lunes, 12 de marzo de 2007

LOS HOMOLOGOS DEL CARLISMO EN EUROPA







En España muchos piensan que el carlismo es un fenomeno político-social único y exclusivo de España, pero no, ya que en países como Francia, Escocia, Irlanda, Inglaterra, subsistió un movimiento semejante al carlista en lineas generales.


Estos movimientos sociales y políticos, considerados como la Internacional Blanca Legitimista, han sido situados por la historiografía liberal como partidarios de los planteamientos de Antiguo Regimen, denominandolos sin más y de forma despectiva como absolutistas, sin percatarse del error que cometían al denominarlos así, pues los Carlistas eran campesinos, gentes del pueblo llano, hidalgos y curas rurales que se levantaron en armas contra el nuevo regimen liberal que una minoría "ilustrada" quería imponer mediante el golpe de estado utilizando al ejercito gubernamental, para lucrarse y formar un mercado nacional, arrebatandoles las tierras comunales, vendiendolas al mejor postor, aboliendo los gremios, anulando sus Fueros y por tanto haciendo desaparecer los derechos del pueblo; de ahí vendrán todos los intentos e iniciativas para uniformar y centralizar el estado y así acabar con todos los particularismos locales tradicionales y hechos diferenciales.



El liberalismo político utilizó al ejercito gubernamental en sus intentos uniformizadores y centralizadores utilizando muchas veces el golpe de estado, o atrayendo a principes reinantes al campo politico del liberalismo, de forma que si estos reyes o principes no estaban de acuerdo en asumir los postulados que fueran favorables al afianzamiento del comercio y a la introducción de las estructuras liberales capitalistas, se encontrarían con el golpe de estado y el sucesivo destronamiento y exilio. Existieron en Europa al igual que en España una serie de revoluciones liberales burguesas proyectadas en afianzar y acaparar mercados, interesadas en impulsar las estructuras productivas del capitalismo liberal burgués. Principes como Guillermo III de Orange usurpará el trono Britanico a su pariente Jacobo II Estuardo Rey de Inglaterra, con la intención de favorecer la estrategia del protestantismo asociado a los intereses financieros y comerciales de la banca en la City de Londres. Es decir Guillermo de Orange será aupado por los hijos de la banca, las finanzas, y el comercio, frente a Jacobo II Estuardo defendido por los Campesinos y las clases Inglesas más desfavorecidas, por los Clanes Escoceses y por el pueblo campesino Irlandés, es decir por los hijos del campo. Pues los hijos del campo veían en Jacobo Estuardo y su monarquía una institución que les defendía frente a la usurpación de tierras y la introducción de las estructuras liberales y capitalistas monopolizadoras que la opinión protestante londinense, asociada a la banca y las finanzas pretendían imponer en Escocia con la ayuda del Duque de Argyll jefe del Clan "pro banca Londinense" de los Cambell, que se aprovechaba de las debilidades de los habitantes de los Clanes de las tierras altas de Escocia y les expropiaba sus tierras con el beneplacito del gobierno y la autoridad capitalista y protestante de Londres, cuando la oposición capitalista y protestante triunfó destronando a Jacobo II Estuardo, Legitimo Rey de Inglaterra. Así el legitimismo inglés estaba representado por la Dinastía exiliada de los Estuardo y en torno a ella se conservaría la Tradición Inglesa. Los hijos del campo en Inglaterra, los Clanes Escoceses de las Tierras Altas y los campesinos de Irlanda suspiraban y conspiraban legitimamente para que volviera a Reinar Jacobo Estuardo. Pero la revolución Gloriosa de 1688 situó en el trono ingles a Guillermo III de Orange, el maximo representante del protestantismo inglés y de los intereses financieros y comerciales de la banca londinense. El mercado había triunfado entonces sobre la sociedad convirtiendo a sus habitantes campesinos en ciudadanos individuales, aboliendo todas las estructuras campesinas y comunales, así como la estructura de Clanes en Escocia y el sometimiento militar de Irlanda. Los desafueros cometidos por los usurpadores representantes de la industrialización, la banca, el comercio, las finanzas, el ejercito gubernamental y las jerarquías y oligarquías capitalistas asociadas al protestantismo tendrían su oposición en el exilio, reflejada por el campesinado y por los Clanes Escoceses, a quienes se les denominará JACOBITAS, partidarios de Jacobo Estuardo y sus descendientes, al considerarlos como una dinastía legítima que debiera reinar en Inglaterra y en los otros reinos de las Islas Britanicas, por ser esta dinastía la defensora de los derechos legitimos de los pueblos Inglés, Escocés, Irlandés, y Galés; unos derechos consuetudinarios, culturales, comunales y tradicionales que fueron pisoteados y aplastados por la nueva clase dirigente, comercial y capitalista que representaba la instauración legal de Guillermo de Orange, y posteriormente de la Casa de Hannover y que con la ayuda del ejercito gubernamental aplastaron todas las iniciativas democraticas y populares de los campesinos Irlandeses, Ingleses y de los Clanes Escoceses, aniquilando además su cultura, su tradición y su lengua, imponiendo finalmente el Inglés como idioma oficial. La dinastía de los Estuardo representa los derechos legitimos del pueblo Escocés, Inglés e Irlandés y tiene su pag web en: http://everything2.com/index.pl?node=jacobite , http://www.scottishjacobites.com/ , http://www.northumbrianjacobites.org.uk/ y en http://www.jacobite.ca/ .

Cuestiones parecidas a éstas se encuentran en Francia, pues la revolución francesa inspiró en los jacobinos, que no jacobitas, un centralismo aberrante que aniquiló todas las tradiciones de todas las distintas culturas y hechos diferenciales que había en Francia. Con la llegada de la republica Francesa, el centralismo jacobino se convirtió en su máximo exponente uniformizador y centralizador para asegurar la aplicación del lema libertad, igualdad y fraternidad, todo el mundo debía ser francés. La oposición a la revolución Francesa y su cultura jacobina homogenizadora representante del futuro capitalismo burgués de mercado, la llevarían a cabo los Chouans, o casacas blancas, contra los revolucionarios republicanos o casacas azules. Los Chouans eran campesinos de Bretaña y la Vendee que se sublevaron contra la revolución Francesa, en oposición al servicio militar obligatorio y en demanda de que la Convención de la republica les respetara su personalidad y hechos diferenciales así como sus tradiciones Católicas. La Convención Republicana Jacobina como respuesta les envió un ejercito gubernamental para acabar con Bretaña y la insurrección Vendeana. Muchos campesinos se sumaron a las filas de los blancos Chouans al grito de "Dieu et le Roi" en defensa de los hechos diferenciales y culturales que se resistían a ser aniquilados por la revolución Francesa en aplicación de una mal entendida igualdad, pues se entendía que para que todos los franceses fuesen iguales debían ser y hablar francés. Los hechos revolucionarios franceses de la ejecución de Luís XVI y Maria Antonieta dieron alas a los campesinos del Noroeste de Francia para sublevarse contra la revolución, pues era una revolución que les oprimía y les imponía que dejaran de ser ellos, de ser fieles a su historia y a su cultura. Es decir los legitimistas franceses tienen sus pag web en: http://www.allianceroyale.fr/ y en http://membres.lycos.fr/royaliste/ .

En España la familia real legitimista o carlista que representa los derechos de los pueblos de España y que son y han sido los depositarios de la Tradición Española, frente a la usurpación propiciada por el liberalismo, la oligarquía capitalista y el ejercito gubernamental, que representa la monarquía liberal actual; tienen su pag web en: http://www.partidocarlista.com/ , http://www.ctcarlista.org/inicio.htm.