jueves, 27 de noviembre de 2008

SOBRE LOS FISIÓCRATAS Y LA FISIOCRACIA

Fue curioso el otro día, cuando decidí visitar la Feria del Libro en Alicante la cara que me ponían los libreros al preguntarles por la fisiocracia y la tabla económica de Quesnay, a lo que seguidamente me respondieron todos, exceptuando una mujer, que no tenían nada al respecto. La única librera que se interesó por el tema me lo hizo saber, a quien muy amablemente expliqué quienes fueron los fisiócratas.



Sinceramente me entristeció observar que ni los libreros saben lo que es la fisiocracia en este país, aunque ellos no tienen la culpa, claro está, la culpa la tiene el sistema, el sistema capitalista.



La librera afirmó: eso mismo pienso yo, pues el hombre en realidad necesita un trozo de tierra para vivir. Me confesó no saber nada de economía, yo le respondí, que todo contrario.



Los fisiócratas se autodefinían como filósofos-economistas, y su nombre se derivaba de la expresión "gobierno de la naturaleza" donde destacaban el factor tierra y la actividad agrícola como la verdaderamente importante en la economía, así pues lo destacable para ellos es la abundancia de alimentos y no la acumulación de metales preciosos o billetes podridos.



Si nos retrotraemos en el tiempo observaremos que muchos de ellos fueron aristócratas franceses del siglo XVIII, muy preocupados por la situación económica del país, de su posición, y de las dificultades por las que pasaba el campesinado francés. En definitiva eran los defensores del agrarismo, abundancia de alimentos frente al metalismo, acumulación de capital.



La fisiocracia divide a la sociedad en tres clases: agricultores, propietarios y clase estéril. Solamente los agricultores incrementan la riqueza de la sociedad, debido a que sólo ellos le dan un producto neto año tras año.



Por producto neto entendían la multiplicación de los frutos de la tierra, el hecho de que un grano de trigo sembrado da muchos granos de trigo al fructificar. Lo único que hacen el resto de trabajadores es transformar el producto neto, ya que la riqueza fue producida por el agricultor-campesino.



Pertenecen a la clase estéril quienes producen artículos elaborados o semielaborados, quienes los transportan, los venden y todos los prestadores de servicios.



Los propietarios son los terratenientes, quienes alquilan la propiedad de la tierra a los aricultores-campesinos. Es este último punto modificable para el carlismo que busca el reparto de la propiedad de la tierra en una verdadera reforma agraria, evitando cualquier tipo de concentración de la misma.



Resulta importante la Tabla Económica de Quesnay en la que se explica la circulación de la riqueza de un país. Imaginemos que los agricultores producen mercancías en un año dado por valor de 5000 millones de unidad monetaria. Se quedan con 2000 mill. de u.m.; pagan 2000 mill de u.m. por alquiler de la tierra a los propietarios-terratenientes, y compran a la clase estéril 1000 mill. de u.m. por diferentes artículos. Los propietarios-terratenientes compran mercancías por 1000 mill. de u.m. a los agricultores y 1000 mill. de u.m. a la clase estéril. Ésta, que ha recibido 2000 mill. de u.m., 1000 de los agricultores y 1000 de los propietarios, los emplea para comprar a los agricultores los bienes agrarios que necesita. Así año tras año continúa la circulación de la riqueza, y los agricultores pueden ir renovando su utillaje.






El liberalismo económico consideró a la fisocracia y a los fisiócratas como los primeros liberales por la defensa que hacían del libre mercado, ya que la intervención económica del mercantilismo había fijado los precios-tasa de los bienes agrarios a un nivel mínimo, agravando el poder adquisitivo de los agricultores-campesinos y las rentas de los propietarios-terratenientes. Sin embargo la escuela liberal y sus sucesoras criticarían a los fisiocratas por la defensa que éstos hacían de la abundancia de alimentos en base a que la riqueza verdadera se encontraba en el factor tierra y la actividad agraria campesina y no en las del resto de sectores económicos.



Esa crítica de los liberales al agrarismo fisiócrata queda menguada por la interpretación de las características de los bienes de una economía. Todos podremos considerar y vincular a los bienes unas determinadas características, teniendo en cuenta la escala jerárquica subjetiva de cada individuo. Entonces podremos resaltar una característica elemental y objetiva de todos los bienes existentes en una economía, y esa es su intercambiabilidad. Todos los bienes de una economía son intercambiables, y a este punto todos igual de importantes, si eliminamos subjetividades. A pesar de esto, no todos los bienes sirven para el sustento alimenticio, de manera que podemos asociar dos características objetivas a los bienes agrarios, resaltando por tanto la importancia de los mismos, dando la razón a los fisiocratas en contra de la doctrina liberal de los capitalistas, financieros, comerciantes y prestadores varios de servicios. Las dos caractirísticas objetivas imputables a los bienes agrarios son su intercambiabilidad, como el resto de bienes, y la que los hace únicos, al servir para el alimento y autosustento de la población mundial. Lo verdaderamente importante no es la acumulación de capital de los metalistas y capitalistas actuales, sino la abundancia de alimento propugnada por los fisiocratas y su actividad agraria. El resto de servicios de una economía sirven para especular sobre los alimentos que se consiguen de la producción agraria.

lunes, 24 de noviembre de 2008

SITUACIÓN ACTUAL DEL CARLISMO POLÍTICO


El Carlismo es tradicionalista, pero no todos los tradicionalistas son carlistas, a pesar del empeño de algunos carlistas a lo largo de los siglos XIX y XX. Dentro del carlismo, siempre tradicionalista, existen dos corrientes importantes, la integrista, representada por la CTC (Comunión Tradicionalista Carlista), fundamentada principalmente en el Catolicismo social y popular de tintes autoritarios; y la socialista, representada por el PC (Partido Carlista), fundamentada en la defensa de los Fueros y el Comunal, la sociedad comunitaria y cooperativista, de contexto y valores cristianos.


El intento de los carlistas y el carlismo de agrupar en torno suyo a todo el tradicionalismo español fue y ha sido un fracaso debido a dos puntos:




-el tradicionalismo carlista está basado en un cristianismo popular y foralista de los pequeños propietarios agricolas, en defensa del comunal de los municipios, vinculados a la aristocracia hidalga y al bajo clero que comparte la vida campesina cooperativista y comunitaria de la sociedad tradicional, destacando estas características y particularismos del tradicionalismo carlista.


-el nacimiento de otras fuerzas políticas declaradamente tradicionalistas como aquellas herederas del franquismo político, falangistas, nacionalistas españolistas, la derecha política conservadora, respaldados siempre por los grandes propietarios y la oligarquía capitalista.




Se trata de dos tipos de tradicionalismos distintistos, pues el carlista viene de la tradición católica y foral, heredera del pensamiento de los Austrias, asumido por la Casa de Borbón Carlista, mientras que el otro tradicionalismo proviene del centralismo borbónico francés incorporado al despotismo ilustrado y posteriormente asumido por las doctrinas liberales conservadoras que nos llevarán al concepto jacobino de patria y nación, muy diferentes del ser y entender del carlismo.














"ENTRE UNOS Y OTROS LA CASA SIN BARRER": ¿REPSOL EN MANOS DE LOS RUSOS? NO GRACIAS, NACIONALIZACIÓN YA!


"MONARQUÍA NEOLIBERAL CAPITALISTA Y LOS GRANDES DE ESPAÑA, ¡YA A LA VENTA!, ¡EXTRANJEROS, PODEIS PAGARLO CONTRARREMBOLSO AL MEJOR POSTOR, SEGÚN PERMITE LA DOCTRINA LIBERAL!"



Dice el periódico "El Mundo" del domingo 23/11/2008, en la sección de Mercados:



¿Por qué ZP nos dice que Lukoil es mejor que E.ON?



"Cambio radical del mismo Zapatero que alegó en 2006, ante la Comisión Europea, que había que vetar el desembarco del grupo alemán E.ON en ENDESA por ser un peligro para la seguridad energética de España. Ahora, nos dice que el grupo ruso Lukoil, controlado por un oligarca aliado a Putin, no es ningún riesgo para Repsol. En el artículo del periódico afirma que "El propio Rey coincide con Zapatero en que no hay que dar un portazo a la petrolera rusa".



Encontramos de nuevo la hipocresía de los dos partidos mayoritarios de nuestro país. Jose Luís Rodriguez Zapatero y sus apologistas ahora defienden lo indefendible por un verdadero socialismo, vienen a defender la venta de parte de nuestro sector estratégico energético al mejor postor, impropio, como digo de cualquier partido con sensibilidad socialista y muy común en aquellos que son liberales o neoliberales. Me llama la atención de los posicionamientos del PP y de Mariano Rajoy, pues con Montoro a la cabeza se opone totalmente a mediadas que ellos defienen desde sus postulados neoliberales, ellos son los agoreros y defensores del mejor postor, lo demostraron con la ENDESA de Manuel Pizarro, así que no entiendo el cambio de actitud del Partido Popular, cosa que Pedro J Ramirez, no dice en su periódico, para tratar de señalar unicamente del error a ZP; pues recordemos que las privatizaciones las llevó a cabo el Partido Popular en sus ocho años de gobierno, y en ningún momento pensaron que eso perjudicaba a la tenencia pública del sector estratégico energético español, ahora lo piensan, antes no. Así que entre todos la mataron y ella sola se murió. Las incoherencias de los dos grandes partidos, ahora las pagamos todos. Juan Carlos, el jefe legal del estado está conforme porque siempre ha sido, él mismo y la dinastía que representa, defensora de la oligarquía y el capitalismo liberal burgués, asi que no es de extrañar su postura frente a este tema.

"LA GRAVE CUESTIÓN DE REPSOL"

La noticia de que la empresa rusa Lukoil desea comprar las acciones que la inmobiliaria Sacyr y la Caixa tienen en REPSOL pone de manifiesto la debilidad y el carácter de la economía española
La Clase empresarial española, solo es capaz de hacer inversiones allí donde el riesgo es mínimo, la amortización es rápida y donde se pueden obtener ganancias descomunales con una inversión mínima. Los empresarios españoles, desmerecedores de este nombre, no son capaces de crear riqueza sostenible ni tienen visión de oportunidad ni miras de futuro como prueba, por el ejemplo, el hecho que de tras la caída de la URSS no entrasen en el mercado ex soviético para participar en la industria aeroespacial rusa. Ahora, muestra de esta incapacidad, que vamos a pagar todos los ciudadanos españoles, es su actual repliegue del sector energético aunque sea a costa de abandonar en las peores manos posibles una de las más grandes empresas españolas.
La entrada de Lukoil en REPSOL, no solo afecta a un sector económico estratégico de nuestro país, sino que además afecta a la seguridad pública y ciudadana porque puede cambiar radicalmente, a todavía peor, la forma de hacer negocios y de entender la actividad económica en España pues Lukoil es una empresa a la que se le atribuyen contactos con el crimen organizado ruso nacido de la desintegración de la URSS. Todo ello sin contar con que el cambio de bandera de la empresa española puede llevar a justificar la nacionalización, y por tanto la pérdida, de los activos de la misma en Iberoamérica con los problemas económicos que ello acarrearía.
Es necesario, más aún es imprescindible, que el Gobierno actúe impidiendo que la empresa rusa se haga con ningún porcentaje de las acciones de REPSOL. Para ello puede y debe acudir a la nacionalización de la multinacional, lo cual además sería coherente con las constantes manifestaciones del líder socialista y actual presidente del gobierno al respecto de la economía del libre mercado.
Por su parte, los vocingleros de la oposición, que consideran que ya han hecho su labor criticando la manifiesta pasividad del ejecutivo socialista cayendo en total contradicción con su férrea defensa del neoliberalismo, podrían tomar la iniciativa de hacer una suscripción pública entre todos los ciudadanos para comprar las acciones que, de REPSOL, posee Sacyr y la Caixa, aunque considerando el bajo nivel político de todos los líderes populares y su base social, la única iniciativa de este tipo que estarían dispuestos a emprender sería una suscripción popular para comprar un barquito a Su Excelencia el Jefe del Estado.
En fin… Los unos por los otros la casa por barrer y la economía española más comprometida y más a la deriva.

¡¡¡IMPIDAMOS QUE REPSOL CAIGA EN MALAS MANOS!!!

¡¡¡NACIONALIZACIÓN DE REPSOL, YA!!!


O, ANTE LA PASIVIDAD DEL ESTADO Y SUS INSTITUCIONES:

¡¡¡INICIEMOS UNA SUSCRIPCIÓN POPULAR PARA COMPRAR A SACYR Y A LA CAIXA SUS ACCIONES EN REPSOL!!!

sábado, 22 de noviembre de 2008

INTERVENCIONISMO PÚBLICO DE LOS GOBIERNOS


Todos, con la crisis que nos está cayendo reivindicamos ayudas de los gobiernos, en concreto la banca y las automovilisticas, a pesar que se diera anteriormente en otros sectores. Parece que sólo se actúa o se interviene cuando lo exigen las grandes corporaciones, porque cuando lo piden los pequeños, los políticos pasan totalmente, pero cuando lo piden los grandes estan dispuestos a entregarles dinero y lo que haga falta.

La crisis la han incentivado las ansias de lucro de la plutocracia neoliberal burguesa, mediante paquetes de acciones claramente especulativos que sobrevaloraban los bienes de forma irreal y ficticia. Quienes la han cagado, piden ahora la intervención del Estado, un cheque en blanco para salvar el problema, y después continuar igual, defendiendo el libre mercado, y la ley liberal desreguladora del dejar hacer, dejar pasar.

La sociedad a través del instrumento actual del estado, no puede permitir, ni consentir que los gobiernos plutocráticos neoliberales burgueses se dediquen a satisfacer las necesidades financieras de quienes han jugado con los ahorros de la gente con afán de lucro, de manera que el estado debe exigir una clara contraprestación pública y social a la banca nacional e internacional que opera en su territorio, como respuesta de la entrega del capital que se le ofrece desde el gobierno. No se trata de dar dinero a la banca para que después todo siga igual y se fomente la especulación que se traslada a los bienes de la economía real debido a la reproducción anormal y exponencial del capital frente a la existencia de bienes reales de la economía, y así se vuelva a dar la fatidica crisis, sino de lo que se trata aquí es que los agentes sociales públicos aprovechen la debilidad de la plutocracia burguesa, para exigirles las garantías debidas como contraprestación social y pública que redunde en beneficios sociales de bienes y servicios, no financieros con afán de lucro, y ahí está la posibilidad de creación de una banca socialista fomentando las cooperativas de crédito con interés de promoción de desarrollo social, para todos.

Las automovilísticas norteamericanas, seguramente seguidas por el resto, proponen que el Estado les entregue financiación para hacer frente a la crisis. La respuesta debida por parte de los Estados debe ser positiva, pero con condiciones, no puede ser un cheque en blanco para que todo siga igual. Los gobiernos deben condicionar la ayuda financiera tratando de plantear nuevos tipos de vehículos ecológicos, que no funcionen con petróleo, coches eléctricos, por ejemplo. Debido al fracaso venido de las manos privadas en cuanto a la gestión y desregulación del mercado obligada y propiciada por ellos, es necesario el liderazgo de los estados y cuerpos intermedios sensibilizados con la ecología y el medio-ambiente, para tratar de incidir e intervenir en las decisiones políticas y económicas de las compañías automovilísticas ya que de otra manera, utilizarían el dinero público, de todos, para beneficio própio, y los gobiernos estarían lejos de cumplir Kioto y los acuerdos internacionales ecológicos y medio-ambientales, en favor de un desarrollo ecológico sostenible.

jueves, 20 de noviembre de 2008

HOMOGENIZACIÓN EDUCATIVA DE LA UNIÓN EUROPEA: PROCESO DE BOLONIA


Claramente vergonzoso es este proceso, que no nace del sentir estudiantil y del profesorado, desde abajo, sino que viene impuesto desde arriba, desde una UE plutocrática que quiere mercantilizar el saber de las Universidades, tanto públicas como privadas.

El hecho de adaptar la Universidad a la realidad laboral y capitalista impone prescindir de ciertas carreras y estudios que son también muy válidos para la sabiduría, el conocimiento, la sensibilidad y el aprendizaje humano, pero como la doctrina neoliberal capitalista exige un pragmatismo economicista y utilitarista tenemos que tragar todos los estudiantes con los designios político-económicos que se han propuesto las castas políticas de la Unión Europea en el llamado proceso de Bolonia.

Este proceso intenta homogenizar la educación y enseñanza a todos los niveles en los territorios y países de la UE, y esto es una forma de eliminar los particularismos locales educativos y culturales basados en la sabiduría y el conocimiento. Cada país, cada territorio, sus própios habitantes dependiendo de sus condiciones geográficas e históricas tienen una forma concreta y particular de entender la vida y la forma de funcionar de todas las cosas. Bolonia quiere desterritorializar la educación particularista, y hacerla común a todos los estados de la UE, con la consiguiente flexibilidad y movilidad estudiantil, que quiere ser para los neoliberales un reflejo de la gran masa de futuros trabajadores de la que pueden disponer al no existir trabas geográficas. Esto lo que fomenta es la desvinculación de los individuos de sus respectivos territorios y lugares de nacimiento. Se rompen los lazos familiares por capricho economicista, y los estudiantes se ven obligados a ir de un sitio a otro sin tener nada fijo, nada estable. El liberalismo capitalista y su neoliberalismo globalizante son la excusa de quienes manejan el cotarro para marear a las masas estudiantiles, futuras masas obreras, a las que se le ofrece pan y circo los fines de semana, para infundirles una falsa sensación de bienestar, cuando la realidad es que no tienen nada, y sus conocimientos y sus posibles cualificaciones educativas vienen determinadas por las exigencias del libre mercado, con la eliminación de ciertas carreras, aquellas que tienen una mayor sensibilidad humanística y artística, que para el capitalismo no sirven de nada pero para la formación de la persona humana sirve de mucho.

Bolonia menoscaba nuestra soberanía y capacidad educativa, nuestra determinación de lo que queremos estudiar a nivel local, propuesto desde abajo a arriba, no como se está haciendo siguiendo las directrices del mercado neoliberal. Me parece increible que la izquierda progresista haya abrazado con tantísimo entusiasmo un proyecto uniformizador y homogenizante educativo que aniquila la posibilidad y enriquecimiento de la pluralidad educacional, eliminando para el futuro la posibilidad de hacer contrastes entre los diversos territorios de la UE.

Fomenta además una competencia desmesurada pues los estudiantes nos vemos como competidores y más si flexibilizan el mercado estudiantil, cuando se supone que cada estudiante que ha estudiado tradicionalmenmte en un territorio determinado debe tener unos derechos que otro que viene de nuevas no puede tener, eliminar esto fomentaría una competitividad en el llamado espacio educativo europeo.

Bolonia es la mercantilización del saber de la educación, trata de determinar e imponer lo que hay que estudiar de manera pragmática y utilitarista, es mirar a un futuro renunciando a nuestro pasado, el desconocimiento histórico de lo que somos y hemos sido para tratar de encajar al ser humano en la maquinaria mecanicista capitalista. El humanismo cristiano no está con Bolonia, porque Bolonia es la determinación homogenizante de un solo conocimiento y sabiduría y la eliminación del resto y sus particularismos y formas de hacer locales y humanas.

viernes, 14 de noviembre de 2008

LA "REFUNDACIÓN" DEL CAPITALISMO


El presidente estadounidense, George W.Bush, recibe hoy en la Casa Blanca al presidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, como uno de los líderes invitados a la cumbre económica convocada el sábado y restringida en un principio al G-20, el grupo de los países más ricos y las economías emergentes, del que España no forma parte. También va Holanda.

Ya que nuestros políticos han hecho todo lo posible para estar en dicha cumbre, la cual dará pasos hacia nuevas reuniones para definir que es lo que va a pasar con el sistema capitalista, espero no sea simplemente para hacerse la foto y hagan hincapié en los verdaderos problemas del sistema capitalista, uno de los cuales radica en la libertad de los movimientos de capitales, a los cuales no se les imputa una tasa porcentual, como podía ser la tasa Tobin, y así limitar los efectos negativos del "capital golongrina".

La libre circulación de capitales esta defendida por los planteamientos neoliberales al especificar que los países pobres o en vías de desarrollo necesitarán del capital de los ricos, sin embargo, no son los países empobrecidos los que atraen capital sino los que ya lo tienen, los del primer mundo. Entonces no es posible justificar la libre circulación, porque precisamente, si estaba legitimada era por la cuestión anterior, pero como esa premisa no se da, porque el capital no sale en realidad del entorno de los países del primer mundo, no es posible tratar de engañar, diciendo que esa libre circulación es necesaria para el desarrollo de los países empobrecidos. Éstos son víctimas en la medida en que el poco capital que tienen se les va de las manos como consecuencia de esa libre circulación, porque se dirige al entorno "estable" financiero de los países enriquecidos. Ese entorno estable ha fallado a consecuencia de la crisis financiera generada por la Banca estadounidense especializada en activos tóxicos e hipotecas basura.

Esta cumbre no tiene la pretensión de solucionar los verdaderos problemas que provoca el sistema capitalista, porque sus miembros no querrán modificar el famoso lema: "dejar hacer, dejar pasar". Aquí nadie va hablar de la Crisis del Cambio Climático, ni de los Objetivos para el Desarrollo Humano para favorecer la lucha contra la pobreza, sino que hablarán de como apuntalar el capitalismo, que no se caiga. Para los temas Ambientales, y de Desarrollo Humano, siempre ponen excusas, dando largas, eso si, en cuanto han visto la crisis financiera, entonces para eso, si que se ponen de acuerdo. En lugar de favorecer la reunión de todos los países del mundo unicamente se reunen cuatro gatos y sus invitados que se creen lo más de lo más de este mundo. Estos se reunirán para parchear un sistema que se hunde. El señor Bush no se conforma con haber estado ocho años incendiando el mundo, sino que persiste en su idea, en el mensaje que nos dirigió esta mañana a todos: "que el mejor gobierno es la no intervención". El muy hipócrita no quiere acordarse de la nacionalización de financieras y bancos que ha tenido su gobierno que acometer.

Rodriguez Zapatero debe poner enfasis en lo siguiente:

-Crítica por no estar todos los países del mundo con su voz y voto en esa cumbre.

-Crítica general al sistema capitalista, porque permite la concentración de la riqueza en pocas manos, y sobre todo alaba la acumulación de capital, en lugar de fijarse y poner atención en la verdadera actividad creadora de riqueza: la agricultura.

-Crítica al liberalismo, porque esta doctrina ha sido la causante del descontrol y desregulación económica, al considerar que la mejor política económica es aquella que no permite la intervención pública.

-Crítica a la globalización neoliberal capitalista que ha impuesto un único modelo económico a seguir en el mundo, como supuesto ejemplo de desarrollo cuando ha sido despilfarrador y agresivo contra el medio-ambiente y la ecología, cuando ha permitido los mayores desajustes económicos y financieros en las relaciones reales de intercambio entre los países del mundo.

-Señalar que es muy facil pedirle a quienes menos tienen, que con el dinero público, de todos, tenemos ahora que pagar los desajustes de libre mercado neoliberal capitalista de los ricos, para apuntalar un sistema que hasta ahora solo los ha beneficiado a ellos.

jueves, 13 de noviembre de 2008

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE LA MONARQUÍA CARLISTA

"La vigencia de los Fueros o Constituciones Históricas de las Españas, legitimaban la existencia de los diversos Reinos, Señoríos y Principados peninsulares, posibilitando la presencia confederal vitalicia y hereditaria del titular de la Corona, con arreglo a la legitimidad de origen, que para ser reconocido como Rey, Príncipe o Señor, debía jurar los diversos Fueros. Sin Fuero no había ni reino, ni monarca"

La Corona es la institución que preside la Jefatura de los Estados, armonizando la configuración de la más alta magistratura de los mismos, con la inclusión de los regímenes de las Cortes Generales Tricamerales y Territoriales o Locales.

-La Corona preside y representa a los Estados, al ser vínculo de unión confederal de los mismos, la cual mantiene las diversas unidades jurídicas y políticas.

Significa la unidad del poder; el centro de imputación de actos, el soporte de las distintas personalidades jurídicas de los Estados. Y aquí no solo nos referimos a Estados Territoriales, sino también al resto de Estados o Cuerpos Orgánicos e Inorgánicos Intermedios Autogestionarios, representados en las Cortes Tricamerales.

-La Corona es un Estado e Institución que vive entre los otros Estados, con la salvedad que representa la Confederación misma, porque preside los Estados.

En este sentido, su característica esencial en el régimen de monarquía foral es la responsabilidad del Rey y sus Consejeros, lo que la distingue de la situación de refrendo por la irresponsabilidad de la persona Real según la Constitución de 1978, de manera que la persona del rey si tiene que ser responsable de sus actos, pudiendo imputar al resto de Consejeros en el caso que así fuera.


Los Fueros o Constituciones Históricas de los diversos territorios de las españas mantienen a la institución de la monarquía como el común denominador que tienen todos los Estados, ya que representa el eslabón que enlazaría el presente confederalista con el pasado foralista de los distintos territorios y pueblos de España.


La naturaleza del origen de la monarquía se encuentra en la tradición política histórica de las Españas. La Monarquía trata de la legitimidad histórica y democrática de los pueblos de España plasmada en sus Fueros renovados, como el hecho confederal mismo que representa la existencia de diversos Estados.

Se trata de una monarquía administradora de Justicia, que arbitra y modera entre las instituciones, brazos sociales y estados, cuerpos profesionales, políticos y territoriales, de manera que los poderes del Rey sean efectivos y ejecutivos pero siempre sujetos al Principio de Subsidiaridad. Es en este sentido en el que hay que entender la expresión de monarquía foral.


El régimen político monárquico se encuentra dentro de los sistemas forales de los diversos territorios históricos. Los Fueros revelan claramente un propósito histórico de racionalizar el régimen confederal, expresando lo que debería ser el resultado de un proceso evolutivo y consuetudinario de la monarquía española, que se establecerá en el cuadro de una monarquía foral y democrática de régimen confederal.

La Corona es el órgano confederal o foral que encarna la Jefatura de los Estados territoriales, profesionales y políticos, organizados en Cuerpos y representados en las Cortes Tricamerales Generales y Locales, en las respectivas: camara socio-económica, camara política, y camara territorial.


Según la Constitución consuetudinaria y tradicional de la propia monarquía carlista española, afirma que es hereditaria en los sucesores de la Dinastía Carlista, exactamente en S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón Parma, dejando claro que el modo de acceder al Trono no consiste en una elección, ni en una libre designación de su sucesor, ni por parte del Rey Legítimo, ni de nadie, no fuera se repitiera la designación tipo monarquía franquista 18 de julio, en la que Franco eligió como heredero y sucesor a Juan Carlos, actual jefe legal del Estado. Se accede al Trono por herencia según la primogenitura y las Leyes Seculares Tradicionales de la Monarquía Española, es decir, Ley Sálica de Felipe V y Pragmática de Carlos III.

Resultando que se hace confluir en la figura de Don Carlos Hugo de Borbón, no sólo la legitimidad tradicional consuetudinaria y democrática, sino la legitimidad histórica y dinástica, siendo su heredero primogénito el Principe de Asturias Don Carlos Javier de Borbón.


La justificación funcional de la monarquía es inseparable de la transmisión hereditaria de la Corona. Las ventajas de la monarquía son:

- Su Imparcialidad: el poder no es debido a ningún grupo o facción sino al Pueblo en general y a Dios en particular. Ya hemos dicho que es por herencia de la sangre.

-Su Continuidad: el poder se transmite sin saltos ni vacíos, evitando los peligrosos períodos de interregno, descansando en el hecho de que el Rey nace y por tanto, no se hace.

-Su Subsidiaridad: el poder monárquico se expresa así, de forma siempre subsidiaria, como apoyo, primero deja hacer, y solo intervendrá como apoyo, resaltando el hecho de Administrar Justicia, por el Rey, arbitrando y moderando entre los cuerpos intermedios autogestionarios.

-Su Inviolabilidad: nadie puede usurpar la persona Real y por tanto impide la entromisión de agentes o personas ajenas a la Jefatura de los Estados. Se impediría situaciones como la de ver a Jose María Aznar como Presidente de la República Española. Por eso a la extrema derecha no le gusta nada que exista la institución de la monarquía, porque les mola eso de ver como sube el lider amparado por las masas.

-Su Responsabilidad: a la hora de que fuera a aplicar el poder monárquico, atendiendo al principio de subsidiaridad. La persona del Rey es responsable de sus actos, no irresponsable como dice la Constitución de 1978. Además la persona del Rey Legítimo tiene que ser fiel y cumplir con el PACTO responsable PUEBLO-DINASTÍA, en el cual se destaca la JURA de los distintos FUEROS de los diversos Reinos, Señoríos y Principados de las Españas.
El carlismo trata de un Pacto, el de PUEBLO-DINASTÍA, PACTO que los monárquicos liberales no conocerían jamás, porque el pueblo nunca les apoyó."A ALFONSO "XIII" LO EXILIÓ EL PUEBLO, A LA DINASTÍA CARLISTA LA EXILIÓ POR LA FUERZA LA PLUTOCRACIA LIBERAL BURGUESA y las dictaduras de turno.

DEPENDENCIA ENERGÉTICA DE ESPAÑA Y EUROPA

La energía en nuestra economía es un sector estratégico, con lo cual no debemos dejar al libre mercado actuar, porque se adueñarían del sector compañías extranjeras con otros intereses opuestos a los nuestros. Parece que el 20% de Repsol lo quiere comprar una empresa Rusa, es igual como si lo quiere comprar una Alemana, o la que sea, se trata de un sector estratégico que nunca tenía que haberse privatizado.


España y Europa dependen en demasía del petróleo y el gas Oriental, de todas las republicas ex-soviéticas, Rusia, y los países exportadores de petroleo. Está comprobado que la utilización de este combustible genera recalentamiento global y por tanto efecto invernadero, luego deben ser sustituidas por energías limpias, no contaminantes contra el recalentamiento global.




Casi todos estamos de acuerdo en la importancia de la autosuficiencia energética para no depender de los países exportadores de petróleo, pero no por el problema del cambio climático sino por su posible encarecimiento, ya que esos altos costes energéticos se trasladaran vía precios, y lo pagarán los consumidores. Aquí el problema es el del cambio climático y por muy barato que tengamos el petróleo, por nuestro bien, necesitamos sustituirlo por las energías limpias.




Entonces es cuando se abre el debate sobre lo que consideramos energías limpias, porque hay quienes piensan que la energía nuclear lo es, quienes esto hacen no consideran los riesgos de una catastrofe nuclear o el tratamiento de los residuos. Afirman los defensores de la energía nuclear que ante una catastrofe no estamos protegidos ya que podría ocurrir una en Francia, por ejemplo.




La cuestión es que construir más centrales nucleares incrementa la probabilidad de catastrofe nuclear, y por tanto España no debe seguir el ejemplo francés ya que es erroneo. En lugar de copiar a los extranjeros deberíamos ser creativos y alternativos, no la seguidilla. Eso significa apostar por las energías verdaderamente limpias y renovables, porque la nuclear es limpia, ya que no afecta al cambio climático, pero es dificilmente renovable, con el consiguiente riesgo de catastrofe.
Las Españas deberían potenciar lo que tienen, debemos explotar lo que tenemos, de lo que gozamos. Sol y Viento, estos son los dos factores energéticos del futuro. Se trata de una apuesta clara por la verdadera neofisiocracia de desarrollo sostenible post-industrial. La puesta en marcha de molinillos de viento hechos con aspas de avión son los promotores del desarrollo energético de las Españas. Esta propuesta no gusta a minorías ecologistas, de todas formas se trata de la solución menos mala. Advierten estas minorías sobre la contaminación visual, el impacto ambiental y sobre todo la muerte de aves que chocan contralas aspas de los molinillos que no ven. Se podría tratar de solucionar este problema pintando las aspas rojas, nos recordarían a las Cruces de Borgoña que tenemos los Carlistas, JEJE. Es cierto que existiría cierta contaminación visual de impacto ambiental, pero durante los siglos XIV-XV-XVI el paisaje de la Corona de Castilla se llenó de molinos de viento que servían para moler el trigo. Quizá para aquellas gentes en principio hubiera dicho impacto visual, sin embargo se acostumbraron a su presencia. La realidad territorial de los campos de la Corona de las Españas, significaría aceptar la presencia de dichos molinillos.


Los defensores de la nuclear contratacan afirmando que es insuficiente dicha energía para seguir llevando el mismo ritmo de vida capitalista occidental. Es cierto; pero resulta que ese nivel de vida capitalista occidental hay que sustituirlo por otro sostenible y renovable que no dañe el ambiente, el medio que necesitamos para vivir satisfactoriamente y saludablemente. Por tanto necesitamos poner en marcha proyectos de ahorro energético, desde los gobiernos y administraciones públicas que soliciten a las empresas a prescindir durante la noche de fluido electrico. Se pongan en marcha proyectos de investigación para la fabricación de baterías duraderas eléctricas en las que se pueda almacenar la energía acumulada durante la noche por los molinillos de viento, pues salió una noticia del periódico El País del domingo pasado en la que se ponía en evidencia que tener que parar los molinillos de viento, durante la noche porque se creaba excedente energético que nadie consumía en esas horas y por tanto no se podía vender. Ese exceneden resultó ser equivalente al proporcionado por tres centrales nucleares durante el día. Pero nuestro gobierno y todos los gobiernos liberales de turno en lugar de invertir en investigación y desarrollo para incentivar la busqueda y la manera de almacenamiento de la energía eléctrica proporcionada por los molinillos de viento durante la noche, para poderla utilizar durante el día, se dedican a otras cosas.



El incremento de la presencia de molinillos de viento en el terreno peninsular en un objetivo posible para lograr la autosuficiencia energética de las Españas, propiciando una auténtica alternativa en el desarrollo de las energías limpias y cien por cien renovables, que no perjudican el medio-ambiente ni recalientan el planeta. El proceso de sustitución de las energías industriales y capitalistas burguesas hacia las energías tradicionales ecológicas limpias y renovables de desarrollo sostenible, debe ser un hecho real en nuestro país.



Por otro lado hay que incentivar la presencia de placas solares en los tejados y fachadas de viviendas y grandes edificios, de manera que la propia vivienda sea autosuficiente energéticamente. Esto choca completamente con los intereses de las empresas eléctricas que quieren vender a los hogares su energía, no quieren por tanto, que los hogares sean autosuficientes en el desarrollo energético, y por tanto harán lo posible para impedir la presencia obligatoria de placas solares, potenciada desde los gobiernos y administraciones públicas.
Lo que si podría ocurrir es que la energía excedentaria de los hogares, o la que no consumieran, podría ser utilizada para otros menesteres o simplemente ahorrada.

sábado, 8 de noviembre de 2008

EL AGRICULTOR, EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

En el diario Información de Alicante del miércoles 5 de noviembre 2008 hay un espacio llamado ENTORNO, en el que escribe Vicente Boix, escritor y autor del libro "EL PARQUE DE LAS HAMACAS". Me gustaría dejaros con sus palabras que subscribo totalmente y así nos sensibilizamos un poquito con el campo y el mundo rural, ya que pensamos que el asfalto, el hormigón y los billetes nos van a dar de comer, porque sobrevaloramos el orden industrial y financiero capitalista. Para desmitificar este "orden panaceo capitalista industrial y financiero" me quiero quedar con las palabras de Vicente Boix:
"Desde el año 1989 y hasta 2003, cerca del 50% de los titulares de explotaciones agrarias han desaparecido en el País Valencià. Si en 1989 había 286.886, a principios del nuevo siglo la cifra había bajado a 149.207. Dentro de la citricultura todo el mundo conoce los motivos, unos precios para el productor más reducidos que hace 20 años y que además no llegan ni para cubrir los gastos. Desgraciadamente, esta tristeza es más mala que aquella enfermedad del mismo nombre que asoló el campo años atrás. Porque para esta tristeza de ahora no hay variedades tolerantes, sino más bien es fruto de la intolerancia y el despotismo de todas las administraciones políticas.
¿Qué está pasando? Bien, desde mi punto de vista, todo se podría resumir en una palabra: descontrol. Si se analiza algo la situación, se puede ver como no hay ningún tipo de orden desde las administraciones. No se está haciendo nada para evitar los que posiblemente sean los dos principales problemas que está sufriendo la naranja valenciana. Por una parte el crecimiento de la producción a nivel estatal y por otra el abuso salvaje de los intermediarios dentro de la cadena productiva. Las administraciones no gobiernan para los agricultores y no se están plasmando las soluciones que desde las organizaciones agrícolas se plantean. De esta manera no se han establecido precios mínimos, no se controla la producción, no existe un fondo de crisis y por delante de todo, nadie hace nada por evitar que supermercados y grandes cadenas de distribución continúen comprimiendo los precios para los productores, mientras paralelamente los elevan considerablemente a los consumidores.
Todo este descontrol tiene origen en una doctrina económica predominante, denominada liberalismo, que establece que el estado y los diferentes poderes públicos no deben controlar e interferir en la economía y los mercados.
Evidentemente estos postulados cuestionan el mismo concepto de democracia, porque si los representantes políticos no pueden intervenir para que el campo valenciano (o cualquier otro) vuelva a ser fuente de trabajo, futuro y alegría para centenares de miles de personas, entonces, ¿para qué están? ¿para llenarse los bolsillos únicamente?
El liberalismo se justifica diciendo que la no interferencia de los mercados por parte del estado comportará una mejora de la competitividad, y por extensión, una mejora de los precios y la calidad de los productos. Evidentemente esto no es real como explica Alberto Montero, profesor de Economía de la Universidad de Málaga: "Yo creo que el problema actual obedece a que con la liberalización de determinados sectores para favorecer una mayor competencia que redunde en mayores beneficios para el consumidor (fundamentalmente, precios más bajos y mejor servicio), se suele generar el fenómeno opuesto al esperado porque las empresas lo que hacen es, en primer lugar, tratar de expulsar a los competidores más débiles para, una vez controlado el mercado por unas cuantas, esto es, llegados a una situación de oligopolio, repartirse el mercado y fijar precios mediante comportamientos colusorios".
Las palabras de Montero encuentran su reflejo en el problema que sufre el campo. Cada vez la distribución está en menos manos, la comercialización también y al paso que vamos, la tierra y la producción también lo estarán. De esos precios más bajos que nos prometían mejor ni hablar. Por lo tanto es urgente que las administraciones abandonen el fundamentalismo del mercado y empiecen a tomar medidas urgentes que proporcionen soluciones efectivas.
Lo que sucede en el campo valenciano sólo es una muestra de lo que acaece a nivel global. Se está produciendo un cambio en la concepción de la agricultura. De una que proporcionaba trabajo y comida a millones de personas, se pasa a una donde la premisa fundamental es el negocio y el acaparamiento de capital independientemente de los daños colaterales.
Como afirma Montero, la supusta libertad de mercado está provocando que el pequeño agricultor desaparezca ante grandes transnacionales agroexportadoras, distribuidores, terratenientes, etc. En manos de esta gente, la tierra ya no tiene por qué producir alimentos que garanticen la seguridad alimentaria, sino aquello que esté mejor pagado y tenga más demanda. Es de esta manera como los latifundios para cultivar agrocombustibles, forraje, tejidos, etc., cobijados en el integrismo del mercado, están desplazando a los pequeños minifundios que garantizaban trabajo y comida para millones de personas. Para muestra un botón. Argentina fue conocida como el granero del mundo, sin embargo, hoy día, más de la mitad de su superficie está cultivada de soja para la exportación. Miles de campesinos han abandonado el campo y se sigue muriendo gente de hambre. Según analistas entrevistados por la agencia IPS, el aumento de los precios de los alimentos podría dificultar una dieta equilibrada en los sectores más vulnerables de la sociedad. Por lo tanto, mientras unos pocos terratenientes se hacen ricos con el negocio de la soja, miles de campesinos abandonan el tejido rural y tienen dificultad para comprar unos alimentos que antes cultivaban.
Por lo tanto y a modo de conclusión, está en juego el puesto el trabajo de mucha gente, la soberanía alimentaria y nuestras propias raíces. Muchas organizaciones como Vía Campesina están exigiendo medidas a los diferentes estados para salvar el campo. Hay mucho en juego. Con la comida y el trabajo no se puede especular."
Como diría mi abuela Vicente Boix tiene más razón que un Santo y lo que dice va a Misa.
Por tanto se confirman unas palabritas mías:
El neoliberalismo capitalista es la excusa de la plutocracia burguesa para denunciar el monopolio del poder del Estado, que ellos en realidad querían para si. Lo estamos viendo. Los liberales imputan los desajustes y fallos actuales del mercado a la regulación e intervención económica que pudiera hacer el Estado. Tradicionalmente acusaron a todo tipo de intervencionismo y regulación como socialista o comunista. Aquellos que hace unos años criticaban el monopolio del Estado, combatiéndolo con las doctrinas neoliberales, comprobarán como esas doctrinas han venido a favorecer el monopolio de la plutocracia burguesa, en cuanto a que en el sistema capitalista solo tienen cabida los grandes, porque los pequeños tienden a desaparecer. Vislumbrando así una contradicción ya que en realidad se ataca a la libre competencia debido a la absorción de los pequeños por los grandes.
La hipocresía del sistema neoliberal capitalista se vislumbra al contemplar el intervencionismo gubernamental de los Estados gobernados por la plutocracia burguesa, que ve peligrar su capital, de manera que acepta un intervencionismo por parte del Estado, nacionalizaciones de Bancos y Financieras, que de haber sido planteado por gobiernos de paises empobrecidos o en vias de desarrollo, se les habría acusado de rojos, comunistas o socialistas. Por tanto, parece, que cuando peligra el capital de los ricos, entonces es legal o se hace legal la intervención del Estado en la economía; cuando peligra el medio de subsistencia alimentaria de los pobres, entonces se posibilita el golpe de estado, o se procura el derrocamiento de gobiernos considerados como socialistas. Esa es la hipocresía del sistema. Frente a esto planteamos la recuperación de la institución de la Corona Carlista, como garantía del débil frente al poderoso.

jueves, 6 de noviembre de 2008

LA NUEVA FISIOCRACIA O NEOFISIOCRACIA

"Quesnay, economista francés, creador de la escuela fisiocrática (Méré, Île-de-France, 1694 - París, 1774)"
"El número de habitantes y la abundancia de alimentos constituyen la verdadera fuerza y la verdadera riqueza de un reino"


El mercantilismo del siglo XVII era una especie de capitalismo actual, sobre todo por la importancia del monetarismo de los metales preciosos en las relaciones económicas nacionales e internacionales. Surge la fisiocracia como reacción al protestar por el descuido a la verdadera economía que no eran los metales preciosos al igual que hoy tampoco lo es la economía financiera. Así que salvando las distancias mercantilismo y capitalismo neoliberal tienen muchas cosas en común, pues aunque este último se diga liberal resulta proteccionista, paternalista e interventor cuando le conviene, lo estamos viendo con la intervención de los estados en la Banca a todos los niveles, existiendo una alianza entre Burguesía y Estado, al igual que durante el mercantilismo la hubo entre monarquía y burguesía. Los metales preciosos y el capital financiero son lo importante en la economía para mercantilistas y neocapitalistas. Ante la crisis financiera de los mercantilistas surge la fisiocracia, de la misma forma que ante la crisis financiera neocapitalista actual surgirá la nueva fisiocracia o neofisiocracia, siempre salvando las distancias y con determinados matices.




La fisiocracia defendió cierto liberalismo económico porque eran contrarios al intervencionismo económico del mercantilismo ya que era responsable de un bajo precio agricola que se situaba por debajo del precio de libre mercado, atendiendo a la interacción de oferta y demanda de bienes agrarios. Al ser menor el precio agrario, los ingresos para los campesinos y trabajadores del campo eran menonres y las rentas para los propietarios también. Recordemos que muchos fisiocratas eran aristócratas del Antiguo Régimen que querían una mejora de las condiciones de vida de los campesinos para incrementar al mismo tiempo sus rentas. Por tanto rechazaban un intervencionismo mercantilista que fijaba el precio de los bienes agrarios como si fuera una tasa, haciendo menguar los ingresos de los trabajadores agricolas, de manera que no podrán reinvertir en utillaje, ni siquiera alcanzarían una mejora en el poder adquisitivo, viendose condenados a la miseria muchos de ellos.


La escuela liberal y neoclasica intenta atribuirse a la fisiocracia para legitimar el liberalismo económico que defienden, tratandose de una instrumentalización politico-económica de tal corriente económica que es totalmente distinta a la liberal y neoclasica. Los fisiocratas defendieron cierto liberalismo por la preocupación que tenían por los trabajadores del campo, porque significaba una disminución de sus rentas, ni mas ni menos, no porque fueran realmente liberales. Sin embargo la escuela liberal y clásica se los atribuye para legitimar su liberalismo económico, el mismo que defienden los neoliberales hoy día, salvando las distancias.


Increiblemente los liberales, los clásicos, y sus herederos neoliberales jamás quisieron ver la otra cara de la moneda de la fisiocracia porque no les interesaba lo que defendían; se quedaron sin más con la defensa del liberalismo económico, pero no quisieron dar importancia a aquello por lo que realmente nació la fisiocracia, y fue precisamente dar importancia a la economía real, está es la de la agricultura y el mundo rural campesino.


Para los fisiocratas la clase más importante de una sociedad es la campesina, y la actividad creadora de riqueza, de verdadera riqueza es la agricultura. Para aquellos excepticos que no creen en esto, les dejaré caer una pregunta: ¿que comen a la hora de sentarse a la mesa? Seguro que se trata de productos agrarios vinculados al mundo rural y al sector primario, ni más ni menos, punto.


Me responderan que el resto de actividades sectoriales económicas incluída la financiera también crea riqueza. Pues no, no crea riqueza porque lo que crea es un bienestar psicológico, porque esos bienes que se fabrican se nos hacen necesarios en esta sociedad de consumo, pero los bienes realmente necesarios son los agrarios porque son los únicos que sirven para comer, para el autosustento, son alimento, los otros no. Además, los bienes agrarios que son alimento, son al mismo tiempo intercambiables por otros bienes en la economía, tienen estos dos atributos, mientras que el resto de bienes de la economía simplemente tienen el atributo de intercambiable. por eso la sociedad de consumo o más bien el neocapitalismo de consumo insiste tanto en la necesidad de intercambiabilidad de los bienes que no se comen, hacerlos necesarios a la sociedad para ganar dinero, para en definitiva comprar bienes agrarios que sirven para el autosustento, la alimentación propia y natural del individuo. Por tanto la riqueza verdadera está en la tierra, en el campo y en la agricultura tradicional que es ecológica.


Veamos por tanto las características de la nueva fisiocracia o neofisiocracia con la que hay que plantar cara al sistema neoliberal capitalista que trata de refundarse otra vez a lo Keynes, debido a la crisis financiera mundial, que ha sido debida a la crisis hipotecaria y a la escasez pecuniaria, financiera, metalista.


Si la fisiocracia era la de los grandes propietarios latifundistas, no deberá ser así, porque esta tiende al monopolio de la tierra o la concentración de tierra en pocas manos y eso fomentaría en el largo plazo incremento del precio agrícola. La neofisiocracia deberá tener en cuenta a los pequeños propietarios agrícolas y las propiedades comunales, siendo la Corona la responsable para que siga manteniéndose dicha pequeña propiedad, minifundismo frente a latifundismo.


Igual que en la fisiocracia, la agricultura será tradicional y por tanto ecológica, nada de agrotóxicos, ni pesticidas, ni fertilizantes químicos, aparte proceden de empresas químicas como Novartis y Monsanto que se dedicaron en su día a la guerra química, y incentivan la manipulación genética de las semillas, para que los frutos no las de, de manera que los campesinos siempre necesitarán comprarlas a estas multinacionales agrotóxicas dedicadas al fomento de la explotación agrícola latifundista, arriunándose siempre el pequeño campesino frente a las grandes corporaciones.


La Corona velara para que los cuerpos intermedios autogestionarios de la sociedad sean lo suficientemente pequeños, para que unos no tengan poder sobre los otros, en esta misma línea económicamente hablando ya hemos dicho que defenderemos minifundismo frente a latifundismo y no consentiremos ninguna agresión de ningún gran capital nacional o extranjero que intente persuadir para instaurar un nuevo latifundismo, esta vez de grandes corporaciones agrotóxicas y alimenticias que tratan de lucrarse enfermando a la población mundial. La monarquía carlista es aquí una superestructura importante al ser la garantía del débil frente a los poderosos.


Se considera a la Agricultura la unica forma verdadera y real de creación de riqueza debido a las dos características que poseen los bienes agrarios, son alimento para el autosustento, y son intercambiables por otros bienes, mientras que el resto de los bienes son unicamente intercambiables, no se pueden comer.


Tratándose por tanto de una sociedad agraria de pequeños propietarios agrícolas, defensa del comunal de los municipios, diversidad de cultivos ecológicos en un contexto de socialismo agrario, y rechazando cualquier intento de llevar el precio agrícola a niveles ínfimos o mínimos. Los fisiocractas criticaron al mercantilismo porque el precio agricola era mínimo en comparación con el precio de libre mecado, hoy es al contrario, el precio agrícola mundial es ínfimo, irrisorio en comparación con los precios tasas intervenidos por los gobiernos, para garantizar un precio agrícola decente.


La actividad agrícola pasa por la transición a una agricultura ecológica de desarrollo sostenible, manteniendo los principios fisiocráticos para proyectar una nueva fisiocracia basada en los pequeños propietarios, creación de una clase amplia campesina, defensa del comunal municipal, y diversidad de cultivos ecológicos en un contexto no de capitalismo agrario, sino de socialismo agrario, donde la tierra no se pueda comprar ni vender porque pertenece a las familias, a los pequeños propietarios agríacolas que son eslabón de la cadena de las diversas generaciones que deben heredar las parcelas o propiedades agrícolas. Se trata de una especie de ley de minorazgos, en comparación con la ley de mayorazgos, donde la tierra no se puede compar ni vender, lo que se puede comprar y vender son sus frutos pero no la tierra.


Hemos contemplado como si en su día fue la nobleza y la aristocracia la que pactó con el nuevo orden liberal burgués que les reconocía la propiedad de la tierra para que pudieran venderla, dejando en la calle a las familias campesinas; ahora son los campesinos y agricultores quienes venden las parcelas y propiedades a las grandes empresas de la construcción, para "forrarse".


La economía financiera es una economía irreal que intensifica de una forma mucho mayor la crisis de la economía real, espoleada por varios factores, desconfianza, incertidumbre, bulos económicos, capital golondrina o efecto de huída de capital, descontrol financiero y falta de tasas que inmovilicen los capitales ante huídas desafortunadas. La economía financiera es la economía del papel que no sirve para nada, es una economía ficticia, una economía que está por encima de la economía real a la que afecta finalmente. Con la economía real los crecimientos y recesiones económicas son menores, con la financiera el crecimiento económico es vertiginoso pero dime cuanto subes y te diré lo que vas a caer, cuanto más subas, mayor será la caída. Además la economía financiera es un juego de suma cero, porque cuando unos ganan mucho es porque otros han perdido, a parte que el valor real de los bienes los triplica y muchas veces es la responsable de las desigualdades económicas con respecto al poder adquisitivo de las personas. La crisis de la economía real empezó siendo una crisis alimenticia debido a los nuevos consumidores de bienes agropecuarios, China e India, esto junto a la crisis energética mundial, ha propiciado que parte de la tierra a nivel global se dedique a los biocombustibles, de manera que ya no se utiliza el 100% de la tierra a la producción agropecuaria, porque parte de ella está destinada a los biocombustibles, conclusión: se incrementa el precio de los bienes agropecuarios.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

¡VICTORIA DE OBAMA EN EEUU!


No podía ser de otro modo, no había otra alternativa: incendiar el mundo o votar a Obama; dar poder y cobertura a los intereses petrolíferos y armamentísticos o votar por la paz, el ecologismo, la concordia y el buen entendimiento entre las naciones y pueblos del mundo.
Un Mc Cain completamente destrozado, al que se percibe enfermo, cara amable de un republicanismo hostil, amenazador, guerrero, petroquímico y armamentístico. Tenían su candidata, la Sara Palín, quien esperaba su momento, el de la enfermedad de Mc Cain. Iba a durar poco. Pero la gente no es idiota, no podía consentir expresiones: “Si Rusia quiere que vayamos a la guerra, iremos a la guerra con Rusia” por el tema petrolífero de Osetia, en Georgia. La guerra no es la mejor respuesta porque es la peor de todas. Cuando el mundo apuesta por la salida armamentística y guerrera, estamos perdiendo todos, no gana nadie, salvo aquellos que se lucran con la guerra.
Hay muchas cosas de los demócratas que no me gustan, como el aborto, o su relativismo religioso moral, sin embargo ya que han ganado espero que cumplan estrictamente el protocolo de Kyoto contra el cambio climático, y comiencen a sancionar la forma de vida occidental que no respeta el medio-ambiente y la naturaleza, es decir: se acabó el contaminar, se acabó el beneficiarse con la industria petroquímica y armamentística. Se acabó en meter las narices donde no les llaman, con esa belicosidad, esa incoherencia con la que los republicanos han llevado a cabo sus acciones, apoyando a unos lideres políticos cuando son igual de perversos que los otros a quienes critican, acusándoles de dictadores comunistas y socialistas.
No soy precisamente pro-americano, conozco su revolución contra Inglaterra, y su imperialismo belicoso globalizante. Por dignidad histórica “recuerdo” la humillación a la que nos sometieron a los españoles con la perdida de Cuba, Puerto Rico, Filipinas y las Marianas, hundiendo al imperio español, cosa que la derecha tan patriótica ella siempre olvida, sobre todo al posicionarse casi siempre con los intereses de los EEUU, y es que las burguesías siempre se apoyan entre ellas.
El triunfo de Obama es la esperanza para la paz y el buen entendimiento entre las naciones y pueblos del mundo, y en parte un freno a los intereses económicos de la Banca y las multinacionales, aunque por otro lado Dios sabe cuanto dinero le habrán prestado para su campaña multimillonaria y cuales son los intereses que debe devolver.De todos modos Obama no es Mc Cain, son políticos distintos con intereses distintos. Obama es mucho más social que Mc Cain. Los demócratas defienden cuestiones sociales y derechos sociales que nosotros en Europa ya tenemos, y que en parte estamos perdiendo, derecho a la Sanidad Pública, a la Educación Pública y a un Medio Ambiente Público. Cuando Sara Palin con sus partidarios republicanos apuesta por la sobreexplotación de Alaska, para extraer el petróleo que allí hay, está dando a entender su peculiar forma de entender y defender el medio-ambiente. Cuando los demócratas hablan de equidad y derechos públicos para todos como la Sanidad, entonces los republicanos replican diciendo que se trata de Comunistas. En Europa nadie en su sano juicio diría esto, pero los republicanos en EEUU tienen manga ancha para decir sandeces y hacerlas creer al pueblo. Es increíble la hipocresía del republicanismo militante, que eso si, no se ha pronunciado en absoluto sobre la intervención del estado en la economía, en lo respectivo a la crisis financiera mundial y nacional, porque claro, es que esa intervención es bienvenida para la plutocracia burguesa que domina el país y que en parte está representada por el partido republicano; así que nadie llamó comunista a la intervención del estado en la economía con respecto a este tema, pero si que son capaces de hacerlo con respecto a otros.

Recuerdo cuando y como llegó Bush a la Casa Blanca, con un auténtico pucherazo vergonzante, aprovechando fallos en los medios técnicos de codificación de votos, y manipulando al poder judicial para que le diera finalmente la victoria, así es como perdió AlGore frente al usurpador Bush, al final pudieron más los intereses armamentísticos y petrolíferos. Obama desde luego es distinto y espero que Dios le de luz y sabiduría, ya que Bush con su administración ha incendiado el mundo.

martes, 4 de noviembre de 2008

REPRESENTACIÓN DE LA SOCIEDAD MEDIANTE LOS CUERPOS INTERMEDIOS AUTOGESTIONARIOS

"Montesquieu fue uno de los precursores de la separación de poderes contra el absolutismo. La separación de poderes ejecutivo, legislativo y judicial se conseguirá de manera efectiva a través de la importancia que se de a los cuerpos intermedios autogestionarios existentes en la sociedad. Elevarlos a la categoría de estados será el instrumento principal para conseguir la interacción de los mismos, facilitando el objetivo de las libertades concretas"

Los cuerpos intermedios autogestionarios son los diversos estados o brazos, asociaciones, grupos y gremios formados por personas que tienen unos intereses determinados, ya sean políticos, económicos, etc. Cada cuerpo intermedio autogestionario se caracteriza por su funcionamiento autónomo, democrático, independiente y soberano, donde a través de un proceso electoral-asambleario interno y por sufragio universal, sus mimbros eligen a sus representantes dotando un orden jerárquico pactado desde abajo.

Dependiendo de los intereses que tenga cada cuerpo intermedio autogestionario, estos a trvés de sus miembros decidirán formar parte en la representación de las Cortes Generales en alguna de las siguientes Camaras, bien sea, la Territorial, la Política, y la Profesional.

La interacción existente entre los diversos cuerpos intermedios autogestionarios lleva a la contrapesación de los mismos, ya que cada uno de ellos representa unos intereses determinados, formando un poder que expresa una libertad.

La Corona será la institución que arbitre, modere y administre justicia ante dicha interacción interinstitucional que representa la existencia de los cuerpos intermedios autogestionarios, basandose siempre en el principio de Subsidiaridad. Los diversos cuerpos intermedios autogestionarios son contrapoderes entre si, porque representan intereses, poderes y libertades propios y distintos respecto de cada grupo; luego la misión de la Corona es la de mediar, arbitrar y contrapesar entre los diversos cuerpos o grupos sociales administrando justicia, siendo una institución que colabora en la contrapesación interinstitucional en el sentido en que se considera a cada estado o brazo, a cada asociación, agrupación o gremio, el hecho de ser instituciones soberanas, autónomas e independientes unas de otras, las cuales a través de sus miembros reconocerán la utilidad en la mediación que significaría la institución de la Corona, ante la interacción de los diversos cuerpos soberanos e independientes con intereses distintos.

Tradicionalmente los cuerpos intermedios han sido rígidos por su extricta jerarquía inamovible. Sie esa jerarquía fuera pactada temporalmente adoptando en su elección un proceso democrático autogestionario y asambleario entonces los cuerpos intermedios de la sociedad tradicional evolucionarían a ser cuerpos intermedios autogestionarios, los cuales serían cada uno de ellos, denominados estado o brazo social.

Los cuepos intermedios serían autogestionarios y por tanto existiría dentro de ellos participación y funcionamiento democrático interno cosa que no ocurría con los cuerpos intermedios defendidos por Maurras.

Debemos situar la existencia de los cuerpos intermedios autogestionarios dentro de la democracia ya sea orgánica o inorgánica. Dentro de un sistema democrático que permita listas abiertas y libertad en la organización de los cuerpos intermedios autogestionarios, que internamente responden a un proceso democratico caracterizado por ser de abajo a arriba, y que además puedan estar organizados de forma orgánica o inorgánica según el interés de sus miembros, pudiendo expresar y ser cuerpo intermedio autogestionario profesional (representación orgánica)o cuerpo intermedio autogestionario político (representación inorgánica) o cuerpo intermedio autogestionario territorial (represntación territorial de grupos territoriales distintos).

Pueden pertenecer a los cuerpos intermedios autogestionarios gentes de diversas ideologías que tienen un mismo interés profesional, forma orgánica, o bien; gentes de diversas profesiones que tienen la misma ideología política, por tanto, no seremos nosotros quienes impondremos la forma orgánica de la sociedad, porque el hecho de ser imposición ya provoca rechazo. Así que tendremos en cuenta el contexto democrático en el marco de libertades y observaremos la importancia de la coexistencia de las dos formas, sociedad orgánica e inorgánica teniéndo en cuenta las listas abiertas en periodo electoral, pues la evolución de este contexto democrático libre hará llegar a la forma orgánica de la sociedad, es decir, la sociedad preferirá a través de un contexto democrático y libre, organizarse de forma organica, pero esto será el resultado de una evolución política democratica pactada, no de una imposición de nadie.

La existencia de los cuerpos intermedios autogestionarios es la reaparición de los diversos estados naturales existentes en la sociedad, en el País. Sustituimos por tanto la preminencia de un estado absolutista por la diversidad de los estados o brazos sociales. El anarquismo plantea la desaparición del estado para poner en primer plano al individuo, mientras que el carlismo plantea la desaparición del estado para poner en primer plano los colectivos sociales y elevarlos a la categoría de estados o brazos sociales, sin olvidar que estan formados por personas, por familias.

La existencia de diversos cuerpos intermedios autogestionarios determinará el interés propio del grupo, cada miembro-persona trabajará por su grupo, en favor de su estado, no del estado. El corporativismo fascista utiliza a los cuerpos intermedios para ponerlos al servicio del estado, mientras que en el corporativismo tradicional y democrático los miembros-personas trabajan y estan agrupados para beneficiar de alguna forma a su grupo o estado, de manera que los miembros de cada cuerpo intermedio velaran por el interes de los mismos, por el interes del cuerpo intermedio o estado al que pertenecen.

El estado que conocemos hoy desaparece para atribuirle varias de sus funciones a la Corona, por un lado, y por otro, la elevación de los cuerpos intermedios autogestionarios a la categoría de estados, que pueden estar organizados de forma orgánica o inorgánica dependiendo del interes de grupo o colectivo social que lo forme. Puede ser esta una teoría política que pretenda acabar con el monopolio económico-político que tienen hoy estado y mercado.