martes, 6 de marzo de 2007

EL CARLISMO







Si tuviéramos que definir el Carlismo, tendríamos que decir que es la causa de los pueblos de España, de su personalidad, de los particularismos locales propios y por tanto hablaríamos de la Causa de la Libertad. La libertad de los pueblos, conscientes de quienes son, por quienes fueron, de su historia. La presencia de las tradiciones heredadas de los padres antepasados y transmitidas a los hijos, convierte al Carlismo en un movimiento político social de carácter tradicionalista. Para entender porque el Carlismo esta contra la globalización basta pararse a pensar en la cantidad de pueblos que hay en el mundo, por ejemplo en el continente Africano o Americano, unas determinadas tribus, y colectivos que viven en habitats distintos a los planteamientos y criterios homogenizadores que impone la globalización. ¿por qué hablar de Carlismo y no centrarnos en otras culturas tradicionales ajenas a la globalización como pueden ser determinados colectivos indígenas de Hispanoamérica o tribus africanas?
Porque la idea es precisamente recordar que en las Españas no siempre hubo capitalismo globalizante neoliberal, no siempre se acató un patrón de vida Yanqui, rescatar del olvido aquellas formas de vida campesinas, antiguas y tradicionales que se daban en las Españas, culturas y pueblos ajenos al proceso de globalización y que mediante el instrumento de la revolución liberal burguesa y el golpismo militar de la oligarquía financiera y capitalista proyectaron poco a poco la homogenización cultural y económica, haciendo desaparecer las formas de vida campesinas, tal y como ahora esta sucediendo en los continentes Americano y Africano. Algunas personas nos preguntamos si realmente tenemos derecho en acabar y destruir las formas de vida tradicionales de muchos habitantes del planeta Tierra, pensamos erróneamente que son culturas inferiores, que viven una situación ajena a lo que nosotros denominamos progreso, y que la aplicación de ese progreso en el contexto local tradicional les llevaría a un incremento del desarrollo político-económico y social mayor. Por ello pensamos falsamente que lo mejor sería llevar a cabo la receta del pensamiento único de globalización neoliberal a esas “tribus” de “incivilizados” para que conozcan el “verdadero progreso”, siendo actualmente imparable el proceso de homogenización. La globalización es una forma de lo que fue en su día el Capitalismo Liberal del siglo XIX, inventor y potenciador de la industrialización, y que hoy se denomina globalización neoliberal capitalista, que pretende ser el pensamiento único primero en lo económico y posteriormente en lo político. La presencia dominadora de los mercados en nuestra sociedad asusta abominablemente. El dominio de los mercados son precisamente el instrumento que una minoría oligárquica financiera y capitalista utiliza para dar los pasos pertinentes para llevar a cabo la homogenización universal económica, cultural y política, pretendiendo aniquilar todas y cada una de las formas de vida de los habitantes del planeta Tierra que pertenecen a culturas y tradiciones ajenas al modelo homogeneizante de globalización neoliberal. Porque lo ajeno es lo heterodoxo, y lo heterodoxo, puede plantear problemas a la panacea neoliberal capitalista globalizadora (pensamiento ortodoxo), para evitar esos problemas, esas posibles criticas, la panacea neoliberal capitalista globalizante utiliza el instrumento de la represión: el ejercito gubernamental, siendo el ejercito y la oligarquía neoliberal capitalista globalizante las beneficiarias absolutas de las circunstancias, ya que mantienen en absoluta opresión a los diferentes pueblos del mundo y en concreto a aquellos que son altamente despreciados, perseguidos y pisoteados. Por ello lo primero que se nos indica desde las instituciones gubernamentales es el afán de eliminación de todo aquello que nos ate al pasado, aplastar la verdadera memoria histórica, aniquilar lo que nos recuerde la pertenencia a unos determinados hechos diferenciales históricos, fomentando la deshistorización de los pueblos, y esto ha sido redirigido desde las estructuras neoliberales capitalistas que vienen trabajando desde el siglo XIX en su empeño de destruir los hechos diferenciales de los pueblos, porque les impide articular un mercado que pretenden dominar. Controlar el mercado significa controlar la sociedad, y si la sociedad esta organizada, es una forma de impedir el control de la sociedad por parte del mercado, sin embargo hoy vemos que el mercado es quien realmente controla a la sociedad y la domina, porque ésta no está organizada, porque las relaciones económicas se han impuesto a la voluntad de la sociedad. Sin ir mas lejos observaremos que desde el siglo XIX se sientan en el parlamento de todos los países del mundo los denominados profesionales liberales, esto es un claro ejemplo de la falta de democracia y de libertad, que existe en nuestro planeta y en las Españas. Observamos atónitos la llegada de empresas multinacionales que destruyen el entramado tradicional del pequeño comercio de toda la vida, y se van a los cinco o diez años, dejando asoladas a las zonas donde se asientan. Las multinacionales son como el caballo de Atila, pues allí donde van, cuando se van, deja de crecer la hierva.


Para entender lo que es el Carlismo me gustaría citar lo que significaba para Carlos Marx: “el carlismo no es un puro movimiento dinástico y regresivo, como se empeñaron en decir y mentir los bien pagados historiadores liberales. Es un movimiento libre y popular en defensa de tradiciones mucho mas liberales y regionalistas que el absorbente liberalismo oficial, plagado de papanatas que copiaban de la Revolución Francesa. Los Carlistas defendían las mejores tradiciones jurídicas españolas, las de los Fueros y las Cortes Legítimas que fueron pisoteadas por el absolutismo monárquico y el absolutismo centralista del Estado Liberal Burgués. Representaban la patria grande como suma de las patrias locales, con sus peculiaridades y tradiciones propias. No existe en Europa ningún país que no cuente con restos de antiguas poblaciones y formas populares que han sido atropelladas por el devenir de la Historia. Estos sectores son los que representan la contrarrevolución frente a la revolución que imponen las minorías dueñas del poder. En Francia lo fueron los Bretones y en España, de un modo mucho más voluminoso y nacional, los defensores de Don Carlos. El tradicionalismo carlista tenía unas bases auténticamente populares y nacionales de campesinos, pequeños hidalgos y clero, en tanto que el liberalismo estaba encarnado en el militarismo, el capitalismo (las nuevas clases de comerciantes y agiotistas), la aristocracia latifundista y los intereses secularizados, que en la mayoría de los casos pensaban con cabeza francesa o traducían, embrollando, de Alemania”. Este juicio del fundador ideólogo del comunismo es altamente revelador.























2 comentarios:

Iván Poveda Ramírez dijo...

No sé si te diste cuenta pero vivimos en el siglo XXI. Seguir creyendo que los empresarios son explotadores por naturaleza, que las multinacionales son todas malas (como si no hubiesen PYMES multinacionales) o que el trabajador es el gran oprimido son ideas que hoy día se caen por su propio peso.
Vemos como los sindicatos imponen su propia ley, o si no intenta irte en avión esta semana santa y verás las huelgas tan simpáticas que tienen montada los pilotos (esos pobres trabajadores tan desprotegidos y extorsionados). Y si no es esta semana santa, ya será en verano o en Navidad cuando nos jodan las vacaciones.
Además, pensar en el empresario como el ogro extorsionador, precisamente en este país, donde la mayoría de las empresas son PYMES, creadas con el esfuerzo de personas tan humildes como puede ser un agricultor, es no tener ni idea de en qué sociedad vivimos.
Ah! y muy enternecedora tu idea de que el campesino es el pobre avasallado, sobretodo cuando entre la PAC y los seguros agrarios hoy día casi es más rentable tener una mala cosecha que una buena. Y no te olvides que esos pobres explotados son los mismos que utilizan transgénicos o, como mínimo, abonos y pesticidas químicos que posibilitan una cosecha productiva y beneficiosa, que le permite poder competir (sí, competir, que somos muchos y comida hay poca) en unas condiciones dignas y no morirse de hambre. Bien, pues esos químicos son producidos por esas multinacionales "nacidas de las entrañas de Satanás" que tanto atacas, sin las cuales jamás se hubiesen descubierto y la productividad de la tierra sería insuficiente para llenarnos la barriga a todos.

M. Fernández dijo...

EXPLOTACIÓN Y EXPOLIACIÓN NEOLIBERAL CAPITALISTA

Indicas que el agricultor está protegido por la PAC y me lo asocias a un gran capitalista como si todos los agricultores fueran la Duquesa de Alba. La PAC aunque permita proseguir en Europa con las actividades agrarias, no beneficia en absoluto a los agricultores pues estos ganan marginalmente muy poco, en comparación con lo que se embolsan las distribuidoras comerciales que venden dichos productos, y sobre todo el poder de los intermediarios que entre campesino agricultor y vendedor final, hay una serie de intermediarios que son quienes se benefician directamente de la PAC, por tanto la PAC está destruyendo de alguna forma la agricultura en Europa y en España si examinamos quienes son los máximos beneficiarios de la aplicación de dicha política.
No acuses a los agricultores de la utilización de los productos agrotóxicos, fertilizantes y abonos químicos, pues ellos no son los culpables de dicha utilización, ya que se han visto obligados por las circunstancias de las estructuras comerciales y capitalistas de la competencia agraria dentro de la misma UE, échale la culpa a las grandes multinacionales instigadoras de que dichos agrotóxicos se utilicen, Novartis y Monsanto , las cuales potencian dichos productos, no a los campesinos-agricultores, quienes son victimas del propio sistema capitalista que tolera la presencia de dichas multinacionales oligopólicas. Dichos abonos químicos empobrecen el suelo agrícola y hacen que su rendimiento sea cada vez más decreciente, debido a una menor fertilidad del suelo. La sobreexplotación del suelo viene como consecuencia del sobreesfuerzo de este derivado de la intensificación de la utilización de abonos químicos y fertilizantes. No existen PYMES multinacionales, pues una empresa en su día fue PYME pero en el momento que ésta se globaliza, se extiende y se instala en otros países o zonas geográficas hundiendo los mercados locales y tradicionales, está claro que se trata de un agente económico con un mayor peso económico y esto favorece un desajuste en el mercado, pues provoca el hundimiento de otros mercados por la libre competencia. La libre competencia está bien si todos los agentes económicos tuvieran el mismo peso, pero cuando un agente comienza a absorber mercado y a expandirse, entonces tenemos una situación en la que no todos los agentes económicos tienen el mismo peso económico y esto significa que el libre mercado solo favorecerá la absorción monopolista en el largo plazo. Es conocido el efecto de la instalación de una multinacional, pues hunde el mercado local a través de la competencia vía precios, destruyendo el pequeño comercio, y favoreciendo las grandes superficies comerciales y el monopolio de poder comercial a favor de la multinacional. Para hundir el mercado local de pequeño comercio, la multinacional baja los precios, y cuando ésta ha absorbido el pequeño comercio, destruyéndolo, entonces decide subir los precios para resarcirse de los efectos negativos de la competencia anterior que le llevó a tener pérdidas. Una multinacional puede que se instale por el efecto llamada de los bajos impuestos fiscales y esto puede favorecer su instalación, pero el deber del Estado es explicar que los bajos impuestos fiscales solo deben servir para la creación de pequeñas empresas, impidiendo la formación de las grandes y sobre todo impidiendo que se instalen multinacionales. Ese es el deber del Estado; actuar subsidiariamente para mantener la justicia. Es totalmente injusto que una multinacional extranjera aniquile el comercio de tus ciudades y pueblos que se ha erigido de forma natural. La aparición y la instalación de la multinacional es antinatural y perniciosa, y sobre todo porque en el largo plazo la multinacional es un monopolio comercial a los efectos reales del mercado, ya que ha destruido el pequeño comercio.
En cuanto a los explotadores capitalistas, me dices que ya no existen, que eso fue en el siglo XIX, pues bien te diré que en el mundo de hoy siglo XXI hay más esclavos y comercio del mismo que en el XIX, sino fíjate en las condiciones laborales de los países empobrecidos, como tratan a su población, y cual es la calidad de vida que tienen, no me extraña nada que quieran huir de esas miserias y calamidades. Observa que el propio sistema capitalista entra en contradicción al asegurar que el capital se desplazará a las zonas de los países empobrecidos para desarrollarlos, porque los costes de producción y laborales son menores; el capital se desplaza íntegramente a las zonas geográficas enriquecidas, huyendo de las empobrecidas. La relación real de intercambio entre los países empobrecidos y los enriquecidos es muy decreciente, pues un país empobrecido cada vez necesita producir más patatas para adquirir un ordenador, eso significa que el valor añadido de los productos agrícolas producidos por los países empobrecidos es mucho menor y crecientemente menor, si lo comparamos con el valor añadido de los productos producidos por los países enriquecidos que se dedican a la industria avanzada y los servicios. Si se impone el libre mercado desde las instituciones capitalistas internacionales como el Fondo Monetario Internacional fomentando cada vez más la globalización neoliberal capitalista entenderemos que los países empobrecidos cada vez serán más pobres y los enriquecidos cada vez más ricos. A la evidencia empírica me remito para hacer constar la existencia de esclavitud y condiciones laborales calamitosas. En España; si tan seguro estás que ya no existe la explotación neoliberal capitalista que yo denuncio en mi blog, entonces ¿por qué los jóvenes españoles no nos podemos endeudar? ¿Por qué existen mileuristas? ¿Por qué los puestos de trabajo son fácilmente sustituibles en el mercado laboral y permiten que no exista la estabilidad laboral? ¿Por qué la empresa privada en general, la banca a nivel particular, las grandes superficies comerciales, se dedican a explotar a los jóvenes españoles autoalienándolos en el trabajo, de forma que no están satisfechos con la labor realizada, ni con su trabajo?
Cuando existe la alienación en el trabajo significa que no se está satisfecho con la realización de ese trabajo y por tanto no se está a gusto en dicho puesto, porque existe explotación. Te explico; existe explotación cuando no te pagan lo que realmente merece la labor realizada por el trabajador en su puesto de trabajo en tu puesto de trabajo, y ya no es solo lo que te pagan sino las horas que trabajas. Cuantas más horas realizas una labor en tu trabajo menor rendimiento, menor productividad y mayor cansancio, hasta tal punto que cuando llegas a casa lo único que quieres es dormir para poder estar al día siguiente en condiciones de afrontar la labor que implica tu puesto de trabajo, porque si no ya se encargará la empresa de tirarte. Por cierto las sociedades capitalistas, sobre todo las anónimas tienen la particularidad que cuando te tiran no sabes bien a quien dirigirte ni a quien denunciar, porque diluyen su responsabilidad, en los accionistas, ya que el presidente o el director son meros instrumentos de la voluntad maximizadota de la empresa. Estas ideas caerán por su propio peso para ti, que quizás lo veas todo desde el punto de vista del empresario, y de la oferta agregada, desde los análisis microeconómicos y por tanto neoliberales. En nuestra carrera nos han enseñado demasiada teoría económico-matemática y poca humanidad, hasta tal punto que olvidamos cual es realmente nuestra posición creyéndonos parte del brazo capitalista explotador. El sistema nos ha aburguesado y nos ha hecho creer que debemos defenderlo porque ya no hay explotadores ni explotados. Mira desde que el mundo es mundo hay explotadores y explotados, simplemente que ahora son más sutiles, porque ya no estamos en el siglo XVIII donde el tercer estado estaba oprimido, sobre todo el campesinado, pero si es verdad que hemos “prosperado” y “avanzado” mucho, porque los costes de nuestro avance económico de los países enriquecidos se los hemos imputado a los países empobrecidos. Recuerda; en el libre mercado neoliberal capitalista globalizante, sus defensores nos indican que todos salimos beneficiados. Eso es la mayor mentira repetida muchas veces que se ha convertido en una falsa verdad. La verdad es bien distinta por dos motivos contradictorios del sistema capitalista:
Primero: Los recursos económicos que son los recursos naturales del planeta son limitados, no se puede por tanto crear más recursos de los que ya existen. El crecimiento económico existente se basa en la utilización de unos recursos naturales limitados, luego en el libre mercado no todos los agentes económicos saldrán beneficiados, porque cuando un agente económico sale beneficiado es porque otro ha salido perjudicado, de forma que el libre mercado favorece un juego de suma cero. Cuando uno sale ganando es porque otro ha perdido, debido a la limitación de los recursos naturales.
Si bien los recursos naturales pueden multiplicarse, y por tanto crecer, la tasa de extracción de dichos recursos es mayor que la tasa de reaprovisionamiento de forma que el sistema capitalista neoliberal globalizante es insostenible, explotador y expoliador tanto para los trabajadores, como para la naturaleza. La economía no son ni los billetes, ni el cemento, ni el asfalto, sino los recursos naturales-agrarios extraídos de la tierra.