viernes, 26 de marzo de 2010

MIGUEL SANZ, PRESIDENTE DE U.P.N.; Y EL MUSEO DE HISTORIA DEL CARLISMO NAVARRO: ¿RECONOCIMIENTO IMPLÍCITO DEL REY LEGÍTIMO?

S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón, Rey de las Españas, junto a su hijo Don Carlos Javier de Borbón, Príncipe de Viana, con motivo de la inauguración del Museo del Carlismo en Estella, Navarra.

El Presidente de U.P.N. Miguel Sanz saluda cordialmente a su invitado de honor, S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón, Rey de las Españas, lo que claramente implica por parte de Sanz y la cúpula de U.P.N. un reconocimiento tácito e implicito de Don Carlos Hugo como Rey Legítimo de Navarra. Entre ambos, se encuentra la Infanta de España, Doña María Teresa de Borbón, hermana de Don Carlos Hugo.






La invitación oficial al Museo de Historia del Carlismo, en Estella, Navarra, realizada por la plana mayor del gobierno de Navarra a S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón, como representante histórico y legítimo de los derechos sucesorios a la Corona de España por la rama carlista, tiene toda una simbología real y política tácita, e implicita.



El presidente de U.P.N. es decir, Unión del Pueblo Navarro, Miguel Sanz, y toda la cúpula del gobierno de Navarra, invitó oficialmente al Rey de España, Don Carlos Hugo de Borbón, con motivo de la futura inauguración del Museo de Historia del Carlismo. Algo que esperábamos ansiadamente todos los carlistas.



¿Por qué un Museo de la Historia del Carlismo? ¿Por qué un museo en honor de los Carlistas? ¡Se preguntan algunos!. Otros afirman a la ligera: ¿Tiene ésto que ver con la Ley de Memoria Histórica?. Lo curioso de todo es que quienes se sorprenden, defendían con ahínco la Ley de Memoria Histórica de ZP, cuando deberíamos saber que la historia no comenzó el 14 de abril de 1931, sino mucho antes. Porque antes que los socialistas, los comunistas, y los anarquistas se enfrentaran al régimen liberal burgués capitalista uniformista, fueron los carlistas quienes se enfrentaron al mismo, debido al yugo e imposición que una casta burguesa y plutocrática quería imponer en las Españas, hasta reducirla a la nada, pervirtiendo su historia.



No necesitan más reverencias, honores y halagos los vencedores de la historia de España, no las necesitan tampoco los liberales, ni los progresistas, porque ya tienen sus espacios, porque el propio sistema que salió vencedor en las tres guerras carlistas, fue el capitalismo liberal burgués de conservadores y progresistas constitucionalistas, quienes ganarían la guerra a los carlistas, quienes ganarían la economía de los rendimientos crecientes de escala aniquilando el medio natural, hasta tal punto es cierto lo que digo, que hoy día está mercantilizado absolutamente todo, porque el capitalismo es el sistema que hace perder la dignidad del ser humano, y lo disuelve en el rechazo permanente y constante a sus tradiciones ancestrales. La vida comunitaria, primitiva y campesina que los carlistas defendieron de hecho, a parte del cristianismo y Fe Católica, junto con la monarquía de derecho divino, que ya defendieron los realistas durante el antiguo régimen, fue evolucionando hasta hoy dentro de la ideología política que se conoce con el nombre de tradicionalismo, el cual intento explicar en mi blog. Sin embargo, deseo insistir, en que no necesitan de más reconocimiento quienes dominan hoy la vida política, los mercados, los edificios oficiales y los museos. La partidocracia liberal burguesa, la plutocracia capitalista y financiera, ya nos ha dejado bien claro que no son ellos quienes necesitan más honores inmerecidos, más reconocimientos injustificados. Ellos, los liberales, ganaron por la fuerza de las armas, se sublevaron contra el legítimo rey Don Carlos María Isidro de Borbón, instrumentalizando a una niña, Isabel "II", para imponer el capitalismo de casta burguesa.



