sábado, 6 de marzo de 2010

¡FORMACIÓN DE UN PARTIDO POLÍTICO MUSULMÁN EN LAS ESPAÑAS!

El pueblo Saharaui sufre una gran opresión represiva del gobierno de Marruecos y su Rey ilegítimo Mohamed VI. Para que los políticos españoles y la opinión pública española no critique estos aspectos de los gobernantes marroquíes, los mismos han pensado poner en marcha un partido político musulman en España, con el fin de echar más leña al fuego y dividir todavía más a la sociedad española. El pueblo Saharaui tiene derecho como todos a la autodeterminación y ver un Sahara Libre es el objetivo moral de los habitantes de las Españas y de los Carlistas y el Rey Legítimo Don Carlos Hugo de Borbón, Rey de las Españas.


En nuestra sociedad capitalista y mercantilizada, donde la vida de cada ser humano se compra y se vende con dinero sin límite alguno, observamos la fuerte necesidad que tiene el ser humano de vincularse a referentes morales, políticos, etc. Símbolos referenciales que sirven al ser humano poder contruir su realidad sin tanto relativismo moral y tanta insensatez.
Mohamed VI Rey ilegítimo de Marruecos; Comendador de los Creyentes para los marroquíes, aunque se hayan nacionalizado españoles.

Curiosamente nos viene al caso la formación de un nuevo partido político que raiz islámica, aunque sus miembros aseguran ser tolerantes y moderados con la interpretación que realizan del Islam. ¡Y no les queda otro remedio! Porque con malas formas y palabras escandalosas no iban a poder conseguir mucho de lo que pretenden.


¿Y que pretenden éstos señores? ¡la "Unidad de España"!, explican con el nombre de su formación política, o más bien un nuevo intento de reproducir lo que ya ocurrió en el año 711, cuando la desgraciada caída del Reino Hispánico Visigodo.


El simple hecho de la aparición de un nuevo partido político nos brinda una posibilidad política, pero el que ésta sea de raiz islámica implica la reaparición del islám político en España.


Este blog no prtenede hacer propaganda de dicho partido político islámico musulman, pero si concienciar que ni siquiera sus miembros son de origen hispano o hispánico, sino de origen marroquí. Se trata de miembros musulmanes, seguidores y fervientes del Rey Mohamed VI, como "Comendador de los Creyentes", por mucho que digan respetar la "Constitución Española", cosa que ni los propios carlistas hacemos. Estos tratan de introducirse, como ya lo han hecho en nuestra sociedad, por varias vías, la económica, que ha implicado transferencias y sumas Saudíes para la construcción de mezquitas con sus respectivos minaretes, cosa imposible de llevar a cabo si quisieramos nosotros los cristianos hacer lo mismo en sus respectivos países. ¡Tendremos que democratizar a todos estos países y sobretodo a sus gentes, para que nos dejen formar partidos políticos de inspiración cristiana católica en sus países musulmanes!


Tengo lógicamente, mis razones para sospechar y recelar sobre la implantación recientisima de este partido político musulmán "...,por la Unidad de España". Se refieren naturalmente a Al-Andalus. Pero yo no le hecho la culpa a la ciudadanía de religión islámica, sino a nuestros políticos liberales españoles al no darse cuenta que todo esto forma parte de una extratajema del Gobierno de Marruecos. ¿Y por qué apunto al gobierno de Marruecos, incluso a su Rey Ilegítimo Mohamed VI? Pues porque tratan de menoscavar y disolver como un azucarillo en agua a toda la sociedad Española. Por un lado se ha conseguido desde posiciones integristas anticlericales de un ateismo exacerbado, que dejemos de consideranos a si mismo como Cristianos Católicos. El referente religioso por razones de vinculación con la Dictadura del tio Kiko, ha hecho que una gran mayoría de españoles esté acomplejada por el hecho de ser Cristianos Católicos, cosa que no ocurre en el terreno de la población musumana que viene de los países como Marruecos, y se consideran musulmanes de pro y sin ningun complejo.


No considero que los marroquíes que lideran el mismo partido, por el hecho de estar nacionalizados como españoles, lo sean verdaderamente, porque pesa más la fidelidad y la lealtad al Comendador de los Creyentes (Mohamed VI) que a la España sociológicamente cristiana de la que ellos mismos se consideran totalmente ajenos por el hecho de ser Musulmanes.


Ese respeto que dicen tener a la Constitución española de 1978, no es más que puro pragmatismo para poder intervenir en la política interna de las Españas, y aquí radica el objetivo político de la maniobra de Rabat, dividir y dar problemas a nuestra sociedad peninsular con la entromisión de un partido musulman dirigido por marroquíes nacionalizados como españoles y fieles en realidad al gobierno de Rabat, que por mucho que aparezcan con buenas intenciones en realidad esconden lo que les permite la hipocresía de la Taquilla: hacer pasarse por lo que no son. Y políticamente no son defensores de una península sociológicamente cristiana, sino de un bloque totalmente opuesto al inspirarse en el Islam, lo que no quiere decir que podamos tener cosas en común.


Pero, volviendo al tema, existe una maniobra por parte del gobierno Marroquí y su ilegítimo rey Mohamed VI para tratar de dividir todavía más a la ya dividida sociedad española.


Mi pregunta es, si el gobierno de Marruecos y su Rey ielgítimo Mohamed VI, permitiría presentarse para las elecciones en Marruecos a un partido político de inspiración cristiana, porque si ellos, los musulmanes consideran que España debe ser islámica, yo considero por razones históricas, por ejemplo que el norte de Africa fue Cristiano Católico antes de la llegada de los musulmanes en tiempos del Imperio Romano de Occidente, y por tanto sería igualmente legitimo exgrimir tal derecho.


Pero aquí hay mucho más de fondo, porque repito que se trata de una extrategia del gobierno Marroquí para dividir a la sociedad española.


El Reino Alauita de Mohamed VI lleva bastante tiempo con la pretensión de querer quedarse con el Sahara, y aplastar aniquilando a la minoría Saharaui, y para hacer desaparecer cualquier intención política española que vaya en la dirección de apoyar a los Saharauis, el Rey ilegítimo de Marruecos y su gobierno han determinado lanzar más leña al fuego con la aparición legal pero ilegítima de un partido musulman en España. Es ilegítimo la aparición de este partido porque se impide a las formaciones de inspiración cristianas presentarse a las elecciones en el Reino de Marruecos, donde hay una falta de libertades y democracia real asombrosa.


Las leyes españolas actuales son las que son, leyes capitalistas, al servicio del poder del dinero, que dejan nuestro suelo y a nuestra gente al servicio de la burguesía capitalista y los intereses comerciales. Así funciona de mal occidente, y así nos va. Y muchos inmigrantes procedentes de otras culturas ya se han dado cuenta de nuestra debilidad: "¡Nosotros hemos venido en patera, veremos vosotros por donde os marchais!". No se trata de criminalizar a nadie, pero si criticar la verdadera intencionalidad de la presencia de ese partido político musulman que ha hecho su entrada de manera inesperada en España, en las Españas, cosa que desde el año 711, y desde 1492 y 1609 no se ha vuelto a producir.


La intención expresa de esta decisión del gobierno de Marruecos es pretender que la sociedad española sigamos sumida en la división permanente para que no denunciemos lo que ocurre en el Sahara, para que dejemos hacer al gobierno de Marruecos y a su ilegitimo rey lo que le de la gana para con la población Saharaui. La intención es pretender esto, ya no sólo con el Sahara, sino con Mauritania, otro de los objetivos del rey ilegitimo de Marruecos Mohamed VI y su coya. Y no solo Mauritania y el Sahara, sino también las Islas Canarias, Ceuta y Mellilla que curiosamente no disponen de la seguridad de la OTAN, ni de la Unión Europea.


¿Qué debe hacer el gobierno español? ¡Dejarse impresionar con la amenaza marroquí de que seguirá permitiendo la entrada de droga en España, droga que ellos mismos se la venden a los jovenes españoles para corromperlos más!, o ¡dejarse impresionar por la amenaza de que no van a impedir las abalanchas de habitantes africanos, y por tanto tenemos que estar muy agradecidos a la intervención del gobierno marroquí sobre este particular!.


Pero si nos salimos de la línea política a seguir, entonces, se cumplirán finalmente las amenazas del rey ilegítimo Mohamed VI y su coya gubernamental.


El gobierno español lo que tiene que hacer es fortificar sus relaciones con Argelia y Mauritania aislando a Marruecos. Comprometerse mucho más seriamente con la Causa Saharaui. La solución podría ser por ejemplo apoyar la Causa Legítima de otro hijo de Hassan II, difunto Rey de Marruecos, un príncipe, que por cierto es Comunista, y que no está nada de acuerdo con su hermanastro Mohamed VI, rey ilegítimo de Marruecos.


Hay muchas formas de dividir a la opinión pública marroquí, y es un objetivo de obligado cumplimiento poder hacerlo. Los políticos españoles y los servicios secretos debieran ponerse manos a la obra, en lugar de estar espiando a los españoles con el Sistema de Espionaje SITEL.

No hay comentarios: