lunes, 24 de mayo de 2010

MONARQUÍA CATALANA



La existencia de la monarquía catalana radica en la antigua unión dinástica entre los representantes dinásticos del Reino de Aragón y el Principat de Catalunya con Petronila de Aragón y Ramón Berenguer IV de Barcelona. Esta unión dinástica supuso en el siglo XII, la creación de la Corona de Aragón que constituía dos Estados territoriales, cada uno con sus Fueros, Cortes, Usos y Costumbres de sus propios habitantes.




Es por ello que no nos puede venir ahora un señor llamado Alfons López Tena, para proponernos la monarquía catalana bajo un prisma independentista en el sentido secesionista, pues la propia institución de la Corona representa la continuidad de la Dinastía Histórica, teniendo como tenemos en la Casa de los Borbones Carlistas la sucesión y descendencia asegurada, y la propia monarquía que ha venido significando históricamente la construcción de una Confederación de Estados basada en las sucesivas uniones dinásticas amparadas por la Tradición histórica de la monarquía catalana como parte que construyó, y sigue contruyendo en el carlismo la monarquía hispánica.




Si nos basamos en la monarquía catalana, no podemos hacer uso ni de este concepto ni de su esencia real y verdadera para acometer el secesionismo que pretenden algunos, porque la institución monárquica catalana desde la unión que hemos citado antes, conforma la construcción Ibérica contemplada por una confederación.


La propuesta secesionista e independentista "monárquica" para Catalunya no tiene de hecho ningún sentido histórico, ya que la monarquía catalana es una institución totalmente opuesta al criterio que quieren hacer de la misma. Su restablecimiento supone la formación y vertebración confederal de las Españas, pero jamás en ningún caso la secesión independentista, siempre y cuando querramos basarnos en la institución histórica y dinástica Catalana.




Alfons López Tena hace referencia como otros muchos monárquicos independentistas catalanes en que la Tradición histórica de Catalunya pasa necesariamente por el restablecimiento de la monarquía catalana. Cosa que es muy cierta, porque no se puede entender la cuatribarrada sin la institución de la Corona, y por tanto del Principat de Catalunya. Pero si ciertamente estos señores dicen respetar la Tradición, las Tradiciones Catalanas, y por esa razón quieren restablecer la monarquía catalana; lo deberán hacer de acuerdo y conforme a esas tradiciones sin olvidar la tradición monárquica del Principat de Catalunya, y cuando lo hagan se darán cuenta que no pueden pretender inventarse y sacarse de la manga candidatos al Trono, y menos aun elegir a un monarca, cuando los habitantes del Pricipat de Catalunya ya lo tienen en la persona de S.M. Don Carlos Hugo de Borbón, Conde de Barcelona y Princep de Catalunya, de acuerdo y conforme a la tradición histórica de las Leyes Seculares antiguas de la Corona de Aragón, muy distintas por cierto de la Ley de Partidas de Castilla.
Por otro lado no creo que las aspiraciones que pretenden los monárquicos secesionistas en Catalunya vayan a tener verdadero éxito, entre otras cosas porque ningun príncipe europeo hoy por hoy estaría dispuesto a enarbolar los derechos del pueblo Catalán fundamentándolos en la Tradición Catalana tal y como lo vienen haciendo y representando los actuales representantes príncipes carlistas. ¿Por qué? Pues porque los enfrentaría a Juan Carlos; y los Winsor por ejemplo no querrían tener más problemas de los que ya tienen con Gibraltar o en su propio suelo con las fuerzas republicanas creciendo en su interior.
La única dinastía que hoy día sigue luchando por las libertades de los Pueblos de las Españas es la Dinastía Carlista, les guste o no. El hecho de que nos vengan algunos secesionistas independentistas en Catalunya, con una propuesta monárquica, resultaría más que gracioso al comprobar que su visión de la Corona pasa por la elección arbitraria de un príncipe europeo, tal y como afirma en el texto Alfons López Tena. Y que yo sepa en la monarquía los principes no se eligen, y cuando pasa eso es porque se ha agotado la sucesión a la Corona, y se contempla el familiar más cercano a la antigua familia real extinta. Pero estos independentistas cogen lo que les interesa obviando el resto de la historia y del funcionamiento de la monarquía catalana. Pero la cuestión pragmática es que en realidad ningún príncipe europeo está dispuesto a defender los derechos legítimos de los Catalanes y de los demás pueblos de las Españas, como si lo están y lo demuestran los miembros de la Dinastía Carlista de la Casa de Borbón Parma representada por S.M. Don Carles Huc de Borbó, Princep de Catalunya y por Don Carles Xavier de Borbó, Princep de Girona. Su presencia en el Principat de Catalunya, en los Actos de Ofrenda y Reconocimiento a sus antepasados, los Reyes de la Corona de Aragón, en el Panteón del Monasterio de Poblet en Tarragona ocurridos el 9 de Mayo de 2009, o simplemente la buena acogida que tuvo S.M. Don Carlos y el resto de la Familia Real en Tarragona durante el 11 de Abril de 2010, demuestran una vez más la actitud real, presente, sincera y monárquica legitimista que tiene dicha Familia para con Catalunya y el resto de los Pueblos de las Españas.
La realidad es que la supuesta elección dinástica para los idependentistas monárquicos en Catalunya no es nada facil, ya que el ambiente es diverso, plural, y para todos los gustos. pero en esto no radica los fundamentos dinásticos e históricos de la monarquía catalana. La cuestión es que la única familia Real que tiene presencia en el Principat de Catalunya son los miembros de la Dinastía Borbón Parma. Los supuestos príncipes restantes ni tienen interés por la monarquía catalana, ni conocen la historia del Principtat de Catalunya, ni son sabedores y conocedores de los derechos legítimos del Pueblo catalán, que como antesala de sus derechos, el resto de los pueblos y habitantes de las Españas haremos lo propio para seguir libertando las Españas del centralismo estatalista y mercantilista que nos oprime. Y todo ello con el carlismo.

6 comentarios:

ANSELMO MURO RODRIGUEZ dijo...

De acuerdo con mis noticias Cataluña ha sido un condado, inicialmente vasallo del Imperio Franco y, posteriormente, del Rey de Aragon. En consecuencia hablar de monarquia catalano-aragonesa,según mi punto de vista, carece totalmente de base.

M. Fernández dijo...

Catalunya estaba formada por varios condados, y el más importante era el de la Casa de Barcelona, cuyos condes unificaron dinásticamente el territorio catalán, el cual pasó de ser "diversos condados" a ser un Principado, cuyo príncipe sería el Conde de Barcelona. Guifré IV Conde de Barcelona caso en matrimonio con Petronila de Aragón, heredera del Reino de Aragón. Este matrimonio unía la dinastía de los Condes de Barcelona con los reyes aragoneses. A pesar de la unidad dinástica, los usos y costumbres de los habitantes de cada uno de los "reinos" se conservaron intactos. Es decir se mantendrían los Fueros aragoneses y los Usatges catalanes, cada uno por su parte. La monarquía aragonesa constaba de dos estados territoriales distintos: uno recibía el nombre de Principat de Catalunya, y el otro recibía el nombre de Reino de Aragón. Ambos formaban la Corona de Aragón, pero esto no se tiene que entender en la forma en que lo entienden e interpretan las mentes centralistas, ya que cada estado era autosuficiente, autónomo, y ni Catalunya gobernaba sobre Aragón, ni Aragón sobre Catalunya, Zaragoza no mandaba sobre Barcelona, y Barcelona no mandaba, ni gobernaba sobre Zaragoza, y esto es importante destacarlo.

Marc Collet Gardela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marc Collet Gardela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marc Collet Gardela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
M. Fernández dijo...

Pienso que sería factible un punto intermedio antes de llegar a ningún tipo de secesión. La independencia de Catalunya siempre fue un hecho en el seno de la Corona de Aragón, y a su vez en el seno de la Monarquía Española tradicional, institución Confederal. No tiene sentido histórico y dinástico plantear una monarquía catalana secesionada de la monarquía española. Otra cosa es la independencia institucional de Catalunya, pero el Rey, siempre fue común a todos los habitantes de cada uno de los Estados políticos territoriales que componían historicamente la monarquía española. Ni centralismo ni separación, ni separatistas ni separadores. Catalunya en el seno de la monarquía confederal que fue la monarquía española.