martes, 28 de septiembre de 2010

¡¡¡¡TOD@S A LA HUELGA!!!!


"El único sistema viable para España (las Españas) es aquel que es Socialista, Confederalista y Ecologista, liderado, defendido y protegido por la Monarquía Cristiana que es la Carlista, al estar comprometida con la defensa de las libertades y las conquistas sociales, buscando la preminencia de la Sociedad frente al poder del dinero y su mercado neoliberal capitalista"



El sindicalismo de este país deja bastante que desear pues ha estado durante estos últimos años obteniendo todo tipo de subvenciones y transferencias gubernamentales, y cuando suponíamos todos que los sindicatos se enfrentarían al gobierno del PSOE, se han callado y no han dicho absolutamente nada, porque todo lo pactaban con nuevas subvenciones y transferencias. Así los dos grandes sindicatos han demostrado ser el brazo político del gobierno cuando a éste le ha convenido, sin embargo las cosas han ido demasiado lejos y aparentemente o quizá de buena fe, los dos grandes sindicatos UGT y CCOO no han aceptado el nuevo rumbo del PSOE en cuanto a la aplicación de la política económica.




Para empezar tanto los sindicatos como los partidos políticos de este país deberían quedar sufragados y financiados exclusivamente por sus militantes, porque de la misma forma que se le exige a la Iglesia Católica desde la izquierda, que se autofinancie, deberían ser coherentes quienes lo indican para llevar a cabo su propósito tanto en los partidos políticos como en los sindicatos.




El gobierno de ZParo o lo que es lo mismo del PSOE negó la crisis económica internacional desde que surgió y pasó los últimos meses del 2008 y los primeros meses del 2009 negando la crisis. Cuando se percató de que la misma era una realidad, comenzó a dilapidar los recursos financieros del Estado, en lugar de administrarlos en cuestiones más provechosas, la mayoría de ese capital se empleó en nóminas de los famosos planes E gubernamentales.




También es curioso observar que en nuestro sistema capitalista criticamos el despilfarro de recursos financieros tirándonos de los pelos, sin embargo nos da exactamente lo mismo si se despilfarran los verdaderos recursos de una economía que son los frutos de la tierra en el sentido más fisiócrata de la palabra, ya que no nos da de comer más que los recursos agropecuarios y no el dinero. Pero que podemos esperar de una economía capitalista que glorifica y potencia la creación exponencial de dinero y masa monetaria, y se preocupa exclusivamente de su posible despilfarro, cuando da igual despilfarrar la producción agropecuaria, pues total, se tira a la basura cantidad de comida diaria y ¡no pasa nada!; ahora eso si, se habla de despilfarro financiero, y ¡todo el mundo se alarma!. Vean ustedes a que ignominia se ha llegado con la economía neoliberal capitalista de libre mercado y sustancialmente con el sistema capitalista que se escandaliza por el despilfarro metalista en lugar de por el despilfarro alimenticio o la aniquilación de la Amazonia.




Una vez dilapidado el dinero destinado a la Banca y a los sectores decrépitos de nuestra economía; ¡cuando los agricultores pedían ayudas para el campo no se les concedían!. Se decía que se trataba de un sector en vías de extinción, que los únicos productores debían ser los países del tercer mundo, y que nosotros teníamos que dedicarnos exclusivamente al sector servicios, que de lo agrario ya se encargarían otros. ¿Por qué? Por los condicionantes de Francia y Alemania para que España entrase en la Unión Europea, por aquel entonces Comunidad Económica Europea. Y desde entonces las progresivas políticas económicas que nos afectan son las neoliberales, hasta la desintegración de la democracia en cuanto a la capacidad de hacer dinero, pues ya no corresponde ni siquiera a los Estados, sino al Banco Central Europeo.




El monetarismo se ha convertido en la ideología económica que afecta al sistema capitalista, ya que dependiendo de la masa monetaria existente en la economía habrá o no mayor inflación. Desde este postulado económico neoliberal el Tacherismo se ha ido imponiendo progresivamente, y lo que fue en principio el sueño dorado de la economía mixta, se convirtió en el cancer del libre mercado y la extrema competencia, que afectando a los precios ha presionado para la flexibilización salarial y laboral hasta el punto que peligra la posibilidad de obtener un empleo fijo.


Con ello el desmantelamiento del llamado "Estado del Bienestar" que no debería ser el bienestar del estado como pretenden algunos, es un hecho actual.


La socialdemocracia europea ha sido barrida de prácticamente todos los países de Europa, y la derecha y la extrema derecha se reparten el poder, debilitando las competencias del Estado y los organismos públicos, ya sean centrales, territoriales o locales.




Los socialdemocratas son aquellos socialistas que se han creído el cuento de que se puede aplicar el socialismo junto al capitalismo, o con el capitalismo o bajo la estructura del sistema capitalista y eso es una gran mentira, porque queda demostrado que bajo el sistema capitalista los agentes más pequeños son los más débiles y perecederos, beneficiando únicamente y en última instancia y como resultado a un oligopolio de empresas que son quienes finalmente controlarán el mercado, por no hablar de un monopolio final todopoderoso.




El liberalismo económico es la excusa de la plutocracia burguesa para arremetar y usurpar el poder del Estado para, con el tiempo, atribuirselo a ellos mismos y conseguir todo aquello de lo que acusan al Estado. La historia nos ha demostrado que con la Corona hicieron exactamente lo mismo, cuando la oligarquía plutocrática burguesa se enfrentó a la Corona para usurparle sus derechos, que no eran más que los derechos del pueblo, y en este caso hoy el Estado simboliza esos derechos públicos y comunitarios que la oligarquía pretende usurpar con las leyes constitucionales de los países.




El desmantelamiento del Estado significa la desprotección laboral al aceptar otra nueva tendente a la flexibilización laboral. Ello supone reducción de jornada laboral, introducción de la clausula de descuegue para favorecer la precariedad contractual, abaratamiento del despido de los trabajadores que tienen un historial y que han venido cotizando durante varios años, ampliación de la jubilación para retardar la incorporación de los jovenes al mercado laboral. Estas son algunas de las razones que justifican la presencia de toda la sociedad en la movilización de mañana 29 de Septiembre de 2010. ¡Lo sorprendente de todo esto es que son medidas realizadas, no por la derecha liberal burguesa, sino por aquellos que se consideran socialistas!




Es muy cierto que los sindicatos de nuestro país hay que reformarlos, pero no se trata de aceptar la reforma que pretenden la derecha capitalista, no señor, no se trata de domesticar a los sindicatos para convertirlos en el brazo de la patronal, volviendo al remedo del sindicalismo vertical, sino que de lo que se trata es de garantizar su independencia y soberanía económica para que no dependan absolutamente de nadie; pues el Sindicato es al gobierno socialista, lo que la Iglesia Católica es al Partido Popular o a la derecha en general. Así pues tanto la Iglesia Católica, como los sindicatos y los partidos políticos deben estar financiados exclusivamente por sus miembros y afiliados, y no por el Estado, y todo ello para dar mayor ejemplo, y más en época de crisis económica.




Pero es que la Huelga y Manifestación de mañana día 29 de Septiembre de 2010, muchos esperan no sólo el retroceso y la capacidad política del Estado de lo que hablábamos antes, sino también esperan la desaparición absoluta de los sindicatos. Y por ello muchos no irán a manifestarse porque consideran tanto a CCOO como a UGT unos carasduras, ya que han decidido manifestarse en el último momento y cuando ya no había más remedio, en lugar de haber salido desde el principio a la palestra a denunciar públicamente la política del gobierno del PSOE, pero como ya habían percibido numerosas subvenciones y transferencias estatales no tenían nada que decir, y seguramente el gobierno en última instancia habría querido disuadir la convocatoria de Huelga General de mañana, quizá con alguna suculenta nueva subvención.




Pero los que pretenden la aniquilación de los sindicatos, o bien están bien posicionados socialmente y forman parte de la oligarquía financiera y capitalista que propugna economicamente el todo vale y la mano invisible del capitalismo clásico, o bien son tontos de remate y no tienen inconveniente en ser explotados por la patronal y sus representantes que forman el empresariado español.


No podemos aceptar la desprotección laboral que quieren algunos sólo porque los sindicatos no hayan realizado sus deberes, y como ciudadanos es nuestro deber recordarles sus errores y hacerles reflexionar. Aquellos que quieren prescindir y borrar del mapa a los sindicatos en general, o simplemente debilitarlos y convertirlos en agentes domesticados que puedan ser acariciados por la patronal como perros, deben saber que a lo largo de la historia de los países Europeos, y de las Españas (España) siempre han existido los GREMIOS, y que los mismos actuaban de alguna manera como agentes, o cuerpos protectores orgánicos de la sociedad que trataban de proteger a sus miembros que eran la clase trabajadora, campesinos, artesanos entre otros. Sin embargo la vigencia de estos gremios duró prácticamente toda la Edad Media, y buena parte de la Edad Moderna hasta 1789, pues a partir de la Revolución Francesa, la clase burguesa se encargaría de aniquilar cualquier tipo de protección laboral de la que pudiera beneficiarse la clase trabajadora, y fue precisamente con el triunfo de las revoluciones liberales burguesas del siglo XVIII y XIX, cuando la oligarquía plutocrática y capitalista decidió dar el golpe de estado a la Monarquía Tradicional para usurparle todo su cometido, y potenciales derechos, significando con ello la desprotección laboral de la clase trabajadora.




Con la legislación liberal burguesa y capitalista la clase trabajadora quedó desprotegida y merced de las directrices del capital y del empresariado. Precisamente debido a esos desmanes surgió como contestación el movimiento obrero de socialistas, comunistas y anarquistas y el socialismo católico para hacer frente a los desmanes y desafueros que la burguesía capitalista imponía en toda Europa a sangre y fuego. Recordemos regímenes como la Monarquía Burguesa de Luís Felipe de Orleans, "Rey" de los Franceses.




Hoy, la derecha neoliberal capitalista, heredera de aquella plutocracia burguesa, se frota las manos al comprobar que tiene a toda Europa sometida a sus pies, debido a la aniquilación de la izquierda, y al hundimiento de la socialdemocracia. Pero es que no se puede hacer la tortilla sin romper los huevos, y los socialdemocrátas se han creído que ello es posible, y esto es lo que pasa por hacerle la cama al capitalismo, que al final vuelven a imponerse lo que en el siglo XIX hicieron la Revolución usurpado las tierras del Pueblo y de la Iglesia Católica. Ellos, lo conseradores, que conservan los bienes robados por sus antepasados, son lo que ahora tratan de atropellar los derechos del pueblo desmantelando el estado del bienestar, porque ellos buscan el bienestar del estado, ¿COMO? Pues desmantelando lo público, vendiendo las empresas públicas, es decir, aplicando las viejas recetas desamortizadoras de Madoz y Mendizaval, vendiendo la tierra al mejor postor, recalificando terrenos... ¡Esto es lo que hacen los LIBERALES, liberar de cargas al Estado en detrimento de la sociedad, porque para ellos, lo que importa es el dinero, no las personas!


********************************************************************************


En cuanto al seguimiento y adhesión a la Huelga General y a la manifestación sindical; señalamos a los estudiantes que deberían haber participado con mayor hincapié. Genericamente el rechazo que produce en los jóvenes el hecho de reivindicar sus derechos a través de la manifestación pública, en parte se debe a que no se consideran agraviados en absoluto, ya que se trata de "niños" y "niñas" de 18 a 25 años que se podían ver como seguían comprando en los grandes establecimientos de ropa, como auténticos "niños pijos". Y es que sus papás les han regalado el coche que conducen y utilizan para "fardar", les dan el suficiente dinero semana tras semana para no privarles de nada, se trata de jóvenes mal criados y desatendidos realmente por sus padres que les colmarán de regalos, pero que realmente no les quieren. Se trata de familias enteras, presas del consumismo, del egoísmo y el mercantilismo de nuestra sociedad actual. Así que esta gente se consideran nada más y nada menos que burgueses por sus posibilidades económicas, que no son en realidad suyas ya que dependen de sus papás para todo.

Esta nueva burguesía exsitente entre la juventud, se trata de una burguesía al borde de la proletarización, porque no son capaces de mantener su nivel de vida, sin la ayuda de sus papás y familia, de manera que ellos no consideran necesario acudir a ningun tipo de manifestación y movilización social que sirva para reivindicar sus propios derechos como trabajadores del mañana, porque ¡eso es de rojos, y los niños bien no se manifiestan!. Se trata de jóvenes que solo creen en la libertad del tener, en la sociedad de consumo y el capitalismo mercantil. Así estaban, practicando el consumismo, ajenos a las reivindicaciones sociales, mirándonos desde los grandes establecimientos de ropa con desden y desprecio, como si aquello no fuera con ellos. Aquí vemos como el capitalismo neoliberal a penetrado bien en nuestro país creando unas nuevas generaciones juveniles presas del egoísmo, el materialismo y el superficialismo que los caracterizan como pequeños vividores inconscientes que no tienen ni idea de la vida y que les da lo mismo el hecho de ser explotados, pues total en su vida formalmente ni han comenzado a trabajar. Ellos y solo ellos, que nos observaban al pasar, son las primeras víctimas de la sociedad de consumo neoliberal capitalista que nos ha tocado vivir.