jueves, 30 de julio de 2009

SEGUIMOS CONDENANDO LOS ATENTADOS DE E.T.A


La llegada del PSOE al gobierno vasco no ha sido en absoluto garantía del cese de la violencia criminal de E.T.A. El gobierno del PSOE a través de los comentarios del ministro del interior, viene jactándose de la debilidad-fortaleza de E.T.A. No es de recibo que ningun miembro de la clase política realice ciertos comentarios sobre el tema, entre otras cosas porque E.T.A sigue existiendo y sigue presente. Desgraciadamente lo hemos podido comprobar estos últimos días.



El problema de fondo ya lo conocemos. A lo largo de todos estos años izquierdas y derechas pretendieron pactar con la banda E.T.A. Dicho grupo buscaba el dialogo con los representantes del gobierno de Madrid y el Estado Español, sin considerar que son muchos los agentes sociales, políticos y económicos quienes también tienen derecho a posicionarse y dar su opinión al respecto. Sin embargo E.T.A siempre ha tenido una capacidad limitada de concebir el dialogo democratico entre todos. Tanto ellos como Herri Batasuna y otros representantes políticos de E.T.A siempre han solicitado el hecho de la democracia real para alcanzar la paz y la autodeterminación en Euskalherria, pero por otro lado han buscado el dialogo con los "jefazos" de Madrid, ya fueran representantes del ejército, o políticos, dando siempre la espalda al diálogo entre todos que dicen defender para alcanzar dicha paz.


Los Carlistas siempre tuvimos claro que contra E.T.A. la mejor medida era adoptar los FUEROS, y no la fuerza. Tristemente volvemos a encontrarnos en un escenario de terror. Esta gente del mundo etarra no es capaz de hacer autocrítica, pero dentro del mundo liberal y constitucionalista burgués que se autodefine como "privilegiado" por ser supuestamente "antisectario", "antiideológico", "democrata" y "progresista", nos damos cuenta que, efectivamente siguen también sin hacer ningun tipo de autocrítica.

España, las Españas, estan unidas bajo la garantía coactiva de un ejercito español. La unidad territorial sigue siendo un problema que los constitucionalistas se niegan a reconocer. No se trata de una unidad confederada desde abajo por la libre voluntad de los diversos pueblos históricos de las Españas representados por sus habitantes, sino que se trata de una herencia franquista representada por el jefe legal del Estado Español y el ejército como fuerza coactiva, simbolo del poder oligárquico burgués. Así las cosas, dentro de este panorama tenemos aun el contexto etarra.

Desde luego, desde este, mi blog personal, mantengo mi condena unilateral a ETA y a quienes la apoyan, sin embargo, no puedo ignorar, sin hacer causa de justificación política y moral alguna, el movil que lleva a esta gente a cometer tales actos terroristas. Ya he dicho en mas de una ocasión que no existe en este mundo ni una sola idea para derramar una sola gota de sangre humana, y por tanto el mundo de ETA tiene que desaparecer, en su forma terrorista y violenta. Esta gente debe ser valiente y dar el paso. Aunque mantengan su ideología política, tenemos por ejemplo a la formación ARALAR, la cual renuncia a la violencia y al terrorismo, manteniendo la ideología política que defiende Herri Batasuna y la propia ETA, pero con una diferencia importante: Sin matar a nadie, sin atentar, sin hacer terrorismo.

El mundo de E.T.A debe dar el paso, hacer autocritica, dejar las armas, pasar a la acción política, del mismo modo que el constitucionalismo liberal burgués centralista debe asumir, que sus principios económicos y sociales son el cancer de la sociedad y pueblos de las Españas, que lo prueba su falta de sinceridad democrática, al negarse a la vertebración Confederal y al derecho de Autodeterminación de los Pueblos de las Españas.

jueves, 23 de julio de 2009

Pragmática de Carlos III y otras cuestiones




Don Javier I de Borbón, Rey Legítimo de las Españas.


Cuando los okupas de la Zarzuela y sus partidarios nos digan algo sobre la nula consideración real de la Rama Bourbon-Bousset por descender de un Obispo de Lieja y pretender así anular la descendencia Carlista de Don Javier I de Borbón, al haber contraido matrimonio con Doña Magdalena de Borbón-Bousset; los Carlistas debemos contestar: Resulta paradójico tal consideración esgrimida hasta por el almanaque del Gotha, cuando nos recordaba Juan Balansó, que los Borbones de España como los Orleans descienden de un Papa, Paulo III, por el costado Farnesio, sin embargo gozan de la consideración en el almanaque del Gotha, y no se les discute su posición.











Don Juan de Battemberg tratando con el dictador Franco la llegada de Juan Carlos, actual "rey" legal, para hacer de él, todo un Príncipe del Movimiento.








Otra cuestión es la Pragmática de Carlos III. En la actualidad sigue vigente en la Corona de España, ya que no ha sido derogada dicha pragmática de Matrimonios, que excluye del Trono a los descendientes de los miembros de la familia real que contraigan matrimonios morganáticos o desiguales. Dicha Ley, llamada también Pragmática Sanción, de 27/3/1776, promulgada por el Rey Carlos III, prohibe el uso de apellidos y armas de la Casa para aquellos cónyuges que hubieran causado la desigualdad en la pareja al contraer matrimonio con una persona real.


Pero el Real Decreto de 10/4/1803 (en la Novísima Recopilación), promulgado por el Rey Carlos IV, supedita todo casamiento de las personas reales a la expresa autorización del monarca (Carlos IV) o de los reyes sus sucesores. ¿Qué significa esto? Pues parece que la Pragmática de Carlos III queda supeditada en última instancia a la decisión del Rey, por este real decreto de 1803, de forma que es el Rey quien tiene que dar el visto bueno a un determinado matrimonio.



Si el Rey no da visto bueno al matrimonio de su primogénito, entonces acudirá a la Pragmática de Carlos III para desposeerle, no a él, sino a su descendencia de cualquier tipo de derechos sucesorios sobre la Corona.Sin embargo, si el Rey da el visto bueno a un matrimonio desigual, entonces no acude a la Pragmática de Carlos III. Parece querer expresar esta intención el Real Decreto de 10/4/1803 promulgado por el Rey Carlos IV, de forma que la Pragmática de Carlos III es una Ley Secular de la Monarquía Española que depende de su aplicación, no el hecho de contraer matrimonio morganático, que parecería lo propio, sino la última decisión del Rey. Así la Pragmática de Carlos III se convierte en una Ley Secular, que depende de la decisión en última instancia del Rey, a pesar de haber cometido su hijo un posible matrimonio desigual. Mientras que la Ley Sálica de Felipe V es una Ley Secular de la Monarquía Española autorregulativa por recaer los derechos sucesorios en el Primogénito Varón. Parece que la Pragmática de Carlos III, a pesar de ser una Ley Secular de la Monarquía Española, no es autorregulativa, debido al Real Decrteto de 10/4/1803 (en la Novísima Recopilación), promulgado por el Rey Carlos IV.














Carlos IV de Borbón, Rey de las Españas.





Aquellos que no lo vean claro deberán recordar con un ejemplo de la rama usurpadora comenzando por Alfonso "XIII", quien hizo todo lo posible para que los hipotéticos derechos dinásticos recayeran en Don Juan de Battemberg, y no en su hermano mayor Don Jaime, Duque de Segovia y sordomudo. Alfonso "XIII" se aseguró mediante sucesivas renuncias al trono, impuestas a su hijo Jaime, hasta el punto de hacerle contraer matrimonio con Emmanuela Dampierre. Así pensaba Alfonso "XIII" que aquel matrimonio entre Don Jaime de Segovia y Emmanuella sería considerado por los monárquicos como morganático y por tanto contrario a la Pragmática de matrimonios de Carlos III. Esta reglamentación secular que regula la sucesión a la Corona, ha sido utilizada de forma arbitraria por los Borbones en el Trono a partir de Carlos III.










Muchos monárquicos en España consideramos que el matrimonio entre los hijos de Juan Carlos y Sofia son morganáticos y por tanto no cumplen con la Pragmática, sin embargo al estar sujeta su utilización de forma arbitraria por el monarca segun el Real Decreto 10/04/1803 promulgado por el Rey Carlos IV, se convierte dicho de alguna manera, en la ley de papá. Si a papá no le gusta la futura consorte como reina, entonces papá aplicará la Pragmática de Carlos III, desederando a los descendientes de su hijo, por haberle desobedecido. Si papá está de acuerdo con la pareja de su hijo, en este caso Felipe, y atendiendo al ejemplo de la rama usurpadora neoliberal, la cual ha sido la que ha aplicado en numerosas ocasiones la Pragmática de Matrimonio de Carlos III, entonces, papá no amenazará con la utilización arbitraria de dicha Ley Secular de la Monarquía Española. Una ley potestativa vinculada a la persona real, según el Real Decreto en la Novísima Recopilación del Rey Carlos IV.










Muchos neoliberales constitucionalistas que no dan credito a las antiguas normas seculares de la Monarquía española, al considerar a la Constitución de 1978 como fuente de ley reguladora de la sucesión a la Corona, haciendo tabla rasa de la Tradición Monárquica y secular española, digo, estos neoliberales, no se han fijado en este Real Decreto de Carlos IV, y sin atender a estos hechos, ni siquiera el ABC, ni El MUNDO con Victoria Prego a la cabeza, fueron capaces de leerse aquel Real Decreto del Rey Carlos IV, que convertía a la Ley Secular Pragmática de Carlos III, en una ley de papá, potestativa, vinculada a la persona real en su aplicación, y por tanto no es una ley autorregulativa. Pero ni neoliberales constitucionalistas, ni la aristocracia de la sangre fue capaz de poner atención a este Real Decreto de Carlos IV, de manera que la prensa salió en defensa de la decisión de la actual y legal Casa "Real" de la Zarzuela, admitiendo que la Pragmática de Carlos III no existía ya, porque la monarquía constitucional actual no tenía nada que ver con la antigua monarquía, y que por tanto se haría tabla rasa de las antiguas tradiciones seculares, también en la sucesión a la Corona. ¡Claro!, pueden imaginarse ustedes el efecto que causó entre los monárquicos tradicionalistas y las familias de la aristocracia, defensoras fervientes de las antiguas normas seculares, y ante el incumplimiento de Juan Carlos con su hijo Felipe por el matrimonio con Letizia, reaccionaron manifestando su total oposición, a pesar de las manifestaciones públicas de adhesión a la Zarzuela y a su Corona Legal, que no Legítima.


Simplemente terminaré esta explicación para señalar la existencia de dos ramas dinásticas, una legal, la que todos conocemos hoy, representa el neoliberalismo constitucionalista burgués de la oligarquía financiera, sin embargo, la otra rama dinástica, con mayores derechos a la sucesión de la Corona de las Españas, y que mantiene por todo lo alto las antiguas tradiciones seculares, no sólo las dinásticas, sino también la de los Fueros y la vertebración Confederal de las Españas, es la Dinastía de los Borbones Carlistas, cuyo titular es el Rey Legítimo de las Españas, Don Carlos Hugo de Borbón, y sus descendientes, sus hijos el Príncipe de Asturias, Don Carlos Javier de Borbón, y el Duque de San Jaime, Infante de las Españas, Don Jaime de Borbón.














Carlos III de Borbón, Rey Legítimo de las Españas





Segun el libro: los reyes que nunca reinaron, de María Teresa Puga y Eusebio Ferrer, en la pag 195 pone lo siguiente:



"En la correspondencia mantenida entre Don Javier de Borbón, Rey Legítimo de las Españas y Don Juan de Battemberg, Pretendiente Liberal al Trono de España, naturalmente el tema era siempre el mismo: la legitimidad de origen. Don Juan defendía la tesis de que en él convergían las dos ramas opuestas, a lo que Don Javier con clara inteligencia respondía: "si son opuestas una tendrá derecho y otra la responsabilidad, pero no pueden tener derecho las dos".

