jueves, 25 de septiembre de 2008

LOS DESCENDIENTES DE LOS CATÓLICOS ESTUARDO, MÁS CERCA DEL TRONO DE INGLATERRA

"Jacobo II Estuardo, Rey de Inglaterra, último monarca católico inglés que se enfrentó a la opinión plutocrática protestante del reino que le destronó en 1688, imponiendo al protestante Guillermo III de Orange"
Downing Street ha constituido un plan para poner fin a 300 años de exclusión de los príncipes católicos del trono. Los ministros han considerado desde hace tiempo que es anómalo que sea ilegal para un católico ser monarca, pero no han tenido la voluntad política de llevar a cabo la reforma de la ley. Esto curiosamente podría llevar a los descendientes legítimos de Jacobo II Estuardo, Rey de Inglaterra a reclamar el Trono.

La Carta de Derechos de 1688, el Acta de Establecimiento de 1701 y el Acta de Unión de 1707 -reforzado por la disposición del Acta de Juramento a la Corona de 1688- excluyen a los católicos y sus esposos de la sucesión y mantienen la sucesión protestante. La ley también exige al monarca que aspira al trono a hacer una declaración ante el Parlamento en la que rechace el Catolicismo, prueba de su alianza y sostenimiento por la City protestante de Londres.

Puede que el Acta de Establecimiento represente una piedra angular de la Constitución británica, pero los críticos han cuestionado desde hace tiempo su relevancia en el siglo XXI argumentando que supone una institucionalización de la discriminación religiosa. Esta medida haría mucho más tradicional a la monarquía inglesa que en tiempos de los Estuardo fue de hecho Católica.

Lo curioso de todo ello y si tenemos en cuenta la retroactividad de la nueva ley, que nos llevaría desde el presente hacia el pasado, hacia la Tradición, veríamos que son los descendientes de Jacobo II Estuardo, Rey de Inglaterra y no los descendientes de Isabel II, quienes deberían ocupar el Trono de las tres Coronas.