jueves, 28 de junio de 2007

LA TRAGEDIA DE LOS COMUNES, UN PROBLEMA GLOBAL.









Ante la lectura del artículo de Garrett Hardin sobre "La Tragedia de los Comunes", en inglés "The Tragedy of Commons" en Science, v. 162 (1968). He querido añadir algunas reflexiones:
Los recursos comunes son comparables a las tierras comunales de los municipios utilizadas por labriegos y ganaderos. Garantía de la libertad y la democracia real para los pequeños pueblos y núcleos rurales poblacionales limitados que son conscientes de la necesidad de mantener una tasa de explotación por debajo de la tasa de reposición o regeneración de los recursos para mantener viva la ley natural consuetudinaria del campo mamada de sus padres y antepasados.





Quienes vivieron del Comunal de los Municipios y del entorno natural ecológico tradicional campesino sabían perfectamente de la necesaria dependencia constante del hombre con respecto a la tierra y su entorno rural-natural. La quiebra de ese entorno, por la sobreexplotación y aniquilación de los recursos comunales supondría la eliminación y desaparición de las formas de vida campesina y comunal y por tanto del autoabastecimiento como garantía de la libertad con respecto a aquellos que eran ajenos a dicha vida campesina.






La llegada del capitalismo y la industrialización supuso la concentración de la propiedad en pocas manos, pasando el comunal de los municipios a manos privadas por orden del Estado Liberal Burgués. El continuo crecimiento de la población, las industrialización y las tecnologías causaron la falsa sensación al hombre de que ya no dependía en absoluto de la tierra, rompiendo ese vinculo, esa simbiosis con ella, llevándole a un histerismo del crecimiento económico caracterizado por la sobreexplotación y el abuso de los recursos potenciando que la tasa de extracción fuera muy superior a la tasa de reposición.






Ese continuo abuso creó una ilusión óptica revolucionaria que potenció el crecimiento poblacional y llegado el momento actual vislumbra la crisis ecológico-ambiental-energética en el que se pone de manifiesto la decreciente asignación de recursos naturales escasos per capita a nivel mundial. Las posiciones Maltusianas se ponen de moda pese al progreso técnico; vivimos muy bien en el primer mundo porque repercutimos nuestras externalidades negativas e ineficiencias al tercer mundo, aprovechándonos de sus recursos naturales.






No creo que la solución al problema de los recursos comunes sea privatizar esos recursos, sino más bien que sea el Estado quien realmente tome un compromiso de protección de dichos recursos y bienes comunes para evitar su sobreexplotación y que no recaigan en ellos las externalidades negativas de la contaminación. La economía ambiental intenta crear los medios para que se desarrollen mercados de emisiones de gases de efecto invernadero y así poder minimizar dichas emisiones, pues de lo contrario cada unidad de producto producida incurriría en un coste ecológico-ambiental reflejado en una subida del precio de dicho producto.






El problema Maltusiano vuelve estar de moda, aunque siempre lo estuvo, por muchos adelantos tecnológicos que se den será imposible albergar a una población creciente en el Planeta Tierra, pues se trata de un problema de espacio. Esto ocurre hasta en el mundo animal cuando existe un exceso de conejos en una zona concreta al final acaban muriendo o bien por enfermedades o por escasez de alimentos. Esto está relacionado con la capacidad de carga de un territorio, teniendo en cuenta ahora que el territorio a estudiar es el Planeta Tierra.






Los nuevos descubrimientos científicos asociados a las nuevas tecnologías productivas pueden incrementar la oferta alimenticia, y esto puede fomentar un incremento poblacional debido a las buenas expectativas alimenticias, por tanto no representan un futuro autocontrol en la reproducción, sino que la fomenta.




También es cierto que las sociedades capitalistas más avanzadas han incorporado controles familiares basados en los anticonceptivos, materiales mas que morales, desechando a Malthus en este aspecto, y esto ayuda a la limitación y control poblacional, muchas veces provocando abortos. Este control poblacional puede favorecer la restauración de los recursos comunes y su conservación, pero con crecimiento económico sostenible cercano a cero. Este control poblacional debería hacerse de forma humana, natural y moral, muy asociado a los planteamientos malthusianos, desechando los abominables abortos, que estan legalizados.

1 comentario:

Mario dijo...

Siempre me ha interesado el tema de la globalización y por eso trato de pasar mi tiempo en internet buscando esta clase de cosas. La verdad que me importa poder viajar a distintos sitios y poder llegar a nuevos lugares cuando tengo la oportunidad de manera que estoy buscando constantemente promociones vuelos para poder viajar por todo el mundo