lunes, 23 de febrero de 2009

DIOS VIAJA EN AUTOBÚS...


Ya está en España -hace semanas- la campaña promocionada por el profesor de Oxford, Richard Dawkins, que se declara ateo y darwinista. La ha desarrollado en Londres y Birmigham, Manchester y Edimburgo, con el eslogan: "Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y goza de la vida" exhibido en la parte exterior de autobuses urbanos que recorren nuestras calles. En Barcelona, esta publicidad, ha sido costeada por la Unión de Ateos y Librepensadores (UAL) y tienen previsto que durante las fallas recorra las calles de Valencia.
Yo, lejos de recriminarla, le doy la bienvenida, la saludo con simpatía no sólo por su creatividad o porque el "probablemente" que abre el eslogan la plantee en términos de tolerancia (en cierto sentido respetuosa); sino porque en esta sociedad adormilada hemos silenciado a Dios. Y porque, instalados en nuestro burgués modo de vida, los posicionamientos radicales o beligerantes, sean ateos o creyentes, no están de moda. Creo que -sin pretenderlo- puede propiciar que muchos indiferentes se paren a pensar, que muchos creyentes sociológicos consideren el interés de la cuestión y se definan; que aquellos que profesan "la fe del carbonero" se cuestionen: si la existencia de Dios les preocupa; quizás logre que muchos cristianos se inquieten y salgan de sus silencios e inercias; que muchos agnósticos y ateos reflexionen sobre lo que están haciendo de su vida.
Sinceramente, lejos de escandalizarme, me alegro de su puesta en marcha.
La campaña -sin pretenderlo- pone de relieve que Dios está en el horizonte, que sigue interesando ("preocupando") a muchas personas. Que para muchas personas Dios es una realidad que les preocupa, porque lo estiman importante; y que, para otras muchas, su no existencia, inquieta.
Su invitación a abandonar la preocupación por el tan traído y llevado -en el pensamiento- "problema de Dios" (su existencia) manifiesta la inquietud del ateo porque las gentes aún se lo cuestionen.
El eslogan de la campaña: "Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y goza de la vida", al menos a mí, me anima a traer a la oración y meditación la existencia del Dios Padre, providente y cercano; del que me llamó al ser y me sustenta. A no dejar de "preocuparme" por atender a su palabra, por vivir conscientemente cada encuentro y tratar de servirle y amarle en los menesterosos. A gozar y disfrutar con intensidad de la vida y cuanto de bueno y bello hay en ella y que su amor generosamente me regala.
En realidad su planteamiento, pone de relieve, que tanto los de la UAL, como el profesor Dawkins, cuando intentan hacer creer a la gente que no hay Dios y que creer en él constriñe la libertad; que no han descubierto al Dios de Jesucristo; que hablan desde el prejuicio de considerar a Dios sólo una idea. Mi experiencia personal, como la de millones de creyentes, es que la fe en Dios me libera de mis ataduras, concede da alas a mi pensamiento y sobre todo -me humaniza. ¡Gracias a Dios!, en nuestro mundo dividido y egoísta, infinidad de organizaciones cristianas como Manos Unidas, Cáritas, ONGs católicas se "preocupan" y solucionan a diario el hambre a millones de seres humanos que para los poderosos o los políticos no cuentan. En nombre de Dios, porque creen en él, son cooperantes o voluntarios -aquí o en países de misión, religiosos y laicos-, tratan de devolver la dignidad a los desheredados de la tierra, a los drogadictos, a los enfermos, a los discapacitados, a los inmigrantes, a los refugiados, a los perseguidos, a los que carecen de escuelas u hospitales, a los sin techo... Estos son los que se preocupan porque Dios existe y -en vez de volcarse egoístamente en gozar su vida- acuden a remediar la necesidad del hermano; son los que se quedan cuando todos los demás abandonan el país o el territorio amenazado. No les preguntan si creen o no en Dios, simplemente se entregan en su nombre.
Me dan sana envidia estos ateos y sus campañas ¡Ojala supiéramos nosotros ingeniárnoslas! para, siendo creativos, saber decir al mundo -a diario, en las calles y plazas- que: "Dios existe; y por eso nos preocupamos de la suerte del hermano y gozamos del don de la vida". Que Dios viaja en nuestros autobuses, habita en nuestros bloques de vecinos, trabaja en nuestras fábricas y campos, baja a la mina y brega en el mar, sufre en nuestros hospitales y geriátricos, goza en nuestros niños y se ilusiona en nuestra juventud... y desde ahí nos reclama amor y atención. ¡Por eso estamos alegres!

Texto escrito por Miguel P. León en la publicación Reino de Valencia- Enero-Febrero 2009 Nº 58

martes, 10 de febrero de 2009

TIERRA DE PALESTINA, ESPÍRITU DE ISRAEL Y SUEÑO DEL REINO DE JERUSALÉN

"¡Sanctum Sepulcrum adjuva!"
Jerusalén es un símbolo cultural y religioso para musulmanes, judios y cristianos. En tiempos de las Cruzadas, los cristianos respondieron a la llamada de la intolerancia propiciada por una minoría que utilizaba la religión como instrumento de confrontación y enfrentamiento político permanente entre las diversas comunidades. Desgraciadamente y a la vista está que las tensiones político-religiosas no han disminuido con la creación y reconocimiento del Estado de Israel, sino mas bien al contrario. El olvido de la Comunidad Internacional para promover la creación de un Estado Palestino, condicionado intencionadamente por la renuncia del pueblo palestino a la ciudad de Jerusalén y satisfacer así las demandas del Estado de Israel por un lado, junto a la nula voluntad y capacidad política de los gobernantes de Oriente Próximo, que actuan, como es el caso del gobierno Israelí, de forma totalmente desproporcionada frente a las acciones terroristas de grupos minoritarios, que continuamente estan siendo alimentados, con nuevos adeptos, precisamente por esas operaciones de castigo llevadas por las tropas del gobierno Israelí contra la población civil, provocando muerte y destrucción, mancillando así el honor y la virtud de Tierra Santa.
La minoría cristiana existente hoy en Palestina, en Israel, sufre también las consecuencias de esos enfrentamientos militares de ataques incivilizados y desproporcionados actos de barbarie contra la población civil, especialmente ancianos, mujeres y niños. Convertir Jerusalen en capital universal de las tres grandes religiones de libro: musulmana, judia y cristiana debería ser el objetivo principal de toda la Comunidad Internacional. Tres culturas, tres religiones compartiendo Reino y la Capital de Jerusalen. La tierra de Palestina, espíritu de Israel y el sueño de Jerusalen se ha convertido desde hace mucho tiempo y recientemente en un baño de sangre permanente, que parece no tener fin, siendo foco de tensión bélica que enfrenta en la trastienda intereses económicos neoliberales y neocapitalistas de los distintos paises y empresas del mundo, comenzando por la industria armamentística, asi pues pretendemos denunciar esto, ya que queremos y debemos frenar y poner fin al derramamiento de sangre y al enfrentamiento bélico existente entre todos los habitantes de la tierra de Palestina bajo ese sueño de Paz que debe ser Jerusalén, en el cual musulmanes, judios y cristianos vivan juntos en Paz y prosperidad, sin enfrentamiento, ni derramamiento de sangre.

Tomada Jerusalén por Saladino, y aunque el reino murió, continuó vivo en las mentes de los cristianos que vivían apiñados y temerosos a lo largo de la costa de Palestina. A sus ojos, la ciudad perdida era más tangible que nunca por estar ya perdida. El Jerusalén conquistado estaba despojado de toda ambigüedad. Una ciudad perdida, como una tumba vacía, era más real que nunca, más atrayente, porque resultaba ser un sueño inalcanzable.Expulsados los cristianos, despues de las Cruzadas, durante la Edad Media, Jerusalen había dejado de ser un lugar en la geografía pues se había convertido en un lugar en el Corazón de los Hombres. Nuestra voluntad es invitar a compartir la Capital de la Humanidad entre todos los hombres de buena voluntad y por tanto entre musulmanes, judios y cristianos. Oh Jerusalen, Jerusalen!