miércoles, 28 de noviembre de 2007

DON QUIJOTE DE LA MANCHA







Me gustaría hacer referencia al libro de Don Miguel de Cervantes Saavedra, en el cual nos narra las andanzas del caballero de la triste figura, e invitar al lector de mi blog a la reflexión sobre el personaje de Don Quijote de la Mancha, Don Alonso Quijano, un aristocrata hidalgo castellano. La reflexión la quiero llevar a la similitud de dicho personaje con la Causa Carlista, pues pienso que en Don Quijote de la Mancha se reclama el idealismo, el honor, la verdad y la justicia desde el tradicionalismo medieval y como debieran los caballeros comportarse aplicando el codigo del honor, por tanto observamos un cierto parecido entre la Causa Tradicionalista del Carlismo y la defensa de los valores de Don Quijote de la Mancha que quiere hacer cumplir la justicia bajo el ideal de la caballería.



El señor Don Alonso Quijano era un aristocrata hidalgo por tanto apercibiremos que en el carlismo hubo muchos de su condición. El carlista es aquel aristocrata hidalgo, aquel campesino, aquel cura rural que se resiste a que la revolución liberal burguesa les robe sus tierras y sus creencias. La ley hecha por los capitalistas y la clase burguesa, fue el instrumento de imposición para eliminar la libertad, la tradición y el romanticismo legitimista, e imponer así el mercantilismo y el capitalismo de la plutocracia, el materialismo, el consumismo y el egoismo desenfrenado, es decir la injusticia de los que tienen frente a los que no tienen, de manera que el carlismo aparece como ideología quijotesca. Don Quijote lucha contra la realidad de la injusticia de los poderosos, de aquellos que aprovechan su posición para favorecer el robo de las tierras comunales de los municipios y de la pequeña propiedad minifundista. Don Quijote imagina un mundo mejor, es idealista porque defiende la justicia basada en la aplicación del codigo de la caballería medieval, de ahí por tanto la defensa que hace del legitimismo tradicionalista. No es por tanto como interpretaron las gentes del PSOE que Don Quijote de la Mancha era progresista porque defendía un mundo mejor, más justo, esto es cierto, pero solo si alcanzamos a comprobar que el objetivo de Don quijote de la Mancha era el de obtener y hacer justicia aplicando el codigo de la caballería, codigo tradicionalista, obviamente los progresistas olvidan esto, y se quedan solo con la interpretación tendenciosa del progresismo que pudiera tener el Quijote, olvidando cualquier noción y recuerdo que el personaje y el libro pudiera tener para con el pasado idilico medieval leído por él en los libros de caballerías, donde el honor, la verdad y la justicia campaban triunfantes, porque los caballeros del rey se apresuraban a cumplir con dicha justicia; en ello se basa el legitimismo tradicionalista del carlismo. Por ello decido explicar dichas observaciones ya que fue su centenario, cuando todavía no había nacido este blog. Desde luego las gentes de la derecha tampoco han querido desaprovechar la ocasión para atribuirse al personaje, en cuanto a que finalmente en el lecho de su muerte Don Quijote decide volver a ser realista, haciendo hincapié en el realismo de Sancho Panza, como queriendo justificar los posicionamientos derechistas de la economía capitalista, queriendo justificar la realidad de la legalidad injusta.




Los políticos nacionalistas también aprovecharon al observar que en El Quijote se respetaba la vida del libro de caballerías de Tirant lo Blanc, para aseverar la pluralidad lingüistica y cultural de las Españas, que más bien se diría punto de vista carlista mas que nacionalista, pero bueno.



Como todos de alguna manera quisieron atribuirse al caballero de la triste figura Don Quijote de la Mancha, pensé que dicho personaje unificaba los sentimientos de la mayoría de los españoles en cuanto a que todos querían atribuirle tendenciosamente una posición política, cosa que estoy haciendo e incluso justificando con muchisimo más rigor y razonamiento que los ensayos y directrices progresistas, derechistas, y nacionalistas.



Don Quijote de la Mancha era un caballero hidalgo aristocrata rural, defensor del idilico mundo del pasado feudal basado en el Codigo de la Caballería, por lo tanto los ideales del honor, la verdad y la justicia, la piedad, la compasión, el perdón, la protección al debil, al necesitado, en fin son valores cristianos que perfectamente serían atribuibles a los Carlistas y a su Causa, en la defensa de la legitimidad de ese pasado tradicional basado en el derecho consuetudinario, y no en la ley del capital y ni la plutocracia, ni de los gobiernos del tanto por cien. El mundo de Don Quijote era el romanticismo de la caballería, lo mismo que para el carlista, el romanticismo de la justicia y la aplicación de su puro idealismo, he aquí la formación en parte del ideal Platónico, no solo en el amor que siente por Dulcinea del Toboso, un amor no correspondido, sino que además se trata de un romanticismo que abarca muchas fases la política, la social, etc. Don Quijote es un romantico, y la derecha nunca jamás podrá atribuirse su figura, porque la derecha no es idealista, ni romantica, porque nos impone la triste realidad de los intercambios mercantiles y el hecho del interes de los contratos legales e injustos. La derecha jamás podrá ser justa, porque con ella va asociada la más triste de las injusticias, porque atenta precisamente contra los ideales de don Quijote de la Mancha, y por tanto contra la Causa Carlista. El paisaje Manchego, su olor a tierra, lo recuerdo constantemente, pues cuando era niño me encantaba pasar el tiempo en aquella tierra, en aquellos pueblos, con sus huertas, etc. Un mundo rural que la derecha plutocratica legalista liberal burguesa y mercantilista desprecia y siempre despreció. La izquierda progresista se acerca al pensamiento idealista de Don Quijote de la Mancha pero su confianza en la realidad, y la solución a los problemas actuales no lo llevan a cabo aplicando en Codigo de la Caballería y su Tradición, sino que más bien se ponen a copiar de sistemas liberales de modelos extranjeros y se dejan engañar por la plutocratica socialdemocracia, así aquel idealismo y romanticismo quijotesco que decían defender queda diluido completamente para formar parte del derechismo legalista de la sociedad consumista y materialista. Por último quedan los Carlistas, y en su ideología si es posible observar ese idealismo romántico quijotesco, sus ideales y sus andanzas por el mundo rural son prueba de ello. Don Quijote y la Causa Carlista tienen mucho en común, pues basan su criterio en la solución idealista y romantica de una tradición idilica del antiguo mundo rural, donde el apretón de manos y la lealtad de buenos amigos sustituirían a la falsedad de las relaciones mercantilistas, a la falsedad y la hipocresía del pijoterismo del tener. Don Quijote es cristiano y creyente, en su cama hay un crucifijo, sus valores son cristianos, su defensa es la justicia, y así nos demuestra que es un verdadero legitimista, un buen carlista. El carlismo nos demuestra que es quijotesco, y para aquellos que no tengan muy claro la quijotada de la carlistada y del hecho carlista, les diré simplemente una cosa, prueba de ello es que no gobernamos en España, porque en la realidad de la mayoría de los casos se comprueba que el carlista es un romantico idealista como Don Quijote, que al final se pega la torta, con ese gusto agridulce que nos desprende la triste realidad de la vida en la que vivimos, es como el amor de Don Quijote por Dulcinea, un amor triste por no haber sido correspondido. La vida real parece no estar con nosotros los carlistas, pero si tenemos con nosotros la legitimidad de la providencia, tenemos nuestras creencias y nuestros valores quijotescos, lo cual nos hacen grandes, por muy humildes que seamos. Otros se basan en la ostentación, en el capitalismo babilonico, en la realidad bulliciosa y contaminante del mercado. Así que pretendo recordar con la canción de Rocío Durcal al caballero de la Triste Figura, al Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, el aristocrata Hidalgo Don Alonso Quijano.

martes, 27 de noviembre de 2007

MERCANTILIZACIÓN DE LA NAVIDAD







Se acerca la Navidad, y asistimos de nuevo a su mercantilización por parte de la burguesía capitalista y financiera que domina al Estado y a la Sociedad. Alejada de su verdadero significado donde la Familia debiera tomar el papel principal y primordial asociado a la religión Cristiana. En fin, que los capitalistas utilizan el hecho religioso para promover su mercantilización como verdaderos mercaderes fariseos. Han convertido la fiesta del nacimiento de Cristo y su entorno familiar, en una mera mercantilización del gran negocio de las grandes superficies, dando lugar a la superficialidad, al consumismo materialista, al egoismo capitalista, imprimiendo una vez más los "valores" del capitalismo salvaje. Eso no es la Navidad. La culpa de esto la tienen aquellos que mercantilizan la fiesta navideña, y esos son precisamente la burguesía capitalista y financiera, ellos que nos han traido Babilonia y su superficialidad, sus vicios y sus negocios usureros, han convertido la Navidad en un templo lleno de mercaderes. "¡Ay, si Cristo levantara la cabeza!", volvería a azotar a estos liberales capitalistas que han utilizado la religión cristiana católica para enfrentarse al comunismo y al socialismo, ideologías que hacían peligrar el capitalismo liberal burgués, de la misma forma que el carlismo. El primer enemigo del liberalismo capitalista burgués fue el carlismo, ideología que no estaba por la mercantilización de la Navidad, ni de la Sociedad. Por ello quiero desde mi blog denunciar la mercantilización de la Navidad, que es la festividad sacrosanta de la Familia y su entorno cristiano. El capitalismo neoliberal anglosajón que impulsó la globalización capitalista es el principal sistema culpable de la mercantilización de la Navidad, de la misma forma que de otras festividades religiosas. Lo curioso es que estos derechistas que se dicen cristianos no dudan en dejar sin vacaciones de navidad a miles de trabajadores que forman parte de las campañas navideñas y el consumismo materialista egoista exacerbado.Trabajadores que se ven sujetos a una flexibilidad laboral brutal, incluido el trabajo los domingos y fiestas de guardar. En fin la hipocresía del capitalismo derechizante anglosajón pone en evidencia que los intereses de la derecha fue siempre servir a la burguesía y a sus intereses plutocraticos y partidocráticos de su clase. Así que no nos engañen señores de la derecha, no nos engañais con vuestras mentiras y falsedades mercantilistas en favor de una supuesta defensa de la Fe Católica. Hasta los marxistas serían mucho más coherentes y cercanos a los cristianos que los capitalistas que se dicen cristianos, pues son mucho más materialistas los capitalistas y su neoliberalismo globalizante, que los marxistas y su comunismo socialista.

lunes, 26 de noviembre de 2007

ALIENACIÓN Y EXPLOTACIÓN LABORAL







Al no existir el bloque soviético comunista, los capitalistas tienen la posibilidad de la explotación laboral, imponiendo a los trabajadores la flexibilidad laboral incluso en la cuestión horaria, violando con ello las fiestas de guardar, domingos y festivos. Y ellos, los capitalistas, considerados como buenos cristianos y buenos católicos, nos encontramos, con que con la flexibilidad horaria y laboral, que imprime la vertiente liberal capitalista globalizadora, destruye a la familia, porque no posibilita su integración, ni el desarrollo de los padres para con sus hijos. Son ejemplos trabajadores de banca que han ido alcanzando nuevas posiciones de responsabilidad y se encuentran alejados de sus hogares y de sus familias, porque para la empresa liberal capitalista globalizadora es mucho mejor alcanzar la eficiencia productiva y cultural de la empresa siempre que se mantenga al trabajador alejado de su hogar, de su mujer de su familia,de sus amigos, porque así ese trabajador no tendrá mas remedio que implicarse todavía aún más en la cuestión laboral de su trabajo, de la política y objetivos que le han marcado una élite jerarquizada del alto mando burgués empresarial, si no quiere verse en la calle. Así el trabajador para los liberales capitalistas será más eficiente en la empresa cuando se los mande cuanto más lejos mejor, lejos de su mujer, de sus amigos, de su hogar, de su entorno cultural y tradicional, para desarraigarlos, y alienarlos más facilmente en la maquinaría capitalista de la sobreexplotación laboral. Por otra parte se fomenta que los trabajadores desconfíen de los sindicatos, y así la no afiliación sindical se convierte en el máximo aliado de los sobreexplotadores capitalistas y su modelo neoliberal burgués, pues su globalización no solamente desarraiga a los trabajadores y les hace abandonar su hogar y la tierra donde nacieron, sino que los aliena en el sistema de explotación actual, hasta el punto que deben aceptar todas y cada una de las condiciones laborales flexibles que solo benefician a los sindicatos verticales de la patronal. Esto en banca se da mucho, al igual que en otro tipo de empresas privadas que no tienen sindicatos horizontales. Y que luego muchos de esos capitalistas se las den de Católicos, por Dios que eso es renegar de su religión, pues simplemente son unos usureros, unos explotadores, que prefieren eliminar los domingos y fiestas de guardar, flexibilizando así el horario comercial, dándole la puñalada trapera al trabajador.




La gravisima hipocresía de los dirigentes capitostes para con su lealtad a su supuesta religión cristiana católica, queda en entredicho al concluir que prefieren la destrucción de la familia, ampliando el horario laboral, flexibilizando las condiciones laborales, y en definitiva "puteando" más al trabajador. Por ello, finalmente podría llegar afirmar que es mucho mejor ser rojo y decente que facha hipocrita y sinvergüenza, pues la doctrina marxista esta mucho más próxima a las ideas y enseñanzas de Jesucristo y el Catolicismo Tradicional, que las imposiciones fascistas de la clase dirigente que es la Burguesía Capitalista que impone su modelo neoliberal globalizador.

viernes, 9 de noviembre de 2007

CEUTA Y MELILLA PERTENECEN A LA MONARQUÍA HISPÁNICA, A HISPANIA, ES DECIR A ESPAÑA







Antes de la creación del reino de Marruecos, las ciudades de Ceuta y Melilla fueron tomadas a los musulmanes para impedir a toda costa otra nueva invasión islámica, como las protagonizadas por Almorávides, Benimerines y Almohades. Precisamente fue en tiempos de los Reyes Católicos y de la reina Juana de Castilla y Felipe el Hermoso de Austria Duque de Borgoña y por tanto rey de las Españas, quienes consiguieron por la fuerza de las armas el mantenimiento de las plazas en la costa africana. Así Ceuta era una plaza de vanguardia y vigilancia para el reino de Portugal que la utilizaba como una marca ante una posible invasión musulmana, del mismo modo que Melilla se convirtió en una plaza de vanguardia y vigilancia en Africa para el reino de Castilla y por tanto para la Monarquía Hispánica, la cual no volvería a consentir nuevas invasiones musulmanas como las ocurridas a partir del 711, con la caída del reino visigodo de Hispania, o las sucesivas de los Almorávides, Benimerines y Almohades. Ceuta se convirtió en territorio del Reino de Portugal en 1415, y Melilla se convirtió en territorio de la Corona de Castilla en 1497. Por estas fechas no existía en absoluto el Reino de Marruecos, pero si la Monarquía Hispánica legítima heredera del Imperio Romano en la Peninsula Iberica, por tanto cuando algunos musulmanes o no musulmanes afirman que Ceuta y Melilla no son Españolas, les recuerdo estos hechos y acontecimientos históricos los cuales confirman como legítima la situación actual.






No se trata de respaldar totalmente al gobierno de ZP, y menos aún al actual jefe de Estado, pues los carlistas no estamos de acuerdo en la gestión partidocratica y plutocratica del neoliberalismo imperante en las Españas, pero si que era necesaria la legítima expresión de las Españas con grandilocuente gesto de respaldo a las cuidades españolas de Ceuta y Melilla, ciudades que no son para nada Marroquíes, porque la Historia lo legitima, lo respalda.






El caso de Gibraltar es distinto, al ser arrebatado por Inglaterra en la Guerra de Sucesión Española de 1700-1714 (guerra civil en las españas), fue tomada esa plaza por Inglaterra en nombre del Rey Legítimo de las Españas Carlos de Austria, conocido como el Archiduque Carlos de Austria o Carlos III de España. En un acto de piratería por parte de Inglaterra, aprovechandose de la debilidad del bando Austracista y de la Causa Maulet para sostener los derechos de este rey de las Españas, que se comprometió con hacer guardar y jurar los Fueros, Inglaterra y su reina protestante Ana Estuardo se quedaban con el Peñón de Gibraltar, esto se acordaba en Utrecht y posteriormente en Rastatt se confirmaban los derechos al trono de la Casa de Borbón en el trono de España, con la consecuencia que España perdía Gibraltar y que los territorios de la Corona de Aragón perdían definitivamente sus Fueros, sus derechos legítimos Históricos. Por tanto se trató de una Guerra Civil en la que el Carlismo se posicionaría en favor de los defensores de la Causa Maulet.






Aclarando esto finalmente concluyo en que los Marroquíes y su parlamento instrumentalizado por un rey tiránico enemigo de la libertad y de la democracia como es el rey de Marruecos, no tienen ninguna justificación en decir que Ceuta y Melilla son Marroquíes, por tanto que quede clara la posición del Carlismo para con estas dos ciudades que historicamente siempre pertenecieron a la Monarquía Hispánica perteneciendo a lo que se denominaba como Corona de Castilla integrada esta por varios reinos confederados en los que estaba incluido el reino de Castilla.

PROBLEMÁTICA EXISTENCIA DE PRODUCCIÓN DE LOS BIOCOMBUSTIBLES







Ante la situación gravísima que presenta la salud medio-ambiental del planeta Tierra, por las sucesivas emisiones de gases de efecto invernadero acumulativos en la superficie de la atmosfera, los cuales provocan la subida de temperatura, y por tanto el deshielo polar, algunos países y empresas han apostado por los biocombustibles, algo menos contaminantes, pero que son los causantes de que gran parte de la superficie de tierra se dedique a la producción de biocombustibles, producción de soja transgénica, en lugar de utilizar dicha superficie para la producción de alimentos, como los diversos cereales, etc. Esta situación que introduce un coste de oportunidades representa una subida en los precios de los productos agricolas y por tanto de los alimentos, fomentando que estos no sean accesibles a la población mundial, sobre todo a los habitantes de los países empobrecidos. Si dedicamos parte de la tierra para la fabricación de biocombustibles, fomentaremos un encarecimiento de los alimentos, haciendolos menos accesibles a la población mundial, y por otro lado se forzará a la tierra a una producción imposible derivada de la utilización de pesticidas y diversos agrotoxicos que solo sirven para empobrecerla, ya que la utilización de agrotoxicos disminuye el rendimiento productivo de los bienes agrarios, al ser de menor calidad, al estar intervenidos químicamente. Las empresas como Novartis y Monsanto que son multinacionales agrotóxicas, quieren fomentar y contribuir a la existencia de esta situación para lucrarse en perjuicio de la alimentación de la población mundial, y en perjuicio del empobrecimiento anual de la calidad de la tierra en la que se cultiva. Todo ello se complica con la exintencia del proceso de cambio climático y la avaricia de las multinacionales y la banca universal por controlar los recursos petrolíferos y mineros de los polos.
El monocultivo expansivo e intensivo de la soja transgénica está degradando y empobreciendo el suelo llevandolo a obtener rendimientos decrecientes de escala, hasta el punto en que los terrenos y suelos donde se cultiva soja han quedado desérticos. Como presiona la demanda de biocombustibles, se presiona la demanda de soja, esto favorece la expansión de la soja y la aniquilación de los cultivos tradicionales, sobre todo en los países hispano-americanos. Muchos pequeños y medianos agricultores se ven obligados a vender sus tierras, debido a las presiones de los grandes productores de soja que tienen practicamente monopolizado el suelo, y otros influenciados por los crecientes beneficios económico-comerciales, adoptan también el cultivo de soja.