domingo, 29 de marzo de 2009

FLEXIBILIZACIÓN SALARIAL Y LABORAL: ¡DEMANDA EMPRESARIAL!


"Gobierno, Patronal y Sindicatos"


Presenciamos actualmente las demandas empresariales basadas en la flexibilidad salarial y laboral. Este criterio vinculado a las exigencias de la derecha política y económica, es el resultado de su permanencia absoluta dentro del discurso neoliberal y en la creencia de que solo la autorregulación económica, la mano invisible de Adam Smith y sus herederos liberales clásicos, serán la respuesta necesaria para salir de la crisis económica que nos trastorna y acecha.


Se nos dice que el mercado de trabajo es todavía inflexible y que el gobierno debe modificar las condiciones en beneficio del despido, y esto, aseguran los empresarios y su patronal, será determinante para salir de la crisis, porque podrán contratar, y aquí esta la ilusión, que no se la cree nadie, mas mano de obra. ¡Pero vamos a ver!. Si flexibilizan las condiciones de despido, estarán poniendo en peligro el mercado laboral seguro existente, los endeudamientos y prestamos en los cuales muchas familias se ven embarcados, y que hasta ahora pueden pagar, porque la actual ley de despido resulta inflexible para nuestros empresarios. ¿Que es lo que quieren? ¿Que se hunda el resto del tejido productivo de nuestro país y atender a su exigencia esclavista? Porque si el gobierno compromete los puestos de trabajo "seguros" en pro de la flexibilidad para agradar el "dinamismo" empresarial, habrán de saber ustedes, queridos lectores, que habrá mayor riesgo, porque cualquier trabajador podría ser despedido a la carta gracias a la ley de flexibilidad. Y ese trabajador que hasta ahora podía devolver sus plazos de prestamos hipotecarios mensuales, quizá con esta flexibilidad laboral, ya no los pueda devolver. Pero ahí no acaba la cosa, porque el trabajador desamparado por la ley de flexibilidad percibe en todo momento que puede ser la próxima víctima del despido infraganti, y claro!, ya no decidirá consumir como lo hacía hasta ahora, preferirá ahorrar para tener algo de dinero en caso que lo despidan. Pero, sigamos, es que ese trabajador se encontrará en una situación de auténtica tortura psicológica porque entiende que cualquier día lo tirarán a la basura en pro de la flexibilidad plutocrática y sus rendimientos, la productividad del trabajo, no será los misma que antes. Los neoliberales defensores del libre mercado dirán que la productividad del trabajo será mayor porque no querrá, el trabajador, ser despedido, pero eso puede ser los primeros días. La crisis económica en los trabajadores se convierte en crisis psicológica, y si perciben conplicidad gubernamental con las huestes empresariales en pro de la flexibilidad del mercado laboral, entonces los rendimientos en la productividad del trabajo serán menores por parte de los trabajadores, porque sabrán que en cualquier momento podrán despedirlos, tirarlos a la basura, sustituirlos por otros más jovenes a quien pagarles menores salarios. Esa ley flexible que reivindica la derecha y concretamente la patronal burguesa empresarial, es la medida que pondría en tela de juicio lo poco que queda del funcionamiento normal de las familias que pueden llegar a fin de mes, que pueden ir pagando sus hipotecas, que pueden sostener un ritmo de consumo que impide el desplome económico capitalista. No lo saben, o no lo quieren saber los empresarios, no se han enterado todavía, pero comprometer a millones de familias con la chufletada antisocialista ley de flexibilidad para el mercado de trabajo, acarrearía como he dicho y explicado el derrumbe económico del país, porque sería el desastre económico para las familias trabajadoras, obreras y campesinas, determinandose un empobrecimiento creciente de la clase media convertida en mano de obra barata y facilmente sustituible y eso representantes de la derecha política y económica no favorece en nada a las familias que "¡ustedes!" dicen defender, todo lo contrario, las perjudica muy gravemente. Luego se quejarán diciendo que los niveles de consumo disminuyen, que se incrementan los niveles de morosidad ante los incumplimientos en las devoluciones de los prestamos hipotecarios y crediticios, en una palabra, se quejarán del hundimiento que ellos solitos han perpetuado haciendo caso de la mano invisible y la ley salvaje del mercado libre de dejar hacer, dejar pasar.

No hay comentarios: