lunes, 12 de julio de 2010

¡TRIUNFA ESPAÑA!: GANAMOS EL MUNDIAL; ESPAÑA ANIQUILA A HOLANDA

El día 11 de Julio de 2010, Andrés Iniesta hizo posible con su gol y la colaboración del resto del equipo, que España entera se fuera de fiesta celebrando la nueva conquista del mundo.




El asedio de Breda tuvo lugar en 1625, durante el transcurso de la Guerra de los treinta Años, que enfrentaba a los tercios españoles con las fuerzas de las Provincias Unidas de los Países Bajos; la ciudad fortaleza de Breda, bajo el gobierno de Justino de Nassau, fue sitiada y finalmente conquistada por los ejércitos españoles bajo el mando de Ambrosio Spinola en 1625, durante el Reinado de Felipe IV de las Españas.







Debo felicitar desde aquí publicamente a toda la Selección Española de Fútbol, por lo bien que han estado en este Mundial de este año 2010.



La Selección Española lo había intentado muchas veces, pero este terremoto de jugadores ha arrasado, estado a la altura de las circunstancias, que por encima de los equipos de futbol que normalmente representan, se han dejado la piel en el campo de "batalla", poniendo toda la carne en el asador. Nos han hecho sufrir hasta el último momento, no sin recordar el mal comportamiento sucio y agresivo de la selección holandesa, que buscaba lesionar a nuestros jugadores para amedrentar y acobardar el buen y limpio juego de nuestra selección Española. Gracias a Andrés Iniesta "nos vamos de Fiesta", asi mismo lo reclaman multitud de seguidores de la Selección Española.



Pero desde cuando España, no se siente de esta misma manera, quizá desde la victoria de España en la Eurocopa.



En el imaginario colectivo existe un sentimiento que es ver a España triunfar, pero no sólo en el futbol. Son las crisis en los distintos estamentos de nuestra sociedad, en el político, en el económico, en el moral,..., lo que lleva a la inmensa mayoría de la población a canalizar las posibles victorias de España por otros derroteros. Se intenta fomentar el espiritu de superación a través de posibles alternativas, y el futbol ha resultado ser una de ellas, de la misma forma que lo fueron los distintos triunfos militares españoles en los siglos XVI y XVII conseguidos con la maquinaria de los Tercios Españoles, los más famosos y relumbrantes los de Flandes.






La antigua España del siglo XVI era la del Imperio, cuando en España, en las Españas no se ponía el sol. Un triunfo mundial significa hondear la bandera mundial del Imperio Español. Aquel Imperio, monarquía histórica que vertebraba distintos estados territoriales, que tenían cada uno de ellos particularismos locales, lengua y codigos propios, como ahora las distintas selecciones de futbol locales. ¡Pero cuando atacaba el enemigo! ¡España, las Españas se unían para hacer frente al hereje!



Resulta paradógico, cuando en el partido de ayer España se enfrentaba a Holanda; pues a quienes nos atrae la historia, bien sabemos que el comienzo del cancer del Imperio Español nació en la Holanda Calvinista del siglo XVI que se sublevó contra la Corona de la Monarquía Hispánica, y contra nuestros Reyes, desde Felipe II, pasando por Felipe III y hasta Felipe IV, todos ellos soberanos de la Casa de Austria, herederos de los Trastamaras.






El famoso cuadro de la Rendición de Breda de Velazquez retrata muy bien ese sentimiento de triunfalismo, de hacer de España, de las Españas una visión mundial, haciendo de la Hispanidad una verdadera alternativa al pensamiento anglosajón, mercantil y comercial, que los piratas Holandeses e Ingleses ya imponían en aquellos tiempos.






Puede que España, las Españas se miriesen de hambre, pero ese ideal de mantener el liderazgo mundial de lo que significaba el prestigio del Imperio de la Monarquía Universal o Católica, es de alguna manera fiel reflejo trasportados unos cuantos siglos después a la efigie y significado del futbol de nuestra selección española. ¡Y que de banderas por todas partes! ¡Colgadas de los balcones de las casas! Aunque no es el escudo "constitucional" el que considero y reclamo para España, o para las Españas, contemplar la roja y gualda por todas partes ha sido impresionante y muy emotivo, a pesar de que la verdadera bandera que realmente nos dio victorias sucesivas y triunfos era la Cruz de Borgoña o San Andres, emblema de la Monarquía Histórica, que representaba los Estados Borgoñones y Flamencos de la antigua Lotharingia, que los Reyes de las Españas poseían como soberanos Duques de Borgoña.






En las distintas batallas, entre otras, Lepanto o Breda, los emblemas que representaban la España de la antigua y verdadera monarquía era la Cruz de Borgoña, y esa fue la razón de celebrar el triunfo de la selección Española, portando la verdadera y auténtica bandera histórica. Aunque es un hecho verdadero que la bandera roja y gualda está muy consolidada, y no he visto ninguna bandera republicana en este mundial, mientras que durante la Eurocopa si que vislumbré banderas republicanas.



Es un hecho que la bandera roja y gualda se ha popularizado gracias al futbol de la selección Española, que el triunfo de España en nuestra selección ha permitido entonar la melodía de la Marcha Real sin complejos, de forma que la progresía radical y minoritaria no se ha atrevido a llamar facha a nadie que portara la bandera de España, aunque así lo piensen.






La bandera tricolor republicana se ha convertido en la bandera de la discordia, del enfrentamiento, del descontento, del victimismo y la derrota. Todo ello asociado a la mala´gestión política del gobierno del PSOE y su presidente, que ahora como ministro de deporte, trata de colgarse una medallita reteniendo en sus manos la copa conquistada del mundial, como símbolo del triunfo, cuando realmente quienes lo han logrado han sido unos cuantos muchachos, que se les puede reprochar el dineral que van a cobrar por la conquista de la Gloria.



La Gloria vale dinero, y tiene un precio, y en España historicamente sabemos lo que ello significa. El oro de las Españas Americanas no sirvió para enriquecer a los Españoles, sino para pagar a las tropas y soldados de los Tercios Españoles, ejército internacional de distintas nacionalidades y pueblos. La Gloria, con Carlos I de España, para ser Coronado Eperador de Alemania, significaba endeudarse con los Fugger, emplenado el oro de las Españas Americas como garantía.






Sabemos de los errores que se vuelven a repetir porque el ser humano olvida la historia, y por ello está condenado a repetirla, al menos de forma ciclica, y salvando en algunos casos la distancia.



Nuestra Selección Española ha Conquistado el Mundial y ha derrotado a los Holandeses como en tiempos de la Monarquía Imperial dirigida por la Augusta Casa de Austria. El día de ayer 11 de Julio de 2010, los Holandeses volvieron a sufrir una nueva derrota, como en los tiempos de la Rendición de Breda. Su juego fue muy sucio, de la misma manera que lo fue en el siglo XVII, pero esta vez en distintos campos, ahí es donde salvamos las distancias afortunadamente, aunque ellos no se lo tomaron con deportividad, porque querían la conquista del mundial de manera sucia, deshonesta y descarada, muy propio de los piratas holandeses, acostumbrados a un cielo hereje, no quisieron jugar limpio, por ello perdieron.






En fin que dejando de lado los paralelismos históricos, nos encontramos inmersos en una crisis económica muy grande que al mismo tiempo se trata de otras distintas crisis, como he referido antes y que el futbol puede disiparlas todas en el corto plazo, de la misma forma que ocurría con nuestros Tercios Españoles durante los siglos XVI y XVII.






Nuestra Selección Española ha demostrado que se entienden mejor las personas que los entes abstractos, y a ello me refiero, por lo bien compenetrados y mentalizados que han estado entre ellos, ya que no se han podido apreciar rivalidades. Que a los de Esquerra Republicana de Catalunya hay que darles el pesame porque lo que tratan de defender es indefendible, ya que la secesión que proponen, a demás de antihistórica, es insostenible, antisocial, enfrentista y dual, y en este sentido los jugadores catalanes han demostrado saberse desmarcar de las estupideces de los partidos que como Esquerra Republicana de Catalunya, fomentan el enfrentamiento y el odio.



Todos los Españoles han demostrado que estamos hasta las narices de tanto enfrentamiento político y tanto odio, y por ello la Selección se ha convertido en un fiel reflejo de la Unidad de las Españas, o Unidad de España. Hoy la Selección Española de futbol es un referente de unión, y este EQUIPAZO, nos demuestra que España sin Catalunya, no es España, que España, sin Asturias no es España, que España sin Canarias no es España, que España sin Navarra no es España...



Este triunfo de España, esta Gloria de España es lo que nos une, la Conquista del Mundial que bienvenido sea.



¡¡¡Enhorabuena a los Jugadores que lo han hecho estupendamente bien, que han demostrado un dominio completo del futbol, y que por eso estamos donde estamos, porque tenemos de nuevo y durante cuatro años al mundo en nuestras manos!!!












No hay comentarios: