viernes, 16 de mayo de 2008

HISPANOAMÉRICA O LATINOAMÉRICA SIEMPRE CARLISTA





"Dos Jefes militares destacaron en las guerras civiles de Hispanoamerica, el General José Tomás Boves Rodríguez y Simón Bolivar. El primero fue defensor militar de la Causa Realista Hispanoamericana, el segundo fue defensor de la Causa Independentista Latinoamericana"





Debemos prestar atención a los países latinoamericanos o hispanoamericanos. Para empezar quiero decirles a nuestros hermanos que el anglosajonismo liberal burgués capitalista que representaba el imperio británico con capital en la City de los negocios de Londres, consiguió finalmente dividirnos a través del apoyo que supuso las denominadas "guerras de independencia", que yo denominaría mas bien guerras de futura dependencia.







España a principos del siglo XIX se encontró en situación de guerra de invasión napoleónica, pues Francia intentó someter a los reinos, señoríos y principados Hispánicos y obtener incluso el beneficio mercantil del mercado colonial. Los Ingleses y su imperio detentado por la burguesía protestante del partido liberal o wigh decidió declararle la guerra a España a nivel mundial, apoyando las rebeliones independentistas de la burguesía criolla.


Esta burguesía criolla soñaba con su pleno dominio mercantilista-capitalista de sus negocios y quería romper con la débil metrópoli peninsular, y para ello tomaron como ejemplo las rebeliones independentistas de la revolución Americana.

A los pueblos hispanoamericanos o latinoamericanos se les ha vendido la historia desde el punto de vista del bando vencedor, es decir, de la burguesía criolla, quienes convencieron a parte del pueblo y clases humildes más desfavorecidas para que lucharan por la causa de la independencia contra la Corona de la Monarquía Hispánica. No todas las clases humildes y desfavorecidas de latinoamerica apoyaron los levantamientos contra la monarquía hispánica, formandose así juntas proclives a la formación de diversos partidos realistas de los diferentes antiguos Virreinatos Hispanoamericanos.



La causa de Bolivar, San Martin, y el resto de los denominados historiograficamente como libertadores, no fueron mas que cómplices de la futura opresión de sus diversos pueblos, porque solo favorecieron con la secesión independentista el lucro y los intereses comerciales y financieros de la burguesía criolla, encantada de recibir cuantiosos y numerosos prestamos ingleses y del mundo anglosajón, que sirvieron para hipotecar a los pueblos hispanoamericanos de manos de sus propios "libertadores" que pasaban formalmente a ser aliados de la metrópoli inglesa y posteriormente a lo largo de los años de las diversas administraciones Norteamericanas de los EEUU.


Los nuevos ricos, los criollos burgueses, quienes se basaron en el constitucionalismo liberal y en la defensa de los postulados económicos capitalistas aplastaron la voluntad popular, y han tenido a lo largo de los años a los pueblos de Latinoamerica oprimidos y a su merced capitalista, por eso hemos visto a los dirigentes Sudamericanos siendo complices de los golpes de Estados militares, propuestos e impuestos por los liberales británicos desde la City de Londres y posteriormente desde los EEUU. Quienes fueron aupados por la revolución liberal burguesa y su constitucionalismo no fueron más que los denominados falsamente como "libertadores" de los pueblos americanos, que lo único que hicieron fue someter a sus propios conciudadanos a quienes decían defender, para salvaguardar sus intereses económicos plutocráticos burgueses.



No es de extrañar, vislumbrar en la formación de los partidos realistas de los pueblos hispanoamericanos a las gentes de clase humilde, y a los diversos pueblos indígenas quienes no mantenían intereses plutocráticos burgueses que defender. La avaricia de la burguesía criolla, dirigida por los caciques "libertadores" pusieron latinoamerica a merced del capitalismo mundial e internacional dirigido por el Imperio Británico y los EEUU. Estos últimos, acompañados de sus respectivas burguesías, cómplices de la perdida de los territorios de ultramar que formaban la Monarquía Hispánica.

