jueves, 3 de abril de 2008

CRISIS ECONÓMICA QUE AFECTA AL SECTOR SERVICIOS







El sector servicios se ve en cierta recesión. Distingamos primero los tres tipos de servicios:

1) Servicios Hosteleros: todos aquellos que tienen que ver con hoteles, restaurantes, confitería, panadería, proveedores de productos primarios para hacer alimentos elaborados.

2) Servicios Financieros y Bancarios: aquellos que tienen afán de lucro y aprovechan el tipo de interés de usura para enriquecerse proyectando nuevos prestamos bancarios a familias y pequeñas y medianas empresas.

3) Servicios de Construcción: aprovechan el supuesto valor añadido de dicho sector para proyectar nuevos precios especulativos que se ha visto reforzado hasta ahora por la presión de la demanda de vivienda.


Estos servicios están intimamente relacionados unos con otros, pues los bancos y cajas se han encargado de prestar el dinero necesario a las familias y compradores de inmuebles, a cambio de un interés que se ha ido elevando moderadamente, hasta el punto que las familias no han podido terminar de endeudarse porque ya tenían hipotecados sus sueldos y salarios en más del 75% de su renta. Esto ha provocado una disminución en la compra de vivienda y una recesión en el endeudamiento de las familias quienes son al fin y al cabo quienes sufren el peso económico de este país. Al no poder endeudarse más porque no disponen de nada que ofrecer como garantía y aval a los bancos, estos pasan de conceder nuevos prestamos hipotecarios, y no digamos prestamos personales.


Vivimos unos momentos de inicio de recesión económica, pues la gallina de los huevos de oro del sector servicios que los neoliberales en España han potenciado sobremanera, cometiendo todo tipo de barrabasadas medio-ambientales, se ha venido abajo. Ya lo avisaban otros grupos políticos y humanos, como los carlistas y la izquierda ecologista: "basar la economía de un país unicamente en el sector servicios es potenciar la especialización de un monocultivo que no es garantía de futuro y más si quienes lo desarrollan piensan ignorar los sectores primario y secundario". "No es posible que un país se desarrolle ignorando otros componentes sectoriales, siéndo necesario reimpulsar de nuevo lo que se pensaba anacrónico y perdido". El carlismo apuesta de nuevo por la defensa de la Industria frente a la continua deslocalización de empresas, apostar por la revitalización de nuestros sectores económicos primarios y secundarios con el fin de no depender exclusivamente de la construcción y del turismo. Es optar por la protección de nuestros productos, e ir contra la destrucción del mundo rural, apoyando incondicionalmente a los agricultores, ganaderos y pescadores con el fin de revitalizar unos sectores económicos fundamentales para evitar la creciente despoblación de las zonas rurales, defendiendo el Territorio frente a la continua agresión que suponen las políticas neoliberales de los Gobiernos Plutocráticos. En definitiva se trataría de defender una política respetuosa con el Medio Ambiente, apostándo por un nuevo modelo social y económico, donde el crecimiento no sea un ídolo al que haya que sacrificar el equilibrio ecológico y la salud de las personas, optándo por un modelo de desarrollo sostenible.

Pero los hijos de la usura y el asfalto continuan con su apuesta económica neoliberal haciéndo padecer a sus propios trabajadores del sector servicios bancario que se ve reestructurado con prejubilaciones y despidos, y con traslados de puestos y de sucursales, reestructuración que solo beneficia el lucro y al capital de la plutocracia. Por otro lado tenemos despidos de los obreros y personal de la construcción, dejando en paro a padres de familia. Todos los puestos de trabajo relacionados con la construcción, turismo y banca se ven ahora gravemente dañados por forzar la creación de puestos de trabajo asociada a la facturación especulativa del volumen de negocio hipotético bajo condiciones de incertidumbre de las empresas. Esto ha llevado a un falso incremento del empleo y ahora se está viéndo con los despidos y las prejubilaciones.

El carlismo hace una propuesta económica-financiera basada en las cooperativas de credito y la destrucción del modelo capitalista de sociedad anónima que solo favorece la especulación y el dominio sobre los pequeños por parte de los grandes. Dentro del capitalismo neoliberal es imposible que los pequeños se desarrollen libremente porque existe el dominio capitalista de la plutocracia, de los grandes, representada por las sociedades anónimas. Los grandes bancos con el triunfo del carlismo morirían para siempre, y quienes más tienen tendrían que mantener y pagar a los que menos tienen, siéndo en definitiva un proyecto de redistribución, que pondría en orden la economía internacional aplastando la globalización neoliberal del anglosajonismo plutocrático nacido en la City de Londres y extendido por las burguesías occidentales que derrocaron a las monarquías.

Los servicios serían transformados en servicios provistos autogestionariamente, cogiendo de la naturaleza aquello que necesitamos escrupulosamente para vivir, ni más ni menos, en su justa y equitativa medida. Los territorios locales, por comarcas o provincias deberán ser capaces de llevar a término la autogestión. Los trabajadores serán quienes dirijan sus empresas, acabando con la dirección capitalista, y con el nuevo monopolio que se impone bajo las leyes del neoliberalismo económico burgués capitalista. Se criticaba los monopolios del estado, ello lo hacía la burguesía para favorecer el liberalismo económico, contexto en el cual se ha visto beneficiado un nuevo monopolio plutocrático, el burgués de mercado, en lugar del monopolio del estado. Se ha sustituido el monopolio del estado por el del mercado. El carlismo trata de romper estos dos monopolios tanto el estatalista, como el mercantilista neoliberal capitalista, para dar protagonismo a la sociedad organizada organicamente bajo la autogestión socialista que propugna la cooperativa como fuerza productiva en el terreno económico y que daría un nuevo sentido de enfoque al sector servicios.

No hay comentarios: