jueves, 5 de marzo de 2015

Comunicat de S.M. En Carles Xavier I de Borbó Parma Comte de Barcelona i Rei de les Espanyes


Als meus volguts i lleials carlins.
Amb motiu de la commemoració dels nostres Màrtirs aquest 10 de Març, vull recordar que els perdedors de la nostra Història  no són només els que van pagar amb la mort, la presó o l'exili, ho són també els que, com a conseqüència de la derrota (la d'ells o la dels seus pares), han malviscut en el límit de la subsistència.
Hem sentit comptar al nostre Pare les peripècies de la vida d'En Alfons Carles o la del nostre iaio En Xavier. Vosaltres mateixos, lleials carlins, ¡quant heu patit per la vostra lluita junt amb la nostra família!.  Per tot això: gràcies!
He volgut, en aquet dia, recordar aquests verdaders Màrtirs, perquè no podem tolerar deixar-los caure en l'oblit. Vull, en el seu honor, record i memòria, fer-vos unes reflexions, tal com he fet altres vegades, que puguen representar una pauta en la nostra forma de veure i actuar.
En èpoques de grans canvis molts busquen les solucions en tornar la vista arrere, conduir mirant exclusivament el retrovisor. Per a avançar, el retrovisor és important, però no suficient. A Espanya, estem en una total crisi i degeneració del sistema i, per això, no és sorprenent que alguns tornen a preguntar-se "Què pensen ara els carlins?".
Ara, com vos deia, torna a ser el moment dels ideals si es vol superar el materialisme individualista. Tampoc nosaltres podem témer les novetats per tenir unes fidelitats de llarga trajectòria. Molts dels que es van anar estan tornant.
Hem de defendre la propietat justa basada en el valor de la persona i del seu treball, que hui s'oblida en favor de l'enginyeria monetària. Ja no són temps de l'absolutisme d'Estat en nom d'Espanya. Les Espanyes no han de dependre d'una minoria que es limita a criticar o aplaudir, sinó d'un poble que pensa.
I com es pot contribuir a recuperar la justícia i la llibertat?
En primer lloc, parlant. Parlant i donant a conéixer les nostres solucions:
Les Federalistes.
Les de Subsidiarietat i Autogestió Global.
Les de l'Economia i Cohesió Social que defenem.
Les de la Constitució Política que propugnem
Les de la Funció de la Monarquia.
Els problemes, per difícils que siguen, cal parlar-los i, en primer lloc, han de fer-ho els màxims responsables. Els que assumixen la responsabilitat de ser líders polítics.
Desgraciadament, són moltes les persones que amaguen les seues crítiques en el silenci i creuen que, amb això, donen raó a la seua existència. Cal trencar el silenci, que és una traïció. També ho és el no saber escoltar els nostres compatriotes encara que tinguen ideals que no coincidixen del tot amb els nostres.
Moltes democràcies estan en decadència perquè només creuen en la victòria de la majoria. La democràcia és molt més que tenir el dret a manifestar la pròpia opinió, o tenir un grapat de representants més que els altres. Perquè si no es treballa per la comunitat, no s'és demòcrata.
També és obligació nostra presentar una Democràcia que, més que omplir de discursos, es fa realitat actuant en defensa dels altres, enfront dels que només es pregunten què em passarà a mi?, en compte de dir què els passarà a tots?. Cal donar de si, abans que pensar en si. Açò és tan real a nivell personal, com a nivell polític internacional. Recordem la frase famosa “vull tant a la meua pàtria que no puc voler-la només a ella”.
Junt amb tota la nostra Família, he volgut, amb aquestes reflexions, fer patent en aquest dia dedicat als Màrtirs que el seu sacrifici no ha estat erm, que seguim en la defensa dels nostres ideals.
Per la seua memòria i en el seu record, una oració.

Carles Xavier de Borbó Parma.
La Haia, 5 de març de 2015


Màrtirs de Saragossa

COMUNICADO DE S.M.C. DON CARLOS JAVIER I DE BORBÓN PARMA; REY DE LAS ESPAÑAS CON MOTIVO DEL DÍA DE LOS MÁRTIRES DE LA TRADICIÓN



A mis queridos y leales carlistas. Con motivo de la conmemoración de Nuestros Mártires este 10 de Marzo, quiero recordar que los perdedores de nuestra Historia no son sólo los que pagaron con la muerte, la cárcel o el exilio, lo son también los que, como consecuencia de la derrota (la de ellos o la de sus padres), han malvivido en el límite de la subsistencia.

 Hemos oído contar a nuestro Padre las peripecias de la vida de don Alfonso Carlos o la de nuestro abuelo don Javier. Vosotros mismos, leales carlistas ¡Cuánto habéis padecido por vuestra lucha junto a nuestra familia! Por todo ello ¡Gracias!

 He querido, en este día, traer al recuerdo a estos verdaderos Mártires, porque no podemos tolerar dejarlos caer en el olvido. Quiero, en su honor, recuerdo y memoria, haceros unas reflexiones, tal como he hecho en otras ocasiones, que puedan representar una pauta en nuestra forma de ver y actuar.

 En épocas de grandes cambios, muchos buscan las soluciones en volver la vista atrás, conducir mirando exclusivamente el retrovisor. Para avanzar, el retrovisor es importante, pero no suficiente. En España, estamos en una total crisis y degeneración del sistema y, por ello, no es sorprendente que algunos vuelvan a preguntarse "¿Qué piensan ahora los carlistas?".

Ahora, como os decía, vuelve a ser el momento de los ideales si se quiere superar el materialismo individualista. Tampoco nosotros podemos temer las novedades por tener unas fidelidades de larga trayectoria. Muchos de los que marcharon están volviendo.
Hemos de defender la propiedad justa basada en el valor de la persona y de su trabajo, que hoy se olvida en favor de la Ingeniería monetaria. Ya no son tiempos del absolutismo de Estado en nombre de España. Las Españas no deben depender de una minoría que se limita a criticar o aplaudir, sino de un pueblo que piensa.

Y ¿cómo se puede contribuir a recuperar la justicia y la libertad?

 En primer lugar, hablando. Hablando y dando a conocer nuestras soluciones: 

Las Federalistas.

Las de Subsidiariedad y Autogestión Global.

Las de la Economía y Cohesión Social que defendemos.

Las de la Constitución Política que propugnamos

Las de la Función de la Monarquía.

Los problemas, por difíciles que sean, hay que hablarlos y, en primer lugar, han de hacerlo los máximos responsables. Los que asumen la responsabilidad de ser líderes políticos.

Desgraciadamente, son muchas las personas que esconden sus críticas en el silencio y creen que, con ello, dan razón a su existencia. Hay que romper el silencio, que es una traición. También lo es el no saber escuchar a nuestros compatriotas aunque tengan ideales que no coinciden del todo con los nuestros.

Muchas democracias están en decadencia porque sólo creen en la victoria de la mayoría. La democracia es mucho más que tener el derecho a manifestar la propia opinión, o tener un puñado de representantes más que los demás. Porque si no se trabaja por la comunidad, no se es demócrata.

También es obligación nuestra presentar una Democracia que, más que llenar de discursos, se hace realidad actuando en defensa de los demás, frente a los que sólo se preguntan ¿qué me pasará a mí?, en lugar de decir ¿qué les pasará a todos?. Hay que dar de sí, antes que pensar en sí. Esto es tan real a nivel personal, como a nivel político internacional. Recordemos la frase famosa “quiero tanto a mi patria que no puedo quererla solo a ella”.

Junto con toda nuestra Familia, he querido, con estas reflexiones, hacer patente en este día dedicado a los Mártires que su sacrificio no ha sido baldío, que seguimos en la defensa de nuestros ideales. Por su memoria y en su recuerdo, una oración.

Carlos Javier de Borbón Parma.
La Haya, 5 de marzo de 2015

Mártires de Zaragoza

lunes, 2 de marzo de 2015

EL MOVIMIENTO CARLISTA FRENTE AL ESTADO ESPAÑOL

Autor: Javier Cubero de Vicente
Comunicación presentada en las V Jornadas de Historia Contemporánea–V Xornaes d’Historia Contemporánea, organizadas por la Asociación de Jóvenes Historiadores–Conceyu de Xóvenes Historiadores, y celebradas en Uvieu/Oviedo en abril de 2006.
Era la doctrina regionalista que em seduhïa. Encara que no la comprenia pas bé, portat per un intens amor a les coses de casa, presentia la reconstitució de nostra antiga nacionalitat i la resurrecció d’una federació espanyola com a única reparació de punyents injustícies i desastrosos errors polítics. Així concebia jo el carlisme, i així vaig acceptar-lo.
Marià Vayreda, Records de la Darrera Carlinada, 1898
El carlismo es un fenómeno político y cultural con una realidad histórica muy diferente y mucho más rica que la imagen que de él tienen algunos sectores de la sociedad española; la cual se debe al continuo maltrato y desdibujamiento que ha sufrido por parte de numerosos sectores intelectuales desde el siglo XIX hasta hoy, parcialidad que a veces era claramente reconocida, como hicieron los autores del Panorama español cuando afirman que “Seremos imparciales al relatar los hechos de los hombres de todos los colores políticos que han aparecido entre nosotros (…) Los moderados, los progresistas, los republicanos y cualesquiera otras denominaciones que hayan podido darse serán medidos por nosotros con el mismo rasero. Los que se llaman carlistas, jamás”[i]. Para Josep Miralles Climent, el carlismo “parece no haber encajado demasiado bien en la mayoría de tendencias historiográficas que han ido dominando a lo largo de su ya dilatada historia. El carlismo se ha considerado como un fenómeno marginal, cuyo conocimiento no merecía demasiado interés, bien porque se consideraba simple y llanamente una cultura reaccionaria, contraria al progreso, o bien porque se hallaba al margen del sistema dominante”.[ii]

1864: La serie sobre la Guerra de Dinamarca contra Prusia

Los liberales daneses llevaron al país a la guerra con Prusia

Cuando el pueblo defiende intereses ajenos envueltos en "valores" de idealismo y patriotismo extremo nacionalista

LEGITIMISTA DIGITAL
02 de Marzo de 2015 
Serie danesa 1864: los hermanos parten a la guerra
La serie danesa de 1864 está teniendo un fuerte tirón entre el público. Se trata de una historia de amor doble y tristemente truncada contextualizada en la guerra de Dinamarca contra Prusia en 1864.

Las revoluciones liberales burguesas de 1848 llevaron a los gobiernos de toda Europa a los liberales. El caso danés es realmente curioso, porque este liberalismo estaba impregnado de un integrismo religioso al creerse "el pueblo elegido por Dios" para derrotar en el campo de batalla a sus enemigos alemanes que tenían "secuestrados" los ducados del sur, que hablaban tradicionalmente alemán, pero para los liberales daneses, tenían que hablar danés.
Lo paradójico del comienzo de esta historia es ver la fuerte y creciente oleada de liberalismo nacionalista que bloqueó a las clases conservadoras, que las pilló a contrapié de los acontecimientos porque eran totalmente opuestas a la guerra, del mismo modo que el rey danés.
La base del crecimiento económico y nacional para los liberales está en la guerra, sea comercial, sea política llevada al campo de batalla
Sin embargo, de manos de un cura loco con gran influencia en el país, y de manos de una actriz de teatro, el país entero piensa retomar la guerra contra Prusia y obliga al rey a declarar la guerra porque además amenazan con deponerlo, porque "el pueblo quiere la guerra".

La sagacidad de Bismarck para esperar la declaración de guerra por parte danesa, convirtió a Dinamarca en el minúsculo escenario de lo que sería la futura primera guerra mundial, porque ahí los alemanes comprobaron su potencial industrial militar mientras que los daneses iban al combate mal preparados y a la antigua usanza bajo el recuerdo de la última guerra ganada a los prusianos porque habían obtenido la ayuda de ingleses, suecos y rusos.

La brutalidad y la locura de la misma queda plasmada en pantalla, miles de vidas jóvenes truncadas, el país exhausto, ve como va de derrota en derrota hasta su rendición final incondicional ante Prusia propuesta por el rey.

Existe un fuerte paralelismo con la historia de Gran Bretaña y la construcción del Imperio Británico, porque quienes lo construyeron a sangre y fuego, fueron los liberales británicos extasiados de un enorme patriotismo y fundamentalismo religioso protestante. Paradójicamente a lo que se pudiera pensar a priori, fueron las clases conservadoras danesas y el partido Tory conservador inglés, quienes más se opusieron a la guerra que con tanto afán y ahínco defendían los liberales.

La historia de amor dramática, lleva a dos hermanos a "enfrentarse" por la misma mujer que aman. La decepción, la injusticia, la crueldad y la sinrazón no dejan lugar a dudas en la que se ha convertido en una de las series de más tirón llevada a la pequeña pantalla que recuerdan a la serie de la guerra de secesión americana de "Dioses y Generales". Sin entrar en más detalles, animamos desde aquí a nuestros lectores a ver los ocho capítulos de los que está compuesta.  

viernes, 27 de febrero de 2015

PABLO IGLESIAS RESPONDE AL PRESIDENTE RAJOY EN EL OTRO DEBATE DEL ESTADO DE LA NACIÓN

Iglesias apuesta por una economía soberana, eficiente y del bien común

"Ir a Europa a negociar muchas veces, es mirar con mala cara a quienes quieren imponernos políticas austericidas"

LEGITIMISTA DIGITAL
27 de febrero de 2015 
Pablo Iglesias en su intervención
"Usted ha gobernado para los ejecutivos", "es una vergüenza para la democracia que aumente la desigualdad". Pablo Iglesias líder de PODEMOS ha respondido al presidente del gobierno Mariano Rajoy arremetiendo contra él, apostrofándole de "mentiroso" por contar una realidad "nacional" que no tiene nada que ver con la economía real y con el padecimiento social y ciudadano por el que está atravesando la población española: estudiantes exiliados, parados, empresas cerradas, endeudamiento creciente, hipotecación de los ingresos futuros entregados a la usura. La respuesta del Secretario General de Podemos viene a denunciar la dualidad económica, laboral y la creciente brecha entre ciudadanos enriquecidos y empobrecidos. En su relato, señala la falta de autogobierno y soberanía entregada a la Europa de los ricos.

Pablo Iglesias: "Ojalá debatamos pronto cara a cara en televisión porque España se merece un debate entre usted y yo. Cuando quiera y donde quiera"

"Asistimos a un latrocinio de los ricos basado en el fraude fiscal donde las empresas que operan en el Ibex 35 pagan siete puntos menos de la media europea en cuanto a la presión fiscal". Reivindica Iglesias la soberanía económica con una reforma fiscal que lleve a las grandes fortunas a pagar más impuestos, y le exige a Rajoy voluntad política para hacerlo. Arremete Iglesias contra las sicav y los paraísos fiscales, denunciando la competencia desleal entre quienes no pagan impuestos y se lucran con ello y quienes si pagan y terminan quebrando.

La corrupción fiscal es la antesala de la corrupción política. La inoperancia gubernamental tributaria respecto a este tema produce indignación en la gente. Ha señalado la importancia de la reestructuración de la deuda para canalizar los ingresos públicos en el desarrollo productivo, y no en entregarlos a la usura, que solo fomenta la dinámica austericida. Según Rajoy: "Hemos dado un gran paso para secar las fuentes de la corrupción". Iglesias: "corrupción es utilizar canales legales para enriquecer a tus amigos". No podemos seguir con una ley de enjuizamiento criminal del siglo XIX, que está pensada para el "robagallinas"" pero permite el robo a los ricos. "Hay que cambiar esto", señala.

Pablo Iglesias: "donde hay menos desigualdad, hay menos corrupción cuando hay mecanismos de control"
Frente político contra la corrupción: Declaración pública de bienes de los cargos públicos, acabar con las puertas giratorias, promover referendos revocatorios, rendición de cuentas, iniciativa legislativa popular.

miércoles, 25 de febrero de 2015

LAS OPCIONES ALTERNATIVAS EN EL CAMINO DE LA DEMOCRACIA

Carlos Hugo de Borbón Parma

Historia de una disidencia (Prólogo del Libro)

s.a.r.  don jaime de borbón parma y orange-nassau / washington 2001
25 de febrero de 2015 
Cuando estaba en auge el régimen de Franco, mi padre, Carlos Hugo de Borbón Parma, luchó junto a los suyos por el cambio democrático en España.
Su figura se proyectaba entonces hacia el futuro en tres ámbitos: el propiamente dinástico, el inmediato de la lucha contra la opresión del régimen autoritario y el impulsar una ideología con proyecto de futuro para liberar y reconstruir una sociedad reprimida hasta entonces. En la actualidad, muy pocos saben por qué su figura y su historia han estado al margen de la historiografía oficial.
Por supuesto, mi padre no era el único en el campo de la lucha por la democracia; eran muchos los que, con distintos medios, pretendían alcanzar la misma meta.

Hoy, en el transcurso de una generación e incluso más, aún se manifiestan viejos rencores. Pero aun así podemos estudiar más a fondo que antes a estos actores principales de este período de la transición. Mi padre pudo realizar esta tarea porque tenía tras de sí una larga tradición y una responsabilidad familiar y política en España.
No obstante, de poco le hubiera servido la legitimidad que había heredado de sus antepasados sin su muy personal y original análisis de la situación y liderazgo que ejerció, que mereció la confianza y el apoyo necesarios para conducir un movimiento popular de semejante magnitud.
Josep Carles Clemente, el reconocido historiador del carlismo, lo ha convencido finalmente para hablar de su pasado y así poder transmitir su experiencia.
... el gran éxito que muestra la vida de mi padre es esto que considero esencial: el haber vivido para aquello en lo que creía profundamente
Mi padre nació en 1930, lejos de España, en un país desgarrado por la guerra. Cuando tenía 15 años pudo, al fin, contemplar una Europa pacificada y entonces volver su mirada a España, preguntándose con preocupación cómo se podría encaminar el país hacia la democracia.
Su propio padre había luchado en las dos guerras mundiales como oficial belga y, naturalmente, se había visto envuelto en nuestra guerra civil por su responsabilidad frente al carlismo. Luego había sido encarcelado y deportado por los nazis a un campo de concentración, como consecuencia de su labor de resistencia como responsable de un maquis en el centro de Francia. De él heredó la voluntad de lucha por la justicia. Así que, cuando terminó sus estudios universitarios y estaba cumpliendo con las prácticas correspondientes en el sector privado, optó por dedicarse a la causa del carlismo y de la democracia, en contra del régimen opresor del general Franco. Era ésta una opción arriesgada, no sin grandes peligros.

Pero así su vida ha sido una existencia llena, ha logrado capitanear a su comunidad hacia la libertad de idear un futuro más participativo y más generoso. Y no tiene que preguntarse ahora "por qué no me he comprometido  con mis ideales" y lamentar no haberlo hecho.

La vida de nuestros padres ha sido un ejemplo para que nosotros también nos podamos comprometer con los valores en los que creemos, sin preocuparnos de las consecuencias que nos puedan acarrear.
Pienso que el gran éxito que muestra la vida de mi padre es esto que considero esencial: el haber vivido en lo que creía profundamente.
Este libro escrito por nuestro historiador y amigo Josep Carles Clemente, un hombre que estuvo en todo momento al lado de mi padre, es un bello y válido homenaje no sólo para los carlistas sino para todos los españoles.

S.A.R. Don Jaime de Borbón Parma y Orange-Nassau
Washington, marzo de 2001. 

domingo, 22 de febrero de 2015

S.A.R. DOÑA MARÍA TERESA DE BORBÓN PARMA Y EL PARTIDO CARLISTA

La "clarificación ideológica" del Partido Carlista

Introducción del libro escrito en 1979 que lleva el mismo subtitulo del artículo

L.D. / S.A.R. doña maría teresa de borbón parma
22 de febrero de 2015 
S.A.R. doña María Teresa de Borbón
Al alba de un siglo, treinta años después de su comienzo, un pueblo se despierta. Una gran posibilidad histórica acaba de naufragar. Una posibilidad que, después del "2 de Mayo", hubiera podido significar un diálogo entre clases sociales antagónicas y llevar a la España del Antiguo Régimen a la democracia. Pero esto no fue posible. Un hombre, Fernando VII, la camarilla que le rodea, evitará esa oportunidad. Una democracia formal se incardina sobre la vieja España de las castas, una realidad capitalista entronca con los feudalismos heredados. Por el pueblo español, pueblo de las Españas, no tomará parte activa de esa nueva estructura. ¿Qué quiere este pueblo que, a la muerte de Fernando VII se levanta al grito de ¡Rey y Fueros!? Sus libertades, su identidad perdida: sus Fueros, esos derechos regionales, "espacios de libertad popular colectiva" que representaban de alguna manera el plano cultural, político y administrativo, aunque fuera sólo como reminiscencia histórica, como en el caso de Catalunya. 

En cuanto a lo demás, a la pugna dinástica entre Isabel y su tío Carlos María Isidro, el Carlos V carlista, no es esencial. Está claro que Don Carlos será su abanderado. Pero, ¿podemos suponer que su pasión por la Ley Sálica era tan grande como para dejar sus mieses y sus pueblos, hicieran frente a ejércitos entrenados y modernos para devolver el trono a Don Carlos? No. Don Carlos será el "medium", es el Rey. Ha prometido el restablecimiento de los Fueros. Esta es la razón de su combate. Lo que no impedirá que el liderazgo monárquico sea esencial para el Carlismo. Cuando aparece por primera vez el Partido Carlista no hay otros partidos en España. Cuando hace propuestas, no hay ideologías. Al menos no hay otros partidos, no hay otras ideologías populares... Las voces proféticas que hablan fuera de sus fronteras no se harán oír en España hasta más tarde. Por ello el Partido Carlista inventa sólo su caminar histórico y por ello este caminar suscita tantas polémicas. 

¿El partido socialista y autogestionario de 1978 es realmente el heredero, como afirman los que militan en él, del Partido Carlista que en 1833 se alza contra Isabel? ¿O ha traicionado su "misión ancestral", como dicen otros? La clarificación ideológica quiere decir poner a la luz ciertos elementos que ya existían y que un día desembocarían o podrían desembocar en lo que propone hoy el partido. ¿Cuáles son esos elementos? ¿Qué quiere, qué hace ese Partido Carlista? Quiere lo que hoy llamamos las libertades colectivas, la justicia social, los bienes comunitarios. La primera guerra carlista se llama en Catalunya, en València, la guerra del hambre. En esas regiones los carlistas atacan a los hombres de la oligarquía, que oprimen a los trabajadores. En el curso de la segunda guerra, la de los Matiners, los oligarcas de la ciudad de La Garriga lanzan el 25 de Enero de 1849 a sus contemporaneos un solemne llamamiento: "lo que busca el Carlismo es el fatal comunismo en toda su extensión y horror".


La clarificación ideológica es esta aventura,... en la cual mujeres y hombres se han comprometido profundamente

En el curso de la tercera guerra, el Carlismo implanta, durante su breve mandato en el País Vasco, unas medidas que le servirán a Unamuno de base para una obra que quería escribir sobre el "socialismo carlista".

martes, 17 de febrero de 2015

EL CARLISMO Y LA LUCHA DE CLASES

La "lucha de clases" carlista

La defensa del pueblo frente a la oligarquía capitalista

LEGITIMISTA DIGITAL
17 de febrero de 2015 
El socialismo carlista nace en respuesta de los bienes y propiedades desamortizadas por el proceso privatizador liberal capitalista de la burguesía. No sólo los bienes y tierras de la Iglesia fueron desamortizados y privatizados, sino que habían numerosas propiedades comunales del pueblo vinculadas a los municipios que eran de usufructo y propiedad colectiva campesina. Estos bienes, viviendas y tierras comunales fueron privatizadas a través del proceso desamortizador que concluyó con la expropiación del campesinado y el enriquecimiento terrateniente, de aquellos que tenían capital financiero para adquirir los bienes robados al pueblo.

Los bienes comunales del pueblo fueron privatizados por la oligarquía, ello supuso el comienzo de la lucha de clases carlista

La Iglesia sufrió las desamortizaciones también pero enseguida fue compensada con el presupuesto gubernamental otorgado al clero. Ello puso al clero católico y a su alta jerarquía al servicio del nuevo estado burgués capitalista que tenía comprada a la Iglesia, mientras los curas rurales y la baja Iglesia se pasaron apoyar junto al campesinado foralista, la aristocracia hidalga, nobles arruinados y venidos a menos, a las banderas de don Carlos. 
Lucha de clases carlista

Fue el pobrerío interestamental el que conformó la amalgama contra el capitalismo, así el Carlismo fue el primer grito de socialismo campesino contra la revolución capitalista de la burguesía. El historiador Josep Fontana explica la adhesión de las masas campesinas a la Causa Carlista con verdadero entusiasmo, esperando justicia de erradicar toda desamortización privatizadora con el objetivo que les devolvieran sus bienes y tierras comunales.

"... los intereses del campesinado fueron sacrificados y amplias capas de labriegos españoles (que anteriormente vivían en una relativa prosperidad y vieron ahora afectada su situación por el doble juego de la liquidación del régimen señorial en beneficio de los señores, y del aumento de los impuestos), se levantarían en armas contra una revolución burguesa y una reforma agraria que se hacían a sus expensas, y se encontrarían, lógicamente, del lado de los enemigos de estos cambios: del lado del carlismo."

(Fontana, 1973: 162. Cambio económico y actitudes políticas en la España del siglo XIX, Ariel)

El "DESENCUENTRO" EN UCRANIA

La Guerra de Ucrania y Rusia

Enfrentamiento entre plutócratas

LEGITIMISTA DIGITAL
17 de febrero de 2015 
Europa representa los intereses de los EEUU y que Rusia con su zar negro es otro modelo capitalista de oligarcas financieros del petróleo. La guerra de Ucrania, es la guerra del petróleo de la que se retiró la familia Rockefeller hace unos 6 meses vendiendo todas sus acciones de crudo porque estimaban, vendría la lucha por el monopolio mundial del crudo.

Un monopolio se establece mediante una lucha inicial de competencia de precios por el cual una de las dos partes establece precios muy bajos con el objetivo de arruinar a su competidor aunque en el corto plazo también asuma pérdidas. Rusia está perdiendo esa guerra, aunque parece que ha intentado asociarse a China y a Brasil para establecer un sistema de patrón para operar en el mercado internacional distinto al dolar, creando uno alternativo, al menos ese era su objetivo y desplazar al patrón dolar de caracter anglosajón. Ninguno de los dos bandos defiende ni la libertad, ni la igualdad, ni la democracia, ni nada por el estilo, sino el egoísmo del capital.

Ucrania quiere ser europea y Europa es de los EEUU. Una minoría de Ucrania no acepta esta visión y se ha desencadenado un conflicto que lleva varios meses sin solucionarse a pesar de los intentos de alto el fuego propuestos aparentemente por las cancillerías europeas, mediando la francesa. La "guerra de ideales" en el frente, asumida por la mayoría de los combatientes de ambos bandos en liza, vuelve a representar una vez más, el acuerdo o desavenencias de las oligarquías en la trastienda. La instrumentalización de la lucha y el sacrificio de los voluntarios militares que asisten por idealismo en la defensa de su patria en ambos lados, es propia de todo conflicto, significando sangre derramada y vidas perdidas que satisface finalmente al reparto del poder de la oligarquía capitalista.

EL CAPITAL Y SUS POLÍTICOS

Los títeres del Capital

Cuando el pueblo cree estar gobernado por sus representantes políticos

LEGITIMISTA DIGITAL
17 de febrero de 2015 
Con la "Santa" Transición se nos vendió a todos los ciudadanos que podríamos elegir a nuestros representantes políticos "democráticamente" a través de las urnas.
Sin embargo hemos visto lo que ello ha significado. Se ha instituido la "democracia capitalista", la "democracia" del poder del dinero, que es en realidad la dictadura del capital financiero. Nuestros gobernantes y representantes políticos han estado más interesados por satisfacer sus propias necesidades privadas a costa de malvender las empresas públicas y desmantelar el Estado, privatizando los sectores estratégicos de la economía española.

Se ha demostrado con ello que estaban al servicio del capital financiero y que no han respondido públicamente y responsablemente ante los ciudadanos. Luego no puede haber democracia en un sistema que está tutelado por el capital, y dirigido por la oligarquía, a la que se postran los actuales partidos políticos turnistas PP$O€ 

SOCIALDEMOCRACIA

¿Qué es la Socialdemocracia?

Cuando el pueblo solo aspira a las sobras de los beneficios de los capitalistas

LEGITIMISTA DIGITAL
17 de febrero de 2015 
Antes de la caída de la Unión Soviética, Occidente gozaba de las mayores y mejores prestaciones y garantías sociales existentes hasta ese momento. Una vez hundida y desaparecida la URSS, que con sus aciertos y errores, significaba un auténtico contrapeso internacional al bloque occidental capitalista, el cual se esforzaba por aparecer como progresista garantizando los derechos sociales y públicos dentro del respeto al juego de libre mercado capitalista, vendría el deterioro de los derechos sociales en occidente.
Afirmaban sus defensores una suerte de economía mixta que posibilitara la planificación social y garantista financiada con los beneficios de las empresas privadas que operaban en el juego capitalista de libre mercado, a través de un sistema impositivo progresivo.
El hundimiento de la URSS tuvo como consecuencia un replanteamiento del Estado por los neoliberales
La socialdemocracia se presentaba ante la opinión pública como aquel equilibrio mixto y perfecto entre el Mercado y el Estado, y ello influyó en los partidos y regímenes izquierdistas y socialistas para introducir aspectos políticos y sociales del liberalismo en su seno, que terminaría afectando a los planteamientos económicos socialistas al aceptar en parte algunas consideraciones del liberalismo económico.

Los derechos sociales y políticos representados en un modelo constitucional parlamentario de democracia formal era el objetivo tendente a implantar la socialdemocracia. Significaba aceptar las reglas del mercado neoliberal capitalista, la no intervención de los poderes públicos y el Estado en la economía para facilitar que los agentes económicos a través del mercado asignaran los recursos escasos de manera eficiente, y al mismo tiempo considerar las ganancias derivadas de los beneficios privados para, a través de los impuestos canalizarlos hacia los asuntos sociales.
Socialdemocracia: el agua rebosante con la que se conforma el pueblo

Los socialdemócratas aceptaban bailar con los capitalistas en el contexto económico que sólo estos últimos conocían bien, no por sus conocimientos en economía sino más bien por su labor piratesca y rapaz. Una vez aniquilado el bloque comunista socialista, los neoliberales y la derecha neocapitalista conservadora pusieron en marcha un proyecto privatizador y desamortizador con el objetivo de desmantelar a los poderes públicos y al Estado de todas sus competencias ecnómicas públicas, privatizando y malvendiendo los sectores estratégicos de la economía y las empresas públicas que daban beneficios públicos empresariales.

Algunos todavía hoy se preguntan por qué el PSOE no levanta cabeza y por qué la socialdemocracia está en crisis política, económica,..., y es porque decidió bailar aquel baile peligroso aun antes del año 1989 con los neoliberales. La socialdemocracia es un capitalismo de Estado que acepta la descentralización económica, restringe o elimina la planificación y se conforma con las migajas y las sobras de los beneficios de los ricos. La socialdemocracia es un vaso de agua lleno hasta arriba, rebosante en los buenos tiempos, donde toda el agua que contiene el vaso va para los capitalistas, y las sobras rebosantes, si es que las hay, van a parar como simples migajas al pueblo.

Ahora,... está pagando cara su traición al pueblo.

lunes, 16 de febrero de 2015

PRESENTACIÓN EN EL ATENEO DE BARCELONA DEL LIBRO DE MANUEL MARTRELL “CARLOS HUGO FRENTE A JUAN CARLOS. LA SOLUCIÓN FEDERAL PARA ESPAÑA QUE FRANCO RECHAZÓ”

El pasado jueves, 12 de febrero, a las siete de la tarde y en el Ateneo de Barcelona, tuvo lugar la presentación del libro “Carlos Hugo frente a Juan Carlos. La solución federal para España que Franco Rechazó”, obra del periodista e historiador Manuel Martorell Pérez.

El acto, promovido por Amics de la Historia del Carlisme de Catalunya (AHCC) y la Asociación 16 de Abril, se efectuó en la sala Verdaguer del Ateneu Barcelonés, con el aforo totalmente completo. Fue presentado por Beatriz Pinilla, licenciada en Historia por la Universidad de Barcelona y secretaria de A.H.C.C.

Participaron: Bernat Castany Magraner, Doctor en Filosofía y Secretario del Ateneu Barcelonés, Javier Lubelza Roca Vicecanciller de la Real Orden de la Legitimidad Proscript y Presidente de AHCC, Ramon Massó Tarruella , y el autor del libro Manuel Martorell Pérez.

Bernat Castany inició el acto, en nombre del Ateneo, explicando tanto la época en que se desarrolla la acción del libro como el contenido del mismo, tratando también los principios que, como el federalismo, el carlismo siempre defendió. Recordó también que es ya el segundo libro de Manuel Martorell, sobre el carlismo, que se presenta en el Ateneo Barcelonés.
S.M. Don Carlos Hugo I

Javier Lubelza, en nombre del Infante Don Jaime de Borbón Parma, expresó los deseos de una amplia difusión del libro, una obra “que tan bien sirve para reflejar un período de profundos cambios y actualización del Carlismo, con la presencia de su familia y la participación y dirección de su padre, Carlos Hugo y con la inestimable colaboración y fundamental apoyo de los jóvenes carlistas.” El Vicecanciller de la ROLP confirmaba la presencia de don Jaime en Cataluña los días 20 y 21 de Abril para impartir sendas conferencias en la Universidad Abat Oliba de Barcelona y Universidad Rovira i Virgili de Tarragona. En nombre de don Carlos Javier de Borbón Parma, titular de la Dinastía, y de sus hermanos reconoció el trabajo efectuado por Manuel Martorell. Explicó también la razón de ser y los objetivos de la Asociación 16 de Abril y de los Amigos de la Historia del Carlismo de Catalunya, como organizadores del acto.



Familia Real Legítima



En su intervención, Ramón Massó, significó lo que representaba el carlismo en aquel momento, después de la guerra civil, su situación y la de los dirigentes. La transformación iniciada por los jóvenes carlistas, con el imprescindible apoyo de Don Javier y la voluntad decidida de Don Carlos Hugo en llevarla a cabo, con la inestimable ayuda y total colaboración de sus hermanas.


Ramón Massó fue alternando facetas y anécdotas de la historia con el texto del trabajo de Martorell. Las propuestas ideológicas y políticas que presentó el carlismo hace más de cuarenta años, supusieron, en su momento, un avance conceptual absoluto. Que tienen plena vigencia hoy en día, y que muchos de sus conceptos son defendidos ahora por aquellos que los rechazaron en su tiempo, tachándolos de utópicos y trasnochados.

Manuel Martorell agradeció el mensaje de Don Jaime y la presencia de tantas personas que habían acudido al acto, al Ateneo Barcelonés en la persona de su Secretario y a los demás componentes de la mesa, en especial a Ramón Massó, que le había ayudado de una manera muy especial en la elaboración del libro. Agradeció públicamente a todos cuantos de manera desinteresada le habían facilitado informaciones, fotografías, entrevistas, etc. Presentó el contenido fundamental del libro y la influencia de los jóvenes en el cambio del Carlismo.



A continuación se abrió un coloquio en el que participaron muchos de los presentes.

domingo, 15 de febrero de 2015

Robert Vallverdú: “El carlismo ha incidido en muchos aspectos de nuestra vida”

Robert Vallverdú y el Carlismo

Entrevista realizada por Josep M. Grau

tarragona / josep m. grau
15 de febrero de 2015 
Josep M. Grau
Robert Vallverdú i Martí, nace en la Masó (Alto Campo). Es doctor en Historia Contemporánea y licenciado en Filología Románica, miembro correspondiente de la Real Academia de la Historia, investigador activo del Centro de Historia Contemporánea de Cataluña, catedrático de Historia en el Instituto de Enseñanza Secundario Pons de Icart de Tarragona y profesor asociado de la URV, donde ha impartido cursos de doctorado. También ha dirigido la revista local Sis Fuegos (1982-1997). Vallverdú alterna la docencia con la búsqueda histórica, fruto de sus trabajos es la participación como ponente en numerosos congresos y seminarios. Ha publicado una veintena de libros y una cincuentena de artículos de investigación centrados, básicamente, en el siglo XIX y el carlismo, cuyo último libro es “La metamorfosi del carlisme català: del ‘Déu, Pàtria i Rei’ a l’Assamblea de Catalunya" (Barcelona, 2015).

¿Cuándo y por qué se despierta tu interés por el carlismo?
Los estudios modernos de carlismo se iniciaron cuando Josep Benet, en un artículo en la revista Serra d'Or, recogía las palabras de Pere Coromines —escritor, político, republicano y catalanista— referente a los años veinte, cuando pedía la creación de un Instituto de Historia del Carlismo en los Países Catalanes y subrayaba que el carlismo no era solo un movimiento dinástico y regresivo, sino un auténtico movimiento popular, defensor de la tradiciones más liberales y nacionalistas. A mi parecer, los estudios sobre el carlismo fueron más tardíos. Después de presentar mi tesis doctoral centrada en la Milicia Nacional, comprobé, una vez más, que la historia la escriben los vencedores y, en general, está falseada. Fue a partir de aquí cuando empecé a interesarme por los movimientos carlistas con el fin de intentar comprender la historia desde el punto de vista de los perdedores.

A lo largo del siglo XIX hay tres guerras carlistas, después del tema sucesorio, ¿qué otras causas encontramos de la existencia del movimiento?
Son muchas y variadas, intentaré resumirlas: entre los factores que influyeron hay que tener presente la consolidación de las reglas de la propiedad burguesa del campo a costa —en buena medida— de la propiedad comunal campestre; la desamortización eclesiástica que envió a miles de campesinos jornaleros a una brutal proletarización y al hambre; la imposición de “las quintas” a los catalanes; los impuestos de los “consumos” y en especial la forma más aterradora, que era la de los derechos cobrados en las ciudades; la desintegración de los gremios; la actitud de la Iglesia a favor del carlismo, motivada por determinados actos anticlericales de los liberales como la persecución del clero y los incendios de algunas iglesias; las crisis económicas que provocaran escasez de grano y, en consecuencia, el aumento del precio del pan; el anuncio de medidas liberalizadoras de la circulación de productos extranjeros que perjudicaron, gravemente, la industria catalana; la ilusión de los catalanes por recuperar las instituciones perdidas desde la guerra de Sucesión y que los reyes carlistas prometían restituir.
Robert Vallverdú
¿Por qué el levantamiento de partidas armadas lo encontramos básicamente en los territorios de Navarra, el País Vasco, Cataluña y el País Valenciano?
En todas las naciones y regiones de España se levantaron partidas carlistas; en algunas, como Aragón y Galicia, con fuerte intensidad. Es cierto que en estos territorios fueron más importantes a causa de los derechos históricos y de las características culturales, sociales y económicas que facilitaron el levantamiento de grandes masas de población.

¿No es un fracaso de la modernización del Estado, un enfrentamiento estricto de ideologías entre conservadores y liberales?
Las guerras carlistas son complejas y las ideologías, un poco confusas. Lo que movía a la gente no era siempre el pensamiento político, había también intereses diversos y se apuntaba en un partido o en el contrario según convenía. Es muy aclaratoria la proclama de los propietarios de la Garriga, que al final de la guerra del Matiners manifestaron que tanto les importaba Isabel como Carlos V, porque al fin y al cabo los cambios serían pocos. Lo que les preocupaba era conservar el statu quo ante la aparición de las ideas socialistas que ellos llamaban “el fatal comunismo”.