viernes, 1 de mayo de 2009

PRIMERO DE MAYO: PARO Y MÁS PARO


Vamos hacia los cinco millones de parados, porque nuestra maquinaria, la estructura económica española deja bastante que desear. Nuestro crecimiento económico pasado, se debió únicamente a la construcción y a la especulación inmobiliaria, acompañada del turismo, nada nuevo para la tecnocracia reconvertida en democracia por la misma plutocracia que sigue detentando el poder.

Los sindicatos que hoy se manifestarán en las calles por la protección social y por el pleno empleo digno, son los máximos despreciados por las huestes capitalistas y por los obreros en paro, que agradecen al patrón el haber tenido trabajo y se acuerdan de la gestión "eficiente" de los gobiernos de la derecha para fomentar el empleo. Así, tenemos una población, una sociedad que lejos de criticar la gestión de la derecha en estos últimos años, prefieren rememorarla, recordarla, y sublimarla, atacando a todos los sindicatos.

El gobierno socialista ha llevado a cabo unas medidas timoratas que han beneficiado a la banca. Esas medidas de comprar activos financieros a los bancos no se ha traducido en un incremento de los prestamos a familias y empresas, sino a un ahorro total, que ha llevado a la desmovilización del flujo monetario de la economía. Enfrascados estamos en esta sociedad de consumo apuntalada por el capitalismo, invento de la plutocracia.

Los ecologistas de alguna manera u otra celebran el descenso de la producción, porque significa protección ambiental y descenso de la polución y externalidades negativas, así como descenso en el consumo de recursos escasos. El impulso que intenta dar el gobierno a la economía, no puede servir para que todo siga igual. La compra de bonos a los bancos por parte del gobierno, ha quedado en aguas de borrajas, sin embargo no puede esperarse nada de un proceso que ha quedado roto y agotado, pues vislumbramos que la gestión de las manos privadas, no solo es incapaz de superar la crisis, sino que fueron los causantes de la misma. La misma plutocracia oligárquica burguesa y capitalista que pedía una intervención rápida del Estado en la economía para que el gobierno les diera el dinero suficiente, son los mismos que ahora se niegan a que el gobierno quiera incrementar el Gasto Público.

La hipocresía de dicha plutocracia burguesa capitalista queda bien patente por sus afirmaciones, y por ello el gobierno se decidirá por el incremento del Gasto Público, pero este Gasto no puede ser indiscriminado, porque debe significar el impulso de la creación de empleo público, de nuevos funcionarios, pero no de nueva burocracia, arbitrando la posibilidad que el propio estado sea capaz de hacer reaparecer las "Antiguas Manufacturas Reales". La intervención del Estado en la economía, a partir de la creación de empresas públicas en todos los sectores de la economía, empezando por el bancario y ayudado de nacionalizaciones diversas. ¿Por qué?, porque la iniciativa privada ha fracasado, o está fracasando, y porque el nuevo crecimiento económico que se ha de buscar no puede ser incompatible con el medio-ambiente. No se trata de hacer lo que se ha venido haciendo. Los neoliberales capitalistas acusaron a los keynesianos de despilfarradores, y según veo, los verdaderos despilfarradores han sido aquellos que nos han llevado a la crisis de sobreproducción, como la de 1929, peor aun.

El Estado debe ponerse las pilas, los sindicatos deben promover su unidad en torno a una confederación sindical que plante cara a la patronal, que como veis no está tan dividida como lo están los sindicatos. Promover una cámara socio-económica donde se determinen las decisiones a tratar por Sindicatos y Patronal, y apostar por los sectores económicos de nuevas tecnologías y el sector agropecuario. En definitiva, apuntar un crecimiento económico vinculado a la economía ecológica.

Los políticos, directivos de empresas, deben congelarse el sueldo, pero no los ciudadanos. Pensemos que el mínimo consumo existente lo realizan quienes tienen suficiente dinero porque son funcionarios, y aun así sigue cayendo el nivel de precios, por la disminución del consumo. Esa disminución del consumo ha llevado a la disminución de la producción y por tanto al incremento del desempleo.

La flexibilización laboral y salarial, desincentiva la propensión marginal al Consumo por parte de las familias, que además dependen de alguno de sus miembros que es funcionario. El dilema de las familias cuyos miembros han perdido el empleo porque no son funcionarios es perfectamente perceptible por la caída del nivel de consumo y la disminución de los precios. La derecha responde con la congelación de los salarios y la amenaza del despido a quienes están a punto de perder su empleo y por tanto se diezma así la propensión marginal al consumo de las familias.

El Estado debe proteger a las familias frente a los abusos y desafueros de la plutocracia, hacer frente a los desahucios, y al desempleo y a demasiados desmanes innumerables. Empleando recursos e instrumentos eficaces como la NACIONALIZACIÓN, la CONFISCACIÓN de las cuentas de la plutocracia, la congelación de las mismas, de quienes han especulado y se han enriquecido con el suelo atribuyéndoles el delito de LESSA ECOLOGÍA.

Aplicaríamos el mensaje del Rey Don Carlos VII, de "si el país vive pobremente, vivirán pobremente sus ministros", haciendo pagar a la plutocracia más impuestos y disminuirlos considerablemente a los pobres.

La plutocracia vivía en una falsa ilusión, jactándose de la fortaleza de la economía española, basada en una estructura decrépita de turismo y construcción, la cual no se basaba en la realidad productiva, en la riqueza verdadera que es la tierra. La plutocracia burguesa ha destruído la pequeña propiedad de parcelas agrarias, el gobierno ha tolerado la venta de tierras al mejor postor, entregadas a las constructoras.

Los trabajadores, los obreros, los campesinos deberíamos todos salir a la calle y manifestarnos pidiendo al gobierno el reconocimiento de la titularidad de los medios de producción, hoy pertenecientes a la plutocracia burguesa y capitalista, para entrar en la dinámica del nuevo socialismo del siglo XXI.

No hay comentarios: