lunes, 8 de octubre de 2007

LA INSTITUCIÓN MONÁRQUICA, INSTRUMENTO DE LA CLASE DOMINANTE







"Gora gure bidezko errege Don Carlos Hugo de Borbón eta karlista alderdia"




"Desde la ruptura del Antiguo Régimen y el nacimiento del sistema capitalista dentro de las fronteras del Estado español, tras la primera guerra carlista se inicia el pacto de la clase dominante, oligarquía económica, con aquellas instituciones que representan los poderes fácticos o cobertura adecuada para garantizar el desarrollo político de intereses económicos y de clase de esta oligarquía.

Este pacto se ve renovado constantemente ante la presencia de fuerzas "subversivas" que intentan producir la ruptura para liberar al pueblo de su permanente sumisión y alienación a que la clase dominante le tiene sometido. Guerras carlistas, revoluciones, repúblicas, intentos de democratización, ensayos de libertad, inicios de revolución cultural e intelectual. Todo se estrella ante una fuerte barrera constituida por las fuerzas de la reacción, las fuerzas económicas, las instituciones controladas y mantenidas por la clase dominante, todas presididas por la monarquía liberal-capitalista.

En cada intento democratizador o liberalizador del pueblo y de los pueblos del Estado Español surge el pacto de todas estas fuerzas para dar la batalla violenta, de fuerza, que siempre acaba con la restauración de la monarquía, instrumento de la clase dominante.

El poder de la fuerza real de las instituciones gravita siempre en torno a esta clase. Dicha clase cuida esmeradamente este poder creando una conciencia patriótica junto a los valores inmutables de la derecha, para mantener el control material y espiritual de estas fuerzas. El desplazamiento de este centro de gravedad de fuerza, hacia la izquierda, hacia la causa del pueblo, resulta sumamente difícil, una vez conquistadas estas parcelas se transforman en instituciones del pueblo como ha ocurrido en muchos países socialistas. Es el arma definitiva que necesita la oligarquía para mantener un sistema concreto y factible que proteja sus intereses. Ese sistema es la monarquía liberal actual.

¿Puede algún día, en España, ser la institución republicana el instrumento útil de esta clase?


Un régimen democrático, es muy peligroso para los intereses de la clase dominante porque representa dejar al descubierto las estructuras totalitarias y de dominio.




El pacto que el general Franco realizó con la oligarquía capitalista en 1936 confirmó esta dinámica histórica de la clase monopolista. Franco recibió el poder absoluto con carácter vitalicio siempre que respetase las estructuras socioeconómicas capitalistas y garantizase la restauración monárquica en la dinastía que dicha clase mantiene. No se explica de otra forma la victoria de Franco.




La clase dominante actual, heredera de aquella otra liberal y capitalista, ha planificado todo el proceso de reforma para una vez desaparecida la figura del dictador y con ello hubiera concluido el pacto que con el mismo había formulado.




La reforma y su marco donde se desarrolla es un nuevo pacto de esta oligarquía con los poderes institucionales y los sectores seudodemocráticos de la España actual. La monarquía no puede ser cuestionada. Este es el pacto. Por esto el futuro de la actual monarquía va ligado al de esta clase que representa el régimen franquista en su expresión continuista.








Año 1976, escrito de José María de Zavala.






La actual monarquía española es una institución que no tiene vínculo popular alguno,(heredera directa del franquismo, impuesta por un dictador, asociada por narices a la constitución del 78), al estar asociada a la clase dominante, a la plutocracia y partidocracia. Una institución títere del capitalismo neoliberal burgués y de sus estructuras derechizantes. La monarquía de Juan Carlos es la heredera de la revolución liberal burguesa, y es hoy instrumento y símbolo de la oligarquía capitalista. Esta institución presidida por Juan Carlos no tiene mas que la simpatía de la burguesía capitalista y la clase empresarial y los medios masa de comunicación, no por el pueblo.



Juan Carlos indica que la monarquía ha sido un "factor de estabilidad y prosperidad" para España. Mas bien diría yo que esa institución ha sido un factor de estabilidad para la oligarquía neoliberal burguesa, que favorece día a día el capitalismo de mercado. Una institución instrumento de la clase dominante, de la clase capitalista, en definitiva de la plutocracia.
La monarquía carlista si es realmente una institución historica vinculada a los pueblos de España por presidir esta el pacto confederal que significaban los FUEROS de cada uno de los territorios historicos españoles. El rey legítimo antes de ser reconocido, tenía que jurar los mismos.
Juan Carlos juró la Constitución del 78, porque esta le defiende ante cualquier ataque político legítimo, sin embargo dicha constitución, por ejemplo no atiende al cumplimiento que dice defender sobre el derecho a la vivienda de los españoles. Los jueces y tribunales se ponen inmediatamente a trabajar para defender al jefe del Estado, porque lo dice la Constitución del 78, sin embargo no se ponen manos a la obra para defender el derecho a la vivienda y el trabajo digno de los españoles, (mira como no detienen a los especuladores, a los ladrones de guante blanco, etc). Y es que esta Constitución del 78 como todas las que ha habido en las Españas ha significado el triunfo de la plutocracia y partidocracia dueñas del poder.