miércoles, 21 de enero de 2009

EL CONGRESO, UN PARTIDO EN RUINAS Y CATALUNYA

REFLEXIONES DESDE BILBAO
El Congreso, un Partido en ruinas y Catalunya.Una de las actuaciones más lamentables en los últimos meses han sido las ofensas vertidas (sobre todo en el Foro de Internet)contra el Partido Carlista de Catalunya por su celebración (los únicos que se han atrevido a hacerlo) de los 175 años de lucha carlista. Por eso, no debe extrañar a nadie el que se negaran a acudir al último Congreso del Partido. Para mi ése fue un gravísimo error ya que podrían haber aportado equilibrio, sensatez, su experiencia en la recuperación de un Partido que se creía perdido (de eso hablaré más adelante) y su presencia hubiera evitado la expulsión del congreso del anterior secretario del Partido, Juan Francisco Martín de Aguilera y que fue de la forma más vil, burda y rastrera que jamás he presenciado. Si no me levanté y me marché del congreso, fue por pensar que primero es el partido y después las personas. Sé que, como yo, hubo otras personas que, haciendo “de tripas corazón”, aguantaron hasta el final. Sabed que Juan Francisco es un nuevo militante de EKA en Vizcaya. El motivo de la expulsión del conde fue que traía una candidatura distinta a la que se presentó, concretamente la de José María Tercero. ¿Acaso no es lícito presentar una candidatura distinta a la de Evaristo? ¿Para que se preguntó en el Congreso si alguien más se presentaba?La actitud de ciertos militantes hacia los carlistas catalanes es vil y lamentable. Sabemos de su esfuerzo por recomponer el Partido en Cataluña. De sus visitas, pueblo por pueblo, ciudad por ciudad recuperando militantes que hacía tiempo se habían ausentado y que corrían riesgo de caer en las garras de la CTC. Actos en universidades, en ateneos, en pueblos, artículos en prensa, todo ello ha demostrado que había un carlismo fuera del partido que había que recuperar. Y todo ello, proclamando la lealtad a la Dinastía. Resultado: la víspera de la inauguración del congreso don Carlos reunía más de 250 carlistas, que le ovacionaban con entusiasmo (según me cuentan testigos, como Julio Gómez y Xavier Carbonell), en el Ateneo de Barcelona. Números cantan. Pero no, siempre están los mediocres, los mezquinos para insultar y ofender.Como contrapartida, al referido Congreso asistieron 36 personas (37, si contamos los cinco minutos que estuvo Juan Francisco). Representantes de EKA, de Aragón, Castellón y Madrid. Faltaron el resto de las representaciones de las distintas nacionalidades y comunidades de Las Españas. ¿Se puede considerar esta reunión de amigotes un congreso válido y representativo?La Dinastía, el Pacto Dinastía-Pueblo y la forma de EstadoPor sugerencia del Secretario Federal en el Congreso se impuso la idea de que nuestra propuesta de forma de gobierno es accidentalista y que acataremos lo que el pueblo español decida. Se ignora, así, que, llegado el momento de decidir, tenemos que proponer algo y que el PC tiene desde hace 175 años una propuesta claramente dinástica y que ésta ha sido la que ha mantenido unido al partido a través de la historia. En una ocasión escuche en Iratxe, al actual secretario, decir que sin la Dinastía no somos nada y no podemos aspirar a nada. Pues si eso es cierto, tratemos, TODOS, de reconducir nuestras actuaciones en lo que son nuestras intenciones y dejémonos de actuaciones que solo generan división y enfrentamiento entre nosotros. Siempre hemos pretendido que España sea una unión de repúblicas coordinadas por una Monarquía, por nuestra Dinastía, que encabeza en la actualidad DON CARLOS-HUGO.Hay un grupo, pequeño pero eficaz, empeñado en echar tierra sobre don Carlos y la Dinastía y bloquear todos los acercamientos que han habido o se han intentado. Este grupo llega hasta la mentira, la calumnia y la ofensa personal. Pongo unos casos concretos.Es falso que la nota de Don Carlos Hugo que el secretario federal se negó a leer en Montejurra, fuese por decisión de la asamblea nacional del Partido. Lo hizo, en la misma campa, por imposición de Juancho Zabala, Fidel Pérez Puerto y Fernando García Villarrubia. Testigo, yo mismo. Esa actuación alejó nuevamente la Dinastía de su Pueblo.Ha sido muy común, en el Foro del Partido, manifestarse en contra de algunas actuaciones de la Dinastía y que se refieren a la participación de ésta, como invitados, en eventos como bodas y funerales del actual Jefe del Estado. Yo, la verdad, me sentiría muy mal si, por razones políticas, no participaba en los eventos de mi familia y, que conste, que tendría infinitos motivos para ello. Algunos tendrían que leer las cartas que dirigía Carlos V a su hermano Fernando VII y que comenzaban “Queridísimo y muy amado hermano de mi corazón….” y ello desde su exilio en Portugal.La Dinastía debe estar unida al Pueblo por el pacto Dinastía-Pueblo. Así es como ha funcionado. La Dinastía dialoga con el Pueblo y asume sus reivindicaciones. Juntos son protagonistas. Lo que no funciona es cuando alguien se hace pasar por representante del Pueblo y la emprende a insultos y a exigencias imposibles contra la Dinastía. Tal cosa ha pasado y ha provocado el alejamiento de Dinastía y Pueblo. Tenemos que trabajar, como los catalanes, para restaurar la confianza que reanude el Pacto.La propuesta socialista, la única alternativa al CapitalismoSi hemos llegado al Socialismo, ha sido porque hemos llegado a la conclusión de que el Capitalismo es en sí mismo un sistema injusto y la única alternativa es el Socialismo. Hay que aceptar su gran principio: “de cada cual, según su capacidad, a cada cual, según sus necesidades”, para que haya una sociedad justa en la Tierra. Y los carlistas vizcaínos podemos estar orgullosos de haber sido los primeros en llegar a esta conclusión (yo di el primer grito: ¡Viva la Monarquía Socialista!, en el Acto de Begoña creo que fue sobre el 1.965).Aquí también funcionó el Pacto Dinastía-Pueblo, porque la Dinastía recogió la idea y la completó. Dio vida al socialismo autogestionario. Pero, separados de la Dinastía, no hemos sabido seguir adelante.No hemos sabido hacer nuestra propuesta socialista basándonos en nuestras tradiciones de las propiedades comunales, al no haber sabido contar que, en el paso de una sociedad agraria a la industrial, el Carlismo, a través del Sindicato Libre, creó las primeras cooperativas. En Vizcaya lo hizo en Gernika con las de joyería y platería. De aquello contaba muchas historias Perico Olaortua, que fue uno de los fundadores de aquellos sindicatos. Y en el nacimiento de las Cooperativas de Mondragón también estábamos, sólo que después nos las hemos dejado arrebatar. Ya sé que una cosa es crear cooperativas y otra, mucho más complicada, construir una sociedad socialista, pero “se hace camino al andar”. Y no hemos sabido aprovechar esta experiencia para transmitir que nuestro Socialismo no tiene nada que ver con el Socialismo de Estado y que lo que pretende es dotar de la propiedad de los bienes comunes a todos los ciudadanos. De hacer un socialismo que sea, verdaderamente, de autogestión. Sólo una sociedad autogestionada es una sociedad democrática y de ciudadanos libres.La lucha ideológica, el único refugio por ahoraNos ufanamos de logros circunstanciales en unas elecciones que, solo nos sirven para que sepan que aún estamos aquí, cuando nuestra lucha en estos momentos se limita a tratar de asentarnos en nuestra sociedad con nuestro pensamiento, con nuestra ideología. ¿Qué otra lucha nos queda que la ideológica? Es verdad que somos un partido político, pero ante semejante crisis nuestra actuación nos lleva, nuevamente, a la clandestinidad. No podemos actuar en esta democracia liberal, porque no contamos con medios materiales y económicos. El bipartidismo se ha encargado de arrinconarnos y aislarnos del mundo de la política. Sin medios, sin bases populares nos vemos sometidos, insultados y vilipendiados por nuestros tradicionales enemigos. ¿Qué otra alternativa nos queda? Pues adaptarnos a la única opción que nos han dejado y tratar de rehacernos reafirmándonos en nuestra ideología y buscando métodos de actuación originales y con futuro.El confusionismo ha llevado a algunos a no saber diferenciar “Tradición” de “Conservadurismo”, Confederalismo de Nacionalismo, llegando incluso algunos a afirmar que nosotros somos nacionalistas cuando nuestra realidad se acerca más al internacionalismo federalista. “LA TRADICION ES EL PASADO QUE SE HACE PRESENTE EN EVOLUCION HACIA EL FUTURO”. Eso es lo que decían los carlistas progresistas de hace un siglo. Hoy, cuando hablamos de la tradición socialista o tradición comunista nadie se asusta. ¿Porqué no hablar de la tradición ideológica y jurídica de cada España? Si hablamos de Fueros ¿no estamos hablando de tradición política? ¿No estamos hablando de las constituciones de Las Españas, de sus Fueros? Esta fórmula de gobierno se aplica en USA y, cada uno de sus estados mantiene y hace evolucionar su propia legislación, es decir, la propia Constitución de cada Estado. Para su federación hicieron una Constitución corta. Una Constitución que los americanos aprenden y la conocen de memoria. Por eso siempre he hablado de que la Constitución de Las Españas debe ser el pacto federal y basada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.Somos los depositarios de una ideología nacida del pueblo. Nosotros no hemos inventado nada. Lo hicieron nuestros antepasados y eso les llevó a una convivencia participativa con todos los pueblos de Las Españas.ConclusiónQuiero un Partido Carlista que pase de la lucha ideológica a la política para ir conquistando parcelas de poder. Si no, el próximo Congreso será el de la defunción del Partido. Por eso os llamo a la “REFUNDACIÓN” del Partido, ahora que todavía estamos a tiempo. Propongo los siguientes pilares:Nuestra primera actuación debiera ser imitar a Catalunya y cesar esta sangría de militantes, que, silenciosamente, han ido abandonando el partido, y tratar de recuperarlos. Fuera del partido hay carlistas. Claro que los hay y esos, los que están en tierra de nadie, deben ser nuestro objetivo. Tratar de buscar militantes entre los no carlistas, pienso, que es perder el tiempo.Los mimetismos están bien cuando se basan en la realidad. Nuestra realidad es, más bien, un tanto pobre. Ya no sirven los papanatismos y tratar que otros partidos nos miren como “esos simpáticos chicos de EKA”. Yo, personalmente, preferiría un insulto a que me llamen “simpático” y “chico” los que tengo enfrente. Me importa un bledo caer bien a alguien que no sea mi gente y mi pueblo.Nuestra propuesta debe partir de la lealtad a la Dinastía y concretamente a la figura de DON CARLOS-HUGO DE BORBÓN—PARMA. MONARQUÍA, SÍ, PERO LA NUESTRA. Y nada de accidentalismos.La sociedad debe orientarse hacia un Socialismo Autogestionario. Entretanto, para la política diaria habrá que encontrar propuestas inmediatas y realistas.El Estado, España, las Españas sólo puede configurarse como FEDERALISTA e INTERNACIONALISTA, basado en nuestra tradición foral.Cada España, asimismo, debe configurarse de la misma forma que el Estado. Debe, internamente ser un federalismo basado en sus diputaciones y ayuntamientos. Solo así se consigue la autogestión y la democracia participativa. Desde el individuo hasta el estado, de forma piramidal, esa debe ser nuestra propuesta que, sin ninguna duda, ha sido la de estos 175 años.Es seguro que este escrito molestará a algunos compañeros. Les pido perdón y disculpas ya que mi intención no es molestar, mi intención es conseguir una meditación y una reconsideración por parte de todos.No voy a cometer el mismo error de hace 35 años e irme a casa. No, voy a dar la batalla por algo en que creo.Un abrazo a todos.

En Bilbao, a 13 de enero de 2009
José Luis Manchón Laquente (EUDO)

1 comentario:

carles dijo...

Gracias a Dios todavía queda gente dispuesta a seguir defendiendo la libertat como lo hicieron nuestros abuelos.
Des de Catalunya "ànims i endavant"!

Per Déu per la Pàtria i lo rei
lluitaren nostres pares,
per Déu per la Pàtria i lo rei
lluitarem nosaltres també!