jueves, 18 de junio de 2009

LOS RESPONSABLES UNILATERALES DE LA CRISIS ECONÓMICA ACTUAL SON LOS NEOLIBERALES

José María Aznar: "Es necesario hacer frente al peligro real del comunismo del siglo XXI"






Quede bien claro a todos que los unicos responsables unilaterales de esta crisis económica no han sido los antiliberales, ya sean tradicionalistas, comunistas, socialistas y ecologistas, sino aquellos que han seguido a pies juntillas la doctrina neoliberal, descendiente y heredera del pensamiento económico de los liberales clásicos fundada por Adam Smith y Richart Cantillon, quienes defenderían la doctrina liberal del "dejar hacer, dejar pasar" bajo el supuesto principal de la Ley de Say que venía a decir que toda oferta tiene su demanda. Hemos visto que no es así, y ya nos lo demostró la crisis económica de 1929. Sin embargo las tertulias de las cadenas privadas que alimentan el pensamiento económico liberal de derechas, afirman sin más, con toda alegría e irresponsabilidad que la crisis actual la han producido los resortes marginales del poder interventor del estado en la economía, y que precisamente esta crisis no hubiera ocurrido si la intervención del Estado en la economía no existiera. La cara tan dura de estos individuos que defienden el pensamiento económico neoliberal, imputando los males de la crisis a quienes somos antiliberales y defendemos un papel interventor y sobre todo regulador del Estado en la economía, no nos podemos quedar de brazos cruzados y en silencio, viendo como se nos imputa tal injusticia. Estos neoliberales que no tienen ni puñetera idea de historia, porque son los primeros en olvidarse de los hechos historicos más recientes, ya que para ellos el siglo XX es el siglo XIII, deberían saber que debido a los problemas económicos de estanflación existentes en las economías keynesianas posteriores a la II Guerra Mundial y sobre todo en los años 60, se observó un alto nivel de inflación, y al mismo tiempo una disminución progresiva de la productividad, y ello alertó a la Escuela Clásica de Chicago liderada por Milton Friedman. La escuela neoclásica liberal de Friedman volvería a defender fuertemente la NO intervención del Estado en la economía, porque esta se autorregularía a través de la mano invisible de la que hablaba Adam Smith en la "Riqueza de las Naciones". Esto fue el comienzo del desmantelamiento del Estado, sobre todo en lo relacionado a su poder interventor sobre los negocios comerciales y financieros de la plutocracia oligárquico burguesa, y fueron incorporando la libre circulación de bienes y de capitales financieros de forma impune en todas aquellas reuniones del GATT que desregulaban el mercado internacional, para convertirlo en la ley del más fuerte, imponiendose así, hasta la actualidad la ley de la selva y del sálvese quien pueda. Con la llegada de Margaret Thatcher y RONALD REAGAN, presidente republicano de los EEUU se institucionalizó el cambio mundial a favor del pensamiento económico de la escuela neoliberal clásica de Milton Friedman, favoreciéndose de forma prepotente el desmantelamiento total de todas las medidas reguladoras e intervencionistas del Estado sobre la economía. Se trataba de los paladines y defensores del mercado, su lema: "MÁS MERCADO, MENOS ESTADO, MENOS SOCIEDAD", eran la élite de la parnafernalia del mercado, Dios era su mercado, el Capital su Dios, la gente, los pueblos y sociedades no valdrían nada para estos mentecatos, que utilizaban la Fe Cristiana para ponerla al servicio de Neocapitalismo Financiero y Liberal que defendían a ultranza bajo prejuicio de todo Comunismo. Como dice ahora el ex-presidente de la república bananera Española José María Aznar, seguidor de esta misma escuela de pensamiento económico neoliberal: "Tenemos que tener cuidado con el neo-comunismo". Y yo le respondo que tenemos que tener cuidado con gente como él y todos a los que sirve como auténtico lacayo y representante de la plutocracia burguesa.



A partir de los años 80 dio comienzo un progresivo deterioro de lo público frente a lo privado ante la deriva de lo que iba a convertirse en la panacea neoliberal de pensamiento único de la derecha burguesa. Lo público empezó a considerarse como algo malo, y poco a poco se fue aceptando y despreciando lo que eran los bienes públicos, las empresas públicas, donde el pueblo trabajaba y tenía un puesto fijo y un sueldo fijo, y una familia. Sin embargo las huestes neoliberales capitaneadas por Reagan propiciaron la destrucción de la intervención y regulación del Estado, entregaron y vendieron las empresas públicas a sus amigos burgueses y plutócratas de turno, garantizaron el predominio de la Banca Privada Internacional y las Multinacionales bajo la premisa liberal del "DEJAR HACER, DEJAR PASAR" y así fue privatizándose sector por sector, hasta renunciar mismamente a los sectores considerados estratégicos de una economía. Fue la estanflación la que llevó a aceptar de nuevo y a regañadientes la panacea neoliberal, y fueron precisamente ellos los neoliberales quienes destruyeron el poder del Estado para entregarlo unilateralmente al mercado, ni sociedad, ni tradición, ni Fe religiosa, ni leches, al mercado, solo y unicamente al mercado. Estos tertulianos, estos periodistas de la derecha que tan a la ligera afirman sin temor a errar que la culpa de la crisis la tenemos quienes somos partidarios de la regulación e intervención del Estado en la economía, no solo yerran, sino que nos insultan muy gravemente, y yo no se lo voy a consentir.



El desmantelamiento del Estado en cuanto a intervención y regulación se refiere lo protagonizaron las huestes neoliberales a partir de los años 80 y así ha sido hasta el presente año. No es admisible aceptar afirmaciones como que somos nosotros los partidarios de la regulación y la intervención del estado, los responsables de la crisis, cuando han sido ellos quienes protagonizaron el desmantelamiento del Estado hasta la actualidad. Por ello, han sido ellos los liberales y no los antiliberales quienes han sido los causantes de la crisis económica actual que es más grave que la de 1929 porque esta gente ha propiciado la interrelación económica a través de la globalización neoliberal capitalista aniquilando toda aduana, todo intervencionismo monetario, aboliendo los bancos locales emisores, debiendo aceptar todas las desregulaciones económicas y financieras internacionales que imponían a la sociedad y a todos los países del mundo a través del BANCO MUNDIAL y el FONDO MONETARIO INTERNACIONAL. ¿Qué ha pasado? Que ha venido la crisis y nos ha pillado en pañaletes, y toda la plutocracia burguesa, los grandes bancos y las grandes multinacionales estan muy, pero que muy cagadas, asustadas, porque viene el neocomunismo. Ahora me pregunto ¿Con qué banderín de enganche nos quieren venir a asustar, para reclutarnos en sus filas? ¡Porque durante todos estos años que gobernaron las huestes neoliberales gracias a la ayuda y el aupamiento inicial de la Iglesia Católica, no han hecho nada por conservar nuestra Fe, todo lo contrario, la materializaron, la comercializaron, imponiendo las reglas y leyes del mercado, y sustituyeron a Dios por el dios capital!. Dice Aznar que vienen los neocomunistas, yo especificaría, venimos los antineoliberales, los partidarios de la Sujeción de los Ricos en interés del bien público, de todos los ciudadanos, pueblos y sociedades. En su día, sus antepasados, la plutocracia burguesa, la que inspiró este marasmo que es el neoliberalismo, dió un golpe de estado a la Corona Legitimista en Inglaterra el 5 de noviembre de 1688. Curioso, verdad! el mismo día que se conmemoraba la muerte de Guy Fawkes. Jacobo II Estuardo huyó de Inglaterra para salvar su cabeza, mientras la plutocracia oligárquica-burguesa ofrecía la corona de Inglaterra a un Rey títere favorecedor de los intereses oligárquicos de plutócratas y financieros. Estos señores fueron el origen del pensamiento económico liberal clásico aupado por Adam Smith en el siglo XVIII, y fue tranformándose a lo largo de la historia hasta el actual pensamiento económico neoliberal de la escuela de Chicago defendido por Friedmann. Por todo ello, no consentiremos que nos mientan tan miserablemente como lo hacen estos neoliberales por la televisión en los diversos canales privados que tiene la derecha plutocrática burguesa a su disposición, manteniendo como lo hacen de forma descarada, con una jeta desmesurada al imputar la crisis económica actual a quienes somos antineoliberales, ya sean tradicionalistas, socialistas, comunistas, y ecologistas. Todos ellos de una forma u otra han criticado y han formado parte del pensamiento heterodoxo, a quienes no se ha querido escuchar, a quienes se ha despreciado tachándolos sin más de comunista. José María Aznar, lo hace ahora, nos llama comunistas. Los Carlistas estamos acostumbrados a que nos llamen comunistas, los liberales en su manifiesto de la Garriga ya nos llamaban así, de hecho, el 25 de enero de 1849 las autoridades liberales del pueblo catalán de La Garriga, un manifiesto de los jefes liberales contra los partidarios del Conde de Montemolín, Don Carlos VI de Borbón, Rey de las Españas, que decía así:



"...lo que no pretende restablecer Montemolín es el absolutismo y si en cambio un gobierno constitucional. Pero no para aquí el engaño que padece nuestra credulidad. Tampoco es monarquía constitucional, como la que tenemos, ni a don Carlos lo que se pretende, no, montañeses: es el fatal comunismo en toda su extensión y horror; es este sistema desorganizador del mismo; es, en fin, el terrible combate del que no tiene contra el que tiene: en una palabra, la destrucción de la religión; es decir, "que los bienes sean comunes", esto es, de todos en general, y de ninguno en particular: que los padres no tendrán dominio sobre sus hijos; ni éstos sujeción respecto a sus padres; que los templos y sus ministros serán abolidos... tal es el comunismo."






¡Como véis, ya asustaban a la gente enmascarándose y parapetándose tras la Religión Católica, nuestra Fe!






Pero decían más los liberales catalanes durante la Guerra dels Matiners o Madrugadores:






"Y que estos sean los intentos no podemos dudar. Prescindiremos de aquella mostruosa hermandad que se ha hecho con los republicanos, por más que ahora quieran hacernos ver lo contrario; y nos atendremos solamente a las ideas manifestadas, a los discursos pronunciados en diferentes pueblos y reuniones por el propio general en jefe de las tropas carlistas; ideas y discursos que, siendo declaradamente democráticos y desorganizadores, en una palabra "comunistas", no han podido menos que alarmarnos y hacernos poner sobre aviso,..."






Como hace José María Aznar, el ex-presi de gobierno, avisarnos a todos que vienen los neocomunistas. Si vienen los neocomunistas, es una forma de llamar y tachar a quienes no compartimos las ideas neoliberales de la escuela de Chicago de Friedmann, es debido al fracaso estrepitoso de dichas políticas económicas neoliberales, que más bien diríamos que son la antipolítica, al contribuir con la desregulación y el caos financiero internacional.



La hipocresía de los mismos neoliberales los lleva a admitir en momentos de crisis la intervención gubernamental del estado en la economía para salvar el pellejo los negocios internacionales de la plutocracia oligárquico-burguesa, y al mismo tiempo echan la culpa, y responsabilizan de la crisis económica al Estado, a los organismos y administraciones públicas que están dando dinero a mansalva a la plutocracia oligárquico-burguesa para que no se hundan sus negocios y evitar un incremento del Paro.

No hay comentarios: