viernes, 4 de diciembre de 2009

ESTADO LAICO Y ESTADO ACONFESIONAL: el gobierno del PSOE y sus socios retirando Crucifijos de los Centros educativos

Conversión al Cristianismo Católico del Rey Visigodo Recaredo. Este hecho más destacado de su reinado se produjo en 589, cuando convocó el III Concilio de Toledo en el que, junto con varios nobles y dignatarios eclesiásticos, abjuró del arrianismo y se convirtió al catolicismo


Cruces como ésta, símbolo cristiano por escelencia, serán retiradas por capricho gubernamental con el objetivo de indagar en contravalores jacobinos de estilo anticlerical-revolución francesa. Para el gobierno pseudo-socialista del PSOE los males vienen de la religión cristiana católica y no del neocapitalismo liberal burgués, modelo económico, del cual es un gran defensor y admirador, por mucho que digan de boquilla, siguen siendo social-neocapitalistas.






El odio personal de parte de una minoría autotitulada progresista y de izquierdas contra el sentimiento y Fe Cristiana Católica, contra lo Católico, lo religioso, contra la Iglesia Católica y sus símbolos populares socialmente vinculados a los pueblos de las Españas, llega hasta límites insospechados.
No se que prejuicios, que frustraciones, que traumas tienen toda esta minoría radical jacobina y republicana contra los Valores Humanistas Cristianos y contra nuestros símbolos y sentimientos referenciales. Tendenciosamente y de forma maniquea y unilateral, este grupito que se autotitula progresista y de izquierdas nos señala a quienes nos consideramos Cristianos Católicos como si fueramos franquistas, derechistas, ultraconservadores, intentando tacharnos de no se sabe muy bien qué, para desmerecer los sentimientos, símbolos y valores cristianos, hoy atacados por esa minoría radical anticlerical y sectaria.




Esta gente, no hace nada por intentar respetar lo Cristiano, ni lo más mínimo, no intentan sobreponerse a los traumas del pasado dictatorial respetando la libertad religiosa, sino todo lo contrario, ya que pretenden censurar la libertad religiosa al retirar, por ejemplo el símbolo Cristiano de la Cruz de los Centros Escolares y educativos.




Esgrimen, que en un centro público no pueden existir elementos y símbología de caracter religioso. Excusa barata y mal intencionada para aniquilar como hecho histórico cultural, religioso y tradicional que es la Fe Cristiana Católica.




Se quiere negar los símbolos y enseñanza religiosa a quienes no tienen la posibilidad de asistir a un centro privado o concertado, ¡quizás!. A ésto, simplemente contestarán que nos vayamos a la Iglesia a ver los símbolos y elementos cristianos, a lo que tendremos que responder, que la Iglesia somos todos, y que los valores cristianos y sus símbolos no nos los dejamos colgados a la salida de la puerta de la Iglesia, sino que los llevamos puestos constantemente.








Este odio tan asombroso y persistente, incluso dilatado en el tiempo, a la Iglesia Católica, al Cristianismo y a los Cristianos por parte de los laicistas anticlericales y ateos, autotitulados de izquierdas, como progresistas, pretenciosos garantes de las libertades y derechos políticos, sociales, económicos... Según ellos, ¡jaja!, presentan ahora su verdadero rostro, como resentidos y traumáticos frustrados, aniquiladores de las tradiciones del pasado, de los pueblos de las Españas, y por consiguiente de su religión cristiana y sus símbolos y manifestaciones más representativas existentes en el imaginario colectivo más fervoroso, idealista y sentimental. Estos deshistorizadores, estos progresistas neoliberales, estos que se dicen de izquierdas y socialistas y no hacen nada más que bailar con el Capitalismo, están cometiendo un gran error. ¡Ni siquiera se les entiende desde Hispanoamérica, cuando contemplan este pseudosocialismo tan ateo, tan anticlerical, tan anticristiano, tan abortista, y tan antihumano.




¿Qué es lo que pretenden conseguir con la retirada en las aulas y centros educativos de los símbolos religiosos cristianos? ¡La descristianización de los valores, quizá!, ¡la aparición dilatada en el tiempo de los contravalores vinculados a una falsa revolución roveniente de unos falsos revolucionarios, que ni son marxistas, ni son socialistas, sino puramente y llanamente neoliberales capitalistas, que pretenden dárselas de progresistas cuando lo que realmente esgrimen son una serie encadenada de frustraciones y traumas personales que pretenden extenderlos a la sociedad para hacer ver una mentira: "que el cristianismo es malo en si mismo y su religión lo peor de este mundo".




Estos pseudosocialistas, estos progresistas defensores del capitalismo abortista y la empresa privada de cara sociedad anónima, estos digo, olvidan que segun su queridisima Constitución de 1978 dice que España es un Estado ACONFESIONAL, y por tanto, NO es LAICO.




No es lo mismo. No. Una cosa es estado laico y otra distinta es estado aconfesional. El estado laico es aquel que considera que ninguna religión es oficial para el Estado, no sintiendose obligado, ni comprometido con tener que ayudar, respaldar, o aceptar como hecho cultural e histórico el sentimiento religioso de la población mayoritaria de un país, como sería el caso de Francia y su revolución francesa.



El estado aconfesional significa que el estado no reconoce ninguna religión como oficial del estado pero tendrá en consideración el sentimiento religioso mayoritario de la población española, de forma que los gobiernos de turno tendrán que respaldar de alguna manera ese patrimonio histórico cultural y moral que hemos venido heredando los pueblos de las Españas como mínimo común denominador, que ha permitido una vertebración confederal en el terreno religioso entre los diversos y diferenciados pueblos de las Españas, pero que ha significado ese hecho religioso un mínimo común denominador.



Es más, la propia institución de la monarquía tradicional, cuya heredera es hoy la monarquía carlista, incluso la propia monarquía liberal y su trayectoria política, siempre ha estado vinculada dicha institución política a la Fe Cristiana, siendo la institución política de la monarquía una institución cristiana, confesionalmente a través de sus titulares y representantes como Cristiana Católica y Romana, y esto desde tiempos del Rey Visigodo Recaredo. La institución de la monarquía era pagana, pero con la representación y el ejemplo de los Reyes Magos de Oriente: Melchor, Gaspar y Baltasar, la institución política de la Monarquía se Cristianizó al adquirir el compromiso de la Justicia y el amor universal entre todos los seres humanos. Así que, puede que el Estado como tal, no sea Cristiano Católico, porque eso es algo particular de cada uno, de cada persona, pero desde luego la Monarquía si es una institución política Cristiana, entre otras cosas porque la persona del Rey y la Familia Real lo son y lo vienen representando así históricamente, y muy señaladamente y distinguidamente en los miembros legítimos de la Familia Real Carlista, ya que sus representantes son los Reyes Legítimos de las Españas.



La religión no puede ser instrumento de confrontación, y vemos tristemente que la utilizan como tal todos aquellos que se consideran ateos, anticlericales y radicales jacobinos instalados en el poder político.



Como veo que ya se les ha olvidado su queridisima y apreciada Constitución de 1978 y ahora vuelve a cumplir años para morir pronto, ¡parece ser!, pues les recordaré lo que dicen los Artículos 16 y 27 de la Constitución española de 1978, a ver si se preocupan más por aquello que se incumple( Trabajo digno y fijo, vivienda digna y propia, defensa de la Familia y los Derechos Humanos, respeto por las lenguas, culturas y tradiciones de las Españas, vease por ejemplo: ¿que pasa con el Bable -Astur-Leonés? o ¿por qué los Leoneses no tienen una Comunidad Autonoma propia? , que por lo que ya se cumple y quieren incumplir (en clara referencia a la aconfesionalidad del Estado, y la puesta en marcha de reconvertirlo en un estado Laico, por ejemplo), y que estando en consonacia con el carlismo no resulte contrario al mismo, al representar éste fielmente el restablecimiento de las Tradiciones e Instituciones políticas de cada uno de los Reinos, Señoríos y Principados de las Españas.






ARTICULO 16 .- CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA: Libertad ideológica y religiosa:



punto 3.- Ninguna confesión tendrá caracter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.



"pues nada, ellos, los del gobierno del PSOE, a retirar crucifijos de los centros escolares"."Ahí, ahí, cumpliendo con su constitución, que tenemos que recordarles otros."



ARTÍCULO 27.- Libertad de enseñanza:



punto 3.- Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.



"pero nada, ellos, a lo suyo, que es naturalmente, retirar crucifijos y negar la Navidad y toda festividad religiosa".

No hay comentarios: