viernes, 30 de mayo de 2008

29-05-1453 LA CAÍDA DE CONSTANTINOPLA





Constantino XI Paleologo, último emperador de Bizancio






Justo hace 555 años que cayó la ciudad de Constantinopla, capital del Imperio Romano de Oriente, la segunda Roma, en poder de los Turcos Otomanos. Sir Steven Runciman en su libro de "La Caída de Constantinopla" nos cuenta lo sucedido en aquel fatídico día de la madrugada del 29 de mayo de 1453:







"Mientras hablaba con Giustiniani, el gran capitán experto en contra-asedios, al emperador Constantino XI Dragases Paleologo, se le informó de la entrada de los turcos por el portón de Kylókerkos. Acudió allí en el acto en su caballo, pero ya era tarde. Había cundido el pánico entre los genoveses. En medio de la confusión resultaba imposible cerrar la puerta. Los turcos se precipitaban en masa y los hombres de Bocchiardi eran demasiado pocos para rechazarlos. Constantino hizo volver a su caballo y galopó al valle del Lycus y a las brechas de la barricada. Le acompañaban el arrogante español que pretendía ser su primo, don Francisco de Toledo; su verdadero primo, Teófilo Paleólogo, y su fiel compañero de armas, Juan Dálmata. Juntos trataron de reunir a los griegos en vano; la matanza había sido demasiado grande. Desmontaron y durante unos minutos los cuatro lograron aproximarse a la puerta por donde había sido trasladado herido Giustiniani. Pero la defensa había quedado desarticulada. Por la puerta se apretujaban soldados cristianos, tratando de escapar, mientras que más y más jenízaros la tomaban al asalto. Teófilo gritó que valía más morir que vivir y desaparecer entre las hordas que se acercaban. En este momento comprendió Constantino que el Imperio Romano de Oriente estaba perdido y no deseaba sobrevivir a él. Arrojó las insignias imperiales y acompañado de don Francisco de Toledo y Juan Dálmata, todavía a su lado, siguió a Teófilo. Nunca más se supo de él."