lunes, 21 de mayo de 2007

LA TEMÁTICA DE MI BLOG







Mas bien este blog debería llamarse: "La globalización contra los particularismos locales y tradicionales establecidos en el planeta Tierra, representados por los diferentes pueblos del mundo, incluidos los pueblos de España", de manera que podría resumirse como: "La globalización contra el Carlismo", pues en realidad el ente agresor y opresor que intenta acabar con los particularismos históricos locales es la globalización, por ello el Carlismo como representante de los diferentes pueblos de España, intenta defenderse de dicha agresión deshistoricista, e imposición del individualismo egoista capitalista y materialista.
La creencia errónea de muchas personas al defender un modelo económico les imprime una falsa sensación de pensar que no están ideologizados con frases como: "dejando de lado la ideología...". En realidad un determinado modelo económico implica la defensa de un modelo político, de forma que resulta imposible dejar de lado la política, cuando se defienden planteamientos económicos. Por tanto defender el neoliberalismo capitalista implica defender unas estructuras dictatoriales o de democracia formal donde la plutocracia es la dueña del poder político-económico impulsando una tendencia de derechización de la sociedad caracterizada por el individualismo egoista capitalista, la sociedad de consumo y del poder adquisitivo, el materialismo consumista y el capitalismo de mercado, perdida de valores culturales y tradicionales de los diversos pueblos a los cuales se les arrebata sus tradiciones y se les impone el capitalismo neoliberal de mercado, destruyendo sus lazos y ámbitos colectivos para promoverles el individualismo egoista y materialista de la sociedad capitalista de consumo, deshistorizando a los pueblos para convertir a los habitantes en individuos-ciudadanos.









El Carlismo nació como un fenomeno dinástico expresado en un partido político que reivindicaba una serie de derechos para los pueblos de España como eran los Fueros, su fisonomía antiliberal y anticapitalista eran caracteristicos en las reivindicaciones populares de rechazo a la liberalización y privatización de las tierras y a la reforma agraria liberal, y de rechazo al capitalismo liberal burgués que promocionaba la concentración de la propiedad de la tierra en pocas manos. El Carlismo defendía la pequeña propiedad minifundista, el pequeño comercio, las pequeñas estructuras locales tradicionales que se vieron sorprendidas por la introducción del capitalismo liberal burgues en el XIX, y ahora en el XXI por la globalización neoliberal capitalista heredera de aquel capitalismo. La protesta carlista sigue siendo la misma que antes, primero como rechazo del capitalismo y sus estructuras individualistas tendentes a la concentración de tierra y capital en pocas manos, en manos de latifundistas terratenientes, o como es el caso hoy en manos de las multinacionales, las transnacionales y la banca universal.








a) La globalización es la fase máxima a la que el Capitalismo Liberal Burgués ha llegado, desarrollandose con la ayuda de las nuevas tecnologías de la información, la nueva economía, y la nanotecnología.













b) La globalización fomenta la concentración de empresas apareciendo las transnacionales y las grandes entidades financieras.













c) El Carlismo nació precisamente como rechazo por parte de los pueblos de España a ese capitalismo incipiente imprimido por las revoluciones burguesas a lo largo de la historia, hoy también se opone a esta última fase capitalista que representa la globalización neoliberal de concentración empresarial e imperio de las grandes superficies.













d) El rechazo viene por diferentes motivos mostrados por la agresión propiciada por la globalización a los siguientes niveles:














1.- Ecológico-Ambiental-Tradicional: obción fisiocrática antiliberal expresado por un socialismo comunalista.













2.- Soberanía política, cultural e identitaria de la diversidad de pueblos agredidos por la globalización.













3.- Defensa y respeto de los hechos históricos diferenciales particulares locales y territoriales, frente a la deshistorización de los pueblos, y la inmersión de éstos en la sociedad individualista, materialista y consumista capitalista.













4.- Rechazo de la abolición Foral por ser ejemplo de entromisión foranea e impulso de la deshistorización de los pueblos que permite la integración mercantil de la globalización y la alienación de los ciudadanos en la sociedad materialista capitalista de consumo, con la consiguiente perdida de valores culturales, religiosos, etc.













5.- Globalización que vulnera los Fueros, la Soberanía, y la Autogestión de los Pueblos y que favorece el gobierno económico y político de las transnacionales, las multinacionales, la banca financiera universal, fomentando la ocupación de la plutocracia liberal en el poder político-económico.













6.- Incrementa la brecha entre ricos y pobres valorada por la teoría de la Relación Real de Intercambio, debido a las asimetrías del Valor Añadido Bruto, por un lado de la producción agraria y por otro de la industrial-servicios; resultando ser también un enfrentamiento entre mundo rural y orden industrial, siendo el ganador este último expresado con el desmatelamiento del mundo rural.













7.- La globalización propicia un desorden mundial provocando guerras por parte de compañías y grandes empresas comerciales por querer adueñarse de recursos de países empobrecidos como el mineral coltan, diamantes, petróleo. Ese desorden provoca inestabilidades territoriales fomentando los desplazamientos emigratorios. La liberalización, la competitividad, la asimetria del poder adquisitivo, se convierten en la ley de la selva del salvese quien pueda













8.- A todo esto le sumamos la insostenibilidad del crecimiento económico y la falta de reglas del juego, muchas veces impuestas por las entidades economicas con gran poder son las que finalmente hacen y deshacen su globalización.












La globalización es una amenaza para los entes pequeños y particulares diferenciales, para el pequeño comercio, para los particularismos locales tradicionales y culturales y es una gran oportunidad para las grandes superficies y corporaciones económico-financieras, las cuales quieren alienar a la población sometiendolas en la sociedad materialista y capitalista de consumo.













La soberanía política popular está en regresión, solo la plutocracia y sus grandes capitales aprovecharán la globalización para imponer su monopolio mundial, de forma que la globalización se convierte en reto y oportunidad para los grandes, mientras que para los pequeños resulta una amenaza aniquiladora.













+ INVERSIÓN + DESARROLLO + INNOVACIÓN + COOPERACIÓN pueden paliar efectos negativos de la globalización que tiende a la concentración de tierras, empresas y capital en tan solo unas pocas manos, esas pocas manos son la plutocracia internacional universal. La globalización fomenta el monopolio porque juega con los agentes que tienen un mayor poder adquisitivo, agentes juridicos impersonales a los que resulta muy dificil imputarles injusticias cometidas por ellos.




Por ello frente a la GLOBALIZACIÓN: AUTOGESTIÓN, donde la Corona Carlista Subsidiaria proteja a los entes particulares y diferenciales del proceso uniformizador, globalizador y centralizador denominado globalización tendente a la concentración de la propiedad en pocas manos. La Corona Carlista tendrá que garantizar la existencia de la pequeña propiedad minifundista, el pequeño comercio, las pequeñas superficies en consonancia con el medio ambiente y la fisiocracia económica, así como garantizar la existencia del Comunal de los Municipios y del Socialismo que frene el proceso de liberalización, privatización y concentración, que fomenta la globalización neoliberal capitalista.












miércoles, 2 de mayo de 2007

TERRORISMO Y GLOBALIZACIÓN







Lo que la prensa habitual denomina como terrorismo o actos de terrorismo también se ha globalizado. Los actos y acciones terroristas se han globalizado, y esto significa que el terrorismo se ha modernizado. La palabra terrorista sirve para denominar y clasificar unos determinados comportamientos y acciones que cometen una serie de individuos que provocan daños físicos, psicológicos y materiales a gran escala, dejando a la sociedad en una situación de impotencia ante tales actos.
Podríamos preguntarnos porque existe el terrorismo en el mundo, y esto no debe implicar su justificación, pero si evitar que surjan otros terrorismos y zanjar los existentes. La causa principal por la que existe terrorismo a nivel mundial son los crecientes niveles de pobreza mundial a excepción de EEUU, UE, y Japón, el resto de países a nivel mundial se han vuelto más pobres, más inseguros, siendo el capital el que se traslada de los países empobrecidos a los países enriquecidos, o en vías de desarrollo de forma que el mercado internacional respaldado por el proceso de globalización impone una situación en la que no todos los países salen beneficiados por el comercio internacional y la libre circulación de capitales, ya que la ley de los mercados y su globalización es un proceso de juego de suma cero, donde unos ganan y otros pierden, donde lo que unos han conseguido de más es porque se lo han quitado a otros mediante el proceso capitalista globalizador mercantil. Los autores neoliberales me acusarán de Platónico y Aristotélico diciéndome como ya me han repetido cien mil veces que en el mercado capitalista globalizado todos, absolutamente todos los países y sus respectivos habitantes salen beneficiados, pero a la evidencia empírica me remito, la realidad Hispanoamericana y Africana por citar dos ejemplos me indican lo contrario y me confirma que el proceso de globalización neoliberal capitalista agrava cada vez más la situación de los países empobrecidos, de forma que el empobrecimiento es la situación real y creciente a lo largo del tiempo, pasando años, décadas, y lustros, sin que podamos verdaderamente percibir el final de la pobreza, el hambre, enfermedades, etc. Es precisamente éste el mejor caldo de cultivo para que surjan movimientos sociales que tienden a un radicalismo extremista que prometen solucionar el problema del hambre y la pobreza y ahí tenemos por ejemplo sin ir mas lejos al integrismo islámico radical extremista, una ideología que fomenta la muerte y la destrucción de los mismos terroristas que deciden inmolarse, causando muerte y destrucción a su paso, a parte de los daños sicológicos que produce sobre la población afectada. Es decir, que si no ponemos solución al problema de la pobreza, el hambre y la miseria, tendremos más terrorismo.
Otra causa que genera terrorismo es cuando los instrumentos del mercado y el estado, los gobiernos de los países, las estructuras políticas, socioeconómicas oficiales establecidas vulneran, oprimen y aplastan a los hechos históricos diferenciales territoriales, cuando la ideología capitalista individualista trata de desbancar el colectivo, el grupo heredado de la historia y del pasado, grupo territorial que tiene unas tradiciones propias, una cultura propia y diferente de las del resto, mayoritarias y oficiales. Los gobiernos, los estados y las estructuras capitalistas burguesas en las que se apoya utilizan a una mayoría poblacional deshistorizada, individualizada, materializada y mercantilizada insertada en la sociedad de consumo para enfrentarla contra una minoría consciente historizada, ajena a las estructuras liberales capitalista globalizantes burguesas, que desean mantener e inculcar sus tradiciones y cultura a sus descendientes y se ven impedidos y no reconocidos por la oficialidad gubernamental ya sea del estado o del mercado, este ultimo desea transformarnos a todos los habitantes en ciudadanos individuales deshistorizados y sin identidad, queriéndonos desconscienciar. Frente a este dilema surge por ejemplo la banda terrorista ETA o el terrorismo Bretón, o el terrorismo del IRA. Se trata de ejemplos cercanos, que han heredado un problema y cicatriz histórica que los gobiernos oficiales dirigidos por la burguesía oligárquica financiera capitalista globalizante no han querido solucionar, dejando la problemática social-identitaria en el olvido. Es decir cuando las estructuras estatalistas y mercantilistas capitalistas globalizantes atentan directamente contra los derechos legítimos de los pueblos, entonces puede surgir terrorismo organizado, por esa falta de sensibilidad. Y que conste y quede bien claro que estoy en contra de cualquier clase y tipo de terrorismo, que no pretendo justificar en absoluto, pero si tener en cuenta las causas que fomentan la existencia de terrorismo para facilitar su desaparición.
La derecha neoliberal burguesa globalizante piensa que el mejor método es eliminar del mapa todos los hechos históricos diferenciales y culturales, mediante el instrumento de la ideología materialista individualista y consumista de mercado, es decir, insertar al individuo en el proceso del capitalismo de mercado, el consumismo, y el materialismo para que éste olvide su personalidad histórica. O mediante el instrumento de la represión política gubernamental, utilizando al ejercito. Es así como se acaba con la identidad de los pueblos, y estos conscientes de ello, pretenden reaccionar. Los gobiernos y las instituciones del mundo deberían ser conscientes de esta problemática social e identitaria y ser más respetuosa con el hecho histórico diferencial cultural, religioso, étnico y territorial, pues históricamente cada pueblo viene teniendo un ámbito legítimo territorial que la globalización y el capitalismo internacional pretende arrebatarle, con la deshistorización de los pueblos, fomentando el materialismo individualista y consumista. Repito, que sin pretender justificar la existencia de grupos terroristas que potencian el terrorismo internacional, debemos aclarar que si el hecho terrorista existe no es por pura casualidad sino por dos causas fundamentales: a) por el hambre y la pobreza que padecen los países empobrecidos del mundo fomentado por la globalización capitalista neoliberal burguesa y sus instituciones económicas y políticas internacionales y nacionales. Y b) porque las instituciones económicas y políticas internacionales no respetan las culturas y tradiciones de los pueblos que viven en el mundo, porque fomentan la globalización capitalista neoliberal burguesa que adora al materialismo y al consumismo, y por tanto desprecia las tradiciones y culturas de los pueblos. Países como los EEUU son hoy referentes de esa ideología económica globalizadora burguesa que exalta el pensamiento único, por ello el integrismo islámico más radical resulta ser la expresión no sólo del terrorismo internacional sino la lucha de una parte del mundo islámico contra la globalización neoliberal capitalista que pretende occidentalizar los países musulmanes. El Islam es una religión que en manos de los integristas radicales pretende ser la religión única y dominadora a nivel mundial, pues el integrismo islámico radical terrorista no pretende respetar los ámbitos territoriales, culturales y religiosos ajenos al Islam y esto es un problema en el que ellos insisten. Mientras que los EEUU pretenden favorecer una nueva “guerra religiosa” entre cristianos y musulmanes solo por la codicia y avaricia del sistema capitalista y su globalización neoliberal burguesa que ellos representan, con los desafueros cometidos contra Irak( guerra de Irak). La administración norteamericana y los EEUU representan el poder del dinero, ese poder ficticio e inconcreto que explota al hombre por el hombre; pretenden aparecer ante la opinión pública internacional como los salvadores del mundo, utilizando los valores de democracia y libertad, tan ampliamente extendidos por la faz de la Tierra. En realidad los EEUU no son amigos ni de la democracia, ni de la libertad, porque si lo fueran respetarían la soberanía de los diferentes países del resto del mundo, es más, secuestran dichos valores ante la opinión pública para legitimar sus guerras contra el mundo musulmán y así robarles el petróleo, siendo el corazón de los EEUU el heredero directo de la City de Londres y su capitalismo liberal burgués, caracterizado por su maquinación maniobrera financiera capitalista y mercantil máxima expresión de la globalización neoliberal capitalista avasalladora por naturaleza, y generadora del terrorismo internacional.
Para quién no lo vea claro, los EEUU fueron los que crearon la red terrorista de Al-qaeda, en Afganistán para favorecer la derrota del ejercito soviético que había invadido dicho país unos años antes de la caída de la Unión Soviética; como los soviéticos eran ateos, los EEUU con Ronald Ransfeld a la cabeza empujaron a los musulmanes afganos a derrotar a los invasores ateos soviéticos, proveyéndoles de suficientes armas y municiones, que guardarían posteriormente y que son utilizadas en la guerra de Afganistán contra la coalición internacional representada por los EEUU.No es oro todo lo que reluce, y por tanto en los asuntos de terrorismo, debemos tener en cuenta que hasta los propios estados tienen sus servicios secretos y sus redes de espías y asesinos a sueldo; se trata del terrorismo de Estado. Muchos estados utilizan la práctica antidemocrática del terrorismo de estado para defender, dicen ellos la libertad y la democracia. Pero con el terrorismo de Estado propiciado y defendido desde las instituciones se favorece la desaparición de esa libertad y esa democracia que tanto decían defender, porque las armas se imponen a las palabras, y las minorías dueñas de las armas se hacen con el poder, mientras que la mayoría poblacional insertada en el aparato de la globalización neoliberal capitalista, hace su vida de forma individualista y materialista y ve en el Estado a un “padre protector” que es el principio de la dictadura del “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Sin ir más lejos en España tuvimos los GAL, que fue un autentico grupo terrorista financiado desde las altas instituciones del Estado Español, en el que se pagaba a matones y pistoleros de la extrema derecha.

EL SAQUEO PROPICIADO POR LA GLOBALIZACIÓN







Leo en XLSemanal, revista del 18 de marzo de 2007, en su portada: ¿Quién se va a forrar con el deshielo?; y responde: Gobiernos y Multinacionales compiten por las riquezas del Ártico.
El recalentamiento global que sufre el Planeta Tierra debido a las emisiones de gases de efecto invernadero, sobre todo de carbono, se convierte en el mayor aliado de las multinacionales gracias al deshielo global y en particular al deshielo del Ártico, pues tratan de explotar una tierra de nadie sin leyes que la protejan. Las riquezas de dicho territorio Ártico es Petróleo, Gas Natural, Diamantes entre otros.
Islas pesqueras como la de Melkoya, siete años después se ha convertido en una gigantesca planta de gas licuado. El 25% de las reservas de petróleo sin explotar se encuentran en el Ártico, y el deshielo convierte su extracción en un negocio fácil y rentable. Las emisiones de carbono provocadas por el uso de combustibles fósiles acaban con el hielo de los polos, y ello potencia el incentivo de las petroleras multinacionales y gobiernos por hacerse con reservas que se creían inaccesibles y que gracias al deshielo serán más accesibles; reservas que servirán para fomentar nuevas emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.
Países como Noruega y EEUU se encargan de fomentar y proteger a sus petroleras para que lleven a cabo las exploraciones y prospecciones necesarias para favorecer nuevas explotaciones de plantas petrolíferas, tanto en Alaska como en las islas, posesiones de Noruega en el Ártico.
“Canadá podría explotar en poco tiempo más diamantes que Sudáfrica. El Ártico es un riquísimo filón minero. La economía de Canadá, Groedlandia, Rusia, Alaska y Noruega tiene un pilar en la extracción de zinc, plomo y níquel. El retroceso de la capa permanente de hielo permitiría encontrar nuevos yacimientos”. Minas como Ekati y Diavik son ejemplos de explotación de yacimientos mineros dónde hoy se buscan diamantes desde hace cinco años.
El deshielo fomenta la aparición de nuevas rutas marítimas y la aparición de nuevos caladeros, estos últimos no son propiedad de nadie, y esto favorecerá la sobreexplotación de los recursos. El panorama para el Ártico en el 2050 es desolador, pues encontramos un polo Norte sobreexplotado, donde se benefician económicamente una minoría lucrosa, burgueses, financieros, capitalistas, multinacionales y la banca universal, en perjuicio del resto de la humanidad al no asumir los costes ecológicos y al repercutirlos al resto de la humanidad, perjudicando con ello la salud del Planeta Tierra, fomentando el recalentamiento global que nos perjudica a todos. De nuevo este sistema capitalista y los usureros que lo dirigen nos muestran su verdadera cara, al no atender a la economía real, la de la naturaleza y la de la tierra, no atienden a la explotación sostenible de los recursos donde la tasa de explotación debe ser menor o igual a la de reposición; a ellos únicamente les conviene saber la cantidad de billetes, diamantes y metales preciosos que van acumular. Son la esencia del Capitalismo, son el devenir del Protestantismo Religioso, quienes fomentan y potencian la globalización neoliberal capitalista.
Y hablando de diamantes, una película que recomendaría es la de “Diamantes de Sangre” donde se denuncia el conflicto permanente existente en África debido al control de los recursos que pretenden ejercer los diversos gobiernos de los países occidentales, tales como, EEUU, Gran Bretaña, Francia, Bélgica, Holanda, asociados a una serie de multinacionales armamentísticas y petroleras, e incluso a compañías de teléfonos móviles, pues para fabricar dichos teléfonos móviles se necesita un mineral, el mineral coltan, que al parecer es un componente clave para el funcionamiento del móvil en cuestión y este mineral se extrae también de los yacimientos mineros africanos.
La cuestión es que la población africana no es dueña de sus recursos, los cuales pertenecen a las compañías multinacionales extranjeras, las cuales fomentan las guerras de África como la de la Republica Democrática del Congo entre Mobutu Seseseko y Kabila; el primero apoyado por las potencias occidentales de Francia y Bélgica y el segundo por EEUU y Gran Bretaña, países asociados a la burguesía financiera y capitalista, dirigidos por una plutocracia interesada en respaldar los negocios de las multinacionales, que para instalarse y controlar los yacimientos de recursos minerales, petroleros, etc., necesitan de los ejércitos gubernamentales que ellos mismos comandan y dirigen, desde las instituciones políticas del país que ellos mismos controlan. Hablan en nombre del pueblo, de la libertad del pueblo, de la democracia en los países occidentales, se aseguran dejar bien claro el “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”, asegurándose finalmente el control de las instituciones y el ejercito, por parte de la plutocracia burguesa occidental que quiere controlar a toda costa los recursos y yacimientos africanos, y para ello deben promover una inestabilidad constante en África para permitir el saqueo de la globalización neoliberal capitalista ya que es más fácil el control y la sobreexplotación de los recursos de África por parte de las multinacionales y gobiernos occidentales.
Un segundo nuevo conflicto volvió a inestabilizar centro África, pues en la Republica Democrática del Congo instalado en el poder Kabila, que había sido instalado por EEUU y Gran Bretaña pues su ejercito de niños soldado fue pertrechado por ellos y sus empresas armamentísticas. Este nuevo conflicto enfrentaba a los Tutsis y sus aliados regionales del este del Congo, apoyados por Ruanda, Uganda y Burundi y por EEUU y Gran Bretaña contra el nuevo gobierno de Kabila, que ahora cambiaba de socios internacionales aliándose con Francia y Bélgica, apoyado también por Angola, Namibia, Zimbabwe, Sudan, Chad, y Republica Centroafricana, en la promesa de que saldrían claramente beneficiados, tanto unos como otros por el control de las minas de diamantes, entre otras cosas. A un Kabila asesinado por su guardia “pretoriana” de niños soldado le sucede un Joseph Kabila en la Republica Democrática del Congo. Mientras en Zimbabwe, Robert Mugabe se hace con el poder y apoya a Kabila en su guerra contra los intereses de Ruanda, Uganda y Burundi y sus aliados Tutsis apoyados por EEUU y Gran Bretaña. La idea de Mugabe es la misma que la de los intereses económicos extranjeros, hacerse con el Oro, Diamantes y Coltan para su enriquecimiento personal. África ha copiado la avaricia y el capitalismo sangriento de occidente. En la película de “Diamantes de Sangre” queda puesto de manifiesto los intereses de la Banca Holandesa y el comercio “legal” de diamantes, dirigido por mercaderes protestantes y judíos, esto último lo indican claramente, pues es consabido a lo largo de la Historia Europea, que el Capitalismo y su doctrina nacen precisamente del Calvinismo Protestante, doctrina muy influenciada por los mercaderes judíos, debido a la acumulación de dinero y a las operaciones de préstamo de usura a interés. El proceso de Kimberley que supuestamente es un compromiso para dejar de vender diamantes manchados de sangre, se pone en duda a través de dicha película debido al proceso de blanqueo de diamantes que traman los negocios de piedras preciosas en Holanda, dirigidos precisamente por protestantes y judíos, quienes se dedican a comercializarlos.
Resaltar también como determinadas resoluciones de la ONU como fue la de dejar de vender armas al régimen de apartheid en Sudáfrica facilitó el sometimiento de España y sus empresas armamentísticas hacia esa resolución, sin embargo la democrática Francia, influyó en esa resolución para ocupar el lugar de España en la venta de armas a Sudáfrica.
Seguimos con resoluciones de la ONU, que garantizaban una cobertura legal a la invasión de Irak después de que ésta se produjera, por parte de las tropas de EEUU y Gran Bretaña. Que no es para establecer ninguna democracia, ni para impedir la existencia de armas de destrucción masiva como nos dijo José María Aznar, sino para instaurar un régimen que siendo legalmente democrático es el reflejo de los intereses de la plutocracia nacional e internacional por el control del petróleo; es decir, por la burguesía capitalista internacional que expresa el modelo de globalización neoliberal capitalista, quienes hablan de la voluntad del pueblo y se instalan en el parlamento para su enriquecimiento personal. Este es otro ejemplo al que hay que “agradecer” a la globalización neoliberal capitalista. Los máximos interesados en la invasión de Oriente Medio son los EEUU y Gran Bretaña, los representantes del Capitalismo Internacional desde el nacimiento del protestantismo y su Reforma situado en la City de Londres.
Los intereses comerciales de la plutocracia internacional instalados en los gobiernos de los países occidentales, que quieren asegurarse el control de los recursos naturales de los países débiles como los de África o los de Oriente Medio, quieren imponer a través de la globalización neoliberal capitalista un oleoducto o gaseoducto que tiene que pasar por Afganistán, desde Asia Central hasta el Océano Indico. La empresa estadounidense UNLOCAL, encargada de los trapicheos petrolíferos, tenía dos opciones: hacer pasar el oleoducto o gaseoducto por Irán, o Afganistán-Pakistán. Los yankees tienen problemas con Irán, y claro no tienen más remedio que ir por la vía de Afganistán-Pakistán. No obstante hay un problema: Afganistán en los años noventa era un caos por la guerra civil entre los muyahidines que derribaron el régimen comunista afgano, apoyado en su día por el ejercito soviético. Ante este caos EEUU apoya una de las facciones en lucha, los Talibanes, para conseguir la unidad de toda Afganistán y así lograr la seguridad y estabilidad necesarias para la construcción del gaseoducto o oleoducto. Los Talibanes se hicieron con el control de la mayor parte del país pero UNLOCAL no se atrevió hacer el oleoducto o gaseoducto por la mala imagen que tenían los Talibanes en Occidente. La empresa temía verse asociada al régimen ultraintegrista islámico. EEUU tenía la necesidad de un cambio de gobierno en Afganistán para poder hacer el oleoducto-gaseoducto, cosa que aprovechó tras los atentados del 11 de septiembre 2001. Actualmente el gaseoducto y oleoducto de UNLOCAL sigue en proyecto, pero debido a la inestabilidad afgana, no ha podido hacerse. Así es como EEUU impone sus leyes en el mundo para favorecer su globalización y el control de los recursos. El cambio de régimen en Afganistán no fue ni por los derechos humanos ni por los atentados del 11 de septiembre, consabidas excusas, sino para favorecer los intereses petrolíferos de las compañías asociadas a los EEUU como es UNLOCAL. El pacto de los EEUU con los talibanes y con otros regimenes dictatoriales como el que había en Irak se deben precisamente a los intereses económicos, financieros y comerciales de los beneficios del petróleo. El ejercito norteamericano es uno de los ejemplos de instrumento coactivo en manos de la clase plutocrática que gobierna en el “democrático” occidente y que utiliza para imponer regímenes aparentemente democráticos para adueñarse de los recursos petrolíferos, siendo el caso de Irak u ejemplo de ello. La globalización neoliberal capitalista está potenciada por la plutocracia gobernante, que nos hace vivir bajo el señuelo de una democracia que solo controlan ellos, para beneficiarse y lucrarse, dejando al pueblo en la mas completa inopia y apatía en los países occidentales, dándoles pan y circo, aburguesándolos crecientemente, haciéndolos participes de una sociedad consumista y materialista que no valora realmente al ser humano en si, sino que lo utiliza como instrumento porque el objetivo último es el dinero. Mientras tanto esa burguesía capitalista globalizante somete a pueblos y culturas diversas para robarles el pan de cada día, y expropiarles sus recursos, sean petróleo o diamantes, lo hacen en nombre la globalización neoliberal capitalista que potencia la ley del mercado burgués. Los EEUU y sus gobiernos son responsables en gran medida de la situación de inestabilidad, pobreza, hambrunas y guerras existentes en muchos países del mundo, ellos y solo ellos han creado al mismo mal que los devora. Quien siembra vientos, recoge tempestades dice el refrán. EEUU creó Alqaeda y a los taliban para combatir a los soviéticos rusos, creó a Sadam Hussein y su Irak como país satélite de EEUU, que hiciera la guerra a Irán. Es el suma y sigue creado por el mercado sus agentes económicos plutocráticos y su globalización.