La derecha española no puede hacernos creer que, los españoles, los habitantes de los pueblos de España, de las Españas, y los habitantes hispanoamericanos de las tierras de ultramar, hemos sido siempre amigos y aliados de Gran Bretaña y de los EEUU, porque no ha sido así. Quienes han sido aliados de estos países han sido todas y cada una de las burguesías capitalistas plutocráticas y partidocráticas de cada uno de los países del mundo, pero no sus pueblos. Ya lo hemos visto explicando la causa realista o Jacobita de apoyo a la dinastía de los Estuardo en Inglaterra contra la City plutocrática de Londres, o a la realista o carlista de apoyo a la dinastía carlista de los Borbones Legítimos.



Las mal denominadas guerras de Independencia Latinoamericanas, no son más que una red de ampliación del capitalismo plutocrático internacional proyectado por la banca y las multinacionales, quienes lo hacen efectivo. El paralelismo real entre la Causa Carlista en la Península Ibérica y la Causa Realista en el Continente Hispano-americano fue una realidad que hoy muchos pretenden ignorar, al intentar hacer aparecer a las figuras de los "caudillos libertadores" como lo que nunca fueron, con el objetivo de tachar a España y a sus reinos como responsables máximos de todas las penalidades vinculadas a Latinoamerica o Hispanoamerica.


Debemos dejar claro una cosa y es que la situación actual de Hispanoamérica o Latinoamérica no depende de los excesos cometidos por los conquistadores españoles, porque esta acción achacable y atribuible a España, a las Españas, tuvo su razón de ser en un momento determinado en cuanto al intento de sometimiento y explotación por parte de la tiranía burguesa capitalista que había pactado con la monarquía la explotación colonial. Sin embargo la relación entre las maldenominadas colonias y la metrópoli españolas era una relación débil en comparación con la relación colonias-metropoli de Inglaterra o Francia, y esto daba manga ancha a los criollos explotadores pertenecientes a las grandes burguesías locales de ultramar.


Hablar de Simón Bolivar y del resto de "caudillos libertadores", como libertadores para la causa del pueblo, de los pueblos hispanoamericanos es un tremendo error histórico, pues la causa de la independencia latinoamericana solo favoreció a una burguesía criolla capitalista, plutocrática, partidocrática y caciquil, que decía hablar, defender y luchar por la causa del pueblo, al pretender hacer ver en esta causa del pueblo, la causa de la independencia, una causa que favoreció la explotación y la imposición del gran capital al hacer dueña del mundo al anglosajonismo protestante de la City de Londres y a los EEUU.


Las guerras de independencia latinoamericanas, fueron guerras civiles entre Españoles, entre Españoles del continente Americano, descendientes del mestizaje, e incluso entre pueblos indigenas que se resistieron a la imposición liberal burguesa y capitalista, que no dudaron en aliarse y defender la institución de la Corona de España, para que les defendiera de la usurpación y de los intereses de la oligarquía criolla, que pretendía desquitarse la monarquía española para hacer lo que le viniera en gana, como finalmente demostró y ha venido demostrando, al aliarse dicha oligarquía con los intereses financieros y económicos de la banca internacional y las multinacionales petroleras y alimenticias.


Vemos así a los grandes bancos, que dominan latinoamerica, se trata de las burguesías, de la plutocracia mercantilista que domina, es un nuevo colonialismo impulsado por las estructuras capitalistas provenientes de la revolución liberal burguesa y que hoy queda perfectamente concretado por la Globalización Neoliberal Burguesa.

Aquella burguesía histórica que se alió con la monarquía absoluta, que cuando esta perdió el control y dominio de ultramar, no dudo en potenciar el golpe de estado contra su soberano, deponiéndolo, imponiendo finalmente una republica burguesa o una monarquía burguesa que sustituyese a la monarquía tradicional. Esa burguesía traidora, que manipuló a parte de la fuerza y masa popular para que reivindicara sus peticiones revolucionarias, para que finalmente se reconociese al capitalismo y a liberalismo económico que potenciara su lucro y beneficio por la vertebración del mercado liberal capitalista a nivel nacional. Esa burguesía ha encontrado con la globalización la posibilidad de volver a ultramar, de volver a Hispanoamérica, a Latinoamérica para someterla de nuevo al yugo del capital.

Las protestas populares en Argentina contra el corralito, y en general de toda Hispanoamerica contra el Capitalismo burgués internacional, contra la opresión de la oligarquía aliada con las burguesías e intereses mercantiles y financieros, fomentaró la propuesta y organización comunista y socialista, y por ello surgieron movimientos de izquierda que fueron aplastados por la fuerza del capital representada por los EEUU y la City de los Negocios de Londres. Ese imperialismo protestante, ese anglosajonismo burgués, son los culpables de la división de Hispanoamérica, y de Hispanoamérica con la Península Ibérica. Son los culpables del empobrecimiento creciente de Latinoamerica.


Las burguesías capitalistas fomentaron las guerras de independencia, por su avaricia y codicia se enfrentaron a la Corona Legitimista, al contemplar en ella una institución popular que se enfrentaba a la oligarquía y a la clase burguesa criolla dominante.


El arrumbamiento del poder del Estado protegido por la izquierda, para que les defendiera del neoliberalismo capitalista burgués que propugna la soberanía del mercado, tuvo su máxima expresión en el enfrentamiento comunismo-capitalismo. El comunismo propugna la soberanía del Estado, mientras que el capitalismo propugna la soberanía del Mercado. Detrás de ese comunismo se ha escondido la defensa de los intereses populares, de la masa campesina y jornalera. Detrás de ese capitalismo se ha escondido la defensa de los intereses plutocráticos burgueses. El Carlismo, como heredero directo del movimiento realista, que tuvo lugar también en Hispanoamerica o Latinoamerica, con la formación de juntas de defensa populares que se identificaron con el partido realista, tienen hoy en el carlismo hispanoamericano una verdadera proyección de futuro al resaltar la defensa e interés legítimo que debe tener la sociedad frente a los intereses del Estado y del Mercado. Mas Sociedad, menos Estado. Mas Sociedad menos Mercado.




El Carlismo propugna la libre voluntad de los pueblos de la Península Ibérica y de los pueblos Hispanoamericanos para la formación desde abajo a arriba de la construcción de la Confederación de Nacionalidades Históricas que en su día estuvo representada por la institución de la Monarquía Tradicional Española, institución que fue usurpada por la burguesía capitalista y la oligarquía plutocrática caciquil, dando lugar al exilio de la Corona Legitimista Carlista.


Las burguesías nacionales quisieron dividirnos en el siglo XIX, ahora que han encontrado la globalización neoliberal capitalista pretenden internacionalizar el yugo opresor del capital aplastando las garantías y derechos legítimos de los pueblos del mundo, y en concreto de los pueblos de España y de los pueblos de Hispanoamerica, amparándose en la desregularización creciente del mercado internacional y en la libre circulación de capitales que fomenta el capital golondrina y las sucesivas crisis financieras que repercuten finalmente en la economía de un país. Su acción máxima viene representada por la aniquilación del poder del Estado y sus competencias, porque así encuentran mejores posibilidades de crecimiento económico e interés lucrativo contaminando, agrediendo al medio ambiente, pagando miseros salarios, aprovechándose de la mano de obra barata. Ese poder del Estado, esas competencias estan desapareciendo haciendo favorable el poder de la mano invisible del mercado, y son los liberales capitalistas quienes estan ganando la batalla. La Corona Legitimista Carlista que representa en el exilio la Legítima Monarquía Tradicional Española será la garante de los derechos de los pueblos hispanoamericanos frente a los grupos poderosos oligarquicos burgueses y terratenientes. Los enemigos de la monarquía carlista son la plutocracia, la banca, las multinacionales como Novartis y Monsantos, como el BBVA, SCH, es decir la monarquía neoliberal capitalista y los grandes de España.

1 comentario:

Francisco Acedo dijo...

Quiero felicitarte por tu blog y me gustaría que le echases un vsitazo al mío, especialmente a este link: http://franciscoacedo.blogspot.com/2008/05/la-corona-inestable.html
Un cordial saludo,

Francisco Acedo.