viernes, 1 de agosto de 2008

HUGO CHAVEZ Y LA BANCA SOCIALISTA


El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chavez se ha propuesto nacionalizar el Banco Santander que ocupa suelo venezolano. La Nacionalización de un Banco es una medida socialista, y puede ser positiva si se realiza correctamente.

Los enemigos de la nacionalización son en la mayoría de las veces aquellos que tienen intereses económicos privados y lucrativos que defender y ante tal medida intentarán asociar al Banco Santander con España, para engañar el corazón patrio de los españoles, pero afortunadamente el Santander no es España, de la misma manera que España no es el Santander, y por ello no caeremos en el engaño, por la sencilla razón de que el Santander jamás pretendería servir a la rex-pública española, y por tanto jamás aceptaría la nacionalización en España. Que no vayan de patriotas diciendo que los venezolanos han robado a España, porque el Banco Santander jamás aceptaría la nacionalización por parte del Estado Español.


Juan Carlos, nuestro actual jefe legal del Estado puesto por Franco, el otro día, invitó a Hugo Chavez para intentar convencerle que no nacionalizara el Banco Santander de Venezuela. Porque después de tanto enfrentamiento, no se entendería como es posible que Juan Carlos, el representante de los intereses liberales plutocráticos, invitara a Hugo a venir a España. Toda la mediatización sesgada e interesada de los medios privados en torno a la relación Hugo Chavez-Juan Carlos pasa por la defensa de los intereses que el capital privado de los poderosos tienen en Venezuela y que los medios de comunicación privados quieren omitir.


La defensa de la oligarquía capitalista trata de hacernos ver que se trata de un ataque de un ladrón (Hugo Chavez) a la población, porque está robando el capital privado de los clientes del Banco Santander, se trata de los dineros y ahorros de la gente.

Lo que no es moralmente aceptable es la utilización unilateral y apropiación de los ahorros de los clientes del Banco Santander por parte de sus dirigentes y directivos que solo piensan en su propio beneficio lucrativo y no en el interés social de todos. Los ahorros de los particulares de forma independiente y aislada no son dañinos para la república, pero esos ahorros puestos en manos de la oligarquía capitalista si hacen mucho daño, porque contribuyen a la desigualdad social y al desequilibrio económico, ya que solo piensan en beneficiar a unos pocos, es decir, utilizan el dinero de todos en beneficio de unos pocos a través de las reglas del juego capitalistas. Ahora Hugo Chavez a través de sus asesores intenta que los ahorros y el dinero de todos los venezolanos esten al servicio de todos. Que los recursos financieros del Banco Santander de Venezuela esten al servicio y sirvan al interés de todos, no de la minoría plutocrática y oligárquica del país, que por supuesto, es sabido están en la oposición, defendiendo un sistema capitalista.

Dice Hugo Chavez que quiere convertir el Banco Santander de Venezuela en un banco socialista, que va a respetar los ahorros privados, que dichos ahorros los quiere poner al servicio y desarrollo de todos los venezolanos y no solo al servicio de la oligarquía capitalista que anteriormente gobernó el país sin solucionar las diferencias sociales.

Cuando en el carlismo se ha tratado de defender la figura de un monarca, de un rey legítimo, era precisamente para que este sirviera a la defensa de la rex-publica al interés de todos, era pues, la figura real de la majestad, la que recordaba constantemente la sujección de las clases ricas y adineradas en interés del bien público, para hacer cumplir la verdadera justicia del rey. Por eso el campesinado carlista siempre apostó por la Dinastía Carlista y su sistema monárquico popular. La oligarquía capitalista se interpuso, se enfrentó al pueblo con el ejercito gubernamental en el siglo XIX, dando comienzo las luchas de carlistas y liberales. Los liberales también defendieron un sistema monárquico a pesar de su ideología burguesa nacida en la ciudad de planteamientos republicanos, no obstante su monarquía, la liberal, es aquella que está al servicio de la clase dominante, mientras que la monarquía carlista siempre ha tratado estar al servicio y luchar en interés de todos y por eso la oligarquía capitalista destronó a los Borbones Carlistas.

En Venezuela se vislumbra un juego parecido entre Chavistas y Plutócratas. El golpe de Chaves es el intento de controlar la Banca del País y someterla. La diferencia trata en ver que el sometimiento de esa Banca, de ese capital privado este al servicio real de todos los habitantes de Venezuela, no de Hugo Chavez. La lucha entre el Estado y la Banca vuelve a resurgir, ocurrió en el siglo XVI con el enfrentamiento entre Cristian II de Dinamarca y la liga Hanseatica; entre Felipe II de las Españas y los mercaderes y comerciantes holandeses calvinistas; en el XVII, entre Carlos I de Inglaterra y la oligarquía burguesa inglesa; en el XIX, entre Carlos Maria Isidro de Borbón e Isabel "II" de España.


La banca socialista tendrá que tener en cuenta el desarrollo local y la autogestión economica a nivel local basada en las cooperativas de crédito combinando los intereses pecuniarios con los intereses en especie. Los asesores de Hugo Chavez deberán tener en cuenta la autogestión real económica del desarrollo de las cooperativas de crédito en función de los intereses y los recursos que los habitantes de una localidad o comarca tengan, protegiendo el desarrollo local del intento de boicot de la banca extranjera.


No hay comentarios: