viernes, 19 de septiembre de 2008

EL REINO DE ESPAÑA, JUAN CARLOS, LA NOBLEZA Y LOS CARLISTAS

"Si el rey traiciona la institución, el rey ya no es rey, es oligarca"
Juan Carlos ha hecho de la institución monárquica, de su capa, un sayo, tanto él como su familia, han vulnerado, conculcado y traicionado todas las leyes seculares de la Monarquía Hispánica, han querido tener solo derechos, pero ningún deber para con la Corona, que dicen representar.
La familia reinante ha pretendido ampararse unilateralmente en la Constitución española de 1978, para poder hacer lo que les de la gana con respecto a las leyes históricas seculares de la Monarquía Española.
Respaldar la institución monárquica unicamente mediante la Constitución de 1978, prescindiendo de las leyes históricas y seculares de la Monarquía Hispánica, significa traicionar la Tradición que sostiene el mantenimiento y el funcionamiento de la institución monárquica española, que dicen legitimamente representar, significa entonces, traicionar la Tradición de la institución de la Corona, porque sin el cumplimiento inmediato de aquellas leyes antiguas seculares de la Corona de las Españas, la Monarquía en España no tendría en efecto, significado alguno, carecería de total legitimidad, sobre todo precisaría, como precisa en la ilegitimidad y en la usurpación del Trono español por parte de la actual familia legal reinante.
Ninguna Constitución, de ninguna clase y de ningun tipo puede venir y conculcar el funcionamiento y existencia vigente y permanente de las Leyes Intrinsecas Seculares de la Monarquía Hispánica. El funcionamiento histórico y tradicional de dicha institución es independiente y autonoma, en comparación a otra ley, o a otra institución. No es posible tratar de coordinar e imponer nuevos modelos de funcionamiento dentro de la institución de la Corona, para hacerla más progresista, por parte decualquier tipo de poder y leyes ajenas a ella, porque las Leyes Seculares de la Corona, de la institución monárquica española son leyes acumuladas históricamente que rigen el funcionamiento regular de la institución de acuerdo con el Tradicionalismo que sustenta y mantiene la existencia de la institución. Por ello quienes la representan temporalmente, solo son eslabones de una cadena, que debe quedar inquebrantable de acuerdo a la legitimidad tradicional. Sin el cumplimiento de dichas leyes seculares se pone en entredicho la existencia de la propia institución y quedan tambaleados quienes dicen representarla, en este caso, la familia reinante. Cualquier constitución es mutable y variable, la institución de la Corona NO, porque se rige por leyes antiguas que son la causa de su existencia, la monarquía, sin el cumplimiento por parte de sus miembros, de esas leyes antiguas, carecería totalmente de cualquier tipo de legitimidad, porque con esas, cualquier individuo podría llegar a ser Rey de las Españas.
Ante la entromisión de las leyes parlamentarias y el poder judicial, bajo amparo de la Constitución de 1978, se acometen una serie de normativas "modernas" y "nuevas" que desnaturalizan las instituciones familiares antiguas como la monarquía española, con ello tenemos asociado el tema de la forma y orden sucesorio de la Nobleza española. Instituciones familiares nobiliares españolas, familias nobiliares españolas, se estan viendo enfrentadas por la nueva ley de sucesión de herencia de los Títulos. Existían unas leyes antiguas que amparaba su funcionamiento, sin estas, cualquier tipo de nobleza o aristocratismo carece de sentido. El modernismo neoliberal burgues, tanto conservador como progresista escupe de nuevo sobre la Tradición de las Españas.
Al igual que la monarquía, diversas familias nobiliares tienen su orden interno privativo de funcionamiento y contra eso, no pueden venir otras instituciones a tratar de regular esto, para "modernizar" la institución, porque ello la desnaturaliza, y la desacredita ante la opinión pública, porque todos podríamos cuestionarnos la existencia de esas instituciones, sino quedan amparadas por la legitimidad de la tradición.
De la misma forma y manera los diversos Fueros y Constituciones de las Españas son leyes própias, históricas y particulares de cada uno de los erritorios Hispánicos, con autonomía suficiente para que ningún organismo o institución ajenos a ellos pueda interferir en la soberanía de estos y en la libre decisión de las gentes de dichos territorios que pactaron su principio de soberanía territorial con el Rey Legítimo, con lo cual, sus territorios tienen derechos de autodeterminación vinculados a la institución de la Monarquía Legitimista Carlista.

No hay comentarios: