domingo, 28 de septiembre de 2008

LA MONARQUÍA SERÁ SOCIALISTA Y CONFEDERAL. SI NO, NO HABRÁ MONARQUÍA

"La Monarquía, tal como el Carlismo la concibe, es el instrumento al servicio de la Sociedad que puede mantener la unidad confederal dentro de la enorme diversidad y pluralidad de los pueblos.
La Monarquía tiene que ser socialista y confederal, porque de esta manera representará, por un lado la garantía de la continuidad revolucionaria, y por otro, actuará de arbitro equilibrador de las distintas fuerzas que libremente mantienen la confederación.
Son los Pueblos los que mediante Pacto buscan ese arbitraje superior que recae en el Rey. El papel del Rey nace del pacto, pacto que se está renovando por la actividad y la participación constante de las partes. Las prerrogativas del Rey son prerrogativas pactadas y que le obligan para ser el Rey de las Republicas Socialistas Confederadas."

Montejurra 1975

EL PRINCIPIO DE SUBSIDIARIDAD DE LA INSTITUCIÓN DE LA CORONA PARA LOS CARLISTAS

El poder político perteneció a finales del Antiguo Régimen a la Monarquía, que había ido eliminando la independencia y autonomía propias y específicas del resto de instituciones medievales que habían funcionado como contrapesos entre si limitando el poder real.
La Monarquía entra en crisis debido a los crecientes gastos, viéndose obligada a pactar con una burguesía que reclama el poder político para si, ya que contaba con el económico.
El absolutismo monárquico había evolucionado en despotismo ilustrado y muchos reyes y principes se creían autosuficientes en la explicación de la obstentación de su poder, habían heredado un cesaropapismo que postraba a la Iglesia, y por otro lado, dejaban a la nobleza en mal lugar ya que su papel se había visto reducido al de cortesanos de la Corte, porque no tenían una función pública eficiente e importante, ni siquiera dentro de un ejercito que ya adoraba a la pátria, en lugar de ser leal a su rey.
El liberalismo político conspiraba y con la revolución liberal burguesa alcanzó el éxito de usurpar el poder político a una monarquía que lo había ido concentrando para si. La historia del constitucionalismo español escrita y protagonizada por la burguesía copiará y herederá conscientemente los pecados del absolutismo monarquico y el despotismo ilustrado, de manera que propiciarán que sea la institución del parlamento la que concentre todo el poder político en lugar de estar en manos del rey.
Los Carlistas que habían combatido por la defensa y pervivencia de las antiguas instituciones de los Reinos, Señoríos y Principados siempre fueron guardianes celosos de las instituciones forales, que fueron vistas por los liberales burgueses como privilegiadas, cuando significaban la defensa de los derechos del pueblo de un determinado territorio contra los abusos de los poderosos.
La institución de la Corona chantajeada y ya en manos de los liberales conservadores y progresistas fue haciéndo recaer el poder político de manera absolutista sobre el parlamento, de manera que toda institución considerada medieval que se interpusiera frente al designio liberal burgués sería eliminada de la faz de la tierra. Y ahí chocaban los liberales con los Gremios o las Constituciones Forales de los territorios de las Españas.
Mientras que la institución de la monarquía se convertía en instrumento político homogenizador, uniformizador y centralista para la oligarquía liberal burguesa, para los Carlistas la defensa de la institución de la Monarquía, de la Corona, significaba la garantía, la salvaguarda de los derechos de los pueblos de España, expresada por el Principio de Subsidiaridad.
Lo moderno era ser centralista y lo carca era todo lo contrario. Los carlistas estaban precisamente con esto último y defendían que las gentes de un territorio determinado podían organizarse como lo habían venido haciéndo tradicionalmente sin interferencias de poderes políticos ajenos y extraños. En el caso que para desarrollar sus proyectos políticos, económicos..., tuvieran problemas, entonces pedirían ayuda a un ente político público superior que actuaría sobre ellos de manera subsidiaria para garantizar la independencia, soberanía, autonomía de esas gentes vinculadas al derecho Foral, y esa institución sería la Monarquía Carlista. Los Carlistas consideraban que ese ente político subsidiario monárquico, por el hecho de ser superior, no tenía ningún derecho en concentrar el poder político, como de hecho había ocurrido durante el despotismo ilustrado donde otras instituciones antiguas habían venido a menos incluso desaparecido; y menos derecho tenía aún en decirles como debían organizarse, administrarse y gobernarse. La monarquía que quería la oligarquía liberal burguesa estaba vinculada a un parlamento controlado por ella, y pretendían la eliminación de todas aquellas instituciones que limitaran su poder político. Los Carlistas, querían la restauración de todas aquellas instituciones públicas y políticas democráticas que fuesen la garantía y limitación de los diversos poderes públicos institucionales de manera que se diera lugar a la contrapesación interinstitucional y no se favoreciese la concentración política y pública en una sola institución que bajo el despotismo ilustrado había sido la monarquía, y bajo el liberalismo político de hecho se concentra en el parlamento.
Con el liberalismo todo dependía del gobierno central, y por tanto del gobierno de la monarquía controlado por la oligarquía burguesa. No podían existir regimenes particulares, instituciones varias y si existían debían estar bajo la autoridad jerarquica del gobierno central, ¡esperando ordenes!. Sien embargo con el carlismo lo que se pretendía era dejar autonomía, independencia y libre funcionamiento de la soberanía de las gentes vinculadas a Fuero, de manera que la institución de la Corona sería una institución más, no la única, y las Cortes de los diversos territorios Hispánicos serían otras instituciones soberanas e independientes a la institución de la Corona. A ésta última institución se le reconoce un papel superior porque encarna el Principio de Subsidiaridad, Arbitra entre las diversas instituciones y sobre todo Administra Justicia garantizando la independencia de poderes e instituciones, no concentrándolos.

sábado, 27 de septiembre de 2008

PRESCRIPCIÓN Y RETROACTIVIDAD, INSTRUMENTOS DEL DERECHO LEGAL DEL CONSTITUCIONALISMO ESPAÑOL

El liberalismo legal constitucional encarnado en el derecho, destaca dos principios liberales: a) la prescripción de hacer justicia por la própia injusticia que defiende, representa, encarna y consiente; b) la no retroactividad y la retroactividad de las nuevas leyes constitucionales partidocráticas, plutocráticas parlamentarias, segun convenga al propio sistema, a quienes lo integran, regulan, organizan y representan.
Cualquier posición legitimista presentada por los Carlistas habrá prescrito para los liberales constitucionalistas, ya que el derecho legítimo esgrimido por los carlistas es el consuetudinario de la costumbre histórica representada por las antiguas instituciones históricas incluida la Corona y sus legítimos representantes.
Cualquier petición para hacer valer la justicia frente a la injusticia, habrá prescrito en cuatro años, cuando quien a los ojos del pueblo es culpable y siempre será culpable y su caso no habrá prescrito aunque lo diga la ley legal liberal constitucional.
La legitimidad tradicional monárquica y foral, es decir la carlista, no atiende a prescripciones que valgan porque la prescripción es la escusa para proteger a los culpables de la justicia, esconder con los años a los criminales, aniquilar la capacidad de justicia, anular la própia reivindicación legitimista carlista. La prescripción hace borrón y cuenta nueva, obliga a cimentar una sociedad que no reconoce absolutamente nada de su pasado, haciéndole olvidar la tradición. La prescripción anula la capacidad legitimista porque anula la posibilidad de administrar, de crear y hacer justicia, porque ayuda imponerse a la injusticia porque el caso específico prescribe.
En cuanto a la no retroactividad constitucional legal partidocrática burguesa de las nuevas leyes atiende a las reformas, modificaciones y cambios que favorecen una agresión constante a la tradición y a la existencia de las antiguas instituciones, por tanto en el caso de la Corona, pretende legitimar a la familia reinante vinculándola unilateralmente a la constitución y las reformas legales pertinentes sin pretender observar que significaría en caso de estudiar la instauración ilegítima de la nueva ley en caso de ponerla con efectos retroactivos, pues lo que fue ilegal, o aquello que afectó a unos determinados familiares o parientes quienes teniendo derechos al Trono, dejaron de tenerlos por aplicación de unas leyes determinadas sucesorias, ahora tendrían derechos de ocupación de ese mismo trono, en caso de existir retroactividad por la aplicación de la nueva ley. Es decir lo que no se consintió antes, ahora se consiente y es legal, pero los herederos de aquellos que fueron apartados de la Corona, siguen sin poder tener la posibilidad de ocupar la misma. Lo que era ilegal es ahora legal, lo que hasta el último instante era legal resulta ser ilegal. El mundo al revés por capricho del liberalismo más absolutista, altruista, intransigente y arbitrario de las nuevas leyes burguesas constitucionales.
La retroactividad y la no retroactividad de las leyes actuales dirigidas en función del interés de los organismos constitucionales legales instaurados ilegitimamente, presentarán disposiciones aleatorias que pretendan vulnerar siempre el derecho legítimo tradicional consuetudinario y de la existencia de las antiguas instituciones, para favorecer la inexistencia, el no funcionamiento, la imposibilidad de restauración de las antiguas instituciones y su funcionamiento legítimo tradicional, amparandose en el predominio coactivo del Estado regulador, interventor constitucional, que en lugar de intervenir en economía y castigar a la plutocracia dominante a la que sirve, se encarga de instituir nuevas normas ilegitimas sucesorias para los títulos de la nobleza o la Corona, excusándose en un supuesto machismo que dice combatir, y que imputa falsamente al funcionamiento libre y legítimo de las antiguas instituciones; cuando lo que la acusación esconde, es precisamente, que sean las instituciones libres, independientes, autonomas, integras separadas y fuera de la tutela del Estado. Pues si son capaces de pedir la separación Iglesia y Estado, con lo que estamos de acuerdo, y menos mal que con el franquismo acabó el cesaropapismo de imponer desde el pode político la jerarquía eclesiastica, debemos ser coherentes y pedir también la separación del Consejo de la Nobleza y Estado, y también de la Corona y el Estado, pues demasiadas tutelas y demasiado absolutismo partidocratico parlamentario tenemos que soportar al vislumbrar la dependencia total de las antiguas instituciones que fueron libres, y ahora vemos en poder del estado, porque están tuteladas y vulneradas por el Estado, desde las leyes parlamentarias impuestas por la plutocracia parlamentaria que viola la independencia de las antiguas instituciones.
Para parecer más progresista ante la opinión pública se vulneran los derechos de las instituciones libres e independientes, y no se actúa sobre el modelo capitalista, no se socializan los medios de producción, ni la banca, sino que se ataca a los pilares tradicionales de la sociedad, ya sean Religión y Corona.

jueves, 25 de septiembre de 2008

LOS DESCENDIENTES DE LOS CATÓLICOS ESTUARDO, MÁS CERCA DEL TRONO DE INGLATERRA

"Jacobo II Estuardo, Rey de Inglaterra, último monarca católico inglés que se enfrentó a la opinión plutocrática protestante del reino que le destronó en 1688, imponiendo al protestante Guillermo III de Orange"
Downing Street ha constituido un plan para poner fin a 300 años de exclusión de los príncipes católicos del trono. Los ministros han considerado desde hace tiempo que es anómalo que sea ilegal para un católico ser monarca, pero no han tenido la voluntad política de llevar a cabo la reforma de la ley. Esto curiosamente podría llevar a los descendientes legítimos de Jacobo II Estuardo, Rey de Inglaterra a reclamar el Trono.

La Carta de Derechos de 1688, el Acta de Establecimiento de 1701 y el Acta de Unión de 1707 -reforzado por la disposición del Acta de Juramento a la Corona de 1688- excluyen a los católicos y sus esposos de la sucesión y mantienen la sucesión protestante. La ley también exige al monarca que aspira al trono a hacer una declaración ante el Parlamento en la que rechace el Catolicismo, prueba de su alianza y sostenimiento por la City protestante de Londres.

Puede que el Acta de Establecimiento represente una piedra angular de la Constitución británica, pero los críticos han cuestionado desde hace tiempo su relevancia en el siglo XXI argumentando que supone una institucionalización de la discriminación religiosa. Esta medida haría mucho más tradicional a la monarquía inglesa que en tiempos de los Estuardo fue de hecho Católica.

Lo curioso de todo ello y si tenemos en cuenta la retroactividad de la nueva ley, que nos llevaría desde el presente hacia el pasado, hacia la Tradición, veríamos que son los descendientes de Jacobo II Estuardo, Rey de Inglaterra y no los descendientes de Isabel II, quienes deberían ocupar el Trono de las tres Coronas.

LA CONSULTA POLÍTICA DE LOS NACIONALISTAS VASCOS

El problema es que es una consulta mediatizada desde la perspectiva nacionalista, que no carlista. El carlismo ve el derecho de autodeterminación de diferente forma a como lo ven los nacionalistas del PNV.
Estos se desdicen, primero que la harían en ausencia de violencia de ETA, cuando sabemos que no ha sido así, ya que ha venido vinculada por la presencia de los cuerpos de seguridad de estado, sino habría habido más atentados. No estamos en contexto político de tregua indefinada, ni de desmilitarización del conflicto por ambas partes, por tanto, la consulta viene en un momento bastante malo, contrariamente a lo que reivindicaron desde un principio los líderes políticos nacionalistas. La autedeterminación para los carlistas es el derecho de los pueblos a decidir, a confederarse con otros pueblos.
El nacionalismo siempre resta, el carlismo, por el contrario siempre suma, desde el respeto a los particularismos locales y territoriales determinados. Dudo mucho que la intención de los nacionalistas sea esta, y pretenderán hacer uso e interpretaciones varias de su triunfo y monopolio que tienen del poder en los antiguos Señorios que estaban confederados entre si y cada uno con su Constitución o Fuero propio. Los nacionalistas de esto no quieren ni acordarse y contemplan la existencia de un nuevo centralismo dentro de su órbita política nacionalista con capital en Pamplona, ya que proponen una única constitución para todos los Vascos, cuando tradicionalmente siempre tuvieron cuatro, una en el Señorío de Vizcaya, otra en el de Guipuzcoa, otra en Alava y otra en el Reino de Navarra.

lunes, 22 de septiembre de 2008

LA ILEGALIZACIÓN DE PARTIDOS POLÍTICOS

La ilegalización del PCTV, de HB, de ANV son prueba de lo antidemocrático que es el sistema constitucional neoliberal actual.
Hay que combatir la violencia, porque ninguna idea política, ni de ninguna clase, puede servir hoy para matar a nadie.
Las acciones emprendidas por los jueces y fiscales de la mano del gobierno, a parte que demuestran la clara inexistencia de separación de poderes, es antidemocrática e ilegítima. Por tanto esos que propugnan la eliminación política de dichas fuerzas políticas, luego no se quejen, por las consecuencias que ello podría tener consigo. Si no se les deja hablar a través de lo que queda de las antiguas instituciones, entonces se creerán legitimados para utilizar la violencia

INDEPENDENCIA Y LIBERTAD DE PODERES O PRETENSIÓN ABSOLUTISTA CONSTITUCIONALISTA

La sucesión a la Corona y a los diversos títulos nobiliarios vienen determinados por las Leyes Históricas Seculares de la Monarquía Hispánica, legisladas en su funcionamiento interno por sus própios Reyes; por ello no puede venir ninguna Constitución, ni ningun tipo de poder ajeno al de la institución monárquica y sus leyes seculares históricas que la sostinen, como lo han hecho tradicionalmente, porque de lo contrario se estaría yendo contra la integridad, independencia y autonomía de la Corona, sus leyes y reglas privativas que la regulan y la mantienen, vulnerando con ello, su independencia, haciendola depender de un poder ajeno a la institución monárquica, el cual no tiene derecho alguno en interferir en el orden sucesorio ni de la Corona, ni de la Aristocracia.
El poder de la Corona y la institución monárquica que representa debe ser un poder independiente, autonomo autorregulado por sus própias leyes, las cuales han sido dadas por las diversas dinastías que han ocupado el Trono de las Españas, leyes por las cuales la institución se legitima y se viene consolidando a lo largo de la historia. Por tanto no es posible que esta institución quede relegada a depender de otros poderes y otras leyes ajenas a la integridad e independencia del poder de la Corona.
Si concebimos que la Corona no puede estar por encima de la Constitución, y por tanto del Parlamento, porque se trata de instituciones independientes y autónomas, no es posible entonces que el Parlamento pueda legislar interfiriendo y violando el poder de la Corona, regulando, modificando y cambiando las leyes historicas seculares que mantienen y sostienen legitimamente la institución monarquica. Obrando así solo conseguirán deslegitimar tanto a la institución como ya lo está la familia reinante, tratandose de una agresión legal ilegítima por parte del constitucionalismo español, que quiere hacer depender la institución monárquica de manera unilateral con respecto a una Constitución la de 1978, que puede cambiar y variar, porque es mutable, cuando la institución monárquica no lo es, porque se rige por sus própias leyes históricas, no por leyes ajenas.
Fue la Corona y sus reyes quienes determinaron en su día el funcionamiento y el reglamento de la misma y de las familias aristócratas nobiliares. Cualquier acción en contra, es una acción atentatoria contra los derechos de la institución de la Corona. Y como Juan Carlos ha sido un eslabon de la cadena que ha consentido la violación de la integridad de la institución por incumplimiento de las leyes Seculares como la Pragmatica de Carlos III, cambiando además la forma de sucesión de herencia de los Títulos Nobiliarios, no de acuerdo y conforme a la Tradición, sino yendo en contra de la misma.
Por tanto una cosa es el papel de la Corona dentro de la Constitución y otra es que el parlamento utilice la Constitución para imponerse a la Corona y convertir España en un absolutismo parlamentario partidocrático y plutocrático, haciendola comulgar con ruedas de molino.
Afortunadamente la parcialidad está tomada, Juan carlos queda ilegitimado por sus hechos, mientras que Don Carlos Hugo de Borbón es nuestro rey Legítimo.

viernes, 19 de septiembre de 2008

ANTE LA CRISIS ECONÓMICA INTERNACIONAL LOS NEOLIBERALES NOS ACUSAN DE ROJOS Y COMUNISTAS

Durante la crisis Argentina de finales de los 90 y principios del XXI, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional recomendaron las tesis neoliberales para solucionar el problema, conclusión, que agudizaron aun más la situación económica de argentina, porque proyectaron la falsa idea bajo la cual los agentes económicos no necesitaban de la intervención del Estado en la economía porque sería perjudicial para el país.
Precisamente, el no dejar intervenir al Estado Argentino en la economía propició la descapitalización del país en todos los sentidos, sufriendo los ciudadanos el denominado corralito, por el cual, no podrían disponer de sus bienes y dinero, porque la Banca de Argentina tendría que atender a los pagos de sus acreedores, es decir la plutocracia que les gobernaba, vinculada a los poderes economicos internacionales.. Por otra parte la oligarquía burguesa se proponía la descapitalización total del país y la venta de lo que quedaba de las empresas.
Ante esa crisis se respondió con la creación de cooperativas, el control democrático y popular de las empresas por parte de sus trabajadores que se negaban a cerrar dichas empresas.
Los neoconservadores y los neoliberales se las dan de ultraliberales cuando quieren imponer al resto del mundo la libre circulación de capitales, la anulación de aranceles y la prohibición de cualquier tipo de nacionalización ni de banca, ni de empresas privadas, por parte del Estado, considerada una medida antieconómica por los defensores de la panacea neoliberal.
Los gobiernos de los países empobrecidos que llevan a cabo medidas proteccionistas y nacionalizadoras son acusados de rojos y comunistas, sin querer percatarse estos neoliberales, que hasta estos yankis anglosajones con tal de no arruinar los patrimonios de la plutocracia que les gobierna, son capaces de acometer las mismas medidas nacionalizadoras e interventoras en economía, tan críticadas en las escuelas económicas de las facultades de occidente y de los EEUU. Se convierten por tanto en unos auténticos hipocritas y se desenmascaran una vez más. Lo triste de todo es que la gran mayoría de los economistas no quieren darse cuenta de la patraña del neoliberalismo, que solo está al servicio de la oligarquía plutocrática mundial, y que cuando ven peligrar su capital, entonces si es legítimo que los gobiernos, como los de EEUU, tengan entonces que intervenir en la economía, nacionalizando y monetizando deuda de la banca privada a costa del Tesoro Público, porque si no los ricos se suicidarían como en el crack de 1929.
Cuando cualquier gobierno de un país empobrecido intenta llevar a cabo medidas de este tipo, entonces, se le tacha de rojo y comunista y se propicia un golpe de estado contra ese gobierno.

EL REINO DE ESPAÑA, JUAN CARLOS, LA NOBLEZA Y LOS CARLISTAS

"Si el rey traiciona la institución, el rey ya no es rey, es oligarca"
Juan Carlos ha hecho de la institución monárquica, de su capa, un sayo, tanto él como su familia, han vulnerado, conculcado y traicionado todas las leyes seculares de la Monarquía Hispánica, han querido tener solo derechos, pero ningún deber para con la Corona, que dicen representar.
La familia reinante ha pretendido ampararse unilateralmente en la Constitución española de 1978, para poder hacer lo que les de la gana con respecto a las leyes históricas seculares de la Monarquía Española.
Respaldar la institución monárquica unicamente mediante la Constitución de 1978, prescindiendo de las leyes históricas y seculares de la Monarquía Hispánica, significa traicionar la Tradición que sostiene el mantenimiento y el funcionamiento de la institución monárquica española, que dicen legitimamente representar, significa entonces, traicionar la Tradición de la institución de la Corona, porque sin el cumplimiento inmediato de aquellas leyes antiguas seculares de la Corona de las Españas, la Monarquía en España no tendría en efecto, significado alguno, carecería de total legitimidad, sobre todo precisaría, como precisa en la ilegitimidad y en la usurpación del Trono español por parte de la actual familia legal reinante.
Ninguna Constitución, de ninguna clase y de ningun tipo puede venir y conculcar el funcionamiento y existencia vigente y permanente de las Leyes Intrinsecas Seculares de la Monarquía Hispánica. El funcionamiento histórico y tradicional de dicha institución es independiente y autonoma, en comparación a otra ley, o a otra institución. No es posible tratar de coordinar e imponer nuevos modelos de funcionamiento dentro de la institución de la Corona, para hacerla más progresista, por parte decualquier tipo de poder y leyes ajenas a ella, porque las Leyes Seculares de la Corona, de la institución monárquica española son leyes acumuladas históricamente que rigen el funcionamiento regular de la institución de acuerdo con el Tradicionalismo que sustenta y mantiene la existencia de la institución. Por ello quienes la representan temporalmente, solo son eslabones de una cadena, que debe quedar inquebrantable de acuerdo a la legitimidad tradicional. Sin el cumplimiento de dichas leyes seculares se pone en entredicho la existencia de la propia institución y quedan tambaleados quienes dicen representarla, en este caso, la familia reinante. Cualquier constitución es mutable y variable, la institución de la Corona NO, porque se rige por leyes antiguas que son la causa de su existencia, la monarquía, sin el cumplimiento por parte de sus miembros, de esas leyes antiguas, carecería totalmente de cualquier tipo de legitimidad, porque con esas, cualquier individuo podría llegar a ser Rey de las Españas.
Ante la entromisión de las leyes parlamentarias y el poder judicial, bajo amparo de la Constitución de 1978, se acometen una serie de normativas "modernas" y "nuevas" que desnaturalizan las instituciones familiares antiguas como la monarquía española, con ello tenemos asociado el tema de la forma y orden sucesorio de la Nobleza española. Instituciones familiares nobiliares españolas, familias nobiliares españolas, se estan viendo enfrentadas por la nueva ley de sucesión de herencia de los Títulos. Existían unas leyes antiguas que amparaba su funcionamiento, sin estas, cualquier tipo de nobleza o aristocratismo carece de sentido. El modernismo neoliberal burgues, tanto conservador como progresista escupe de nuevo sobre la Tradición de las Españas.
Al igual que la monarquía, diversas familias nobiliares tienen su orden interno privativo de funcionamiento y contra eso, no pueden venir otras instituciones a tratar de regular esto, para "modernizar" la institución, porque ello la desnaturaliza, y la desacredita ante la opinión pública, porque todos podríamos cuestionarnos la existencia de esas instituciones, sino quedan amparadas por la legitimidad de la tradición.
De la misma forma y manera los diversos Fueros y Constituciones de las Españas son leyes própias, históricas y particulares de cada uno de los erritorios Hispánicos, con autonomía suficiente para que ningún organismo o institución ajenos a ellos pueda interferir en la soberanía de estos y en la libre decisión de las gentes de dichos territorios que pactaron su principio de soberanía territorial con el Rey Legítimo, con lo cual, sus territorios tienen derechos de autodeterminación vinculados a la institución de la Monarquía Legitimista Carlista.

CRISIS ECONÓMICA INTERNACIONAL

Espoleada por la crisis financiera hipotecaria de los EEUU, acentuada por las hipotecas basura, que se han caracterizado por prestarse a individuos sin garantía ni avales, poniendo en peligro el resarcimiento del cobro del interes y el capital por parte de la Banca Estadounidense. Ante la creciente concesión de préstamos hipotecarios, dicha Banca ha invitado durante los últimos años a la Banca Europea a participar en sus productos hipotecarios, se trataba de captar recursos ajenos para prestarlos a los ciudadanos norteamericanos. Al mismo tiempo que la Banca europea compraba parte de las hipotecas basura a la Banca estadounidense, esta última vendía a la europea en el mismo pack productos financieros de alta rentabilidad y riesgo, prometiendo incrementos lucrativos y suculentos.
Sin embargo, ante los primeros impagos de las cuotas hipotecarias, por parte de los ciudadanos norteamericanos sin aval, ni garantías, quienes no han podido atender a sus hipotecas, se fue incrementando la morosidad y por tanto fue decreciendo el beneficio y la capacidad de seguir prestando por parte de la Banca Norteamericana, que viéndose presionada por las demandas de beneficios prometidos a la Banca europea se ha visto desprovista de liquidez, tanto esta como sus respectiva aseguradora financiera de capitales. Las expectativas con las que contaba la Banca europea se han visto reducidas y mermadas, por la incapacidad en la devolución de los créditos prometidos por parte de sus hermanas norteamericanas. Así la crisis de las hipotecas basura se ha ido extendiendo a Europa. Varios Bancos y Cajas españolas y europeas compraron productos financieros ligados a dichas hipotecas y se han visto con unas expectativas de beneficio bastante ruinosas. Por otra parte las entidades de crédito deben hacer frente a los vencimientos crecientes de los depósitos, al incremento de la morosidad y por tanto no estan dispuestos en deshacerse de sus recursos financieros liquidables propios, es por ello que vemos algunas entidades necesitadas de dinero en plena campaña de captación de pasivo ofreciendo alrededor del 8%TAE.
Concluimos que esta situación está producida bajo el contexto de la economía neoliberal capitalista que fomenta la economía ficticia financiera y la especulación. Lo que se ha producido en España ha sido un reajuste económico, porque crecíamos por encima de nuestras posibilidades, cuando la economía real precisamente se encontraba en torno al 1% de crecimiento, no al 3,5% fomentado por la especulación, el turismo de lujo, la construcción y los campos de golf.
Hemos visto como se ha encarecido el nivel de vida, cuando el valor real de los bienes sigue siendo absolutamente el mismo. Nuestra economía está obsoleta, porque necesita un cambio estructural.
De nuevo, pienso, vuelve a cobrar importancia las ideas fisiocráticas de que la riqueza real de la economía se encuentra en los bienes naturales que provee la tierra, lo otro no son más que bienes superfluos, ficticios, irreales y artificiales que provocan unicamente inflación, y crisis.
La economía financiera ha demostrado que es capaz de provocar crisis en grandes zonas interconectadas economicamente entre si. Las relaciones economicas financieras cuanto más abstractas e irreales, más antidemocraticas y más propensas son para la especulación y la crisis final concluyente. Los gobienos y las instituciones políticas no pueden dejar al libre juego al poder del dinero, porque este poder ficticio es responsable de las crisis financieras y económicas internacionales.

REFLEXIONES SOBRE LA MONARQUÍA CARLISTA


Dos cuestiones son necesarias para revitalizar el papel de la Familia Real Carlista dentro del Partido Carlista, a mi juicio:
1ª.-Reconocer la plena vigencia y vigor del Pacto-Pueblo-Dinastía; para ello es necesario dos cuestiones:
A.- Inmediata entrega de la Presidencia de Honor del Partido Carlista de manera Vitalicia y Hereditaria al representante de la Corona Legitimista, en este caso: Don Carlos Hugo de Borbón y sus descendientes legítimos, de acuerdo con las normas seculares de la sucesión a la Corona de las Españas. Significa que le reconocemos dicha presidencia porque se trata del Rey Legítimo de las Españas, porque tiene derechos sobre el trono de España.
B.- Revitalizar el papel de la Corona Carlista como poder político SUBSIDIARIO, encargado de ADMINISTRAR JUSTICIA.
C.-Recomposición de nuestra Monarquía Socialista y Confederal heredera de la Tradición Política y Consuetudinaria, que ha venido vertebrando a los Pueblos de España.
MONARQUÍA CARLISTA: SOCIALISTA Y CONFEDERAL HEREDERA DE LA TRADICIÓN DE LOS PUEBLOS DE LAS ESPAÑAS
Ante la disolución de los Estados por el Mercado y su Globalización Neoliberal Capitalista que se impone a la soberanía de los Pueblos de España y a la Sociedad, dejándolos desprotegidos y a merced de la ley salvaje del mercado, la Corona Legitimista Carlista, por sus principios Subsidiario, Confederalista y Cristiano, es la única institución monárquica garante y capaz de salvaguardar los derechos del Pueblo, el cual no consentirá que la monarquía vuelva a ser guarida de un sistema capitalista. La monarquía carlista fue, es y será siempre la garantía del débil frente al poderoso.
EL PACTO PUEBLO-DINASTÍA
El absolutismo monárquico es una degeneración de la institución monárquica, es el acaparamiento y la detentación monopolista y unilateral del poder político en la persona de un Rey. Ese absolutismo equivale a la autodestrucción de la monarquía porque pierde su esencia tradicional de ser uno de los entes institucionales que favorecen la contrapesación interinstitucional, para convertirse en la única institución del reino. Además pasa de ser una institución subsidiaria que encarna la Confederación de las Nacionalidades para ser una institución de ordeno y mando al servicio de la oligarquía burguesa y los grandes propietarios.
Históricamente el Carlismo ha defendido la Monarquía Confederal y Popular frente a la monarquía liberal burguesa, de la clase dominante y de poder de la oligarquía. El Partido Carlista ha utilizado el pleito dinástico como arma de lucha política, en cuanto a la Monarquía Carlista asumía y defendía sus planteamientos sociales y políticos.El Partido Carlista está planteando una lucha política entre el pueblo, en su manifestación socialista y confederal, contra un estado centralista y burgués en su manifestación de democracia liberal formal oligárquica.El Partido Carlista conserva y ratifica internamente su Pacto con la Dinastía Carlista personificada en Don Carlos Hugo de Borbón.El Partido Carlista se reserva el presentar en el futuro, cara a una sociedad socialista, esta fórmula jurídica de Pacto como solución al problema de la forma de gobierno.Será la sociedad española, los pueblos de las Españas quienes decidan libremente la forma de gobierno que pueda presidir el Estado Socialista-Autogestionario y Confederal, cuando goce de su plena soberanía a través de un proceso democrático. Serán las repúblicas socialistas confederales las que, mediante Pacto con la Corona Carlista, decidan la forma de gobierno a través de lo que llamamos Pacto Confederal con la Corona.
"La Monarquía, es el sistema político creado por el pueblo para defenderse contra los abusos de los poderosos, de ahí que la principal misión del Rey es hacer justicia. ¿Que tiene la Monarquía para que el pueblo haya visto en ella una garantía de justicia?: La forma de sucesión, pues al estar basada en la legitimidad familiar hace que el Rey deba su poder a todo el pueblo, no a un grupo poderoso. ¿Que fuerza tienen entonces los argumentos antimonárquicos de "por qué ha de gobernar el hijo" o "si el heredero es tonto"? Son alegatos burgueses que quieren ocultar que el que suceda precisamente el hijo es la garantía del pueblo frente a los poderosos, y que si el heredero es "tonto" no gobierna, como ya ha ocurrido en la historia, y el derecho pasa al designio en la Ley de Sucesión, fijada con intervención del pueblo". Entonces ¿el Rey, reina y gobierna?: Claro; si sólo reinase sería una figura decorativa, y de lo que se trata es de que administre justicia".




(El Rey Don Carlos Hugo con el Príncipe de Asturias -Don Carlos Javier- y el Infante Don Jaime)


domingo, 7 de septiembre de 2008

PROBLEMÁTICA INTERNA DEL CARLISMO ACTUAL

La existencia de distintos carlismos divididos y enfrentados entre si, más el debate por quienes pensamos en la importancia y la necesidad que tendría un efectivo papel de la presencia política interna y democrática de la Famila Real Carlista, los Borbón Parma, como miembros de honor permanentes del Consejo Federal del Partido Carlista, teniendo en cuenta además, la presidencia de honor federal del Partido Carlista, para Don Carlos Hugo de Borbón, independientemente de las distintas elecciones y funcionamientos internos del Partido a la hora de elegir al presidente federal, que en estos momentos es Evarist Olcina.
Como al poner textos que van en esta orientación en los distintos foros y medios carlistas, cuando el Partido Carlista deja absoluta libertad de opinión sobre los posicionamientos individuales conforme al tema monárquico, son automáticamente censurados. Creo conveniente tratar de reafirmar mis convicciones a través del presente blog. Así pues pongo el texto censurado, para culminar con la libertad interna que en otros sitios se me niega, titulado, ANTE EL PRÓXIMO CONGRESO DEL PARTIDO CARLISTA:
"Hace mucho tiempo que no escribo en este foro y me gustaría ante el próximo congreso del Partido Carlista que se tuviesen en cuenta los temas "tabues". La marginación, la anulación, la abolición y la censura, pienso yo, no son propios del carlismo ni de los carlistas. Quienes me conocen saben bien que no obro con doblez.Me ha llegado a mis oidos y he visto la falta de respeto en el presente foro para con los compañeros carlistas catalanes. Pero no voy a insistir sobre la mala educación de aquellos miembros presentes en este foro que se dedican a la vileza y osadía del insulto, ellos mismos se descalifican y se ponen en evidencia. Lo que me preocuparía sobremanera es que este tipo de personas estuviera detrás de cualquier iniciativa que intentara en todos los congresos, en todos los medios que tiene el Partido Carlista, boicotear otras iniciativas enriquecedoras, no sectarias y de pensamiento unico sobre carlismo, que tiene por ejemplo la Asociación de Amics de la Història del Carlisme. Una asociación carlista que tiene sus propias caracteristicas carlistas y es leal a la familia real legítima carlista.Tres cosas debo decir al respecto y no son ninguna provocación, porque esto es hablar claro y por lo menos a nivel individual, así que quien avisa no es traidor, y espero vuestros respetos, los de todos y cada uno de los miembros presentes en este Foro:
1ºLA CENSURA DE MEDIOS CARLISTAS EN INTERNET PROPICIADA POR QUIENES SEAN, PORQUE PIENSEN DISTINTO, DOMINEN Y TENGAN INFLUENCIA COACTIVA COMO PARA SEÑALAR UN MEDIO Y CENSURARLO ESTA MUY FEO, Y ES ANTIDEMOCRÁTICO.
2ºREIVINDICO DE MANERA PERSONAL E INDIVIDUAL UN PAPEL MÁS ACTIVO PARA LA FAMILIA REAL CARLISTA, PARA EL REY CARLISTA DON CARLOS HUGO DE BORBÓN, A QUIEN DESDE AQUÍ MANDO MIS SALUDOS Y RESPETO, DESEANDO SU PRONTA RECUPERACIÓN.(Un papel más activo sería por ejempo otorgar la PRESIDENCIA DE HONOR DEL PARTIDO CARLISTA DE MANERA PERMANENTE, VITALICIA Y HEREDITARIA al Representante Dinástico de la Corona Legitimista, como ejemplo visible de la vinculación permanente de la Familia Borbón Parma con el Partido Carlista.
3ºYA ESTÁ BIEN, DE TANTO INSULTO Y TANTA HIPOCRESÍA Y DE NO PERMITIR LA LIBRE INICIATIVA SIEMPRE POR UNAS COSAS Y POR OTRAS, DE PODER HACER UNA PONENCIA DEMOCRÁTICA SOBRE EL PAPEL ACTIVO DE LA MONARQUÍA CARLISTA HOY, EN LA POLÍTICA INTERNA DEL PARTIDO, Y A NIVEL NACIONAL.Saludos CarlistasDéu-Pàtria-Furs-Rei Llibertat-Socialisme-Confederalisme-Autogestió
Lo que es inconcebible, hipócrita y no es de recibo es que cuando se acercan elecciones se pide sin rechistar la unión de todos los carlistas, de los realistas dinásticos y los excépticos en cuanto al tema monárquico, más algun que otro republicano. Cuando el periodo electoral desaparece de la escena política, entonces ante el Congreso Federal, algunos van recalentando la escena política, sobre todo contra los dinásticos, en base a cualquier posicionamiento, demanda o reivindicación que se pueda hacer y decir democraticamente, entonces es cuando la minoría censura, y esto lo vengo percibiendo y denunciando desde hace ya mas de 7 años.