Los Carlistas se enfrentaron contra el uniformismo liberal burgués constitucionalista, que rechazaba la vigencia de las constituciones históricas de los antiguos FUEROS de los Reinos, Señoríos y Principados de las Españas. Los Vascos, y los Navarros principalmente salieron en la defensa de Dios, la Patria, los Fueros, y el Rey Legítimo para combatir el yugo burgués capitalista que los "grandes de España" quisieron imponer, y consiguieron imponer a los "pequeños de España", (campesinos, jornaleros, braceros, labradores, pequeños propietarios, pequeño artesanado, ganaderos, bajo clero rural, y baja nobleza de aristocracia hidalga). La Ley del Mercado se nos impuso a todos en las Españas, pero los carlistas lucharon con denuedo, seguimos luchando contra la usurpación liberal burguesa, hoy reconvertida y reconocida como neoliberal burguesa expandida por su globalización neoliberal capitalista.



-------------------------------------------------------------------------------------------



Pero lo curioso de todo ésto, es observar que el presidente de un partido político oficial, del expectro político constitucionalista oligárquico burgués, ha decidido invitar y hay suficientes fotos y testimonios de ello, nada mas y nada menos que al descendiente legítimo de los Reyes de la Dinastía Carlista, al legítimo depositario de los derechos sucesorios a la Corona de España, o las Españas, como antiguamente se le conocía.



¿Por qué el presidente de Unión del Pueblo Navarro ha invitado a S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón al museo de historia del Carlismo?



¡Pobres monárquicos liberales defensores de la rama isabelina, alfonsina y juanista! ¡Consternados están porque el Miguel Sanz, presidente de U.P.N. no ha invitado a ese evento a Juan Carlos, actual representante legal, pero no legítimo, de la Jefatura del Estado Español, usurpador de la Corona de España.



¿Es posible que exista por parte de U.P.N. un reconocimiento tácito y táctico de la rama y dinastía carlista con este hecho de la invitación oficial al legítimo Rey de Navarra, y a su hijo Don Carlos Javier, Principe de Viana?.



Y es que este hecho histórico de hace no tanto días, resulta un verdadero protagonismo para la Dinastía Carlista, la Dinastía Proscrita en el exilio, para los príncipes legítimos exiliados, para quien fue el príncipe Rojo, que había trabajado como minero en la mina del Sotón, en Asturias.







Resalta a la vista que lo de Miguel Sanz y la cúpula de U.P.N. es un reconocimiento tácito a la Dinastía Carlista. En pocas palabras, con hechos, le han dicho a Juan Carlos: ¡Como no hagas lo que tienes que hacer, aquí tenemos otro Rey, que por cierto, nos gusta más!



Pero, ¿por qué les gustará más a los de U.P.N el Rey Don Carlos Hugo? ¿Por qué lo prefieren a Juan Carlos? ¿Por qué han movido ficha de esta manera en este terreno de lucha política frente a crisis económica, social y política, que vuelve a representar finalmente un "Juego de Tronos"?







Miguel Sanz y la Cúpula de U.P.N. quiere sacar rédito electoral de todo ésto, cuando no partió nunca de ellos la idea de habilitar un marco, un museo histórico del carlismo en Navarra. Y era lógico, porque U.P.N. representa la facción del liberalismo conservador, y no del carlismo, aunque pudieran tener en común la defensa de los Valores Cristianos, y el Derecho a la Vida, e incluso su monarquismo. Pero U.P.N. no es legitimista, aunque traten de engañarnos a los carlistas. Ellos fueron siempre monárquicos de Juan Carlos, y de Juan de Battemberg, ellos defendieron y defienden a la oligarquía plutocrática de los negocios. Pero otros casos en la historia hubo muy similares al respecto. Miguel Sanz presidente de U.P.N. juega a ser el Duque de Argyll. Si, señores, si. Ésto nos retrotrae a la época de la Guerra Civil Inglesa del año 1642-1649, al siglo XVII, y a su Rey Carlos I de Inglaterra.



Resulta que, el Duque de Argyll, era un potentado escocés, jefe y lider del Covenant Escocés, ¡si, si, como hoy lo es Miguel Sanz, con respecto a U.P.N. y al Reino de Navarra!. Éste potentado quería adueñarse del Reino de Escocia. Tenía una misión, o mas bien una visión del Reino de Escocia. Para el Duque de Argyll, Escocia debía ser un país protestante calvinista presbiteriano, él mismo era líder del COVENANT, partido que representaba los intereses económicos y burgueses de la oligarquía capitalista en las tierras bajas de Escocia. Curiosamente, y no tiene nada de particular, este Argyll y su Covenant estaba aliado al partido de los Santos, representado por Oliverio Cromwell, durante la guerra civil inglesa. Los potentados del Covenant Escocés de Argyll eran aliados de los plutócratas burgueses de la City de Londres, liderados por Cromwell.



Y en esta trama política del XVII inglés podemos hacer una analogía respecto a Miguel Sanz, como Duque de Argyll, representante y lider de U.P.N. o mismamente del COVENANT ESCOCÉS, partido oligárquico y plutocrático representante de los negocios financieros, y por tanto aliado de la oligarquía y plutocracia de la City de Londres a la que servía. Pero en lugar de Edimburgo, pensemos en Pamplona, o mejor en Iruña, en lugar del Reino de Escocia, pensemos en el Reino de Navarra, y en lugar del Covenant Escocés pensemos en U.P.N. y en lugar del Duque de Argyll, pensemos en Miguel Sanz. Ellos y solo ellos tenían un solo proposito: hacer su Escocia a su manera, o lo que es lo mismo, hacer Navarra a su manera.



Para el Duque de Argyll y los potentados de la oligarquía del Covenant escocés a quienes representaban, únicamente existían los intereses comerciales y financieros, sólo existían los presbiterianos; se esforzaban por anular la vida campesina y comunitaria de los habitantes de las tierras altas, se esforzaban por usurpar las tierras a los habitantes de los clanes, por desterrarlos por ser católicos. No todos los escoceses estaban de acuerdo con el COVENANT ESCOCÉS del Duque de Argyll, del mismo modo que no todos los navarros estan de acuerdo con U.P.N. y Miguel Sanz, su presidente.



Así, en Escocia, surgió el Partido Realista dirigido por el Marqués de Montrose, y los realistas escoceses, habitantes de las zonas de las tierras altas, cuyos herederos serían los Jacobitas, partidarios de Jacobo II de Inglaterra, hijo de Carlos I de Inglaterra, pero aquello sería en 1688, y ahora estamos hablando de 1646 y 2010.



En Navarra, surgió por lo mismo el Partido Carlista, ya en 1833, y hasta hoy mismo sigue luchando contra los intentos de instrumentalización de la historia del Reino de Navarra que trata de hacer U.P.N.



¡Seguimos, porque no ha terminado la analogía, la comparativa histórica!



El duque de Argyll, como el presidente de la Comunidad Foral de Navarra, se dio cuenta que en Londres, comenzaba a dominar la facción de los independientes; facción que acompañaba al Partido Presbiteriano de los Santos liderado por Oliverrio Cromwell y los parlamentarios ingleses. Pensó que había llegado la hora de entenderse con el Rey Carlos I de Inglaterra, que era también Rey de Escocia. Los potentados del COVENANT liderados por Argyll, le habían estado convenciendo de la necesidad que tenían de que Su Majestad aceptara el pacto, aceptando las condiciones del COVENAN ESCOCÉS. Aquello significaba, entre otras cosas, la aceptación de la visión unilateral que tenían los plutócratas que formaban dicho ente político-religioso: una Escocia presbiteriana y capitalista, donde los intereses de la plutocracia financiera quedasen bien respaldados, dejando de lado a los clanes escoceses, premiando la usurpación de tierras, la privatización de las mismas, la desamortización, en perjuicio de los habitantes y el campesinado de los clanes escoceses. Además el Rey Carlos I de Inglaterra, como representante y símbolo de ese poder, como la voz de quienes no podían defenderse de la usura y la injusta usurpación, tampoco podría convenir a la negación de su poder absoluto, símbolo de la monarquía de derecho divino. Los miembros del Covenant, muy disgustados, finalmente vendieron a su Rey a los Ingleses, por un puñado de libras.







Miguel Sanz y la Cúpula de U.P.N. intenta imitar lo que ya tuvo lugar en la Inglaterra de la Guerra Civil Inglesa de 1642-1649. Como si fuera el Duque de Argyll, con sus potentados ha tratado de convencer S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón, Rey de las Españas; que como Rey Legítimo de Navarra, y aunque no haya quedado constancia, si quedan las malas intenciones por parte de Miguel Sanz y de U.P.N. de absorver al carlismo político navarro. Miguel Sanz, del mismo modo que el Duque de Argyll y sus compinches, trataron de convencer al Rey Carlos para que aceptara el Covenant Escocés, es decir, U.P.N. como cauce legítimo de las reivindicaciones políticas del carlsimo. Pero S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón no iba a renunciar al significado y trayectoria histórica y presente del carlismo, y mucho menos a lo que éste representa tanto políticamente, como dinasticamente, y sobretodo porque se trata de los derechos históricos sucesorios que recaen sobre su real persona, como legítimo heredero de la dinastía histórica a la Corona de España, o las Españas. Así de simple, del mismo modo que el Rey Carlos I de Inglaterra se negó a aceptar el Covenant Escocés, por usurpador a sus derechos y a los derechos del campesinado y clanes escoceses; S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón, Rey de las Españas tampoco aceptó el otro día el intento de instrumentalización y manipulación que U.P.N. intenta hacer sobre el Carlismo Navarro. En una frase muy inteligente y muy significativa quedó la afirmación del Rey Carlos Hugo de Borbón, al decir: "La retrospectiva está muy bien, pero falta algo", por ejemplo, concretó, referencias a la ideología carlista, aunque opina que «eso no es muy difícil corregirlo». Advertía, además, de que el museo no puede quedarse en «un cementerio del pasado».



Y es que, al igual que los realistas escoceses, futuros jacobitas, los carlistas defenderían, como defendemos la sociedad y vida comunitaria, en el reflejo representado por una vuelta del Comunal de los Municipios, frente a toda usurpación capitalista, contra cualquier tipo de mercantilización de la vida.



El Duque de Argyll, y el Covenant Escocés no logró la instrumentalización que querían llevar a cabo para con el Rey Carlos I de Inglaterra. Miguel Sanz, presidente de U.P.N. y sus colaboradores, tampoco podrán instrumentalizar ni usurpar la memoria histórica y política del Carlismo. De hecho el carlismo nació como respuesta contestataria a lo que U.P.N. y el liberalismo conservador o progresista, representan, por ello, no pueden ir de carlistas. Su intentona, es una retrospectiva histórica. Su juego es "hacer que reconocen a S.M.C. don Carlos Hugo", bajo la maniobra de creer degeneradamente, que el carlismo va a ponerse al servicio de U.P.N. cuando eso jamás va a ocurrir.



Ya lo intentó Argyll y su Clan, el de los Campbell, quienes finalmente, se lanzaron en brazos reconociendo como rey a Guillermo "III" de Orange, como Rey de Inglaterra en el año 1688, cuando la "Gloriosa Revolución"



Sanz y su clan de potentados de U.P.N. sinceramente están perdiendo el tiempo: ¡Que se vayan a reconocer a Juan Carlos y su Constitución!, porque no han aprendido ni del duque de Argyll, ni de la historia de Inglaterra.

1 comentario:

naparra dijo...

La Regencia de Nabarra. Naparrako Erregeordetza.

"Para su conocimiento y el de toda la ciudadanía, desde el día 3 de marzo de 2010, la Casa Real de Nabarra ejerce como tal, toda la Comunidad Europea es conocedora, como así nos lo demuestran los escritos recibidos del Consejo Europeo y Consejo de Europa, expresando quedar enterados de la Proclama del 3 de marzo de 2010. Tan sólo se está a la espera de la Resolución de Naciones Unidas (New York) a nuestra demanda interpuesta en el año 2006."
"el milenario Reino Pirenaico y sus consabidos Derechos Históricos, cuya titular fue y es la Corona nabarra, puesto que ninguna República legítima o títere tienen en su haber los mencionados Derechos Históricos. Su utilización por entidades políticas ajenas a las instituciones monárquicas es una aberración y un fraude a la ciudadania, como así lo contempla el nuevo y el viejo Ordenamiento Jurídico, su utilización es hacer el ridículo, como actualmente lo hace la Constitución cívico-militar española. Donando los Derechos Históricos de Nabarra a sus políticos colaboracionistas de turno, los que aceptan el juego e imposición, como lo son sin duda los gobiernos títeres de la Navarra Foral y española y el de Euskadi, cuya única denominación a dar...., por parte de la Corona Nabarra; es traición."
"ante los cantos de sirena de los políticos “constitucionalistas” que lejos de toda verdad, obviando nuestra identidad obtan y aceptan las Normas de los ocupantes, poniendose en la práctica a servir a dos Estados (?) o bien se sirve a España o al Estado de Nabarra, a dos es un fraude tanto a uno como al otro"

Blas de Beaumont Regente de Nabarra.

Foro de la Regencia de Nabarra. Naparrako Erregeordetzaren Foruma