EL PRECIO DE LA VIVIENDA EN ESPAÑA







El crecimiento económico español de los últimos años ha sido por causa del sector servicios asociado a la construcción inmobiliaria. La introducción del euro ha propiciado una gran demanda de la vivienda en España sobre todo del extranjero. El turismo de sol y playa junto a los nuevos patrones del consumismo materialista asociados a la construcción de urbanizaciones de lujo con campos de golf ha propiciado una fiebre especulativa del precio de la vivienda en España, pues con la entrada del euro, demasiado dinero negro se ha puesto en circulación aprovechando una coyuntura de política monetaria expansiva de la Unión Europea. Esta política monetaria expansiva provoca tipos de interés muy reducidos que no incentivan al ahorro, sino la inversión, de manera que aumentaba crecientemente la demanda de vivienda en España, y así había un incentivo por parte de muchas familias hacia el endeudamiento creciente que junto con la demanda extranjera de vivienda construida en España, ha incrementado fuertemente el nivel de precios. Un precio de la vivienda española sumamente elevado que no se corresponde muchas veces con la calidad y acabados esperados por parte del público, debido muchas veces a los desorbitados sueldos de los obreros que trabajan en la construcción, que no se corresponden con la labor realizada, incurriendo en una baja productividad. Mi intención no es echarle la culpa al albañil o al obrero de la construcción, que es en cierto modo responsable de esos acabados y de la calidad de la obra, sino echarle la culpa a los gestores y constructoras que son quien finalmente asignan unos salarios desorbitados, o dicen haberse gastado mucho dinero en las diferentes construcciones de las viviendas en la esperanza de inflar aun más si es posible el precio final. Lejos está la aplicación teórica-económica de la sujeción del bien vivienda a la ley de la oferta y la demanda, pues se construye por todos lados teniendo la impresión de que la oferta es mayor o por lo menos igual a la demanda. La realidad del mercado de la vivienda es que la demanda de vivienda es superior a la oferta.
Numerosos ayuntamientos gobernados por el PP y el PSOE han incurrido en casos de corrupción urbanística y están cayendo en ellos diariamente sin que se ponga ningún tipo de remedio por parte del sistema democrático, controlado por ellos mismos. Los señores que se sientan en los diferentes ayuntamientos y forman parte de los diferentes gobiernos supuestamente democráticos, se encargan de adquirir financiación para sus ayuntamientos vendiendo terreno público, terrenos del ayuntamiento, o zonas de bosques y pinadas que posteriormente se recalifican pasando a ser terreno urbanizable. Éste tipo de corruptelas muy propio de gobiernos antidemocráticos y caciquiles de otros tiempos, de otras épocas, las está llevando a cabo la plutocracia partidocrática gobernante instalada en el poder, en ayuntamientos, alcaldías, etc. Así es como hacen democracia, así es como se preocupan por la familia en España, y por el futuro de los Españoles.
El caso es que el Banco Central Europeo ha venido incrementando los tipos de interés de manera paulatina, en la esperanza de reducir el exceso de masa monetaria existente en circulación, para favorecer una moderación del crecimiento de los precios e impedir la existencia de la inflación galopante. En España esto no ha gustado mucho a las elites constructoras, ni al sector servicios asociado al liberalismo capitalista del PP-PSOE, pues eso de que “España va bien” era una farsa, pues va bien a costa del medio ambiente expresado en la contaminación y externalidades negativas de todo tipo, va bien a costa del no poder llegar a fin de mes, va bien para una minoría que posee la libertad democrática porque es dueña del capital y presiona plutocraticamente sobre las instituciones del Estado para imponer su tiranía y opresión sobre los pueblos de España, en este caso negándonos el derecho a la vivienda que tenemos los españoles, según la constitución. Así observamos que numerosas familias españolas decidieron endeudarse para adquirir una vivienda, incluso de segunda mano, con la desgracia actual de las subidas de los tipos de interés tan “agradables” propiciadas por una institución de la Unión Europea, todo ello, para “¡hacer más Europa!”. La independencia del Banco Central, que es muy discutible, pues su concentración económica del capital, y las implicaciones políticas aceptadas obligatoriamente debido a la imposición antidemocrática unilateral del capital representado por esa institución, favorecen más escepticismo al referirse a la Unión Europea, en la población, al vislumbrar unas decisiones unilaterales autoritarias y antisociales que perjudican seriamente a las familias endeudadas y favorecen a los capitalistas y su banca. Las subidas de los tipos de interés por parte de la autoridad monetaria permite la retirada de masa monetaria en circulación, y esto puede aminorar la inflación existente en la economía española como se está viendo, sin embargo el poder adquisitivo de los españoles está asociado a cantidad de bienes superfluos y nada importantes que el marketing del capitalismo neoliberal globalizante nos hace consumir al proyectárnoslos como imprescindibles, mientras que derechos como el tener una vivienda propia y digna son ignorados por el sistema, ignorando por tanto a los jóvenes de las Españas. El problema está en la gestión del suelo en el sentido de quien es el dueño actual del suelo, encontrándonos con que es suelo público asociado a ayuntamientos y municipios, que está a merced de la voluntad de los alcaldes y ediles corruptos interesados en venderlo a las constructoras para llenarse los bolsillos y aparentar ante la opinión del pueblo la buenísima gestión local llevada a cabo por ellos, porque el ayuntamiento concreto ha obtenido misteriosamente una nueva fuente de financiación. Las empresas constructoras se adueñan así del suelo, de una forma u de otra, incentivando al alza la subida de precios de la vivienda, porque perciben un monopolio propio del mercado de la vivienda, al no tener competencia real. El PP y el señor Rajoy propone para solucionar el problema del alto precio de la vivienda la liberalización del suelo. Claro que si señor Rajoy, “¡estupenda magnifica idea!”, así de nuevo quienes tienen verdaderos derechos a adquirir una vivienda son aquellos que gozan de un poder adquisitivo superior, siendo el lema del capitalismo neoliberal globalizante el de: “la libertad solo pertenece a los que tienen capital”. Señor Rajoy; no se da cuenta usted que si liberaliza el suelo, se adueñarán del suelo aquellos que puedan realmente comprarlo?, no se da cuenta que pone el suelo en manos del mejor postor? No se da cuenta que eso no es solucionar el problema del alto precio de la vivienda porque lo que hace usted con la liberalización es empujar al alza el precio del suelo, por la fuerte demanda de los distintos agentes económicos que tienen un poder económico asimétrico?. Es razonable esperar de un partido liberal soluciones que ponen en manos del mejor postor situaciones sociales que importan realmente a la sociedad, pues el liberalismo económico defendido por el capitalismo burgués neoliberal viene vendiendo España al mejor postor desde el año 1833, unas veces a las distintas compañías extranjeras, otras desamortizando las tierras comunales de los municipios y venderlas al mejor postor, vamos, antes igual que ahora, siguen con las mismas soluciones económicas, y luego nos llaman carcas a los carlistas, cuando resulta que ellos siguen aplicando la misma melodía de la desamortización que implica la liberalización y la venta al mejor postor. Pero es que un problema social como es el de la adquisición familiar de una vivienda, no puede reducirse al beneficio lucrativo de una minoría capitalista, porque esto es negar los derechos elementales de los jóvenes de las Españas, negar la constitución de futuras familias, y luego no se explican que no vengan más hijos a España, y es que los jóvenes no podemos ni siquiera independizarnos y adquirir una vivienda. El PP se dice defensor de España, de la Patria, con tal altivez y grandilocuencia que parece despertar el orgullo histórico de la derecha, incluso de aquellos que defenderíamos España, las Españas por encima de todas las cosas; pero lo que no se puede pretender es juntar churras con merinas, pues el PP lo único que pretende defender es el lucro de las constructoras, e intereses burgueses financieros de la banca que le avala en el parlamento plutocrático de Madrid, perjudicando verdaderamente a su vez los derechos legítimos de los españoles a la obtención de una vivienda digna.
El verdadero problema es que se ha asociado el crecimiento económico real español a la construcción y a los servicios tanto turismo como financiero. Los fuertes intereses económicos de los servicios finanzas y turismo han hecho de la construcción su caballo de batalla, un caballo que ya ha empezado a menguar, porque está explotando la burbuja inmobiliaria debido al alto precio de la vivienda. Un precio al que la demanda ya no responde comprando. Las subidas del tipo de interés, detraen masa monetaria en circulación y esto desincentiva la compra de vivienda en España. El alto coste de endeudamiento mengua la demanda de vivienda en España, de forma que ni la demanda interna que hace tiempo abandonó las aventuras adquisitivas de inmuebles, ni la demanda externa, asesorada ahora por la prensa extranjera, tienen intención alguna de favorecer aquello que querrían los intereses de las compañías constructoras, de manera que comienza un ciclo en la economía española que estanca el crecimiento económico español, debido a la irresponsabilidad de los agentes económicos españoles y a sus gobernantes que se decidieron por favorecer un crecimiento económico basado en la insostenibilidad, el despilfarro y la construcción de vivienda, no para los jóvenes españoles y sus familias, sino para alimentar la demanda extranjera que con la introducción del euro favoreció su mayor poder adquisitivo directo, al que no afectaría ningún tipo de cambio. Observamos de manera impune y con total impotencia el crecimiento anormal de las ciudades españolas a costa de destruir las huertas, imponiendo cementos y asfaltos e infraestructuras que aniquilan el posible rescate de la economía real, que es la derivada de la naturaleza, la tierra y sus frutos, tan solo para potenciar la construcción de vivienda para extranjeros y dar lugar a una masificación poblacional insostenible, debido a los insuficientes y limitados recursos como el agua.
Los sucesivos gobiernos liberales del PP y el PSOE no han querido solucionar el problema de la vivienda porque para ello habría que haber modificado ciertamente la estructura de la economía española, una economía irreal, ficticia basada en crecimiento insostenible, de la misma forma que lo es la economía de los países capitalistas que reniegan de la economía natural de la tierra. Solucionar el problema de la vivienda, habría sido dar un escarmiento a una compañía constructora por parte del gobierno y arruinar así las expectativas económicas de esa compañía constructora, asignando las diversas viviendas construidas por esta a la población española. Un cabeza de turco habría sido suficiente para frenar la locura de crecimiento inmobiliario y haber frenado la corrupción urbanística de este país. Esta sería la medida más radical a mi entender, una medida ante la cual el capitalismo se escandalizaría y la oferta de vivienda se reduciría, además del efecto huida de las compañías constructoras. Otra medida es impedir en la medida de lo posible la demanda de vivienda por parte del extranjero, impidiendo la venta de suelo a los extranjeros, esto favorecería un decrecimiento de la demanda y favorecería precios mas bajos.
La intervención del estado en el mercado de la vivienda adueñándose de los recursos y capital físico de las constructoras sería suficiente a corto plazo para potenciar una reasignación de las viviendas construidas, dejando de ser un país seriamente capitalista para solucionar problemas sociales.
Aquellos propietarios de vivienda que las tengan cerradas deberían pagar un canon social por ser antisociales para incentivar el alquiler de la vivienda, poniendo más vivienda en alquiler en la esperanza de una bajada del precio de la vivienda.
Proyectar desde los gobiernos políticas de un verdadero desarrollo sostenible rural para readaptar a gran parte de la población urbana masificada. Ante la evidencia de la desertificación poblacional del mundo rural y la masificación poblacional del orden urbano se han de favorecer políticas de readaptación de la población urbana para que viva y trabaje en el mundo rural deteniendo la despoblación rural.
Una última medida de carácter general sería la de informar a los agentes económicos que para invertir en España, deberán tener en cuenta que la cantidad de ese capital no se podrá retirar hasta después de pasado un año, de la misma forma y en la misma aplicación ocurriría con aquellos que deseen comprar una vivienda. Esto sirve para retardar el proceso de compra ralentizando el crecimiento del precio de la vivienda, al disminuir la demanda de vivienda, al haberla segmentado, año por año. Estudiando el caso de quienes tuvieron la voluntad de comprar una vivienda hace un año.
Existen medidas como las de los ocupas de entrar en una casa desabitada a la fuerza, y vivir de hecho en ella, con reconocimiento implícito por parte del gobierno de esa situación real en perjuicio del propietario de diversos inmuebles que no utiliza, que pueden ser una solución al problema de algunos jóvenes ante la adquisición de una vivienda.
Otra opción sería compartir casa con personas ancianas que viven solas y quizás con el tiempo quien vive con ellas puedan tener un derecho legal de propiedad sobre el inmueble de dicho anciano al fallecer este.
El caso es que contemplamos como numerosos bancos se hacen con viviendas de numerosos ancianos a cambio de una paga mensual de por vida. Estos bancos monopolizan la vivienda, se trata de una estrategia de control sobre el numero de viviendas, propiedades e inmuebles. Los bancos son grandes responsables de la situación de muchos jóvenes ante la imposibilidad de adquirir una vivienda, pues aunque salga por la TV cantidad de propaganda bancaria sobre si te prestan tanto a un bajo TAE o con TAE cero, el caso es que esto no ayuda realmente al problema del alto precio de la vivienda, ya que los agentes inmobiliarios estudian la información bancaria de los prestamos hipotecarios y ayudas para la obtención de la vivienda aumentando el precio real de la vivienda por encima de las expectativas de precio, porque los prestamos hipotecarios de los bancos aumentan la demanda de la vivienda a cualquier precio al que llegue. Es como si al gobierno se le ocurriera dar ayudas económicas a los jóvenes para la obtención de una vivienda; los agentes económicos inmobiliarios incrementarían el precio de la vivienda en la misma cuantía en la que resulta la ayuda proporcionada por el Estado, de forma que favorecería un incremento del precio de la vivienda por encima de las expectativas de precios.
Ahora los agentes económicos inmobiliarios, la banca, las finanzas, y su capitalismo neoliberal tiemblan por los principios de brecha de la burbuja especulativa inmobiliaria a la que está asociada el crecimiento económico español de los últimos años, su irresponsabilidad la podemos pagar toda la sociedad española, en caso de que se avecinara una crisis.