sábado, 28 de julio de 2007

LA TRAGEDIA DEL CHAPAPOTE






Asistimos con la actividad capitalista globalizadora a la necesidad de la obtención de energía, y hoy el petróleo es el centro de dicha actividad, sin él parece no ser posible el funcionamiento productivo de nuestras estructuras actuales productivas. Su transporte trata de no verse implicado en el precio final del barril de petróleo, siendo finalmente dicho transporte la causa de una desgracia al hundirse los buques monocascos de las compañías petroleras, sean quienes sean.


El transporte petrolífero se convierte en la artimaña de los capitostes y financieros del mundo jugando a los monocascos con banderas de países "bananeros", irresponsabilizando a las compañías petroleras que utilizan este sistema para ahorrarse determinados costes económicos de transporte que no quieren asumir, así utilizan para el transporte de petróleo los ilegales monocascos, y finalmente quienes sufren las consecuencias son los propios seres humanos, los pescadores por ejemplo, y ni que decir tiene los efectos negativos sobre la fauna marina.



Además resulta vergonzosa la actitud de aquellos que utilizan las catastrofes petrolíferas del chapapote para tirar más residuos contaminantes por la borda en alta mar, esto está ocurriendo en las aguas de lo regne de Mallorca.




Parece que las normativas internacionales no se cumplen, no se aplican y sin embargo el tráfico petrolífero sigue existiendo amenazando convertirse en futuro chapapote. Los estados actuales y los partidos políticos se ven encadenados de pies y manos sin saber muy bien a quien imputar la catastrofe ecológica que supone la presencia del chapapote en las aguas y su repercusión en la contaminación de un medio que disfrutamos todos en verano, como es la playa. Parece que la gente solo percibe el mal cuando le afecta directamente, cuando se han quedado sin su turismo de sol y playa, ya que no se percatan de los efectos ecológicos negativos de la tragedia marina.




Viendo la irresponsabilidad de las acciones de las compañías petrolíferas que se amparan en buques monocascos con banderas "bananeras" para transportar petróleo y así evadir costes economicos al no asumir los costes ecológicos del transporte, quiero lanzar las siguientes acciones directas que debían llevar a cabo los gobiernos de los países sin contemplaciones, y en concreto el gobierno de España:




1.- Barco Monocasco que la armada española encuentre en aguas nacionales e internacionales será apresado con el cargamento de petróleo confiscado. Aunque la acción de apresamiento y confiscación son ilegales, esta acción da pie a que el gobierno de España denuncie internacionalmente a aquellos que demanden la devolución del barco y cargamento, al poder imputarles los hechos contextuales y especificos ilegales en los que incurrían; ¡Ya está bien del dejar hacer, dejar pasar!, legalidad no es legitimidad, es la artimaña capitalista plutocrática burguesa que impone su tiranía, para permitir un comercio tiránico internacional.



2.-La confiscación del barco y su cargamento petrólifero por parte del gobierno de España vulnera las leyes y reglas del comercio internacional, pero es que las leyes y reglas capitalistas globalizadoras del comercio internacional vulneran la soberanía ecológica española y por "lessa ecología" sus cargamentos quedarán confiscados.





Es la unica manera para que los capitostes de la burguesía nacional e internacional se vengan a razones. El problema es que los gobiernos plutocráticos neoliberales no quieren hacer nada por solucionar los problemas reales como los del chapapote, no quieren ponerse serios con el capital, no quieren decir las verdades y juegan a ser unos hipócritas con el pueblo. Porque tener de enemigos a la plutocracia capitalista neoliberal que se ha adueñado del mundo y que está aprovechando la globalización para imponer sus reglas y leyes que van contra la ecología, y por tanto contra el hombre, resulta peligroso ya que las economías de los países se encuentran tan interrelacionadas unas con otras y dependen tantísimo del petróleo que la burguesía capitalista neoliberal puede poner en serios aprietos a los distintos países y pueblos del mundo si no se atienen a sus deseos lucrosos y egoistas.