jueves, 21 de mayo de 2009

LIBERTADES, SOCIALISMO, CONFEDERALISMO, AUTODETERMINACIÓN, AUTOGESTIÓN


Es evolución del lema carlista Dios-Patria-Fueros y Rey. Se trata de la propia permanencia de ambos lemas al defender exactamente lo mismo, el mismo fondo, pero de manera o formas distintas. Y claramente hay gente en la dirección actual del Partido Carlista y fuera de él, que pretende ver en la incorporación del lema Libertades, Socialismo, Confederalismo, Autodeterminación y Autogestión, total incompatibilidad con los principios tradicionalistas carlistas, cuando resulta ser todo lo contrario.




Aquellos que lo perciben incompatible, y hacen gala del mismo jactandose de una supuesta ruptura con el pasado histórico del carlismo se equivocan totalmente. Me he dado cuenta que la actual dirección, liderada por el Secretario General, llega hacer hasta un alarde revolucionario jacobino haciendo hincapié en una falsa ruptura, que manipulan para pretender instaurar dentro del carlismo político el anti-monarquismo. Así mismamente nos encontramos con una clara ausencia del lema carlista Dios-Patria-Fueros y Rey en las pags webs del Partido Carlista, prosiguiendo esa linea de actuación.




Como he observado tal conducta, me he decidido por escribir y explicar la significación de los lemas carlistas.




Para empezar yo no me avergüenzo en defender el lema carlista de Dios-Patria-Fueros-Rey, es más, los nacionalistas vascos del PNV continuan con su lema de Dios y Leyes Viejas y nadie se tira de los pelos, si embargo aquí en el Partido Carlista si.








LIBERTADES: No es libertad, como se afirma, copiando del liberalismo, su libertad burguesa de comerciar, que parece, reivindicar una generalidad de libertades, cuando ha demostrado lo propio de ser una libertad abstracta, tiránica, mercantil, injusta, desproporcionada. Se ha convertido en la libertad del que tiene frente al que no tiene, de manera que así interpretamos los carlistas la libertad burguesa, aquella nacida de la revolución liberal burguesa, primero en Inglaterra en 1640 y 1688 y posteriormente en Francia en 1789.




Por ello el carlismo defiende realmente la pluralidad y diversidad de libertades, y no como algo abstracto, sino como libertades concretas y determinadas, vinculadas a todos los cuerpos sociales ya sean asociados al mundo del trabajo ( Cámara Socio-Económica), ya sean asociados a los Territorios Históricos y Nacionalidades ( Cámara Territorial), ya sean asociados a los Partidos Políticos (Cámara Política). Libertades correspondientes a todos y cada uno de los cuerpos sociales intermedios de la sociedad y a las personas que los integran.




SOCIALISMO: Fue, en la defensa carlista histórica del Comunal de los Municipios y contra las diversas desamortizaciones o privatizaciones, lo que ha llevado a interpretar el hecho socialista evolucionado en el seno del tradicionalismo carlista. Los carlistas siempre defendieron la pequeña propiedad minifundista frente al latifundismo, el pequeño comercio frente al grande y anónimo y frente a la concentración de tierra y capital en pocas manos. El liberalismo capitalista se basaba en libertades abstractas y en el egoísmo e individualismo burgués. Arrebataba las propiedades amortizadas vinculadas a las familias, a la Iglesia y al Pueblo, que decían en manos muertas, ya que servían para testar, heredar, porque aquellos recursos eran propiedad intergeneracional, ya que no eran propiedad exclusiva y absoluta de sus miembros particulares, y por tanto la tierra no se podía comprar ni vender. El socialismo carlista desarrolló las cooperativas y defendía la vida de una sociedad comunitaria y fraternal, desterrando la base burguesa del egoísmo, el individualismo, el materialismo y el capitalismo. Es más, quienes formaban el Pueblo Carlista, se encontraban aristócratas venidos a menos, los hidalgos, o los curas de pueblo, labradores, campesinos, jornaleros, pequeños artesanos, pequeños burgueses.




CONFEDERALISMO: La vertebración confederal de las Españas no ha sido un invento del carlismo de los años recientes, sino basado precisamente en las Españas de los Reyes Católicos, que no tenían nada que ver con lo que el franquismo quiso imprimir en la memoria de la gente. Eso de Una, Grande y Libre, pura mentira, pura patraña. Las Españas eran Varias, Plurales y Diversas, y es ahí donde radicaba su grandeza, en el respeto a los particularismos históricos locales. La democracia nace en las personas y son estas, las que previamente asociadas y vinculadas a través de cuerpos y grupos orgánicos, deciden delegar en el gobierno central, o lo que había sido la Corona Legítima de las Españas, poder político. Pero esa delegación, significaba el reconocimiento del poder político de la Corona, al determinar en esta un poder exclusivamente Subsidiario, ya que el autogobierno o la verdadera autogestión política correspondería a las Comunidades de los distintos Territorios Históricos, que se autogobernarían por sus usos, y leyes tradicionales, por sus FUEROS. Y los Catalanes y su Principat de Catalunya tenía sus propios Fueros, y el Regne de València y los Valencianos tenían los suyos propios, aunque la lengua fuera la misma (valenciano como variante del catalán). Fuera de la Corona de Aragón ocurría exactamente lo mismo, o por lo menos así debió haber sido. El Carlismo apuesta por la vertebración confederal de las Españas para acabar de una vez con los conflictos territoriales y devolver el sentido histórico de pertenencia a la tierra a los Pueblos de las Españas. Fue el liberalismo capitalista el que desterró la pertenencia de los pueblos a la tiera y los vinculó al materialismo capitalista.




AUTODETERMINACIÓN: No es posible PACTAR un CONVENIO con la Corona de las Españas, Pactar nuestra Confederación, entre los diversos Pueblos y Nacionalidades Históricas de las Españas, sino hay posibilidad de hacerlo de abajo a arriba, y tendrán que ser los Pueblos de las Españas como decía el Carlista Catalán En Tomas Caylà Grau en Catalanismo, la única solución:
"El Estado español atraviesa un agudo período crítico. El alma de las diferentes nacionalidades que forman el Estado español se alza fuerte y valiente y exige de los poderes centrales el reconocimiento de sus personalidades.
Es vanguardia de este resurgimiento la que ha sido más oprimida y la que ha estado durante más tiempo y de una manera especial durante el período dictatorial el blanco de las iras de los gobiernos centralistas, Catalunya.
La cuestión catalana, y la de las demás nacionalidades, ha de ser afrontada y solucionada si el gobierno actual y los venideros quieren paz y tranquilidad.
Acabar de una vez con esta "parodia" que se llama "unidad española" e ir hacia una confederación en la que las diferentes nacionalidades puedan entrar libremente y por vía de pacto, es lo único que puede traer la pacificación de los espíritus.
Ha sido pretensión tonta y absurda de un centralismo caído y desacreditado, pretender unificar por la fuerza y en un solo cuerpo partes heterogéneas y diferentes entre sí, como son los pueblos que forman España.
Pero ahora el problema ha de solucionarse y esta solución la ha cegado, sin duda, la mala política del Directorio y todavía más los peores procedimientos empleados para ahogar esta cuestión.
Después de dos siglos de esclavitud, el alma del pueblo catalán reclama su libertad.
Catalunya quiere gobernarse con Cortes propias y conocedoras de sus problemas y de sus necesidades, quiere hablar su lengua, regirse con su Derecho y voltear a todos los vientos la bandera de las cuatro barras.
Toda solución que no sea esta, será motivo de discordia y malestar para el Estado español."
(traducido del original en catalán)
Fuente: Revista "Joventut", de Valls (Tarragona), el 12 de abril de 1930.




AUTOGESTIÓN: Una vez construida nuestra Confederación, entonces acometemos el proceso de conformar nuestra capacidad autogobernativa a todos los niveles de la sociedad. Se trata de la Autogestión para decidir. Pero no sirve de nada la autogestión sin que exista un poder subsidiario que la respalde, y es precisamente aquí donde tendremos en cuenta como poder subsidiario a la institución de la Corona Legitimista Carlista y su Monarquía.








Despues de haber visto y repasado este cuatrilema, debemos poner atención en que no renuncia a nada del lema Dios, Patria Fueros y Rey, que no es ruptura, sino permanencia, evolución y continuidad respetando el Tradicionalismo Carlista.




Libertades-Socialismo-Confederalismo-Autodeterminación-Autogestión no es más que la concretización y determinación estricta de Patria y Fueros en el lema Carlista.




La forma de entender la PATRIA en el Carlismo esta perfectamente definida en las Patrias chicas que componen la Patria Grande, y que esas patrias chicas no son sólo territoriales, sino que son cuerpos sociales intermedios que se autogestionan y se relacionan entre si, agrupaciones, asociaciones, estamentos, formados por personas con intereses ideológicos o gremiales comunes. Esos cuerpos sociales intermedios que se autogestionan y se relacionan entre si, contrapesan en el llamado equilibrio de poderes, de manera que se percibirá claramente que las Españas es una especie de "País de Estados", no solo territoriales sino económicos, políticos y gremiales.




FUEROS: claramente redactado anteriormente, se trataba de los derechos de los habitantes de un Territorio Histórico de las Españas. Eran Constituciones Históricas propias de cada uno de los antiguos Reinos, Señoríos y Principados de las Españas. Expresaban la vertebración Confederal de las Nacionalidades Ibéricas, como diría Don Jaime III de Borbón.








Una vez vinculados las palabras PATRIA-FUEROS con las de LIBERTADES-SOCIALISMO-CONFEDERALISMO-AUTODETERMINACIÓN-AUTOGESTIÓN, tenemos que pensar y que ver: ¿Qué ha pasado con DIOS y el REY?




Algunos dirigentes del Partido Carlista no se toman en serio la defensa de Dios, pero no de forma integrista, sino recordando que el PARTIDO CARLISTA es un partido que defiende el HUMANISMO CRISTIANO y las RAÍCES CRISTIANAS y que por tanto hará todo lo posible y lo que esté en su mano para salvaguaradar el Derecho a la Vida (contra el aborto) y por la Familia Cristiana.




Pero parece que esto se lo han querido dejar a los de la CTC y al integrismo católico aupado por cierta jerarquía de la Iglesia Católica, y eso es un error.




REY: El Partido Carlista es un partido accidentalista en el tema monarquía o republica, ya que considera que son opciones de forma de gobierno que debe determinar los habitantes y ciudadanos de las Españas a través de una consulta popular. Esto es algo que me parece correcto, debido a que la presente monarquía neoliberal capitalista es la heredera de Franco, y su representante Juan Carlos, también. Como democrátas, se debe seguir un razonamiento coherente. Pero y ¿cuando llegue el día en que se tenga que determinar si las Españas son Monarquía o Republica? ¿Qué es lo que diremos los carlistas?




Aquí queda presente mi discrepancia, pues pienso que el carlismo político debería apostar por la Familia Real Legítima, y por tanto defender la institución de la Monarquía Legítima o Carlista, para que se tenga en consideración la opción monárquica del carlismo.




Esto es debido a un sentido histórico, por la contribución histórica de la institución de la Corona de las Españas al mantenimiento y sostenimiento Subsidiario de la Confederación de las diversas Nacionalidades Ibéricas e Históricas, que conformaron los antiguos Reinos, Señoríos y Principados de las Españas.




Además, existe un Pacto Histórico entre el PUEBLO y la DINASTÍA, y precisamente, por la existencia de es Pacto, que algunos, desde la dirección política, pretenden ignorar, es el garante y la salvaguarda de los derechos y libertades públicas frente al egoísmo burgués privado capitalista y su globalización neoliberal capitalista.








¿Y el ECOLOGISMO del Carlismo?



Ante las primeras manifestaciones de la industralización burguesa capitalista, los tradicionalistas, y en concreto los carlistas en las Españas, criticaron dicho proceso, ya que adivinaban en el mismo, el desarrollo de la polución y las externalidades negativas, que han llevado al Planeta Tierra desde el siglo XIX hasta ahora a la deriva del recalentamiento global. La subida de las temperaturas puede acarrear serios problemas al futuro de la humanidad, sobretodo en lo concerniente a la fertilidad de la tierra, ya que un aumento en las temperaturas significa un inicio en la desertización sobre la línea del Ecuador, desplazándose la zona fértil hacia los polos. Ello se traduce por una disminución de la superficie productiva de la tierra.

Si a esto le añadimos la utilización de la superficie de tierra para biocombustibles, o para la producción de soja transgénica, forzamos a lo que queda de la tierra fértil a un mayor empobrecimiento de la misma, pues es sabido que el cultivo de soja desfertiliza el suelo y lo desertiza, y de esto saben bastante los ingenieros agrónomos que trabajan en Hispanoamérica.

La incorporación de la defensa de la Ecología en el Carlismo no es una invención acomodaticia, todo lo contrario, ya que las primeras protestas contra la industralización liberal capitalista fue desarrollada por las criticas de los tradicionalistas. De hecho en los parlamentos actuales aun se pueden oir voces liberales tachando a los ecologistas de reaccionarios y tradicionalistas.

Los campesinos, antes de la revolución industrial eran conscientes que su supervivencia dependía de la Tierra y su ecosistema. Puede que no lo supieran de forma científica, pero a través de la esperiencia tradicionalista del devenir de los siglos, quedó bien patente el intento de hacer buen uso de los recursos de la tierra, sin sobreexplotarlos. Sin embargo la llegada de la sociedad capitalista y consumista, la sociedad de consumo, liderada por los paladines del capitalismo y su escuela neoliberal, han llevado a la sobrexplotación de la tierra, y a un sobredesarrollo de la sociedad occidental, que vive por encima de sus posibilidades de forma no sostenible. Y como precisamente la sostenibilidad, deja patente la necesidad intergeneracional de un justo uso promediado de los recursos naturales, de forma que la tasa de extracción de los recursos naturales no sea mayor que la tasa de reposición o regeneración de los mismos, para que siempre exista un equilibrio natural que impida la sobreexplotación de los recursos naturales. Al mismo tiempo limitar las emisiones de efecto invernadero, por ello se hace importante el cumplimiento de Kioto, pues dichas emisiones acumulativas son responsables de que no salga el calor al exterior, de manera que actuan como una capa de tipo invernadero.

sábado, 9 de mayo de 2009

ACTO CARLISTA EN EL REAL MONASTERIO DE POBLET 2009







NO ES PRETENSIÓN ALGUNA, SINO LEGÍTIMA RECLAMACIÓN: CELEBRACIÓN EN POBLET POR LOS 175 AÑOS DE HISTORIA DEL CARLISMO







Majestad, Alteza Real, Infante e Infantas Legítimas de las Españas.

Nos encontramos aquí reunidos en el Real Monasterio de Poblet, en Tarragona, recordando a todos los Carlistas y por los 175 años de plena vigencia de la Historia del Carlismo, símbolo de continuidad de nuestra lucha confederal y socialista, en defensa de todos los pueblos de las Españas.



Evocando el Monasterio, su historia y trayectoria, vislumbramos y encontramos el devenir del acontecer de la propia historia del carlismo, de los Pueblos de las Españas y sus Reyes y representantes Dinásticos, los Reyes Legítimos de las Españas.



El Monasterio de Poblet, cenobio de la Orden del Cister, y panteón de los monarcas de la Corona de Aragón. Fue fundado por Ramón Berenguer IV, quien en 1149 lo entregó a los monjes bernardos de Fontfroide. Apelando a su historia, como símbolo cristiano y dinástico, dos pilares básicos en torno a los cuales se desarrolló el espíritu popular de los elementos tradicionales de la sociedad medieval, que de alguna manera sigue impresa en el ser del carlismo.



Por todo ello, no es casualidad encontrarnos reunidos con nuestro Rey de la Corona de Aragón, y Rey Legítimo de las Españas, SMC Don Carlos Hugo de Borbón, aquí presente;-¡encomiables saludos Majestad y muchísimas gracias por estar aquí con todos nosotros!- heredero y representante de la Dinastía Histórica del Carlismo y de las libertades tradicionales democráticas socialistas y forales de los antiguos Reinos, Señoríos y Principados de las Españas.






La historia del monasterio, la podemos hacer nuestra debido a las vicisitudes por las que atravesó. Un monasterio, símbolo cultural, económico, rural campesino y monacal, espíritu de los valores cristianos y comunitarios de una sociedad que se identificaba y sabía de su dependencia con respecto a la tierra y al medio-ambiente, su defensa ecologista de la conservación del entorno, aunque sólo fuera de manera innata e intrínseca. Un monasterio garante, por aquel entonces, y aunque sea demasiado forzado reconocerlo, de sus derechos educativos y sanitarios; sus recursos, frutos de la tierra, que estaban al servicio de las buenas obras de los monjes; sus tierras, fuente de alimentos y subsistencia autogestionaria para el campesinado, que también las trabajaba, dueños de hecho de los medios de producción.



Se trataba de los "derechos públicos medievales", de un redescubrimiento derivado del mantenimiento de la propiedad colectiva y comunal, del desarrollo de la vida comunitaria, tanto en los municipios, como en el monacato. Era el sentido económico socialista y cristiano que se había ido heredando de padres a hijos con el nombre de Tradición, hasta el año 1833 en las Españas.



La fuerte convulsión que supuso la guerra de independencia, más la pretensión del liberalismo por la uniformidad centralista bajo una homogenea constitución burguesa traída por manos extranjeras por parte de Pepe Botella Bonaparte y la presencia y asimilación por parte de estractos poblacionales de aquel liberalismo político que escondía su sed en el liberalismo económico defendido por las doctrinas clásicas y liberales pragmáticas, utilitaristas, positivistas y mecanicistas que dieron como tiunfo mortal y endémico al poder del dinero que venía siendo la máxima expresión de las grandes potencias mercantiles en los siglos XVII y XVIII.



El Capitalismo había significado el triunfo de la acumulación del capital por parte de la reacción del protestantismo calvinista exento de jerarquía frente a un catolicismo socialista de fuerte jerarquía. El Protestantismo sustituiría la jerarquía eclesiástica católica por la oligarquía económica de burgueses ennoblecidos y nobles aburguesados, a través del instrumento de la desamortización y expropiación de las tierras de la Iglesia y Comunales del Pueblo, para entregarselas a una muy minoritaria clase media, profesionales liberales, banqueros, prestamistas, abogados,financieros, grandes mercaderes y comerciantes. Significaba el triunfo de un modelo económico y unas formas de vida que son las que hoy siguen vigentes en el mundo occidental.






Pero en el año 1833, el liberalismo económico decimonónico y sus representantes afirmaban que aquellas tierras comunales campesinas y monacales de la Iglesia estaban en manos muertas, porque las mismas no se podían comprar ni vender en libre mercado, porque servían para testar, para ser designadas por herencia al estar sujetas a unas determinadas familias, por los mayorazgos, a unos determinados Monasterios, y a unos determinados Municipios, denominadas como Tierras Comunales, del Común de los Municipios, tierras del Pueblo. Curiosa situación, si analizamos la preocupación del comunismo socialista por la suerte de la tierra, pues ni tradicionalismo ni comunismo estarían dispuestos a aceptar la deriva liberal capitalista de libre mercado.



Los liberales burgueses en el poder, que apoyaron la subida al trono de Isabel "II" frente a su tío Don Carlos V de Borbón, antepasado de Don Carlos Hugo de Borbón, establecieron los medios para llevar a cabo una serie de proyectos desamortizadores que permitían de hecho las expropiaciones, robos y desmantelamiento de las propiedades colectivas y comunales, tanto civiles, como eclesiásticas para ponerlas a la venta del mejor postor, igual que ahora con las empresas públicas y las propiedades comunes de todos los ciudadanos, de manera que el Monasterio de Poblet en el que hoy nos encontramos fue pasto de aquella injusticia en el año 1835, quedando abandonado y expuesto al saqueo, pues las tumbas fueron profanadas y sufrieron daños irreparables. Así, el liberalismo económico burgués abandonaba los asuntos públicos en interés del lucro egoísta capitalista de los agentes económicos, pues esa es la filosofía del liberalismo capitalista oligárquico burgués triunfante.



En el año 1939 el monumento fue devuelto a la Orden del Cister y se iniciaron las obras de restauración, sin embargo aquellos sucesos y hechos desamortizadores por los que pasó el monasterio y numerosas propiedades colectivas y comunales, convirtieron en víctimas, presas de la miseria a numerosos campesinos y al bajo clero al que dejaron sin recursos para su propia capacidad de autoabastecimiento y susbsistencia autogestionaria. El clero pasaría a estar condicionado por la Ley Liberal de Presupuesto del Clero, mientras que los campesinos serían pasto del egoísmo capitalista burgués de libre mercado.



Supuestamente aquellas medidas desamortizadoras se hacían para favorecer la creación de una clase media, en la cual los campesinos fueran dueños de la propiedad de la tierra, pero ocurrió, sin embargo, todo lo contrario, porque quienes se beneficiaron, quienes pudieron comprar aquellas tierras y propiedades, fueron los grandes propietarios terratenientes y la oligarquía burguesa, los grandes comerciantes y mercaderes, es decir, la plutocracia que imponía un mercado nacional, la uniformidad y el centralismo político con el apoyo del ejército y ciertos representantes de la propia jerarquía católica. Así fue, cómo nació el carlismo, como reacción a todos estos desmanes, desafueros e injusticias, frente a la usurpación liberal burguesa, es por ello que pervive el carlismo, pervivimos los carlistas, frente a los herederos de la usurpación liberal burguesa, frente a los neoliberales capitalistas, frente a su mercado único, homogeneo, absorvente y uniformizador.



Por ello, la respuesta carlista, hoy, sique estando canalizada contra las desamortizaciones o si se quiere decir, contra las privatizaciones y los negocios especulativos y lucrativos burgueses que habéis visto todos a la crisis que nos ha llevado, este es nuestro sentido socialista.



Seguimos estando por la defensa de los derechos públicos frente a los intereses privados de la minoría dominante capitalista y su actual monarquía neoliberal burguesa, que por cierto, no pretendemos heredar, y menos aun reclamar, pese a que se le prohibiera a la Familia Real Legítima la utilización de cualquiera de los títulos vinculados con la actual monarquía juancarlista, segun lo redactado por el Ministerio de Justicia español en un Real Decreto Nº 1368, publicado en el año 1987 en el que señala con precisión y con previsión:






"Ninguna otra persona que no pertenezca a la dinastía reinante podrá titularse Príncipe o Princesa de Asturias ni Infante de España, ni tampoco recibir los tratamientos y honores que corresponden a las dignidades precedentes"






Pero es que los títulos vinculados a nuestra Dinastía Legítima, no son los que de alguna manera usurpan los actuales y legales Borbones, porque no es Rey de España, sino Rey de las Españas, el título verdadero, legítimo e histórico correspondiente y perteneciente a la Dinastía Histórica que Jura los Fueros y se compromete con el Pueblo, con los pueblos y habitantes de las Españas a través del PACTO PUEBLO-DINASTÍA.



Nosotros los Carlistas proponemos una monarquía foral, socialista y democrática que sea garante de los derechos públicos, que sujete a los grandes de la pltocracia económica, a los grandes propietarios y oligarcas, a los grandes financieros y capitalistas, a todos aquellos que fomentan desafueros e injusticias, que los sujete en interés de todos, del bien público, de la rex-pública.



Como en el pasado: ¡Payeses, por nuestro derechos, rompamos los privilegios de la Unión de mercaderes y capitalistas, tal y como hizo Pedro IV el Ceremonioso diciendo: ¡Justo es que la sangre -el sacrificio- de un Rey borre la debilidad de otro!. Y Don Carlos Hugo de Borbón y su Familia es ese Rey frente a Juan Carlos y sus mercaderes privilegiados.



Así pues, la crisis capitalista: ¡Que la pague la plutocracia y no el pueblo trabajador!

miércoles, 6 de mayo de 2009

DON CARLOS HUGO EN POBLET


El próximo sábado Don Carlos Hugo de Borbón-Parma estará en la histórica localidad catalana de Poblet para recibir el homenaje de aquéllos que le son fieles.
Por la mañana se celebrará el Capítulo de la Real Orden de la Legitimidad Proscrita, tras él un homenaje a los ciento setenta y cinco años del carlismo, una Santa Misa en el Real Monasterio de Poblet y tras ella, la ofrenda floral a los Reyes de Aragón.
Un almuerzo servirá para confraternizar y presentar los respetos a la Familia Real. Hoy en día, en medio de esta crisis de valores que vivimos, puede parecer una nostalgia del rigodón la fidelidad a ciertos principios, pero eso es lo que honra a Don Carlos Hugo, custodio de una Tradición y una Legitimidad que se han mantenido incólumes frente a otras actitudes.
Depositario de unos Derechos irrenunciables, ha luchado a lo largo de toda su vida con espíritu de entrega y consecuencia de servicio a la Corona y a una idea monárquica cristiana, foral y social, alejada del feroz capitalismo y entregada a la causa de los más desfavorecidos y de la riqueza y duversidad de los Pueblos, Países y Regiones que conforman las Españas.
Estos actos de gran relevancia se verán ocultados por los medios de comunicación, temerosos de represalias, o se venderán como un mero espectáculo folklórico. Frente a eso la viva fe de los leales súbditos de Don Carlos Hugo se mantiene como una roca y muchos de ellos, insultados, vituperados, amenazados, son verdaderamente dignos de elogio. Mantener en estos tiempos que corren de globalización y pensamiento único una posición contraria al sistema feroz y despiadado que nos gobierna a nivel mundial es una verdadera odisea.
En medio de esta crisis económica mundial puede decirse que el capitalismo está tocado y que tras él le llegará el turno a la democracia liberal burguesa. Antes de que las libertades se apaguen, hay que afirmar que existen otras llamas, que propugnan un estado social, foral y cristiano, donde la Corona no es una oligarquía institucionalizada, sino una Familia que ha hecho un Pacto con su Pueblo y que está al servicio de éste por completo, siguiendo las Leyes Antiguas y manteniendo la Legitimidad con el escrupuloso respeto a éstas. Sin Tradición la Monarquía carece, absolutamente, de sentido.
Es triste, igualmente, ver cómo lo monárquicos nos enfrentamos entre nosotros, cuando el enemigo no es el que tenemos al lado, sino el que está en frente. Ha llegado la hora de tener altura de miras, de olvidar diferencias, de unirnos en torno a la Tradición y a la Legitimidad que dan sentido a la Corona.
El próximo sábado unos soñadores recordarán, en torno a su Rey, que lo que tenemos no es lo único que existe, que merece la pena seguir luchando y que la Legitimidad sigue viva e incólume gracias a los esfuerzos que muchos, día a día, hacen por ella.

JUAN JOSÉ IBARRETXE SE NOS VA DE LA POLÍTICA

El empate técnico entre nacionalistas y no nacionalistas, que ha querido atribuir el ex-presidente de la república bananera de España, José María Aznar al pacto entre PP y PSOE en tiempos de Nicolás Redondo Terreros y Jaime Mayor Oreja, pero que no tiene nada que ver, debido a la moderación del tono en los mensajes y disertaciones desarrolladas desde aquel momento hasta ahora por el PSE, han movilizado al electorado a recelar del discurso separatista del PNV liderado por Ibarretxe.

El caso es que el PNV bajo la dirección de Juan José, asumió los postulados íntegros de EukalKartasuna, fagocitando practicamente toda esa formación política. Esos postulados han enarbolado el plan soberanista de Ibarretxe que durante la última campaña electoral procuró esconder y disimular así su puesta en escena de ser el único partido con vocación centrista y moderada frente al constitucionalismo centralista españolista y frente al mundo de ETA.
Así el PNV ha tenido siempre asegurada la victoria, año tras año, convocatoria tras convocatoria.



Me hace gracia las acusaciones que le imputan al PNV de clientelismo, ¿acaso los partidos constitucionalistas no tienen clientelismos? y es que a los partidos nacionalistas siempre se les acusa de lo mismo al ser territorialistas de ámbito local, ya los liberales acusaban de clientelistas a los carlistas.



Pero fijense ustedes que en España se tiende cada vez más al bipartidismo turnista decimonónico, pero esta vez las formas disimuladas son mucho más esquisitas. Durante el siglo XIX en España los partidos eran burgueses y censitarios, ahora son practicamente igual, después de ver arrumbadas las formaciones de la izquierda supuestamente defensoras de los intereses de obreros y campesinos. Del mismo modo ha pasado con las formaciones políticas nacionalistas al ser barridas de la escena política, que no significa que no exista en el fervor ideológico de la gente. El caso es que la España ficticia toma cuerpo frente a la España real, del mismo modo que en el siglo XIX en la época del turnismo entre el partido liberal conservador ( PP) y el partido liberal progresista (PSOE). ¿Qué falta? ¿quienes faltamos en el terreno de juego después de ver a los republicanos en Catalunya jugar al tripartito? Pues faltamos los Carlistas. ¿Y para qué?



Para dar una respuesta a la problemática centralismo-separatismo, pues muchos tenemos la convicción que las diecisiete autonomías actuales no son más que un disfraz bien llevado para tratar de engañar los sentimientos personalistas y territoriales de las diversas poblaciones de las Españas, al observar que es el Estado el que se desprende de "potestades", de "competencias" que va regalando o dando a cada autonomía segun los acuerdos periódicos a alcanzar. Y no es el Estado central de donde mana la autoridad legítima sino de los individuos asociados y constituidos en pueblos asetados en unos territorios históricos, y precisamente por ello esos individuos representados y asociados en sus colectivos, han tratado de ceder ciertas responsabilidades a un gobierno central históricamente representado y personalizado por la institución de la Corona Legitimista, a la que reconocían legitimidad de origen y ejercicio a través del PACTO Pueblo-Dinastía que el Rey, Señor o Príncipe, JURABA cumpliendo los Fueros de los diversos Reinos, Señoríos y Principados de las Españas.



Históricamente la voluntad innata de los pueblos de las Españas estaba reflejada en la querencia de pervivir aliados o confederados y para ello la institución monárquica fue un instrumento eficaz consolidador de la paz social entre los diversos territorios históricos.



Pero la Constitución de 1978 no representa ese pacto confederal de abajo a arriba como queremos los carlistas de los pueblos de las Españas con el gobierno central, es decir, con la Corona Legitimista, a través de ese PACTO HISTÓRICO del que hablaba, sino que es el Estado Español ocupado por la burguesía neoliberal el que se arroga la autoridad legítima, como fuente de la que mana cualquier principio de autoridad, cualquier acción y decisión, ya que no reconoce esa capacidad democrática en los pueblos de las Españas de forma eficaz y particular en cada una de las territorialidades particularistas autogestionarias, sino que entiende a priori que la legitimidad democrática la posee el Estado Español a través de la soberanía nacional abstracta, y que concentra ese poder el Parlamento de Madrid, del que emana todo.



Luego, evidentemente existen dos concepciones de España quieran o no quieran los centralistas, que por mucho que nos engañen con falsas autonomías, no podrán uniformizar y homogeneizar las Españas, aunque ya lo intentaron, como lo hicieron los Jacobinos durante la revolución francesa.






Pero no nos engañemos, de una cosa; el nacionalismo vasco intenta ser lo mismo que el nacionalismo español: absorvente centralista, burgués y constitucionalista. Parte de una supuesta tradición que dice defender para luego traicionarla. En el caso de la historia de España se ha visto la manipulación por parte de la derecha de los Reyes Católicos, de Carlos I y Felipe II, haciéndonos creer que eran reyes centralistas, que pretendían un absolutismo absorvente constitucionalista. Ya se vió lo que pasó con aquellos que no quisieron respetar las tradiciones de los pueblos, como el Portugués, el Catalán, o el Andaluz.






Si bien es cierto que la derecha política ha tratado de legitimar España antes del año 1812 y contradecirse a su vez con la aceptación unitaria, centralista y uniformista que imponía la Constitución de Cadiz, no es para nada menospreciable la actitud de los nacionalistas vascos e independentistas que por la misma vertiente de la utilización de la historia tratan de afirmar que el carlismo era una especie de pre-nacinalismo o pre-independentismo, y menos mal que existimos los carlistas para decirles como a los otros que también manipulan la historia que no.






Así que a Juan José Ibarretxe le digo también agur, adeu, adios,... en fin con todos los idiomas españoles de las Españas, para hacerle ver a él y al PNV que su propuesta separatista no era la mejor obción, a parte de una engañifa basada en una falacia pseudo-histórica, el Plan Ibarretxe pretendía un Estado Vasco independiente, separado del resto de las Españas, como si no fuesen los Señoríos Vascos tres Españas más.






El PNV pretendía el centralismo de la derecha españolista con capital en Pamplona, porque no admitía la vigencia histórica de cuatro constituciones forales para Euskalherria, ya que ellos querían adoptar una, homogenea y centralista. Pero los Carlistas estamos ahí para recordarles a los peneuvistas que Euskalherria tenía: para el Señorío de Vizcaya su propia Constitución Foral, para el Señorío de Guipuzcoa su propia Constitución Foral, para el Señorío de Alava su propia Constitución Foral, y para el Reino de Navarra su propia Constitución Foral. El País Vasco no puede basarse en una única constitución sino en tres atendiendo a la historia antigua del pueblo vasco, y en Navarra atendiendo a su Constitución Foral histórica propia. Pero el nacionalismo vasco no ve más que un idioma, un país, porque han copiado los mismos elementos que tienen los nacionalistas centralistas españoles para absorver, limitar y aniquilar.






No me convencen los argumentos nacionalistas aunque por otra parte debo admitir que la existencia de los mismos en las instituciones son voces discordantes que generan pluralidad de ideas muy necesarias para no caer en el absolutismo bipartidista plutocrático parlamentario existente en Madrid, ya que España no es una Gran Castilla como algunos querrían que fuese haciendo gala de aquello de "ancha es Castilla".






La salida de los nacionalistas y la aniquilación de la izquierda, pone en evidencia el absorvente modelo bipartidista turnista y esto no viene a ser para nada democrático, porque no es plural, sino tendente a monopolio o oligopolio político. Pero el PNV ya ha gobernado bastante, el País Vasco no es su patrimonio histórico personal que ni Reyes Legítimos se atrevieron a tanto. Falta pluralidad política a nivel de todo el Estado y a nivel Vasco, faltamos los carlistas para proponer nuestro modelo territorial de vertebración confederal de las Españas, basado esclusivamente en la historia de las Españas y no en tergiversaciones y falacias.

lunes, 4 de mayo de 2009

¡Y LA QUE LLAMAN INFANTA!: ¡SE VA DE CATALUNYA!



Si, la hija del jefe legal del Estado Español, a la que llaman "infanta", de nombre Cristina, que ha vivido en el Principat de Catalunya, y a la que en más de una vez els Catalans le han dicho que ellos NO tienen REY, porque es cierto: LOS CATALANES NO TIENEN REY, SINO PRÍNCIPE.




Pero de eso los monárquicos neoliberales juancarlistas constitucionalistas ni se acuerdan. Obsesionados con su estado centralista, disfrazado en diecisiete autonomías que niegan cualquier tipo de estado federal, y mucho más allá si lo pretendemos como lo fue históricamente, como Confederal, en tiempos de los Reyes Católicos, nos llevaremos una pronta "desilusión".
¡Oh, que pena! Porque para empezar la dinastía legal que usurpa el Trono de las Españas, "recomienda", de hecho, y a ojos vista, el exilio de Cristina la "infanta".
En la fotografía: S.M.C En Carles Huc de Borbó, Princep Legitim de Catalunya i Rei de les Espanyes

Lógicamente, pues la opinión pública catalana no los puede ver ni en pintura, porque en Catalunya se dice: "Mort al Borbó", y es normal, no en el sentido literal, pues nadie quiere hacer daño a nadie, y menos procurar su eliminación física, pero aquella frase en boca de "Els Maulets Austracistes" decía mucho, ya que significaba el rechazo frontal a la política centralista y antiforalista del primer Borbón español, que fue Felipe V duque d ´Anjou.








Sólo una única rama borbónica, después de lo que significó la presencia del Archiduque Carlos de Austria en 1701 a 1713, se comprometió en restaurar, cumplir y hacer valer y respetar los Fueros de Catalunya, y los del resto de las Españas. Esa rama borbónica sería la que dio lugar en 1833 a la Dinastía Carlista, comprometida con la defensa de los Fueros, usos, costumbres, instituciones particulares y lengua propia de los distintos y diferentes Reinos, Señoríos y Principados de las Españas. Así lo aseveró el 16 de julio de 1872, a principios de la tercera guerra carlista, el legítimo rey de las Españas, Carlos VII en una proclama a los Valencianos, Catalanes y Aragoneses les decía: “Yo os devuelvo vuestros fueros, porque soy el mantenedor de todas las justicias; y para hacerlo, como los años no transcurren en vano, os llamaré y de común acuerdo podremos adaptarlos a las exigencias de nuestros tiempos”. “Lo que él os quitó como Rey –afirmaría, en referencia a Felipe V-, yo como Rey os lo devuelvo; que si fuisteis hostiles al fundador de mi Dinastía, baluarte sois ahora de su legítimo descendiente” –refiriéndose a el mismo. El 13 de julio de 1875 afirmaba: “Es tan grande el gozo que experimento haber jurado espontáneamente vuestros Fueros, buenos unos y costumbres...”. U otra afirmación que decía así: “... bajo el árbol sagrado de Guernica, como en las juntas de Villafranca, juré guardar sus Fueros, buenos usos y costumbres”.








Una "infanta de España" se nos va al extranjero, a los EEUU, se autoexilia, y parece ser que lo hacía por miedo a mayores críticas, pues su destino inicial iba a ser cualquier otra parte del Estado Español. Ha decidido autoexiliarse y con ello, no se hasta que punto esa decisión va a ser causante de un mayor coste extraordinario para las arcas públicas en lo referente a un mantenimiento escrupuloso de la escolta permanente de dicha "infanta" Cristina y familia.








Como los negocios especulativos financieros asociados al ladrillo ya no funcionan bien, Iñaki Urdangarín prefiere salir por patas de una Catalunya Hostil a la familia irreal que ocupa el Trono de forma legal, pero no legítima. Y es que els Catalans no tienen Rey, y ni falta que les hace, si total para un pseudo miembro que se autoexilia, para qué querrán rey, si tienen un Príncipe Legítimo.








La realidad es muy clara y contundente, ya que en el Principat de Catalunya hay un porcentaje muy alto de la población declaradamente republicana, por unas causas o por otras, pero lo que es bien sabido es que los monárquicos catalanes, quienes son verdaderamente monárquicos en Catalunya son leales hasta la médula del seu Princep Legitim que es En Carles Huc de Borbó, mientras que los partidarios de Juan Carlos quedan reducidos a una antigua casta menguante profranquista que pretende un centralismo absorvente y agotador, que habla catalán en la intimidad y que no lo aprenden ni a la de tres porque lo consideran antiespañol, por ello digo que ni monárquicos, ni republicanos, en Catalunya quieren a esta familia legal.

domingo, 3 de mayo de 2009

9 DE MAYO: ¡¡¡ TODOS A POBLET!!!


El próximo sábado 9 de Mayo del 2009 y como colofón a la conmemoración del 175 aniversario del Carlismo, tendrá lugar en Poblet (Tarragona), un acto de homenaje a la Familia Real y a todos los carlistas que han luchado y luchan por la Justicia y la Libertad en las Españas. Dicho acto contará con la asistencia de S.M. El rey a quien acompañarán varios miembros de la Familia Real.



El programa de actos previstos es el siguiente:


10,00.- Entrega de las acreditaciones a los asistentes al Acto de Poblet 2009.


10,30.- Sesión del capítulo de la ROLP con imposición de la medalla a los nuevos miembros. (En Sala de abajo del Palacio Nuevo del Abad)


11,30.- Acto conmemorativo del 175 aniversario del Carlismo con diversos parlamentos


13,30.- Santa Misa en la iglesia del Monasterio


14,00.- Ofrenda floral a los reyes de la Corona de Aragón


14,30.- Comida de homenaje en el Hostal El Senglar de l’Espluga del Francolí (a 2 km. de Poblet)


17,30.- Clausura de los Actos por Don Carlos Hugo y despedida a los participantes.




Asimismo resulta del máximo interés lo siguiente:

Se establecerá un servicio de transporte en autobús para desplazar a participantes desde Tarragona.


Salida a las 09,15 horas de la estación de RENFE de Tarragona, con parada a las 09,40 horas en la estación de RENFE del Camp (AVE y Alvia) y salida directa hacia Poblet. Para la vuelta se saldrá de la Espulga del Francolí hacia las 18,00-18,15 horas con parada en la estación del Camp y final en la estación de RENFE de Tarragona hacia las 19,30 horas.


Sería conveniente traer boina roja o boina blanca, así como la medalla de la Legitimidad Proscrita los miembros de la Real Orden. También, recomendamos traer el recibo de transferencia del importe, ya que la entidad bancaria no ha facilitado la totalidad del nombre en algunos casos.
Ante cualquier incidencia u observación que durante el transcurso de los actos nos quiera transmitir deberá dirigirse a los miembros de la organización acreditados como tales.
Solamente las personas debidamente acreditadas podrán acceder a los diversos actos conmemorativos.
La fecha límite para realizar el ingreso del importe de 50€ de la comida homenaje, en la cuenta de Caixa de Tarragona, núm. 2073 00 74 34 0110968507, de la sucursal de Plaza Imperial Tarraco de Tarragona, cuyo titular es la asociación de Amics de la Historia del Carlisme de Catalunya, será la del día 5 de mayo de 2009.
Si necesitan más información se pueden poner en contacto con:- Hugo Fermín Núñez de Prado El Cid hugodeprado@hotmail.com tel.675 539 711- Matías Palau Sanahuja http://pordoncarlos.blogspot.com/%C3%83%C2%B1 tel. 609 764 447- Ramón Hernández Oter ramon1940@yahoo.es tel. 649874499Esperamos y deseamos que el Acto de Poblet sea un éxito rotundo de asistencia y de vitalidad de la Causa.



La demagogia del gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, apoyado por el resto de la izquierda parlamentaria, se ha plasmado en un desgobierno tal, que ha hartado a buena parte de los ministros que lo componían y que ha obligado a cambiar el ejecutivo.


En su intento por llegar indemne a las elecciones europeas de junio de 2009, la demagogia socialista ha negado durante largo tiempo la propia existencia de la crisis; ha ocultado la realidad que todos sufrimos hasta que le han estallado los más de cuatro millones de parados. ¿Para qué tanta manipulación y tanto engaño?


Si la política actual es prácticamente gestión pública y combinación de medidas, medios y recursos, el gobierno socialista solamente ha mostrado capacidad para no reparar en gastos, para repartir miles de millones de euros entre la Banca, las Autonomías y los Ayuntamientos sin tener una finalidad clara y, mucho menos, tener un estricto control del gasto público. Con todo tipo de ocurrencias se procura gratificar a los amigos políticos, sindicales y económicos del grupo en el poder. La corrupción generalizada, las subvenciones y pagos de inverosímiles informes son ya un insulto a la inteligencia de los trabajadores.


Este gobierno, sectario en cada una de sus manifestaciones, con una única misión de dividir a la sociedad, se afianza en su incapacidad para unirla ante la crisis y para dictar medidas coyunturales y estructurales. Un gobierno impasible ante la crisis, sordo ante el clamor del paro en el que caen más de 8.000 personas diariamente, abducido por el decrecimiento económico, la caída del consumo y del ahorro. Un gobierno indiferente ante el cierre de empresas, los ERE, y una realidad empresarial y familiar de impagados y morosidad.


Sin fomento del empleo real, con dudas sobre el mantenimiento de la protección social, no puede haber cohesión social. Sin cohesión social no puede haber estabilidad y sin ella, día a día, se hunde la esperanza y se alteran las condiciones de la paz.


Hagamos que al socialista Rodríguez Zapatero ya no le valga gobernar a golpe de talonario para comprar favores y votos, que no le valga su continuado divide y vencerás, que no le valga su peligrosa búsqueda de chivos expiatorios para echarles la culpa de todos los males de la Patria. Una caótica gestión que la paga muy cara toda la sociedad española y, muy especialmente, los trabajadores por cuenta propia y por cuenta ajena.


Compañeras y compañeros, ante este 1º de MAYO marcado por la grave crisis que nos han impuesto, las trabajadoras y trabajadores carlistas hacemos un llamamiento a la reflexión sobre los irresponsables que nos gobiernan y a la actuación en consecuencia para que éstos y cualesquiera otros demagogos no nos puedan utilizar más como taburetes para alzarse con el poder y para ejercerlo contra nosotros.


¡Recuperemos la esperanza, porque otro mundo es posible!


¡Viva el 1º de Mayo!

viernes, 1 de mayo de 2009

PRIMERO DE MAYO: PARO Y MÁS PARO


Vamos hacia los cinco millones de parados, porque nuestra maquinaria, la estructura económica española deja bastante que desear. Nuestro crecimiento económico pasado, se debió únicamente a la construcción y a la especulación inmobiliaria, acompañada del turismo, nada nuevo para la tecnocracia reconvertida en democracia por la misma plutocracia que sigue detentando el poder.

Los sindicatos que hoy se manifestarán en las calles por la protección social y por el pleno empleo digno, son los máximos despreciados por las huestes capitalistas y por los obreros en paro, que agradecen al patrón el haber tenido trabajo y se acuerdan de la gestión "eficiente" de los gobiernos de la derecha para fomentar el empleo. Así, tenemos una población, una sociedad que lejos de criticar la gestión de la derecha en estos últimos años, prefieren rememorarla, recordarla, y sublimarla, atacando a todos los sindicatos.

El gobierno socialista ha llevado a cabo unas medidas timoratas que han beneficiado a la banca. Esas medidas de comprar activos financieros a los bancos no se ha traducido en un incremento de los prestamos a familias y empresas, sino a un ahorro total, que ha llevado a la desmovilización del flujo monetario de la economía. Enfrascados estamos en esta sociedad de consumo apuntalada por el capitalismo, invento de la plutocracia.

Los ecologistas de alguna manera u otra celebran el descenso de la producción, porque significa protección ambiental y descenso de la polución y externalidades negativas, así como descenso en el consumo de recursos escasos. El impulso que intenta dar el gobierno a la economía, no puede servir para que todo siga igual. La compra de bonos a los bancos por parte del gobierno, ha quedado en aguas de borrajas, sin embargo no puede esperarse nada de un proceso que ha quedado roto y agotado, pues vislumbramos que la gestión de las manos privadas, no solo es incapaz de superar la crisis, sino que fueron los causantes de la misma. La misma plutocracia oligárquica burguesa y capitalista que pedía una intervención rápida del Estado en la economía para que el gobierno les diera el dinero suficiente, son los mismos que ahora se niegan a que el gobierno quiera incrementar el Gasto Público.

La hipocresía de dicha plutocracia burguesa capitalista queda bien patente por sus afirmaciones, y por ello el gobierno se decidirá por el incremento del Gasto Público, pero este Gasto no puede ser indiscriminado, porque debe significar el impulso de la creación de empleo público, de nuevos funcionarios, pero no de nueva burocracia, arbitrando la posibilidad que el propio estado sea capaz de hacer reaparecer las "Antiguas Manufacturas Reales". La intervención del Estado en la economía, a partir de la creación de empresas públicas en todos los sectores de la economía, empezando por el bancario y ayudado de nacionalizaciones diversas. ¿Por qué?, porque la iniciativa privada ha fracasado, o está fracasando, y porque el nuevo crecimiento económico que se ha de buscar no puede ser incompatible con el medio-ambiente. No se trata de hacer lo que se ha venido haciendo. Los neoliberales capitalistas acusaron a los keynesianos de despilfarradores, y según veo, los verdaderos despilfarradores han sido aquellos que nos han llevado a la crisis de sobreproducción, como la de 1929, peor aun.

El Estado debe ponerse las pilas, los sindicatos deben promover su unidad en torno a una confederación sindical que plante cara a la patronal, que como veis no está tan dividida como lo están los sindicatos. Promover una cámara socio-económica donde se determinen las decisiones a tratar por Sindicatos y Patronal, y apostar por los sectores económicos de nuevas tecnologías y el sector agropecuario. En definitiva, apuntar un crecimiento económico vinculado a la economía ecológica.

Los políticos, directivos de empresas, deben congelarse el sueldo, pero no los ciudadanos. Pensemos que el mínimo consumo existente lo realizan quienes tienen suficiente dinero porque son funcionarios, y aun así sigue cayendo el nivel de precios, por la disminución del consumo. Esa disminución del consumo ha llevado a la disminución de la producción y por tanto al incremento del desempleo.

La flexibilización laboral y salarial, desincentiva la propensión marginal al Consumo por parte de las familias, que además dependen de alguno de sus miembros que es funcionario. El dilema de las familias cuyos miembros han perdido el empleo porque no son funcionarios es perfectamente perceptible por la caída del nivel de consumo y la disminución de los precios. La derecha responde con la congelación de los salarios y la amenaza del despido a quienes están a punto de perder su empleo y por tanto se diezma así la propensión marginal al consumo de las familias.

El Estado debe proteger a las familias frente a los abusos y desafueros de la plutocracia, hacer frente a los desahucios, y al desempleo y a demasiados desmanes innumerables. Empleando recursos e instrumentos eficaces como la NACIONALIZACIÓN, la CONFISCACIÓN de las cuentas de la plutocracia, la congelación de las mismas, de quienes han especulado y se han enriquecido con el suelo atribuyéndoles el delito de LESSA ECOLOGÍA.

Aplicaríamos el mensaje del Rey Don Carlos VII, de "si el país vive pobremente, vivirán pobremente sus ministros", haciendo pagar a la plutocracia más impuestos y disminuirlos considerablemente a los pobres.

La plutocracia vivía en una falsa ilusión, jactándose de la fortaleza de la economía española, basada en una estructura decrépita de turismo y construcción, la cual no se basaba en la realidad productiva, en la riqueza verdadera que es la tierra. La plutocracia burguesa ha destruído la pequeña propiedad de parcelas agrarias, el gobierno ha tolerado la venta de tierras al mejor postor, entregadas a las constructoras.

Los trabajadores, los obreros, los campesinos deberíamos todos salir a la calle y manifestarnos pidiendo al gobierno el reconocimiento de la titularidad de los medios de producción, hoy pertenecientes a la plutocracia burguesa y capitalista, para entrar en la dinámica del nuevo socialismo del siglo XXI.