lunes, 12 de octubre de 2009

Abanico de monárquicos


Os adjunto dirección de internet de Forojovenes: http://www.forojovenes.com/politica/abanico-de-monarquicos-20409.html
A continuación toda una colección o diversidad de maneras de entender la monarquía por sus respectivos devotos. Ello nos conduce a la siguiente recopilación:


Monárquicos de sangre azul. Son los monárquicos tradicionales y conservadores que sustentan y apoyan la actual monarquía española que preside el Rey Juan Carlos I. Se consideran los auténticos de pedigrí y están divididos a la hora de valorar la elección matrimonial del Príncipe.


Monárquicos de sangre roja. Son los monárquicos de clases medias y bajas que están entusiasmados con la decisión del Príncipe de casarse con Letizia Ortiz, una plebeya, periodista y divorciada. Una persona conocida por su presencia en televisión y de un origen familiar de clase media-baja. Estos monárquicos están entusiasmados con la boda y la consideran un signo de modernidad y de acercamiento de la Corona al pueblo español.


Juancarlistas. Aquí se incluyen monárquicos y republicanos que reconocen en Don Juan Carlos los méritos que le avalan como Rey de España en el largo proceso de la transición democrática de la realidad española. Lo que decide el Rey les parece bien, y como el Rey aprobó la boda, están de acuerdo con ella. Estos monárquicos lo son mientras reine Don Juan Carlos, no se sabe cómo opinarán cuando deje de hacerlo.


Donjuanistas. Son una minoría ya en decadencia y camino de su extinción que en su día apoyaron al conde de Barcelona para Rey de España e incluso en contra de Don Juan Carlos. El posterior acuerdo entre padre e hijo acabó con la disputa. Algunos de los nostálgicos de Don Juan le llaman al padre del Rey Don Juan III y aseguran que si estuviera vivo el Príncipe no se hubiera casado con Letizia, recordando una frase que se le imputa al desparecido conde de Barcelona en la que decía que el Príncipe de Asturias "se debe casar con quien deba y no con quien quiera".


Carlistas. Son los monárquicos que siguen apoyando la rama carlista de la monarquía española, que perdió hace ya muchos años sus derechos al trono y que tienen al príncipe Carlos Hugo de Borbón Parma como su líder. Están ubicados esencialmente en Navarra y son una minoría en extinción. Algunos de ellos hubieran querido que el Príncipe Felipe se hubiera casado con la hija de Carlos Hugo y la Princesa Irene de Holanda, una hermosa joven y muy bien preparada, para poner fin a esta presunta disputa dinástica.


Monárquicos federales. En este grupo se ubican aquellos partidos y dirigentes nacionalistas que ven en la Corona un modelo de integración del Estado de corte federal que les permitiría a ellos alcanzar mayores cotas de soberanías en sus respectivos estatutos de autonomía, siguiendo un modelo parecido al de la Commonwealth y la Corona británica. Aquí se puede incluir a dirigentes de Convergència i Unió y del PNV. No entran en el debate sobre la boda del Príncipe, pero sí han querido estar en el acontecimiento.


Monárquicos a lo Sissí. Aquí se incluye una caterva de monárquicos apasionados que están más interesados en el chismorreo de la prensa del corazón que en el alcance político e histórico del acontecimiento. Devoran las revistas en el papel couché y los programas, algunos de ellos basura, de la prensa del corazón que emiten varias cadenas de radio y televisión. En este capítulo se encardinan algunos históricos del periodismo rosa y una legión de "marujas" que aplaude la boda sin rechistar.Naturalmente, en este abanico de opciones y devociones monárquicas no se incluyen los republicanos españoles, que nadie sabe cuántos son porque nadie les ha preguntado, ni siquiera en el proceso constitucional, cuál es su opinión. Los republicanos españoles, que son muchos por raciocinio democrático o por pasión y por historia, están mayoritariamente satisfechos con la actuación de Don Juan Carlos y consideran que, por el momento, no vale la pena plantear su reivindicación, aunque están seguros de que con el tiempo su momento llegará.