sábado, 28 de noviembre de 2009

Congreso Extraordinario del Partido Carlista - 28 de Noviembre de 2009


El 28 de Noviembre tiene previsto celebrarse el Congreso Extraordinario del Partido Carlista, una vez visto que ha dimitido definitivamente y al parecer el que era hasta ahora Secretario General del Partido Carlista, Don Evaristo Olcina.


A continuación se ha formado una Comisión Gestora, pero mi pregunta es:

¿Quienes han formado la Comisión Gestora y quienes la han elegido?


Y la siguiente pregunta es: ¿cómo es posible se pueda marginar a gran parte de la militancia del Partido Carlista, atendiendo a la llamada para el Congreso Extraordinario, exactamente en el punto número cinco?


5.- Tienen derecho a asistencia al Congreso Federal del Partido Carlista a celebrar en la ciudad de Zaragoza el día 28 de Noviembre todos los afiliados que figuran en los censos recibidos para el XII Congreso Federal celebrado en la localidad de Berriozar (Navarra) Las personas que no hubiesen sido acreditadas según los censos del XII Congreso no podrán acceder a esta convocatoria ni ser elegidos.

Lo que no es posible entender es este punto fuera de lugar, por ello:


NO SE PUEDE NI DEBE MARGINAR A LA MILITANCIA CARLISTA Y SOBRE TODO A CATALUNYA QUE NO FUE AL CITADO CONGRESO.


La elección de un nuevo coordinador federal no puede ser hecha a espaldas de la militancia. Ya esta bien de cacicadas.
------------------------------------------------------------------------------------------------
Os dejo con un texto interesante de Don Juan Francisco Martin de Aguilera:
En "El Gatopardo" el príncipe de Lampredusa hace decir a su personaje el príncipe de Salina que todo tiene que cambiar para que todo siga igual. Evaristo Olcina se ha visto obligado a dimitir, ante la presión a que le hemos sometido los que no comulgábamos con sus autoritarismos y directrices de la más pura raíz fascista. Pero no quiere que su sucesor dé el giro de timón hacia la democracia que necesita el Partido. Por eso ha logrado que un Consejo Federal de Dirección totalmente dócil convoque un simulacro de Congreso, donde los discrepantes vamos a ser excluídos a través de la artimaña de considerar la convocatoria como una continuación del anterior y no dar validez a las incorporaciones (como la mía) posteriores a dicho XII Congreso. Es decir, un lavado de cara para que todo siga igual, aplicando el axioma del príncipe de Lampredusa. Otro tanto cabe decir de la brevedad del plazo de la convocatoria (28 de noviembre). Pretende que no tengamos tiempo de consolidar ninguna candidatura alternativa al nuevo Secretario General in pectore. Pero esto no es de recibo. No lo fue cuando se me expulsó del Congreso de Pamplona y no lo es ahora, porque viola derechos fundamentales, el principio de legalidad y el derecho de igualdad de los ciudadanos, entre otros, reconocidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en la Constitución. Por lo tanto, VOY A IMPUGNAR ESTA CONVOCATORIA Y OS INVITO A TODOS A QUE LO HAGÁIS. Tan pronto haya pergeñado un texto, lo publicaré, para que lo hagáis vuestro, con las modificaciones que os parezcan oportunas. A los compañeros Abogados les invito a que desde ya vayan aportando ideas.

jueves, 26 de noviembre de 2009

LOS AGRICULTORES SE MANIFIESTAN CONTRA LA ESPECULACIÓN DE LOS INTERMEDIARIOS

Manifestación y protesta de los agricultores en la manifestación del 21 de noviembre de 2009


Nuestra agricultura es muy costosa debido a la mayor dependencia creciente de agrotóxicos, pesticidas, y fertilizantes. Resulta paradójico, pero en épocas pasadas eramos mucho más fieles a la agricultura ecológica de lo que somos hoy. Así y todo nuestros agricultores han salido a la calle el sábado a exigir entre otras cosas el final de los abusos de los intermediarios del producto agricola, que son los culpables del incremento desmesurado de los precios agrarios. Además, si por un lado el gobierno del PSOE ha ayudado con su intervención crediticia a la Banca y a otros sectores, no entiendo por qué no se realizan politicas similares en ayuda del campo. Ahora bien, no se trata de subsidiar por subsidiar sino racionalizar las ayudas y canalizarlas bien, para fomentar un desarrollo agrario ecológico autosustentablemente sostenible.

Esta situación la llevamos denunciando los carlistas desde hace más de 175 años de historia carlista, y es que con los liberales en el poder político, las medidas siempre han sido contrarias al sector primario y en concreto al agropecuario, ya que siempre fueron partidarios del desarrollo del comercio, la industria y las finanzas, aunque solo fuera para contradecir a la propia naturaleza humana y su siempre dependencia con respecto a los productos agrarios, y al mundo rural que preconizaba el carlismo.

Los gobiernos, lejos de ayudar al desarrollo de las principales actividades agrarias está en la labor de entorpecerla, cuando el sector agrario debería ser la base de una economía ecológicamente sostenible. Una economía basada en los recursos naturales que disfrutamos en España.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

¡UNIDAD CONFEDERAL IBÉRICA!: LA CORONA LEGITIMISTA IBÉRICA - HISPÁNICA

Legítima e histórica bandera de la Monarquía Hispánica o Ibérica que propugna la unidad ibérica bajo la fórmula monárquica



Escudo del Reino Hispánico - Ibérico de Portugal integrado y vinculado en la Monarquía Carlista




La Corona Ibérica e Hispánica es la institución monárquica peninsular antigua que unía a los distintos y diferentes Reinos, Señoríos y Principados de las Españas.
Existe hoy día una intención social en el seno del pueblo portugués de pretender una futura integración política entre Portugal y España, ambos como estados diferenciados nacionales.
Una unión apoyada por el 40% de los portugueses, según diferentes encuestas y sondeos de los que se han hecho eco diversos medios de información.


Por otra parte, en un proceso de integración peninsular, no podemos dejar de lado la problemática territorial, pues nos engañaríamos todos si quisiéramos contemplar este futuro proceso, como la unión entre dos naciones, Portugal y España, caeríamos en un grave error, ya que la propia España es una nación de naciones históricas, un país de países. España es la castellanización del nombre de Hispania, "tierra de conejos", de manera que el refrán de "ancha es Castilla" debería quedar limitado, si queremos ver una auténtica reintegración peninsular.
La propuesta portuguesa para facilitar el proceso histórico de reintegración peninsular se denomina República Ibérica, con capital en Lisboa. Quienes buscan esta solución, son en parte miembros de una burguesía claramente republicana, que desconfía tanto de los Castellanos Viejos, como de la institición de la Monarquía Hispánica.
Y es que los portugueses, de ese 40% que querrían reintegrarse con España, piensan que España "es el no va más", que "somos los mejores", necesitando por ello, de una reunificación peninsular.

Aunque la burguesía lusa favorable a la reintegración peninsular tiene sus verdaderos intereses en el negocio especulativo de la construcción en la costa lusa, y por lo menos, si ahora mismo, por la crisis no pudiera llevarla a cabo, en realidad, busca incesantemente el desarrollo del sector servicios y tirar por la borda el sector primario agrícola y campesino de labradores y jornaleros, pues Portugal sigue siendo un país profundamente agrario, a pesar de los intentos de la burguesía capitalista lusa por desmantelarlo. No sería de extrañar, que parte de esa burguesía busque la unión peninsular en el fin del interés lucrativo e individualista, y es por ello por lo que insisten tanto en la instauración de la República Ibérica y no en la restauración de la antigua Monarquía Ibérica o Hispánica.



El acuerdo teórico reintegrador peninsular de la República Ibérica pretende ser un tratado lucrativo de reparto del pastel peninsular entre las dos burguesías, española y portuguesa, y además, a espaldas de las demás nacionalidades o naciones históricas que hoy en día integran España.


Si el proyecto de reintegración peninsular piensa ser un nuevo "tratado de Tordesillas", donde no se de participación alguna y ecuánime al resto de Reinos, Señoríos, y Principados de las Españas, que representan dichas naciones históricas, entonces, no nos interesa esa alianza republicana burguesa que propugnan ciertos portugueses y españoles de proyecto: "República Ibérica".



Ahora bien, si el proceso de reintegración peninsular se realiza bajo una concepción histórica de vertebración Confederal, en la que los distintos pueblos, nacionalides o naciones históricas, que representan los pueblos de las Españas, y los mismos se vinculan a la Corona Ibérica, que fue en su día la Monarquía Hispánica, propugnando una restauración de la Monarquía Foral y Pactista, en la que no sólo Portugal tendría reconocidos por sus Reyes Legítimos sus Fueros, Franquicias, Usos e Instituciones, sino que también los tendrían que tener reconocidos los restantes y distintos Reinos, Señoríos y Principados peninsulares de las Españas, es decir, por poner un ejemplo explicativo, todos y cada uno de los Reinos y Principado que integran la Corona de Aragón, de nuevo, naturalmente, restaurada, si queremos una unidad Ibérica en pie de igualdad, no vaya a ser mal interpretada por el nacionalismo español centrado en una gran Castilla, que fue causa del mal y la enemistad entre los diversos pueblos de la Peninsula Ibérica.

Sólo, una Dinastía se comprometió en este país de paises a liderar un proceso vertebrador e integrador que respetara la voluntad de los pueblos de las Españas a través del Tradicionalismo Pactista, es decir, a través de los Fueros y Constituciones históricas actualizadas que los Reyes de las Españas juraban defender para ser reconocidos como monarcas legítimos de la Monarquía Hispánica o Ibérica. Esa dinastía, es la Dinastía Carlista, representada hoy día por S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón Parma, Rey de las Españas.

Don Carlos Hugo de Borbón es nieto del Infante de España Don Roberto de Borbón Parma, príncipe de Borbón y último Duque reinante de Parma, y de doña María Antonia de Braganza, infanta de España y Portugal.

Sus bisabuelos paternos fueron Carlos III de Parma y la princesa doña María Luisa de Borbón, hermana de Enrique V, Conde de Chambord. Pero lo más importante viene a continuación, tratándose de la reintegración monárquica ibérica, pues sus bisabuelos maternos fueron el Rey Don Miguel I de Braganza, Rey de Portugal y la Princesa Adelaida de Löwenstein. Es decir, Don Carlos Hugo de Borbón Parma es heredero, también del Rey Don Miguel I de Portugal, de forma que la Dinastía carlista representa de algun modo la continuidad legítima de la unidad reintegradora de la Monarquía Española en el interés de vertebrar confederalmente a los Pueblos de las Españas.

Algunos monárquicos podrán sorprenderse de lo que cuento en estas lineas, al retirar mi apoyo a Don Duarte Pio Nuno como Rey de Portugal, pero ese monarquismo localista encarnado en los Braganza, impide el proceso de reintegración peninsular ibérica bajo la forma de la Monarquía Ibérica o Hispánica bajo el mismo Rey. Y por otro lado, aunque Don Duarte Pio Nuno es también descendiente de la Dinastía Miguelista Portuguesa; reconoce como Rey al usurpador Juan Carlos, hijo de Juan de Batemberg, y nombrado por el Dictador Franco, de manera, que esa falta de lealtad al legitimismo dinástico europeo, y al propio Rey Don Carlos Hugo de Borbón, como Rey Legítimo de las Españas, podría transformarse, en la unidad monárquica ibérica en la persona de S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón, Rey de las Españas, y como tal, Rey de Portugal, del mismo modo que también lo es de Castilla y del resto de los Reinos de las Españas.





miércoles, 4 de noviembre de 2009

INCOMPETENCIA GUBERNAMENTAL, INCREMENTO DEL PARO, IMPOTENCIA DE LOS AGENTES SOCIALES

Escenificación de encuentro propiciado por el famoso Diálogo Social. Hoy vemos que no basta con esto, sino que es necesario la puesta en marcha de una Cámara Socio-económica donde estén representados los Sindicatos y la Patronal, para llegar a acuerdos y pactos sociales bien definidos.


Asistimos a una fuerte y creciente destrucción de empleo, debido a la crisis económica originada por el abuso de la construcción inmobiliaria y la especulación del suelo, que orquestada por el impulso prestamista de la Banca, se ha traducido en un incremento brutal de la oferta de vivienda dificil de absorver por la limitada y débil demanda de mercado.





El círculo monetario se cerró quedando limitado, pues el capital financiero necesario no está llegando a los agentes económicos y sociales que lo necesitan para crear o mantener un nivel adecuado de empleo y puestos de trabajo. La Banca recibió una buena y suculenta cantidad financiera con la compra de bonos y activos bancarios por parte del Estado, con la condición de que llegaría ese dinero a las familias, pequeñas empresas y autónomos. Sin embargo seguimos viendo como la Banca privada destina esos fondos gubernamentales a tapar agujeros, derivados de los incumplimientos en los pagos hipotecarios de la familias y empréstitos de las empresas de la construcción, que se han visto sin el flujo monetario necesario, y con ello ha habido un efecto arrastre en todos los sectores económicos que estaban vinculados de una manera u otra al fenómeno de la construcción. Con lo cual, no llega dinero a quienes lo necesitan (familias, pequeñas empresas y autónomos) para crear y mantener un nivel aceptable de empleo en las Españas.





Quizá muchos, comiencen a sospechar sobre el papel positivo que hubiera tenido una Banca Pública, que habría ayudado a paliar esta situación, supliendo la incompetencia de la Banca privada, más preocupada por tapar sus agujeros negros y en publicar sus grandes cifras millonarias, incluso llamando la atención con pre-jubilaciones multimillonarias, en lugar de estar y preocuparse por las gentes de a pie y por el Bien Público, al que según ellos, tanto dicen ayudar.





Por otro lado en las imputaciones de culpabilidad sobre la crisis capitalista, derecha e izquierda se acusan de sus innumerables y cuantiosos casos de corrupción, pretendiendo con ello desmoralizar aun más, desvirtuando la ya más que dudosa vida política española que se encuentra en una de las más corruptas que existen en el mundo occidental.





El gobierno del PSOE trata de disimular la crisis mediante cortinas de humo acometiendo snobadas políticas, que dicen ser socialistas, cuando solo son medidas liberal-progresistas.





Como ya sabemos, en realidad, ha sido la ideología neoliberal capitalista la que ha incentivado la crisis económica con sus medidas de descontrol económico y desregularización, procurando siempre un desmantelamiento progresivo de lo público, de lo social, favoreciendo la libre circulación de capitales financieros internacionales, sin peajes ni control de ningun tipo, propiciando el aumento del capital golondrina que va a descansar a los paraisos fiscales.




Pero el hecho de que la crisis neoliberal capitalista la hayan impulsado y propiciado la derecha ultraconservadora y neocon, no se está sabiendo gestionar con medidas y recetas de signo contrario, pues las actuales medidas políticas gubernamentales del PSOE han desarrollado un incremento presupuestario del gasto público en comparación con lo que se tiene previsto recaudar via impuestos, aunque diga el gobierno que recaudará al menos lo que va a gastar, todos sabemos que no es así.


Está bien llevar a cabo políticas de gasto social, pero ha de ser productivo, pues debe desarrollar un impulso autogestionario de la economía con proyectos reales y definidos y no a una sangría económica.




El nulo diálogo social entre patronal y sindicatos, la inexistencia de una Cámara Socio-económica que reuna a los agentes económico sociales, los sindicatos y la patronal, en la cual expongan sus medidas, diagnosticos, preocupaciones, desarrollos, acuerdos y soluciones, nos da que pensar sobre esta triste y mal llamada democracia que tenemos por régimen neoliberal-burgués capitalista, que solo instrumentaliza e impulsa el poder absoluto del Parlamento, llamado Congreso de los Diputados, en el cual está representada la partidocracia; cuando de lo que se trata es que la Cámara Política sea una más con poder de representación y soberanía, pero no la única y exclusiva, como lo es actualmente.




Uno de los fracasos más evidentes es que en caso de llevar a cabo las negociaciones entre patronal y sindicatos, éstas se harían en la trastienda, a espaldas de la gente, y esto no puede ser. Del mismo modo que tenemos derecho a escuchar y ver los debates parlamentarios, también tenemos derecho a escuchar, ver y participar en los debates y procesos de negociación que tendrían que haber en una Cámara Socio-económica entre Sindicatos y Patronal, para dar transparencia a esta economía oscurantista, arbitraria, antidemocrática y antisocial, que es la neocapitalista.




En este país de países, se está favoreciendo el paro, porque se está "pagando como nómina" el no hacer nada, con lo cual se está favoreciendo el desempleo. La protección social debe ser justa y necesaria, pues ésta es muy importante si se la vincula al mantenimiento de las personas en sus puestos de trabajo, no en incentivar que pierdan su empleo (crítica a los empresarios) y no en potenciar los incrementos del subsidio de desempleo para que las personas trabajadoras todas, de nuestro país, cobren sin trabajar (crítica a los sindicatos y al gobierno del PSOE), ya que se crean malos hábitos en los comportamientos de la ciudadanía al obligarles a una situación de paro permanente, fomentando así el desempleo.




En la misma Alemania lo han entendido, y no se trata de copiar sus formas capitalistas neoliberales, pero si comprender que los empresarios han reducido la jornada laboral a los trabajadores, dejándola en media jornada, con la condición de contratar a nuevos trabajadores desempleados que se encarguen de llevar a cabo el resto de la jornada, subvencionados salarialmente por el gobierno alemán que se compromete en financiar una parte e impulsar el nivel de empleo, y la productividad.




En cambio en España, vamos ya camino de los cuatro millones de parados, que en lugar de percibir una prestación por desempleo como salario nómina cotizando a la Seguridad Social, manteniendo su puesto de trabajo, con jornada laboral reducida; se encuentran con contratos rescindidos y con expedientes de regulación de empleo que los ponen de patitas en la calle.


Aquí la prestación por desempleo sirve para condenar al trabajador al paro eterno, con los efectos y trastornos negativos que ello conlleva.




Si la patronal CEOE, en lugar de preocuparse por los intereses económicos de los grandes empresarios, por el lucro y beneficio ilimitado, por flexibilizar las condiciones laborales y privatizar el resto de resortes de sectores económicos del país, si en lugar de eso, de pretender contratos basura y a la carta, si se preocuparan por la Conciliación de la Vida laboral y Familiar, asociada a una reducción de la mitad de la jornada laboral, con vistas a contratar el doble de la plantilla de trabajadores que tenían en un principio, con la financiación y ayuda subsidiaria y financiera de Estado, el nivel de empleo no estaría cayendo sino aumentando y al mismo tiempo la productividad.
Muchos trabajadores han perdido la esperanza de encontrar empleo y se conforman con el subsidio de desempleo, que por otra parte, el hecho de comenzar a trabajar y cobrar nómina, no les compensaría, pues la diferencia entre lo que perciben por estar desempleados y lo que ganarían en el caso de estar contratados es mínima, saliendoles "rentable" seguir cobrando el Paro. El enfoque debería ser: cobrar la prestación social subsidiaria y seguir desempeñando el puesto de trabajo que venían haciendo, cotizando a la Seguridad Social, aunque la cantidad salarial y la jornada laboral fuera menor, y no condenarlos al paro eterno, con los perjuicios sicológicos y sociológicos que ello tiene.


Recordando que en la actual Constitución de 1978 se declara que los Españoles tenemos Derecho al Trabajo, de manera digna, los agentes sociales deberían ser capaces de reunirse como digo para arbitrar los medios y ver las formas posibles existentes para acabar ya de una vez con la presente crisis económica, pero ello, en una Cámara Socio-económica y a la luz pública, y no en la trastienda oscura y en reuniones de café, totalmente antidemocráticas.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Así fueron, así son - María Teresa de Borbón Parma



María Teresa de Borbón Parma


Precio: 25,00€

Páginas: 248

8ISBN: 978-84-08-08896-7

Fecha: noviembre 09
Sinopsis:
Así fueron, así son constituye una aportación esencial para la comprensión del carlismo, un movimiento poco o mal conocido. Por sus páginas desfilan algunas figuras femeninas del mayor interés, desde María de las Nieves de Braganza, esposa de Alfonso Carlos I, a Zita de Borbón Parma, la última emperatriz de Europa; desde María Carolina de Borbón Sicilia, duquesa de Berry, a María de las Nieves y Cecilia de Borbón Parma, hermanas de la autora, que fueron eficaces colaboradoras suyas en la clarificación ideológica del Partido Carlista.
Pero sin duda el estudio más importante es el que la autora dedica a su padre, don Javier de Borbón Parma, el «viejo rey» carlista, y a su hermano, don Carlos Hugo, uno de los protagonistas de la transición a la democracia.
Publicado en: Novedades Octubre 2009