Afirmando claramente que una tenía Legitimidad de Derecho, la Carlista, mientras que la liberal tenía una legalidad de hecho que había sido sostenida por el capitalismo oligárquico burgués y el triunfo militar en las tres guerras carlistas del bando liberal, y por lo que había supuesto los diversos reinados, de hecho, que no de derecho, de la rama consecutivamente Isabelina y Alfonsina. Juan de Batemberg era heredero de Alfonso "XIII" pero no era heredero de la Legitimidad Monárquica tradicional, sino del golpismo restauracionista de Alfonso "XII" y Cánovas, nada que ver por tanto ni con los Fueros, ni con la voluntad de los diversos pueblos de las Españas y por tanto nada que ver con la legitimidad de la Causa Carlista.

martes, 14 de julio de 2009

HACE 220 AÑOS ALGUNOS PARISIENSES TOMARON LA BASTILLA: FRANCIA CONFEDERAL FRENTE A UNA VISIÓN UNITARISTA

La Revolución Francesa de 1789 ponía punto y final a la descentralización antigua de la Francia Monárquica y Real, confundiendo los derechos de los ciudadanos con la homogenización política y sectaria de un nacionalismo patriótico francés potenciado a través del famoso lema: "Libertad, Igualdad y Fraternidad". Así, la burguesía pudo copar el poder político del país de países y afirmando de forma unilateral la "Libertad" del que tiene frente al que no tiene, la "Igualdad" de imposición homogenizadora territorial y lingüística, la "Fraternidad" entre los miembros de la casta burguesa, para mayor gloria de la Revolución Liberal Burguesa, que conculcaba las Libertades Concretas de los cuerpos sociales y territoriales, para imponer una libertad abstracta, utilitarista, egoísta, mercantil y capitalista.

jueves, 9 de julio de 2009

CARLISMO: ESPÍRITU DE LOS PAYESES DE REMENSA

Consell de Cent


En Catalunya la Vella a mediados del siglo XIV, los campesinos de remensa eran un cuarto de la población, estaban adscritos a la tierra desde que Pedro III de Aragón necesitó del apoyo de nobles frente a la invasión francesa. Después de la peste y las epidemias, el campo sufrió un grave despoblamiento y muchas masías quedaron abandonadas.




Los señores feudales se vieron obligados hacer contratos favorables a los campesinos para evitar su huida a las ciudades, una parte de estos pudieron ocupar y adquirir las masías abandonadas y las pusieron en explotación con ayuda de mano de obra extanjera, pero en 1380 se produjo una grave crisis económica perdiéndose las cosechas, subió el precio del trigo y bajaron los salarios por la llegada masiva de campesinos a las ciudades. Los señores quisieron aumentar sus rentas cobrando los "malos usos", que eran antiguas tasas y contribuciones por uso por parte del campesinado del molino del señor, del camino del señor, etc y además pretendieron imponer los derechos jurisdiccionales de su señorío sobre los campesinos que habían rehabilitado las masías abandonadas. Los campesinos catalanes, ante tal injusticia, escriben una carta al Rey, durante el reinado de Alfonso V Trastamara, solicitando la libertad personal y las masías abandonadas para los campesinos, y a cambio se comprometerían en ayudar al Rey. La alianza entre los Campesinos y la Corona para solucionar el problema social de los primeros y político de la monarquía, era un importante apoyo para luchar contra la nobleza. Bajo la Reina regente María, se formó una especie de Sindicato, que inició una serie de litigios contra los señores feudales. El campesinado reclamaba las libertades personales, la supresión de los "malos usos", la anulación de los censos. En 1462 comienza la primera guerra de Remensa que durará 10 años, coincide con la guerra civil de Catalunya, producida contra Juan II de Aragón. Los campesinos utilizan la guerra de guerrillas, teniendo bastante éxito, pero terminada la guerra, Juan II a quien habían apoyado un importante grupo de señores dueños de campesinos de Remensa, no se atrevió a solucionar el problema, limitándose a premiar a los líderes y a ennoblecerlos. En 1484 comenzaría la segunda guerra de Remensa porque los señores feudales habían impuesto otra vez los "malos usos" y por la indecisión del nuevo Rey Fernando el Católico. Los campesinos fueron dirigidos por el grupo revolucionario, la guerra fue corta y los campesinos vencidos, siendo ajusticiados sus líderes. Fernando II de Aragón quiso entonces solucionar el problema de los Payeses de Remensa, por eso apoyaría finalmente la propuesta de los Campesinos Remensas después de una serie de reuniones que llegan a la llamada Sentencia Arbitral de Guadalupe, que era una ley por la que se establecían las relaciones juridico-sociales del campo, estableciéndose las libertades personales del campesinado, derecho a vender los frutos y bienes campesinos, pero se les obligaba a pagar las rentas a los señores, los cuales de alguna manera aceptaron que los campesinos fueran dueños de hecho de la propiedad de la tierra, creándose un gran Sindicato de Remensa. A partir de esta Sentencia, los campesinos catalanes serían los que mejor se encontrasen en comparación con los del resto de la Península. Hemos visto como, durante el siglo XV, en el Principat de Catalunya se desarrollaron las denominadas guerras de Remensa, unos efrentamientos entre los labradores y campesinos ayudados mas o menos por la alianza con el poder Real contra los señores feudales. Sin embargo en las ciudades dicho conflicto también va a tener su dimensión social entre los partidarios de los partidos: La Busca y la Biga. A mediados del siglo XV la Busca, representantes del pequeño artesanado y los gremios, llegó al poder en el ayuntamiento de Barcelona, procurando poner en marcha su programa proteccionista, solicitando la devaluación de la moneda para que los productos fuesen competitivos y aumentasen las exportaciones junto al establecimiento de medidas aduaneras proteccionistas para impedir la venta de tegidos extranjeros en Catalunya;también querían el control de los gastos municipales y disminuir los salarios de los funcionarios de la administración real, reducción de impuestos y de los alquileres de las casas. Pero la Oligarquía, representada por la Biga, quería una moneda fuerte y no estaba de acuerdo con la devaluación, ni con el resto de propuestas defendidas por la Busca. En 1462 estalla la guerra entre la Oligarquía Catalana y el Rey Juan II de Aragón. La Biga oligárquica supo arrastrar al pueblo contra la monarquía autoritaria, contando con una parte de la nobleza y el clero, van a luchar contra un Rey que no respetaba los privilegios de la Oligarquía, ni en el campo, ni el la ciudad. La oligarquía feudal y mercantil instrumentalizó al hijo primogénito del Rey, Carlos Trastamara, Príncipe de Viana. Juan II de Aragón lo venció y lo mandó encarcelar el Lleida, pero la Generalitat mandó un ejército contra Juan II, que también era atacado por Beamonteses Navarros y por Enrique IV de Castilla. Juan II capituló, ese mismo año moría el Príncipe de Viana y comenzaba una larga guerra civil que se mezclaba con la de los payeses de Remensa. Juan II acosado en varios frentes tuvo que pedir ayuda al Rey Luís XI de Francia, que a cambio del Rosellón y la Cerdaña ayudó a Juan II Trastámara a vencer a la Oligarquía Catalana, que instrumentalizaba la Generalitat impidiendo el desarrollo de los intereses de la Busca.




Las luchas entre carlistas y liberales tendrán posteriormente ciertas similitudes sociales económicas y políticas al conflicto de los Remensas y las reclamaciones de los partidarios de la Busca, que eran artesanado, gremios y pequeña burguesía frente a la Biga, representada por los grandes propietarios y la oligarquía financiera, capitalista, que representaría en el siglo XIX al bando liberal uniconstitucionalista uniformista. Curiosamente aquella oligarquía catalana contaría con un ejército propio y bien pertrechado frente al ejército campesino y mal pertrechado de Juan II, quien tuvo que pedir ayuda militar al Rey de Francia.