viernes, 9 de noviembre de 2007

PROBLEMÁTICA EXISTENCIA DE PRODUCCIÓN DE LOS BIOCOMBUSTIBLES







Ante la situación gravísima que presenta la salud medio-ambiental del planeta Tierra, por las sucesivas emisiones de gases de efecto invernadero acumulativos en la superficie de la atmosfera, los cuales provocan la subida de temperatura, y por tanto el deshielo polar, algunos países y empresas han apostado por los biocombustibles, algo menos contaminantes, pero que son los causantes de que gran parte de la superficie de tierra se dedique a la producción de biocombustibles, producción de soja transgénica, en lugar de utilizar dicha superficie para la producción de alimentos, como los diversos cereales, etc. Esta situación que introduce un coste de oportunidades representa una subida en los precios de los productos agricolas y por tanto de los alimentos, fomentando que estos no sean accesibles a la población mundial, sobre todo a los habitantes de los países empobrecidos. Si dedicamos parte de la tierra para la fabricación de biocombustibles, fomentaremos un encarecimiento de los alimentos, haciendolos menos accesibles a la población mundial, y por otro lado se forzará a la tierra a una producción imposible derivada de la utilización de pesticidas y diversos agrotoxicos que solo sirven para empobrecerla, ya que la utilización de agrotoxicos disminuye el rendimiento productivo de los bienes agrarios, al ser de menor calidad, al estar intervenidos químicamente. Las empresas como Novartis y Monsanto que son multinacionales agrotóxicas, quieren fomentar y contribuir a la existencia de esta situación para lucrarse en perjuicio de la alimentación de la población mundial, y en perjuicio del empobrecimiento anual de la calidad de la tierra en la que se cultiva. Todo ello se complica con la exintencia del proceso de cambio climático y la avaricia de las multinacionales y la banca universal por controlar los recursos petrolíferos y mineros de los polos.
El monocultivo expansivo e intensivo de la soja transgénica está degradando y empobreciendo el suelo llevandolo a obtener rendimientos decrecientes de escala, hasta el punto en que los terrenos y suelos donde se cultiva soja han quedado desérticos. Como presiona la demanda de biocombustibles, se presiona la demanda de soja, esto favorece la expansión de la soja y la aniquilación de los cultivos tradicionales, sobre todo en los países hispano-americanos. Muchos pequeños y medianos agricultores se ven obligados a vender sus tierras, debido a las presiones de los grandes productores de soja que tienen practicamente monopolizado el suelo, y otros influenciados por los crecientes beneficios económico-comerciales, adoptan también el cultivo de soja.






No hay comentarios: