martes, 4 de noviembre de 2008

REPRESENTACIÓN DE LA SOCIEDAD MEDIANTE LOS CUERPOS INTERMEDIOS AUTOGESTIONARIOS

"Montesquieu fue uno de los precursores de la separación de poderes contra el absolutismo. La separación de poderes ejecutivo, legislativo y judicial se conseguirá de manera efectiva a través de la importancia que se de a los cuerpos intermedios autogestionarios existentes en la sociedad. Elevarlos a la categoría de estados será el instrumento principal para conseguir la interacción de los mismos, facilitando el objetivo de las libertades concretas"

Los cuerpos intermedios autogestionarios son los diversos estados o brazos, asociaciones, grupos y gremios formados por personas que tienen unos intereses determinados, ya sean políticos, económicos, etc. Cada cuerpo intermedio autogestionario se caracteriza por su funcionamiento autónomo, democrático, independiente y soberano, donde a través de un proceso electoral-asambleario interno y por sufragio universal, sus mimbros eligen a sus representantes dotando un orden jerárquico pactado desde abajo.

Dependiendo de los intereses que tenga cada cuerpo intermedio autogestionario, estos a trvés de sus miembros decidirán formar parte en la representación de las Cortes Generales en alguna de las siguientes Camaras, bien sea, la Territorial, la Política, y la Profesional.

La interacción existente entre los diversos cuerpos intermedios autogestionarios lleva a la contrapesación de los mismos, ya que cada uno de ellos representa unos intereses determinados, formando un poder que expresa una libertad.

La Corona será la institución que arbitre, modere y administre justicia ante dicha interacción interinstitucional que representa la existencia de los cuerpos intermedios autogestionarios, basandose siempre en el principio de Subsidiaridad. Los diversos cuerpos intermedios autogestionarios son contrapoderes entre si, porque representan intereses, poderes y libertades propios y distintos respecto de cada grupo; luego la misión de la Corona es la de mediar, arbitrar y contrapesar entre los diversos cuerpos o grupos sociales administrando justicia, siendo una institución que colabora en la contrapesación interinstitucional en el sentido en que se considera a cada estado o brazo, a cada asociación, agrupación o gremio, el hecho de ser instituciones soberanas, autónomas e independientes unas de otras, las cuales a través de sus miembros reconocerán la utilidad en la mediación que significaría la institución de la Corona, ante la interacción de los diversos cuerpos soberanos e independientes con intereses distintos.

Tradicionalmente los cuerpos intermedios han sido rígidos por su extricta jerarquía inamovible. Sie esa jerarquía fuera pactada temporalmente adoptando en su elección un proceso democrático autogestionario y asambleario entonces los cuerpos intermedios de la sociedad tradicional evolucionarían a ser cuerpos intermedios autogestionarios, los cuales serían cada uno de ellos, denominados estado o brazo social.

Los cuepos intermedios serían autogestionarios y por tanto existiría dentro de ellos participación y funcionamiento democrático interno cosa que no ocurría con los cuerpos intermedios defendidos por Maurras.

Debemos situar la existencia de los cuerpos intermedios autogestionarios dentro de la democracia ya sea orgánica o inorgánica. Dentro de un sistema democrático que permita listas abiertas y libertad en la organización de los cuerpos intermedios autogestionarios, que internamente responden a un proceso democratico caracterizado por ser de abajo a arriba, y que además puedan estar organizados de forma orgánica o inorgánica según el interés de sus miembros, pudiendo expresar y ser cuerpo intermedio autogestionario profesional (representación orgánica)o cuerpo intermedio autogestionario político (representación inorgánica) o cuerpo intermedio autogestionario territorial (represntación territorial de grupos territoriales distintos).

Pueden pertenecer a los cuerpos intermedios autogestionarios gentes de diversas ideologías que tienen un mismo interés profesional, forma orgánica, o bien; gentes de diversas profesiones que tienen la misma ideología política, por tanto, no seremos nosotros quienes impondremos la forma orgánica de la sociedad, porque el hecho de ser imposición ya provoca rechazo. Así que tendremos en cuenta el contexto democrático en el marco de libertades y observaremos la importancia de la coexistencia de las dos formas, sociedad orgánica e inorgánica teniéndo en cuenta las listas abiertas en periodo electoral, pues la evolución de este contexto democrático libre hará llegar a la forma orgánica de la sociedad, es decir, la sociedad preferirá a través de un contexto democrático y libre, organizarse de forma organica, pero esto será el resultado de una evolución política democratica pactada, no de una imposición de nadie.

La existencia de los cuerpos intermedios autogestionarios es la reaparición de los diversos estados naturales existentes en la sociedad, en el País. Sustituimos por tanto la preminencia de un estado absolutista por la diversidad de los estados o brazos sociales. El anarquismo plantea la desaparición del estado para poner en primer plano al individuo, mientras que el carlismo plantea la desaparición del estado para poner en primer plano los colectivos sociales y elevarlos a la categoría de estados o brazos sociales, sin olvidar que estan formados por personas, por familias.

La existencia de diversos cuerpos intermedios autogestionarios determinará el interés propio del grupo, cada miembro-persona trabajará por su grupo, en favor de su estado, no del estado. El corporativismo fascista utiliza a los cuerpos intermedios para ponerlos al servicio del estado, mientras que en el corporativismo tradicional y democrático los miembros-personas trabajan y estan agrupados para beneficiar de alguna forma a su grupo o estado, de manera que los miembros de cada cuerpo intermedio velaran por el interes de los mismos, por el interes del cuerpo intermedio o estado al que pertenecen.

El estado que conocemos hoy desaparece para atribuirle varias de sus funciones a la Corona, por un lado, y por otro, la elevación de los cuerpos intermedios autogestionarios a la categoría de estados, que pueden estar organizados de forma orgánica o inorgánica dependiendo del interes de grupo o colectivo social que lo forme. Puede ser esta una teoría política que pretenda acabar con el monopolio económico-político que tienen hoy estado y mercado.