sábado, 5 de junio de 2010

EL GOBIERNO DE ISRAEL Y LA AYUDA HUMANITARIA

La imagen tomada de un vídeo dado a conocer por el grupo de ayuda humanitaria turco, IHH, muestra a un soldado israelí armado en la cubierta del barco abordado.


El pueblo Judío históricamente, de una manera o de otra se "vio obligado", quizá al no poder detentar la tierra para extraer sus alimentos y recursos propios para vivir, a trabajar favoreciendo el intercambio de capital, jugando al interés de los prestamos de usura.


Esto es bien sabido, y muchas familias hebreas se especializaron en las transacciones comerciales de mercadeo, y los prestamos de usura, todos ellos superiores al 5% de interés.


El Cristianismo que ha sobrevivido finalmente y está dando un penoso ejemplo a la moral de los habitantes del mundo, es aquel que ha pactado y ha aceptado el funcionamiento usurero que es el capitalismo neoliberal que existe hoy en este mundo: ¡Quizá sea por influencias protestantes, quizá por influencias Judías! ¡Ahora mismo es lo que hay!


La Fe Católica siempre combatió los prestamos de usura, y la incoherencia personal, aunque desde hace mucho también se muestra incoherente en muchas de sus manifestaciones, sobretodo a partir de la aceptación del presupuesto estatal del Clero, símbolo cesaropapista del Estado burgués que tendría a la Iglesia Católica comiendo de la mano de la burguesía capitalista.


Pero el origen de esta burguesía proviene de aquellos a los que Cristo expulsó a latigazos del Templo. Monetaristas, cambistas, prestamistas, usureros, agentes financieros y economicistas de la época. Ya desde los tiempos de los Fenicios; Fenicia y Cartago llevaban implícitos el metalismo economicista y el préstamo de usura en su propia sangre. ¡Solo que el Imperio Romano en parte consiguió doblegarlos e imponerle una paz al poder del dinero, al aplastar a los Cartagineses tras la tercera Guerra Púnica.


Uno de los odios tradicionales que ha existido en Europa contra los Judíos, fue desarrollándose a lo largo de la edad media, pues si los cristianos se dedicaban a la agricultura y los musulmanes era trabajadores agrícolas muy sufridos y obedientes; los judios no tenían derecho a la propiedad de la tierra, y desarrollaron su forma de vida en las transacciones comerciales, mercantiles y financieras, pero sobretodo en el desarrollo del metalismo y el cambismo monetarista haciendo famoso el interés de usura. Así, durante la Edad Media, solucionar los problemas monetarios de la gente, implicaba eliminar a aquella familia judía con la que estaban endeudados las familias campesinas generación tras generación. Los fundamentos Bíblicos o teológicos (ellos mandaron asesinar a Jesús en la Cruz), sanitarios (ellos son propagadores de la peste) para justificar las persecuciones contra los Judíos eran en realidad motivos estrictamente económicos, ya que muchas familias cristianas estaban endeudadas con una familia judía. El problema acababa cuando el señor feudal de la zona junto con sus campesinos iban contra el judío.


Hasta el punto que los Reyes Católicos Isabel y Fernando se "vieron obligados" a expulsar a los judíos de las Españas peninsulares.


Ese odio histórico contra el pueblo judío, no siempre tuvo lugar en las tierras de la Iglesia, ya que en los antiguos Estados Pontificios los Papas de Roma permitieron vivir en paz a numerosas familias judías.


La llegada del Holocausto Nazi, y los campos de concentración y exterminio significó el culmen del desproposito genocida al que fue sometido el pueblo judío.


Éste mismo pueblo Judío, sus actuales dirigentes y representantes, en realidad parecen renegar de sus antepasados al utilizar las mismas armas y argumentos que utilizaron los nazis contra ellos mismos. ¡Son los hijos descendientes de las víctimas del Holocausto, convertidas en verdugos!, haciendo de Gaza un verdadero campo de Concentración y muy sutilmente de exterminio, ya que no permiten la entrada de alimentos ni ayuda humanitaria. Es algo así como han sido los EEUU con respecto a Cuba, pero todavía peor.


El antisemitismo histórico medieval del que fue objeto el pueblo judío no tiene nada que ver con el antisemitismo de los años 30 del siglo XX, y ni siquiera con el nuevo antisemitismo científico que está surgiendo en las formaciones progresistas y de izquierdas en todo el mundo, ya que es el mismo pueblo judío el que se está grangeando la enemistad del mundo, por su estúpido comportamiento, esta vez asaltando un barco de ayuda humanitaria en aguas internacionales y al estilo pirata, siendo conscientes de que están armados hasta los dientes y que tienen el mejor ejército del mundo.


Antes el antisemitismo judío medieval venía propagado por prejuicios ideológicos y por problemas económicos de una mayoría poblacional cristiana, que se resarcía de las imposiciones de prestamos de usura acabando con la vida del prestamista de la zona.


Ahora observo que el antisemitismo creciente existente se debe al propio comportamiento del propio pueblo judío en el Estado de Israel y para con el Pueblo Palestino.


No tiene sentido, que a estas alturas del siglo XXI el estado de Israel intente solucionar sus problemas enviando al ejército tal y como hacían con ellos los Nazis en Alemania. ¡Todavía se acuerdan!, y precisamente para acometer las destrucciones de hogares y hospitales entre otras cosas, bajo la excusa de terrorismo de niños, mujeres y ancianos Palestinos. ¡Es como si nosotros hiciéramos lo mismo en el País Vasco! ¡O como hicieron los Ingleses con los Jacobitas Escoceses en 1746 tras el desastre de la Batalla de Culloden!


Las Naciones Unidas y los "grandes organismos internacionales" se han comportado con el Estado de Israel de la misma forma que lo hizo la antigua SOCIEDAD DE NACIONES antes de la 2ª Guerra Mundial, con la Alemania Nazi. Comienzan a existir grandes paralelismos entre el comportamiento de la comunidad internacional para con los Judíos y su Estado de Israel, como el que existió con respecto a la Alemania Nazi. El mismo potencial bélico destaca por ello.


El victimismo histórico del Pueblo Judío no puede ser la causa de su inmunidad respecto a sus responsabilidades, y menos aun, las del gobierno y el Estado de Israel, estado igual de "democrático" que otros muchos existentes en el orden internacional musulmán.


El Islam y los musulmanes siempre reclaman tierras, como es el caso de Al-Andalus, que bajo la proyección juiciosa y razonada, obviamente no tienen ningún derecho en reclamar al no ser ellos los descendientes del antiguo Reino Visigodo ni de la Tradición Histórica Hispano-Romana-Visigótica, de la que somos herederos los Cristianos de las Españas peninsulares. Sin embargo los Judios en general, no tienen la intención de reclamar tierras, pese a la memoria de Sefarad, porque de alguna manera el poder económico financiero internacional ya lo vienen detentando desde hace siglos, y especificamente tras la 2ª Guerra Mundial con la participación internacional del nuevo Estado de Israel y con su consiguiente militarización progresiva. Y esto los ha convertido practicamente en invencibles, admitiendo que en su propio comportamiento han asimilado las mismas formas y modos de exclusión y marginación que sus últimos y odiados torturadores y asesinos: los Nazis!. ¡Es como si el Estado de Israel y el pueblo judío se hubiese transformado en Nazi!. Es pues en esta lógica por la cual va surgiendo en muchas formaciones políticas de la izquierda un antisemitismo científico, al rechazar las formas y los modos de "comportamiento" de los judíos y su Estado de Israel con respecto al Pueblo palestino.


Ahora el Estado de Israel se ha encontrado con la peor crisis de su Historia, y es que se están "haciendo amigos de la Comunidad Internacional". Ni siquiera Obama, presidente de los EEUU ha querido dar opinión alguna al respecto. ¡La verdad que los propios Israelíes se lo están poniendo difícil a la Comunidad Internacional!, porque es difícil aceptar las mismas acciones que llevaban a cabo los Nazis. ¡No la de los Campos de Exterminio!, sino la de los Campos de Concentración, ¡hoy Gaza lo es!, y sutilmente también lo es de exterminio, porque no se permite la ayuda humanitaria.




El Estado de Israel solo debe existir cuando los Israelíes reconozcan que existe el Estado Palestino, y esto todavía no ha ocurrido. Además en el intento de proyectar un Estado de Isreael únicamente de religión Judía, el propio estado de Israel margina y excluye a los Cristianos, quienes también tenemos derecho a decidir que tiene que ser todo el territorio de Palestina, que para mi es ni más ni menos que el Reyno de Jerusalén. ¿Qué pasa? ¡Eso ya no les gusta! eh!. Seguro que atenderían más a los acuerdos internacionales, si les propusiesemos que el Rey Legítimo de las Españas es también por derecho histórico y legítimo Rey de Jerusalén. ¡Así los descendientes de Sefarad, no olvidarán a su Rey de las Españas!




Curiosamente la derecha española en los debates televisivos suele apoyar bastante al Estado de Israel, sin exigir ni siquiera al Estado y gobierno de Israel una verdadera depuración de sus responsabilidades por estos últimos y tristes acontecimientos del barco de ayuda humanitaria, asaltado por "corsarios israelíes" en aguas internacionales. La derecha española ya no reclama a los Reyes Católicos, tan sólo lo hicieron para basar su dictadura franquista en "Una ,Grande y Libre", cuando sabemos bien que las Españas de los Reyes Católicos estaban confederadas en la Monarquía Hispánica, y que por tanto no existía unidad política.