miércoles, 19 de marzo de 2008

JERARQUÍA ECLESIÁSTICA Y NEGOCIOS CAPITALISTAS




Personalemente me fastidia tener que soportar las denuncias de la prensa ante la realidad que la Jerarquía católica española se dedique a negociar con dinero de los fieles en empresas especulativas donde el negocio financiero bursátil en el que el interés fluctúa de forma aleatoria atendiendo a la incertidumbre es finalmente el responsable de la pérdida pecuniaria destinada por los fieles para razón social. Tristemente nos encontramos en otro tipo de fines, fines de tipo lucrativo en el cual se da la existencia de lo que siempre criticó la Iglesia Católica: el tipo de interés de usura.



La Jerarquía Católica representada por la Conferencia Episcopal dice asumir el riesgo de las inversiones especulativas donde el negocio bursátil fluctúa libremente, porque es una forma rápida de acrecentar el capital originario invertido, tratándose de buenas expectativas de crecimiento bursátil sujeto a la libre fluctuación.



Los Carlistas como Cristianos Católicos, debemos denunciar este hecho y no dejarnos manejar tan a la ligera por aquellos que dicen representarnos en la FE Católica, pues sus acciones resultan insultantes, impúdicas e impías, pues jugar con dinero de los Fieles Católicos destinado a la Iglesia Católica por razón social, posteriormente utilizado en el juego de la Bolsa Capitalista es reirse de la misma FE que dicen representar, reirse de los fieles. Si Cristo resucitara, a latigazos se emplearía con los nuevos burladores y mercaderes del Templo, enterrando a todos los Capitalistas y usureros, y a aquellos que negocian con dinero entregado a la Iglesia Católica para otros fines.



Como fue el caso de GESCARTERA, se han dado recientemente otros en los cuales la Iglesia Católica y en concreto la Jerarquía Católica han tenido que dar explicaciones. Si bien puede entenderse la falta de recursos que tiene la Iglesia Católica a pesar de las rentas obtenidas de manos de los gobiernos plutocráticos y neoliberales, que la tienen de rodillas frente a la plutocracia desde el siglo XIX, la Iglesia Católica tiene voluntad para llegar a la verdadera autofinanciación legítima que no pasará jamás por el sucio juego de la especulación lucrativa capitalista con dinero de los fieles católicos, porque esto sería un ultraje al permitir y dar cobertura desde la FE Cristiana a los usureros, a la plutocracia, a la clase dominante que impuso finalmente su globalización neoliberal globalizante. La Jerarquía Eclesiástica debe de ser fiel a los principios, y fue principio la condena al capitalismo y a su liberalismo hoy conocido como neoliberalismo, y al interés de usura y por tanto, no es legítimo que la Iglesia Católica juegue con dinero de los fieles católicos en bolsa sujeta a la incertidumbre plutocrática y que la asocia a los gobiernos del tanto por cien que son los peores.



La Iglesia Católica debe dar ejemplo desde la Jerarquía Católica Española de estar al lado de los que sufren, no al lado de los que oprimen, no al lado del Capitalismo y su sistema Neoliberal, no al lado de los que se juegan los dineros destinados a la Iglesia Católica para obtener mayores rendimientos financieros porque existan posibilidades de crecientes expectativas, eso reduciría en la Iglesia Católica, a quienes lo hacen a simples burgueses, capitalistas, usureros, esto desde que la Iglesia Católica perdió su sustento en base a las tierras que tenía y que fueron desamortizadas por los gobiernos liberales conservadores y progresistas, que finalmente aceptaron pagar unas rentas para el sustento de una Iglesia y Jerarquía Católica que se encontrarían de rodillas al servicio de la patronal, eso lo único que favorece es el descrédito de la Iglesia Católica y su Jerarquía. Piénsenlo bien monseñores, piénsen si lo que realmente quieren es estar del lado de los que sufren o hacerles el juego a los que oprimen, a los que tienen, a la plutocracia capitalista y usurera, a los hipócritas que finalmente son quienes os dominan y os desacreditan. Tómenselo como una dura crítica desde mi modesta posición carlista. Además el hecho de ser coherentes con lo que se defiende da credito legítimo y moral en la gente, y el pueblo, los fieles en general sabrán premiarlo apoyando a su Iglesia Católica frente a los poderosos.

No hay comentarios: