sábado, 18 de abril de 2009

¡SÍ AL GASTO PÚBLICO, PERO CUIDADO CON LA ESTANFLACIÓN!


Lo peor de todo, lo mas triste es ver un Estado que con la buena voluntad de incrementar el gasto publico para satisfacer unas buenas prestaciones sociales e incentivar el consumo al mismo tiempo para reactivar la economía, se vea el país sumergido en una futura espiral inflacionista que no esté acompañada de un incremento del nivel de empleo productivo. Es decir, en nuestra economía necesitamos incrementar puestos de trabajo productivos. El Estado debería tener la posibilidad, a través de las instituciones locales, y de forma descentralizada, de incentivar el empleo productivo, e incluso las prestaciones sociales que destine a los parados, sea a su vez para emplear a estos en actividades redirigidas por un "Estado-empresario" en el corto plazo, con el objetivo a medio plazo y a largo de descentralizar las actividades económicas productivas vinculadas a los sectores de alimentación, energías renovables y alternativas de desarrollo sostenible, con la aparición de Coperativas de Trabajadores asociadas por los diversos sectores y que trabajen transversalmente entre ellas. Esta bien que el Estado dedique un esfuerzo considerable al Gasto Público, pero sin caer en el peligro de la ESTANFLACIÓN. Es decir, evitar a toda costa un incremento considerable de parados y un nivel de precios desorbitados.