carlismo en una fuerza de izquierdas" no era más que la propia interpretación deltradicionalismo, que permitía rescatar de su olvido el Comunalismo y el Cooperativismo, así como la vertebración federal de la Monarquía Española del carlismo histórico, llegando a ser incluso compatible con una suerte de reivindicación socialista y federal que existía en otros movimientos políticos progresistas y de izquierdas, cuando debía razonarse bien que aquel socialismo defendido por los carlistas era de origen precapitalista y había que situarlo en el llamado socialismo blanco, para diferenciarlo del socialismo rojo.
Pero sigamos con el programa de Intereconomía de Alfonso Arteseros, que tuvo como invitado en otros a Luís Ignacio Hernando de Larramendi, donde quedó muy bien representado el carlismo con sus carlistas y margaritas durante la contienda civil, incluso antes de la misma, constatando los valores cristianos e históricos que los carlistas defendían, y como conforme fue avanzando la contienda y una vez acabada la guerra los carlistas no significarían nada en el régimen de Franco, ni contarían en absoluto, dando el franquismo dictatorial la preminencia a la Falange, entre otras cosas porque el carlismo y sus dirigentes con S.A.R. Don Javier de Borbón, futuro reclamante dinástico del Trono de España se enfrentarían a la dictadura y al régimen fascista y totalitario que Franco había impuesto a sangre y fuego.
Del programa escuchamos diversas frases y declaraciones curiosas que por lo menos van saliendo a la luz en esta falsa y actual "democracia" en la que vivimos:
-Cuando por ejemplo se hablaba de Don Javier de Borbón, que fue expulsado de España por orden de Franco, al criticar su régimen embrionario que se fraguaba en la trastienda, detenido por la gestapo posteriormente, al comprobar que había formado un maquis en las inmediaciones del castillo de Bohz. Ante la detención de Don Javier de Borbón por los nazis, el gobierno de Hitler se puso en contacto con el de Franco, para hacerle la observación de que el jefe de los Requetés estaba en poder de Hitler, con lo cual Franco respondió que no conocía a ese hombre, que él no tenía nada que ver, condenando en realidad a muerte a Don Javier de Borbón.
-Otra de las afirmaciones era sobre la Campa del Monasterio de Irache en Montejurra, ya que al parecer durante la segunda guerra mundial si Hitler hubiese penetrado en España con la ayuda de Falange y el aparato totalitario del dictador Franco, los ingleses tenían acuerdos secretos de alianza con los carlistas para hacer lanzar todas las armas y municiones posibles sobre la campa de Irache, en las inmediaciones de Montejurra para permitir el rearme carlista, y por tanto una sublevación militar contra el régimen totalitario de Franco que permitiera la restauración de la Monarquía Tradicional que defendían los carlistas.
-La labor humanitaria y de refuerzo de las margaritas carlistas durante la guerra civil española.
-El padre de uno de los contertulios afirmaba muy sabiamente que para negar el contrario no era necesario pronunciarse contra nadie, dando mueras y esas cosas, sino siempre gritar viva, argumentando en favor de lo propio, de aquello que realmente se defiende, sin herir a nadie, cosa que suscribo.
-El hecho valeroso de un carlista octogenario, el llamado "Quijote Carlista", excombatiente de las filas de los voluntarios del Rey Don Carlos VII de Borbón, quien portaba su antiguo uniforme de caballería de la III Guerra Carlista, y quien se opuso totalmente a la retirada de Crucifijos de los colegios y escuelas, pone de manifiesto situaciones muy actuales de la política española del siglo XXI.
-La observación destacada por parte de uno de los contertulios carlistas al señalar que los sucesos de Montejurra de 1976 debían enmarcarse, no como enfrentamientos entre carlistas o seguidores de Don Sixto y Don Carlos, sino mas bien en el marco de la legalización de la famosa "sopa de letras" a la que se referían con la legalización de todos los partidos políticos exceptuando al Partido Carlista ante las primeras elecciones que tuvieron lugar el 15 de Julio de 1977; y todo ello por el profundo miedo a la inestabilidad que el régimen postfranquista que se estaba fraguando con el nombre de "Transición Democrática" tenía a un movimiento político como el carlista que había apostado a través del Partido Carlista por la ruptura democrática y no por la reforma democrática. El gobierno y sus servicios secretos se pronunció en Montejurra 76 provocando dos muertos (Ricardo y Aniano) y diversos heridos, con lo cual no hubo culpables, ni imputados de aquellos asesinos y repelentes hechos.
-Al hablar sobre la Monarquía Tradicional que defiende el carlismo me defraudó profundamente la línea tronovacantista que sigue la CTC, que es en realidad la de un republicanismo activo solo comparable al republicanismo de una minoría muy minoritaria existente en el Partido Carlista. ¿Que es eso de "somos monárquicos pero no tenemos rey"? Eso con todos mis respetos suena a chiste, y más cuando S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón antes de su fallecimiento y durante toda su vida no ha negado en ningún momento el tradicionalismo político como algunos apuntan. No existe ningún documento político por el cual Don Carlos Hugo de Borbón haya negado el Tradicionalismo político, pero si existen diversos documentos por los cuales Don Carlos Hugo de Borbón interpretaba dicho tradicionalismo hasta casarlo con planteamientos socialistas y federalistas que podrían sostener partidos progresistas y de izquierdas. El Carlismo de Don Carlos Hugo de Borbón no "se hacía de izquierdas", eso de "hacerse de" no tenía sentido alguno, más bien devolvía a la luz aquellos aspectos del tradicionalismo político que el integrismo católico había olvidado ya, como era la puesta al día de la democracia Foral en su sentido Comunitario y Socialista vinculado al hecho histórico de la existencia de las Tierras Comunales de los Municipios, a la defensa de lo público frente a lo privado destacando el poder de la Corona y su Monarquía Carlista como verdadera referencia y símbolo de representatividad y eficiencia en la defensa de lo público frente al egoísmo de las oligarquías y la plutocracia que las domina, para hacer que lo privado no secuestre lo público, pero parece ser que de esto se han olvidado ya mucho, del caracter público de la Monarquía Tradicional y su sensibilidad para plantar cara a la Oligarquía capitalista que secuestró en su día a las Monarquías Liberales Burguesas.
Algunos carlistas han sido muy injusto con S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón incluso negándole la realiza que realmente poseía, de manera que al posicionarse así, parecían decantarse por el monarquismo liberal de Juan Carlos. A Don Carlos Hugo de Borbón, no le han entendido ciertos carlistas, que tampoco han querido estudiar ni interpretar el mundo del Antiguo Régimen, y sólo les ha valido el carlismo para respaldar, en algunos casos, posiciones antidemocráticas y reaccionarias que nada tenían que ver con la "democracia foral y cristiana" que el carlismo defendía y defiende.
-Pero lo que me pareció más triste fue la afirmación de otro contertulio carlista al afirmar que tristemente el carlismo "estaba acabado" porque los valores que defiende no están de moda. Precisamente quienes decían esto en el pasado no eran los propios carlistas sino los liberales que querían ver arrumbado y doblegado al Carlismo Legitimista; así pues la presencia de este blog en internet y de muchos otros niega precisamente el que no estemos de moda.
De todos modos, pues enhorabuena y felicidades!!!! Aunque debe quedar claro que Intereconomía no es para nada un canal carlista sino todo lo contrario.

No hay comentarios: