sábado, 19 de mayo de 2012

¡GIBRALTAR CARLISTA!

Emblema Carlista con el escudo del Peñón de Gibraltar, reivindicando que la rendición de 1704 se hizo ante las fuerzas del Rey Carlos III de Austria, Rey de las Españas, y que por tanto las fuerzas inglesas de la Reina Ana Estuardo estaban al servicio de la Causa Austriacista. Legitimamente al Peñón y a sus habitantes les corresponde estar vinculados a la Corona de Castilla y a su Rey Legítimo de las Españas, no a la Corona de Inglaterra.


Tenemos de nuevo una situación de tensión con el gobierno Británico a causa de la soberanía del peñón de Gibraltar. Los Gibraltareños en particular y los Británicos en general olvidan que el Tratado de Utrech de 1714 no les reconoce aguas jurisdiccionales propias, es más, las aguas que rodean al peñón son de soberanía Española, de acuerdo a la aplicación del mismo tratado, o más claramente son aguas de soberanía de la Corona española. Como en esta pasada semana, del 14 al 18 de Mayo de 2012 las autoridades Gibraltareñas ha impedido a la flota pesquera española realizar sus labores de trabajo, el gobierno del PP ha decidido proteger a las embarcaciones enviando a la guardia civil para facilitar el trabajo a los pescadores, impidiendo la injusta posición Británica. Esta a su vez, ha respondido que enviará a la Royal Navy. Un despilfarro de dinero en tiempos de crisis, ¿para qué? ¡para bombardear la flota pesquera!.

Ya en 2009 el ministro Moratinos visitó el Peñón de Gibraltar y a la portavoz del Partido Popular se le ocurrió afirmar de nuevo aquello de Gibraltar Español. Resulta curioso el patrioterismo del Partido Popular en momentos como este, pues cuando gobernaba, bien que permitió los desafueros protagonizados por el submarino nuclear Tireless .

El peñón tomado por el Almirante Rooke, se rindió al bando del Archiduque Carlos de Austria, Rey de las Españas. En este caso, fueron fuerzas armadas inglesas las que ocuparon el peñón de Gibraltar en nombre del Rey de las Españas, durante la Guerra de Sucesión Española, aunque posteriormente, y acabada la misma, los ingleses se quedaron con el peñón.

Esto no lo quieren reconocer los actuales habitantes de Gibraltar, que son descendientes de los ingleses que ocuparon el peñón, y unos cuantos gibraltareños autoctonos que decidieron quedarse cuando la mayoría de los habitantes del peñón decidieron huir y formar los pueblos de San Roque y La Linea.

La Corona de Castilla después del año 1713, perdía formalmente el peñón de Gibraltar con la firma del tratado de Utrech, reconociendo la soberanía de la Corona Inglesa sobre el Peñón.
Decir Gibraltar Español no tiene mucho sentido si observamos el estado de cosas anterior al año 1704, en el cual como he dicho Gibraltar pertenecía a la Corona de Castilla. Por otro lado los habitantes de la Corona de Aragón, que mayoritariamente se declararon partidarios del Archiduque Carlos de Austria, Rey Carlos III de las Españas, perdieron los Fueros y Constituciones Locales y Territoriales en beneficio y favorecimiento de las Leyes de Castilla a través de los Decretos Borbónicos de Nueva Planta.
Puede que la Corona de Castilla y en su defecto, la Corona de España reclame hoy todavía la soberanía de Gibraltar como Española. Pero debemos recordar que por aquellos días no existía el concepto de patria, ni se concebía España como se entiende hoy, y que si somos coherentes deberemos reclamar la soberanía del Peñón de Gibraltar en favor de la Corona de Castilla, y al mismo tiempo entender que los Territorios Históricos y sus habitantes nos sentimos legitimados en reivindicar los Fueros, Usos y Constituciones Territoriales, Locales y Particulares de los distintos Reinos, Señoríos y Principados de las Españas.
Los antepasados de los habitantes que viven hoy en el Peñón de Gibraltar, y sobretodo la de aquellos españoles que decidieron quedarse en el Peñón, lo hicieron entre otras cosas, por fidelidad al Archiduque Carlos de Austria, a quien reconocían como Rey Carlos III de las Españas. Pues de haber ganado la Guerra de Sucesión Española el Archiduque Carlos de Austria, hoy el Peñón de Gibraltar seguiría perteneciendo a la Corona de Castilla, y no a la Corona de Inglaterra. La Reina Ana Estuardo de Inglaterra apoyaba al Rey Carlos III de Austria como Rey de las Españas, y los habitantes de Gibraltar así lo entendieron desde el principio, pues los habitantes gibraltareños que abandonaron el Peñón por ser fieles a Felipe V Rey de las Españas, fundaron San Roque, sin embargo, aquellos habitantes gibraltareños que decidieron quedarse en el Peñón lo hicieron porque prefirieron ser fieles al Archiduque-Rey Carlos de Austria. Así pues, los habitantes gibraltareños aceptaron la nueva situación política a partir de 1704, no como subditos de la Corona de Inglaterra, sino como subditos de la Corona de las Españas, representada por el Archiduque Carlos de Austria a quien servían los Ingleses y su reina Ana Estuardo de Inglaterra.
Pero el desconocimiento de la historia es total, y se han parapetado en frases y slogans patrioteros, como el famoso Gibraltar Español, cuando todos sabemos que Gibraltar pertenecía a la Corona de Castilla antes de que la tomaran las fuerzas Austriacistas del Archiduque Carlos en 1704. Por ello no podemos afirmar tal cosa como afirman en el Partido Popular, ahora que están en la oposición política, porque cuando fueron gobierno, Aznar tenía un gran amigo que se llamaba Tony Blair, y los submarinos nucleares británicos podían campar por aguas Gibraltareñas, y mientras los habitantes de Gibraltar, La Linea y San Roque tenían que padecer las incompetencias de los gobiernos centrales que no quieren en realidad solucionar los problemas de las personas, como es el transito cotidiano en el Peñón.
En el Peñón de Gibraltar actualmente no hay ni una sola fuerza política que quiera la reintegración del Peñón con España, ni tan siquiera hacerlo a la antigua usanza, como antes de 1704 vinculado a la Corona de Castilla.
Para Gran Bretaña el asunto del Peñón es un aténtico problema que querrían solucionar de alguna manera. El asunto de Hong Kong entre China y Gran Bretaña tuvo un final feliz porque los habitantes de la ciudad quisieron de alguna manera reintegrarse en China, aunque con recelos, porque no existe democracia. En el imaginario colectivo de los habitantes de Gibraltar el Español es un ser abominable, un ser monstruoso, antidemocrático, autoritario y dictador. Los Gibraltareños desconocen la realidad Española, y lo que podría ser en el futuro esa realidad: Una federación o confederación de pueblos diversos que formamos y vivimos en la Península Ibérica, donde los habitantes Gibraltareños o Llanitos tendrían mucho que decir al respecto, al pasar de una situación colonial, a una nueva que les permitiera estar vinculados a la Corona de Castilla sin perder ni un ápice de su identidad. Los habitantes gibraltareños y el resto de los habitantes peninsulares, conocieron un día lo que fue la Monarquía Hispánica en clara referencia la la sitiación de vertebración Confederal de las Españas. Por ello un propuesta Carlista, a imitación de aquella Austriacista, y creo que asumible por el Carlismo, es invitar a los habitantes Gibraltareños a formar parte de la Gran Federación Ibérica, y al mismo tiempo invitar a los Portugueses y Andorranos. La Monarquía Carlista pretende reivindicar la antigua Monarquía Hispánica, y al hacerlo, tener en cuenta el dialogo democratico entre los diversos pueblos peninsulares a través de su Monarquía Pactista, como aquella en la que se apoyaría el Arhiduque Carlos de Austria, que sería la de la Corona de Aragón. Reinos, Señoríos y Principados de las Españas, cada uno con sus Fueros, Usos y Constituciones Tradicionales debidamente actualizadas. La propuesta carlista es la de arbitrar y formar una Confederación entre los diversos pueblos de las Españas, y los Gibraltareños también estan invitados.