lunes, 9 de marzo de 2009

LA UNIÓN EUROPEA, EL BANCO DE INGLATERRA, EL PARLAMENTO Y V DE VENDETTA

Guy Fawkes: rebelde católico inglés al que se le acusaba el intento de hacer volar el Parlamento Londinense para acabar con las persecuciones religiosas que sufría dicha comunidad. La vestimenta caracteristica , bigote, perilla, sombrero de alas anchas, es muy representativo, pues será posteriormente la que identifique a los miembros del Partido Realista o Cavaliers, partidarios de Carlos I de Inglaterra, durante la Guerra Civil Inglesa. Más tarde a los Tories o rebeldes católicos irlandeses y finalmente a sus herederos: los Jacobitas escoceses, irlandeses e ingleses, partidarios de la Restauración de la dinastía Estuardo. V de Vendetta toma la vestimenta de Guy Fawkes, y al mismo tiempo copia las formas del partido cavalier del bando realista. Todos ellos tienen el mismo enemigo común: el Parlamento que representaba los intereses protestantes, capitalistas de la burguesía individualista y egoísta, ya que maniobraban para liquidar las formas de vida comunitarias y los derechos colectivos imponiendo los intereses individuales.

Carlos Estuardo en cautiverio, víctima asesinada, por la decisión de un Parlamento, dirigido por Oliver Cromwell y sus miembros puritanos al fondo en la imagen del cuadro.







En el año 1694 se fundaba el Banco de Inglaterra. Por fin se institucionalizaba el monopolio de la burguesía financiera y capitalista que venía gobernando el Parlamento Inglés, bajo la compra de los asientos o escaños para hacer y desacer a su antojo imponiendo un sistema parlamentario que absorvía al resto de instituciones políticas del Reino, dejándolas en la inexistencia total, ya que el poder político emenaba de un Parlamento controlado unilateralmente por los capitalistas burgueses y financieros de Londres. Estos después de la Guerra Civil Inglesa de 1642-1648, y después de la Revolución Inglesa de 1688 habían hecho llamar al usurpador Guillermo de Orange para ser coronado Rey de Inglaterra. Así el protestantismo burgués capitalista quedaba perfectamente entronizado, despues de la batalla del Boyne en 1690, necesitando de la institución capitalista del Banco de Inglaterra, como reconocimiento previo por parte del gobierno liberal capitalista de la Deuda Nacional Inglesa y por tanto de la importancia y la existencia de prestamistas, financieros y usureros que comenzarían a aprovecharse y a lucrarse prestando dinero al gobierno wigh o liberal de Guillermo de Orange. La oposición política realista o jacobita no se hizo esperar dentro del contexto social y popular representado por muchos campesinos y aristócratas tories ingleses, escoceses e irlandeses que se negaban al reconocimiento de la Deuda Pública o Nacional que beneficiaba la usura de los prestamos ofrecidos por la burguesía capitalista al gobierno guillermista, y que éste lo resarciría, lo devolvería y con intereses a través de la opresión al campesinado y aplastando a Irlanda.










Conspiración de la Pólvora: imputación protestante burguesa y capitalista contra unos miembros católicos, acusados de pretender volar el parlamento Londinense en torno al año 1605.








Este descontento popular, de oposición a la Deuda Nacional y en si a la manifestación del capitalismo liberal y burgués inglés, a sus instituciones: el Banco de Inglaterra y sobretodo al Parlamento que controlaba lo podemos redescubrir actualmente en una película como la de "V de Vendeta", a la que dedicaré un próximo escrito porque se trata de la venganza social y popular contra el capitalismo y su parlamentarismo absolutista.



















Parlamento de Londres, donde la burguesía capitalista compraba sus escaños y dominaba la vida política del país mediante la creación del banco de Inglaterra y el reconocimiento de la Deuda Pública o Nacional.





Ante esta introducción, decir que el Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra ha recortado en medio punto los tipos de interés hasta situarlos en el 1,5%, una cifra jamás alcanzada desde la fundación de la institución bancaria en 1694. Lo mismo ha hecho el Banco Central Europeo al situarlos también en el 1,5%. La autoridad monetaria, siempre antidemocrática, decide llevar a cabo esta disminución en los tipos de interés debido a la necesidad y miedo burgués por la ralentización y estancamiento de la economía liberal capitalista. Para reactivar la economía la autoridad monetaria de los bancos bajan los tipos de interés porque inyectan masa monetaria en la economía, es decir, le dan a la maquinita de hacer billetes, de manera que el precio del dinero baja. Si baja el precio del dinero, los dueños de los depósitos decidirán no ahorrar y dedicar todos sus ahorros o la mayor parte de estos al consumo. Se busca, por tanto reactivar el consumo de las familias y de los individuos para satisfacer el lucro capitalista, no para replantearse el sistema, sino para respaldarlo e incentivarlo. Pero claro, de ese consumo dependen muchos puestos de trabajo, y también los beneficios empresariales. Y ahí está la patronal, amenazando constantemente con reducir los salarios y el poder adquisitivo de los trabajadores para mantener sus niveles de la competitividad exclavista. Pura contradicción, cuando necesitan del consumo de los trabajadores para mantener sus beneficios empresariales, pero aun así, los despiden, aumentando el paro, porque los empresarios y su patronal, no venden nada. No venden nada porque no les compran nada, y no les compran nada, porque despiden a los trabajadores, que podrían comprar los bienes fabricados por ellos mismos en las fábricas de sus empresarios.









V de Vendetta: el vengador justiciero y popular de todos aquellos que fueron víctimas de las decisiones absolutistas y autoritarias del Parlamento Londinense, tales como los niños trabajadores de las fábricas textiles y carboneras, victimas de los Wigh dirigidos por Willian Pitt, quien recomendó la utilización de niños. Otras víctimas: Carlos I de Inglaterra y el conjunto de la población campesina que se regía por los derechos comunales amparados por la antigua monarquía frente a la burguesía capitalista. En la película Vendetta trata sin decirlo, de vengar a todas las víctimas históricas de ese Parlamento y para ello reclama el alzamiento del pueblo descabezado contra el mismo, en torno a una idea: recordad, recordad, lo que les hicieron a los católicos, al Rey Carlos, al pueblo entero aquella burguesía malograda.















No es nada nuevo, pero ante este desajuste propiciado por el capitalismo, repito por el capitalismo y su libre mercado neoliberal globalizante bajo ese modelo repugnante que fomenta la ley de la selva y el sálvese quien pueda, de más madera que es la guerra, bajo el lema: Dejar hacer, dejar pasar; hemos asistido a un descontrol brutal que nos ha llevado a lo que tenemos ahora. La ideología liberal burguesa capitalista planteada por Adam Smith, seguida por Ricardo y su comercio internacional ha sido el faro, el foco y la luz de los planteamietos de la escuela de Chicago, su líder Chicago Milton Friedman y los políticos Donal Reagan y Margareth Thacher, ( pobres Tories!, nada parecidos a su antiguo explendor al lado del pueblo campesino y jacobita hasta la medula, partidarios de los Estuardo!). Esa escuela neoliberal, esos herederos de la revolución liberal burguesa, del protestantismo calvinista acumulador de capital, enemigos del pueblo y del socialismo cristiano campesino han sido quienes han venido gobernando el mundo, y ya la cagaron antes, hasta llegar a la Crisis de 1929, y la vuelven a cagar a ahora, quizás esta nueva burguesía nos sorprenda, Dios no lo quiera, con una nueva guerra mundial, porque tristemente he de deciros queridas lectoras, aprecidados lectores, que fue necesario la II Guerra Mundial para salir de la Crisis económica que padecía EEUU y el mundo tras el crack de 1929. Totalmente bochornoso, odioso y repugnante, una pena, pura calamidad de sistema.


















Banco de Inglaterra, institución capitalista de los miembros del Parlamento Londinense que impondrían sus leyes y reglas a toda Inglaterra, bajo la escusa de pretender defender los derechos individuales y la voluntad del pueblo como señuelo para preservar sus intereses egoistas, capitalistas, usureros y burgueses.






Pero allí estaba Keynes tratando de convencer en 1929, a esos liberales, a esos neoclásicos defensores del dejar hacer y el dejar pasar, para decirles que era necesario la intervención democrática del Estado en la Economía. Pero estos defensores del liberalismo capitalista herederos de la revolución liberal inglesa de 1688, quizá adivinarían un nuevo intrusismo monárquico legitimista, campesino jacobita y estuardista, en la economía del sueño americano, del sueño del que tiene frente al que no tiene, del sueño liberal capitalista, del sueño de la ley de la selva y el sálvese quien pueda. Ese sueño está en peligro por las directrices interventoras del estado en la economía, por el tirón de orejas que el estado está practicando a aquellos que han estado haciendo lo que les daba la gana y se enriquecían a costa del pueblo. Ese estado, que en su día fue monárquico legitimista, encabezado por un Rey que sujetaba a los ricos -a los grandes propietarios, a los grandes financieros y capitalistas, que se sentaban en el Parlamento Londinense y que representaban los intereses privados- en interés de todos, de la rex-pública, del campesinado y su socialismo campesino y tribal. El golpe revolucionario burgués defensor de los intereses privados frente a los colectivos representados por la monarquía legitimista de los Estuardo, fue un hecho que dura hasta hoy. A Carlos I de Inglaterra lo asesinan cortándole la cabeza, comienzan las persecuciones contra los Católicos y en Irlanda son asesinados vilmente todos. La lucha religiosa se prodiga como lucha de clases, burgueses protestantes contra campesinos católicos jacobitas partidarios de los Estuardo, esa lucha continua entre los defensores de los derechos individuales burgueses y capitalistas frente a los colectivos, tradicionales y socialistas. Esa lucha, entre monarquía parlamentaria liberal burguesa y monarquía democrática tradicional y socialista campesina. Ese enfrentamiento permanente entre la voluntad del pueblo que elige a la monarquía legitimista como una institución más que le defienda del orden burgués y capitalista. Ese pueblo, que descabezado, con un rey asesinado por Cromwell y sus parlamentarios; ese pueblo, esos pueblos, irlandeses, escoceses, ingleses,... reivindirarán continuamente el hecho y el ser del sistema democrático, socialista y comunal, frente al parlamentario, capitalista e individual, quedando bien representado en la venganza de V de Vendeta, su reproducción cinematográfica, contra la dictadura y el absolutismo neocapitalista parlamentario, contra las persecuciones de los llamados papistas o Católicos, contra el asesinato cometido por ese parlamento y su partido wigh contra millones de irlandeses durante todos los siglos, y por la subordinación de la humanidad al capitalismo perverso y salvaje, impuesto a todos por la burguesía neocapitalista desde la creación de aquel Banco de Inglaterra en 1694 y su Parlamentarismo ruinoso, autentica voz de la plutocracia burguesa y capitalista y no de los derechos del pueblo.











No hay comentarios: